Nuevo intento para un acuerdo con EEUU – El Comercio, Ecuador

447

Los conceptos vertidos en esta sección no reflejan necesariamente la línea editorial de Nodal. Consideramos importante que se conozcan porque contribuyen a tener una visión integral de la región.

Hace 17 años empezó la negociación de un Tratado de Libre Comercio con el principal socio comercial de Ecuador, pero quedó trunco. El escenario para un acuerdo en el 2021 es positivo.

Los gobiernos de Ecuador y Estados Unidos mostraron la voluntad para arrancar la negociación de un acuerdo comercial el próximo año.

El país ya hizo un primer intento hace 17 años, en conjunto con Perú y Colombia, para sellar un Tratado de Libre Comercio (TLC), pero se truncó luego de que el gobierno diera por terminado el contrato con la petrolera estadounidense Oxy.

Los países vecinos sí concretaron el TLC comercial y sacaron una ventaja al Ecuador, ya que sus productos comenzaron a ingresar al mercado estadounidense sin pagar aranceles.

Para retomar los diálogos con el primer socio comercial de Ecuador, en noviembre del 2018 se reactivó el Consejo Bilateral de Comercio e Inversiones (TIC), el cual se reunió por primera vez en el 2019.

Esta semana se realizó la tercera cita en Washington y el principal resultado fue la incorporación de Ecuador en la agenda comercial de Estados Unidos para el 2021.

Es un paso importante, considerando que los gobiernos de ambos países están por terminar sus mandatos y la negociación comercial pudiera entrar en una etapa de indefinición. Lo conseguido en Washington tiene un carácter a nivel de estados y permitirá que la transición política no frene los diálogos comerciales.

Asimismo, el trabajo realizado en el TIC ha permitido avanzar en temas menos sensibles, con el fin de evitar empezar de cero el próximo año.

Así, se han realizado diálogos sobre propiedad intelectual, agricultura, facilitación del comercio, derechos laborales y temas ambientales.

A esto se denomina un Acuerdo Fase 1, que es la antesala para llegar a un tratado más amplio, el cual dependerá del programa del próximo gobierno en Ecuador, ya que en Estados Unidos hay apoyo, tanto de demócratas como de republicanos, para negociar un acuerdo comercial.

Si bien la negociación tendrá temas sensibles, los cuales deberán ser analizados de cara a la apertura comercial, un acuerdo comercial obligará a la definición de una agenda productiva interna, que a su vez requerirá de reformas estructurales postergadas.

El Comercio


VOLVER

  

Más notas sobre el tema