Polémica destitución de Vizcarra en Perú | Masivas protestas, represión y preocupación de la CIDH

1.567

Vacancia presidencial: Protestas masivas y represión policial por la asunción de Manuel Merino como mandatario

Con masivas manifestaciones de protesta en las calles de distintas regiones del país, miles de ciudadanos expresaron su rechazo a la asunción de Manuel Merino como presidente de la República, tras la destitución del mandatario Martín Vizcarra aprobada por el Congreso el lunes último. La respuesta del nuevo Gobierno en funciones fue una violenta represión policial contra los manifestantes, que dejó varios detenidos y heridos con disparos de perdigones, golpes y bombas lacrimógenas.

El Estado de Emergencia Nacional por la pandemia del COVID-19 y la restricción de algunos derechos que esto implica no fue impedimento para que cientos de personas se reúnan y protesten contra la vacancia presidencial aprobada por el Parlamento. Los manifestantes acudieron con mascarillas, pero fue difícil que mantengan la distancia social.

Desde antes de las 9 de la mañana, los manifestantes se concentraron en diversos puntos de las principales ciudades del país: Lima, Huancayo, Trujillo, Arequipa, Chiclayo, Iquitos, entre otras. “Merino, escucha, el pueblo te repudia”, “Fuera Merino”, “Merino no es mi presidente”, fueron algunas de las arengas que gritaban.

En el centro de Lima, numerosas personas, entre jóvenes y miembros de diversos colectivos y organizaciones sociales, se congregaron en la Plaza San Martín y marcharon rumbo a la sede del Parlamento, donde estaba programada la juramentación de Manuel Merino, a las 10 de la mañana.

La Policía cerró la calles alrededor del Legislativo y del Palacio de Gobierno para impedir que los manifestantes se acercaran. Ante la insistencia de los ciudadanos por llegar hasta las inmediaciones del Congreso, los efectivos policiales respondieron arrojando bombas lacrimógenas, disparando perdigones, haciendo disparos de bala al aire y arrojando agua desde los vehículos rompe manifestaciones, conocidos como “pinochitos”. Algunos manifestantes se defendieron arrojando piedras.

En el jirón Lampa hubo un enfrentamiento entre un grupo de manifestantes y efectivos policiales porque estos últimos intentaron arrebatarles la bandera del Perú que llevaban entre varios. tras varios forcejeos, los jóvenes lograron quedarse con el símbolo patrio. Algunas personas resultaron heridas por los perdigones, bombas lacrimógenas y golpes de los agentes del orden.

La Coordinadora Nacional de Derechos Humanos informó que Roberto Mesta, Secretario General del Sindicato de Trabajadores Audiovisuales, fue violentamente detenido por las fuerzas policiales que lo golpearon y lo llevaron a la Comisaría de Monserrate, en el Cercado de Lima.

En tanto, la Federación de Estudiantes de la Pontificia Universidad Católica del Perú (Fepuc) emitió una denuncia pública en la que informó que el estudiante Sergio Quispe Contreras recibió un perdigón en la pierna por parte de las fuerzas policiales, pese a que se estaba manifestando de manera pacífica. Además, pidió apoyo económico para cubrir los gastos de la atención médica del universitario.

Por su parte, la Defensoría del Pueblo recorrió las comisarías de Monserrat y Alfonso Ugarte donde verificó que había seis detenidos en la primera dependencia policial y cinco en la segunda.

El Ministerio Público informó a Convoca.pe que, hasta las 6 de la tarde, la Fiscalía de turno no había reportado la cantidad de detenidos porque estos aún permanecía en las comisarías.

Casi al anochecer, cientos de manifestantes se volvieron a congregar pacíficamente en la Plaza San Martín. La Policía intentó desalojarlos lanzando bombas lacrimógenas, pero los jóvenes retornaron. Numerosos efectivos policiales, a pie, en moto y en portatropas, se ubicaron en los alrededores de la plaza y reprimieron a los manifestantes que intentaban desplazarse por otras calles del centro de Lima.

Marchas en la Ciudad Blanca

En Arequipa, jóvenes de la Universidad Nacional de San Agustín y miembros de organizaciones civiles marcharon hasta la Plaza de Armas de la Ciudad Blanca, donde realizaron un mitin improvisado y cantaron el Himno Nacional, informó la periodista Fiorella Montaño, de Convoca.pe.

Los manifestantes aclararon que no realizaban la movilización por el presidente Martín Vizcarra sino por la democracia. Aseguraron que la decisión del Congreso no fue democrática y rechazaron que el presidente del Parlamento asuma la presidencia de la República porque no los representaba.

Huancayo crítica a sus congresistas

En Huancayo, región Junín, al menos 700 personas participaron de diversas protestas convocadas por varios colectivos de la provincia, para rechazar la vacancia presidencial. Las convocatorias se hicieron a través de las redes sociales y los manifestantes se concentraron en el frontis del estadio Mariscal Castilla y en el parque Bolognesi, en el distrito de El Tambo, y en el parque Huamanmarca. Al llegar a la plaza principal de Huancayo, improvisaron un mitin.

Los manifestantes coincidieron en señalar que esta medida no responde a un apoyo al expresidente Martín Vizcarra sino a un profundo rechazo a las medidas tomadas por el Congreso de la República. A la movilización también se sumaron amas de casa con “cacerolazos”, transportistas y peatones, según informó a Convoca.pe el periodista Junior Meza.

