Chile | Exministro de salud responde ante tribunal por manipular cifras de muertes por Covid-19

1.033

Exfuncionaria de Minsal dice que le pidieron manipular cifras para no exceder las dadas por Mañalich

La exjefa de Enfermedades No Transmisibles del Ministerio de Salud (Minsal), Andrea Albagli Iruretagoyen, entregó el pasado 30 de septiembre su declaración a Fiscalía, en el marco de la querella por presunta diseminación imprudente de gérmenes patógenos en medio de la pandemia.

Albagli aseguró a Fiscalía que hubo un manejo irregular de los datos de la pandemia y afirma a los funcionarios les pidieron “manipular los datos”, consigna diario La Tercera.

“Recuerdo con mucha claridad un día que nos piden que cambiemos la información (…) El 24 de abril, porque previamente el valor absoluto reportado desde Epidemiología era siempre inferior a lo reportado por el ministro, ese día pasó que la información que estaba en Epivigila sobrepasó lo informado por Mañalich. Así que cuando ya había recibido la base de datos, mi jefatura directa, Rodrigo Fuentes, me indica que por pedido del ministro hay que borrar los últimos registros para hacerlo calzar, porque si bien podía haber diferencias, la información de Epivigila no podía exceder lo informado por el ministro. Nosotros no lo hicimos”, indica la profesional según detalla el citado medio.

De acuerdo al testimonio de Albagli, la solicitud de manipular los datos la hizo su jefatura directa, que cambió a mediados de abril, pero sostiene que la petición se hizo a “nombre del Gabinete” del Minsal.

“Ese día el Gap (diferencial) eran 30 casos, era pequeño. Eran 30 casos de contagio no más. Me piden del gabinete del ministro que vuelva a hacerlo para que se ajuste, entre comillas, el valor sin superar a lo informado por el ministro”, explica.

“Para mí fue muy evidente que eso era impropio, que no lo podíamos hacer. Esta indicación la recibimos a las 11:30 o a las 12:00. El informe (epidemiológoco) lo teníamos listo y lo estábamos terminando, antes de su publicación en la tarde, ahí fue cuando nos pidieron que modificáramos el informe y la base de datos a lo que el ministro había dicho. Fue verbal pero hay más testigos. Estaban todos los de la oficina, Pía Álvarez, Silvina Alvarado, Patricia Cerda, Rocío Martínez, Fabio Paredes, Mario Soto. Todos compartíamos el mismo espacio, excepto dos que estaban ahí circunstancialmente. Estábamos en dependencias del Ministerio”, agrega.

“Con la base de datos me refiero a lo que se extrae de Epivigila, lo que se descarga. Lo que ocurrió fue que rechacé la solicitud, porque manipular la base de datos es una irregularidad. Se mantuvo la orden del ministro, que no era admisible, por lo que se pidió que cambiaran el punto de corte de la base, que si era descargada a las 22:00, por ejemplo, se descargaba antes, no recuerdo bien pero el corte se corrió para las 18:00. Adelantaron el punto de corte hasta que hubiera un valor igual o inferior a lo informado por el ministro”, puntualiza sobre lo ocurrido.

La declaración de Albagli a Fiscalía es un documento de 21 carillas donde explica esta situación. La funcionaria renunció a su cargo a mediados de septiembre para cursar un doctorado.

“Cuando nos piden manipular la base de datos, que aunque no se haya hecho, se tomó una decisión que si bien no es falta administrativa, sigue siendo reprochable por una decisión de no informar todo lo que se podía informar”, sostuvo en su declaración, explicando que no renunció antes para cambiar desde adentro la situación.

La profesional es psicóloga de la Universidad Católica, magíster en Salud Pública en Toronto, magíster UC en Epidemiología y ahora estudia en la Universidad de Toronto. Además, según informa Ciper, también fue parte hasta 2017 de la Comisión de Salud de Revolución Democrática.

Bío Bío


“Era poca”: Mañalich responde ante tribunal por su responsabilidad en información reportada sobre la pandemia

A las 9.15 comenzó la segunda declaración, como imputado ante el tribunal, del exministro de Salud Jaime Mañalich, quien es investigado por presunta diseminación imprudente de gérmenes patógenos en medio de la pandemia, entre otros presuntos delitos asociados.

Ayer, comenzó la diligencia ante el Séptimo Juzgado de Garantía de Santiago, la que se extendió por cinco horas y media.

En parte de su testimonio de ayer, el exsecretario de Estado dijo que “el conteo que tenía la plataforma Epivigila de fallecidos primero tenía errores y además era incompleta”.

“Aquí no hubo un sistema de registros paralelos, ni sui géneris, ni ninguna expresión burlona. Lo que hubo es un registro manejado por Epivigila que necesitó ser complementado con otras fuentes de información que enriquecieron para llegar a una data más confiable a la hora de tomar decisiones”, agregó el médico.

El caso se inició por una querella del senador Alejandro Navarro, la Comisión Chilena de Derechos Humanos y el alcalde Daniel Jadue. Además de Mañalich, la acción legal apunta al Presidente Sebastián Piñera y a la subsecretaria de Salud Pública, Paula Daza, entre otras autoridades.

