Canciller uruguayo pide acelerar la puesta en marcha del TLC Mercosur–Unión Europea

770

Bustillo dijo que el “tiempo apremia” y que es necesario un “enfoque rápido y pragmático” para firmar el acuerdo Unión Europea-Mercosur

El canciller Francisco Bustillo se refirió este miércoles, en el III Foro de Inversión Europea en Uruguay, orientado a los servicios y la economía verde, al acuerdo Mercosur-Unión Europea, y dijo que es necesario “un enfoque rápido y pragmático” para que se vuelva una realidad. Según aseguró, Uruguay está “completamente comprometido y dispuesto” a firmar el acuerdo a la brevedad.

Tanto los estados miembros de la Unión Europea (UE) como del Mercosur tienen que “atar los cabos que han quedado pendientes” y firmar finalmente el acuerdo, dijo. A su entender, el “tiempo apremia” y “no desconocemos las sensibilidades de este acuerdo que, al igual que otros tantos acuerdos celebrados por la UE, ha despertado”. “El acuerdo alcanzado no es el pacto perfecto, pero es el pacto posible”, consideró.

Bustillo reconoció que existe preocupación de parte de la UE sobre el cuidado del medioambiente, pero dijo que eso se resolvió en el capítulo de desarrollo sostenible del acuerdo, y manifestó que América Latina es un “continente verde”. A modo de ejemplo, señaló que es el único acuerdo que obliga a los miembros a permanecer en el Acuerdo de París e implementar sus disposiciones de manera efectiva. Además, Bustillo indicó que en ese mismo capítulo se reconoce el principio precautorio, que permite que el acuerdo sea suspendido en cualquier momento “si los bienes comerciados en este marco se benefician de políticas que degraden el ambiente o las normas laborales”.

Sobre este último punto, el canciller puso como ejemplo que solamente España tiene más ratificaciones de estos convenios que Brasil y, en el caso de Uruguay, la matriz energética es casi en su totalidad renovable, mientras “que en algunos países de Europa las energías limpias no superan 15% del total de la generación energética”.

Bustillo también resaltó que ese capítulo del acuerdo incluye un artículo “específico” de manejo sustentable en los recursos de la forestación. “Aunque este capítulo no esté sujeto al mecanismo de solución de controversias del acuerdo, cualquier violación al mismo no queda impune, teniéndose mecanismos específicos de consultas y la creación de paneles de expertos para resolver las dificultades de su aplicación. El capítulo cuenta con una cláusula evolutiva por el que las partes podrán mantener conversaciones a futuro para su revisión una vez que el mismo entre en vigor”, señaló.

Por otra parte, el canciller alertó sobre las “tensiones proteccionistas” y el “apartamiento de las reglas”, que pueden conducir al “caos”, y llamó a firmar el acuerdo para “demostrar al mundo que el camino para sortear la crisis es la cooperación, no las medidas excluyentes”. “El acuerdo Mercosur-UE es la fiel muestra de lo que el comercio es capaz de generar: 800 millones de personas, 100.000 millones de dólares de comercio anual, 4.000 millones de dólares de aranceles y un sinfín de obstáculos adicionales removidos”, destacó.

También dijo que antes de asumir su investidura veía “posible, pero poco probable concluir el acuerdo durante las presidencias uruguaya y alemana” de los bloques. “Dijimos entonces que si fuera el caso procuraríamos en esta carrera de postas en las que estamos comprometidos Argentina, Brasil, Paraguay y Uruguay, entregar el testimonio lo más cerca de la ansiada meta. Hace pocos días nos enteramos de la firma del acuerdo regional de la Asociación Económica Integral entre 15 países de Asia-Pacífico y Oceanía. Lo celebramos y festejamos, pero al mismo tiempo nos duele recordar que llevamos 20 años en pos de nuestro acuerdo Mercosur-UE”, señaló.

El canciller uruguayo sostuvo que luego de “20 años de negociaciones técnicas es tiempo de política”. “Este proceso final precisa no ya de gobernantes sumidos muchas veces en sus coyunturas. Él ahora requiere de auténticos estadistas”, concluyó.

La Diaria


Uruguay cierra sus embajadas en Angola, Polonia y Nicaragua

El ministro de Relaciones Exteriores, Francisco Bustillo, confirmó el cierre de las embajadas en Angola, Polonia y Nicaragua en la Comisión de Presupuesto de la Cámara de Senadores. Los dos primeros países no tienenen embajadas abiertas en nuestro páis y tampoco hay una gran fluidez en las relaciones.

Según informa Radio Uruguay, Eduardo Bonomi dijo que la comparecencia de Bustillo generó preocupación a la oposición pero que lo debatirán cuando se voten los artículos de presupuesto. Además, se mostraron en contra de los anuncios sobre reducción de vacantes, inversiones y transferencia de Uruguay 21 a la órbita de Cancillería.

Según dijo el presidente de la Comisión de Presupuesto, Gustavo Penadés, el ministro dio a conocer los principales lineamientos sobre política exterior, que apunta a mantener los mercados alcanzados, pero con reducción de inversiones y gastos de funcionamiento. Penadés defendió la política del gobierno en materia de relaciones internacionales y aclaró que el cierre de embajadas responde a la falta de recursos y al orden de prioridades que tiene este gobierno.

En ambos casos se aplica el criterio de no reciprocidad -es decir, que no existen embajadas abiertas de esos estados en Uruguay- y además no son países con los que Uruguay tenga demasiada fluidez en sus relaciones.

La República


VOLVER

Más notas sobre el tema