En el marco de las diligencias realizadas por la Fiscalía Centro Norte en torno a este caso, es que se ha tomado declaración como testigos a siete funcionarios del Departamento de Epidemiología, quienes dijeron que les ordenaron modificar la hora de corte de la plataforma de conteo de casos llamada Epivigila, para que estas calzaran con las informadas por Mañalich al país.

Jaime Mañalich: “No hubo un sistema de registro paralelo, ni sui géneris, ni ninguna expresión burlona”

La causa también tuvo un episodio que debió resolverse en la Corte Suprema: la fiscalía pidió el acceso a los e-mails de Mañalich, de su exjefa de gabinete y de Daza. Tanto el gobierno como la propia defensa de Mañalich se negaron a la diligencia, pero finalmente el máximo tribunal autorizó que la fiscalía tuviera un acceso parcial a estas comunicaciones. En la petición ante la Suprema, el Ministerio Público argumentó que Mañalich y su jefa de gabinete “habrían decidido implementar un sistema sui géneris para la recolección de datos esenciales para la correcta gestión de la pandemia”, el que “manejaba información incompleta”.
Declaración

Al comienzo de la diligencia, el fiscal Marcelo Carrasco fue mostrando algunos informes Epidemiológicos, de los primeros meses de pandemia en nuestro país, donde se aprecian algunas diferencias entre cifras entregadas por Epivigila y lo reportado por los laboratorios.

“En esta etapa (fines de marzo) teníamos un sistema que para el número de casos que estábamos experimentando, en mi opinión, resultaba medianamente confiable. Los problemas de Epivigila empezaron a registrarse con el uso masivo de la plataforma Raveno, que no dio el ancho, y por los problemas de digitación y repetición de casos de fallecidos que hice mención ayer”, dijo Mañalich.

En ese contexto, Mañalich acotó al fiscal: “Si usted sigue mostrándome documentos yo me imagino que debe haber una coincidencia más exacta entre el informe de Epivigila y el agregado de los laboratorios (…). Llegamos a la conclusión de que los casos ingresados a Epivigila desde las fuentes de notificación eran insuficientes y fuimos a buscar activamente los casos de laboratorio. Y se le pidió a Epidemiología que ya no solo a través de los notificadores, sino a través de los seremis y de las personas que se contrató para este propósito ingresaran estos casos a la plataforma Epivigila”.

“Hasta el día de hoy esto no sigue siendo completo. El ministro de Salud ayer señaló que había un número de casos que eran PCR positivos, pero que no estaban notificados en Epivigila”, agregó.

En esa línea, y continuando con la revisión de diversos informes del Minsal presentados por el ente persecutor, el exministro hizo referencia al informe de Contraloría, en julio, que detectó “inconsistencias” en los números.

“Nosotros teníamos cifras de discordancia en relación a quienes estaban confirmados en Epivigila por examen, en fin, que varía enormemente de día a día, como consta en los informes diarios. En ese contexto, el acuerdo que tomamos dentro del ministerio con la subsecretaria era que íbamos a esperar el informe de Contraloría, del cual yo tuve una informe parcial y verbal la segunda semana de junio. La Contraloría hizo un trabajo muy intenso y tomamos ahí una sola fuente para corregir de una sola vez, cosa que fue notificada como corresponde con transparencia a la ciudadanía y a la OMS”.

La última pregunta del fiscal Carrasco a Mañalich fue “cuál era su responsabilidad en cuanto a la información que se reportaba a la comunidad y a la comunidad científica” sobre la pandemia.

Mañalich respondió: “Era poca, en realidad. Porque en primer lugar no está descrito en las funciones de acuerdo al DFL 1 2005 del ministerio”.

En esa línea, explicó con un ejemplo con el que se encontró al iniciar su gestión como ministro: “Voy a poner un ejemplo, que he conocido por ustedes y por la opinión pública. Al llegar al Ministerio de Salud en junio o julio de 2019 yo me encontré con un problema muy grave, que era el problema de la dificultad de entrega en la tramitación licencias médicas. Generó una gran controversia pública, ciudadana, protesta, en fin. Efectivamente, como corresponde al rol del ministro yo señalé esto se tiene que corregir, que fue la solicitud que le hice a la subsecretaria del ramo, para que eso se corrigiera en la brevedad. Si usted me pregunta si tuve responsabilidad de abrir oficinas, contratar gente; no, no tuve ninguna responsabilidad. Yo la única responsabilidad que tuve (fue decir) hágase esto, de esta manera, en un plazo determinado”.

Asimismo, volviendo a su manejo en la pandemia, prosiguió: “En ese contexto (…), el informe fundamental entregado por Epidemiología del Ministerio de Salud es el Informe Epidemiológico escrito. El informe diario tenía una labor esencialmente reverencial y de sensibilidad para la población. Evidentemente, tenía momentos de cortes distintos a los del Informe Epidemiológicos y no la rigurosidad de revisión del Informe Epidemiológico”.

“Las decisiones en las que se avanzaba hacia medidas de salud pública, de contención, eran tomadas por una data extendida en el tiempo no con el informe diario ni siquiera con el Informe Epidemiológico escrito”, afirmó el ministro, en una declaración que se extendió por casi cuatro horas.

La audiencia continuará en una tercera parte este viernes a las 9.15.

La Tercera 


 

Más notas sobre el tema