Los ciudadanos criticaron a los congresistas del departamento de Junín, Roberto Carlos Chavarría Vilcatoma (Unión por el Perú); César Combina Salvatierra (Alianza para el Progreso); Noé Gutarra Ramos (Frepap); Fredy Llaulli Romero (Acción Popular) y Erwin Tito Ortega (Fuerza Popular) por haber votado a favor de la vacancia presidencial.

Exministra de Vizcarra marcha en Trujillo

En Trujillo, región La Libertad, numerosas personas se movilizaron hasta las sedes del Gobierno Regional de La Libertad y de la Municipalidad Provincial de Trujillo, que están dirigidas por miembros del partido Alianza Para el Progreso (APP), que fue duramente criticado por los manifestantes durante la movilización.

En la manifestación participó la exministra de la Mujer del gobierno de Vizcarra, Gloria Montenegro, quien calificó la vacancia presidencial como un golpe de Estado del Congreso de la República.

Cusco y Ayacucho le dicen “No” a Merino

En el centro histórico de Cusco, la Policía impidió que los manifestantes ingresaran a la Plaza de Armas, “para no afectar al turismo” y no tomar este lugar como trofeo, según manifestó un agente. Los agentes policiales recordaron que hay tres derechos que están restringidos por el Estado de Emergencia Nacional, como el libre tránsito, la inviolabilidad de domicilio y las reuniones pacíficas.

En Ayacucho también se movilizaron contra las acciones del Congreso. “Perú te quiero, por eso te defiendo”, “Merino, jamás serás mi presidente”, “Este Congreso no me representa”, “Merino no es mi presidente”, fueron algunas de las frases que gritaban los manifestantes.

Enfrentamientos en Piura

En Piura, manifestantes se congregaron en la plaza Ignacio Merino para manifestar su descontento con la aprobación de la vacancia presidencial aprobada por el Congreso. En un inicio, la protesta fue pacífica, pero después hubo enfrentamientos entre los ciudadanos y efectivos policiales que intentaron impedir que la movilización siguiera por la avenida Sánchez Cerro y otras zonas de la ciudad.

Convoca


CIDH hace un llamado al Estado peruano a garantizar “la institucionalidad democrática”

La Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) manifestó su preocupación acerca de la delicada situación política que se vive en el país, luego de que el Congreso logre la vacancia presidencial de Martín Vizcarra el lunes 9 de noviembre.

La institución dio a conocer su postura a través de sus redes sociales, en donde mencionó al exmandatario e hizo un llamado al nuevo Estado a fin de que se garantice la “institucionalidad democrática”.

Del mismo modo, la CIDH solicitó que se asegure la consideración a los derechos humanos de la población en protesta y se tenga en cuenta el actual Estado de Derecho.

“Perú, La CIDH expresa su preocupación ante la crisis política por la vacancia del expresidente de la República Martín Vizcarra, y llama al Estado a garantizar la institucionalidad democrática, la plena vigencia del Estado de Derecho y el respeto a los derechos humanos”, publicaron.

En la misma línea, sostuvo la urgencia de que el Perú solucione la crisis política en la cual se encuentra, “en observancia a los estándares interamericanos sobre separación de los poderes y el respeto al Estado de Derecho…”

Además, resaltó que lo solicitado anteriormente se verá probado a través de la realización de los comicios generales 2021, durante las fechas establecidas.

Manuel Merino afirmó que no postergará las elecciones venideras

El nuevo presidente de la República, Manuel Merino de Lama, afirmó que las elecciones generales 2021 no serán postergadas, y se llegarán a realizar el 11 de abril del 2021 tal y como estaba establecido.

Así lo dio a conocer el miembro de Acción Popular a través de un comunicado del Congreso, en el que remarcó que la Constitución Política no permite la prórroga del cronograma electoral después de que el proceso ya haya sido convocado.

“Ante la ausencia de un vicepresidente, al presidente del Congreso de la República, quien garantiza lo siguiente: la impostergable conducción de las elecciones del 11 de abril de 2021. Fecha que nadie puede modificar, de acuerdo con la constitución y las leyes”, precisó en el oficio.

La República


Amnistía Internacional: Los derechos humanos no pueden sacrificarse en la crisis política

Ante la crisis política y social que atraviesa Perú luego de que el Congreso de la República declarara, el día lunes, la vacancia de la Presidencia de la República por permanente incapacidad moral de Martín Vizcarra, las autoridades de ese país deben poner el respeto por los derechos humanos en el centro de su respuesta inmediata y de sus políticas públicas. En este sentido, las autoridades deben enviar un mensaje inequívoco: el rol de las fuerzas de seguridad debe ser el de proteger a la población, respetando el derecho a la protesta pacífica y el de la Justicia investigar todo acto de violencia y establecer las responsabilidades penales que correspondan.

Tras la declaratoria de vacancia del presidente Martín Vizcarra se produjeron en el país y, particularmente, en Lima, una serie de manifestaciones en contra de la actuación del Congreso de la República. Las mismas se agudizaron este martes durante la asunción como presidente de la República del presidente del Congreso, Manuel Merino. Es importante hacer notar que el Tribunal Constitucional tiene aún pendiente resolver los alcances constitucionales de esta competencia del Congreso, que es objeto de disputa.

Amnistía Internacional ha recibido fotografías y videos donde se muestran efectivos de la Policía Nacional exhibiendo armas de fuego y disparando gas lacrimógeno y municiones contra manifestantes y periodistas, aparentemente hiriéndolos. La organización también ha recibido denuncias de detenciones arbitrarias, uso excesivo de la fuerza y malos tratos por parte de las fuerzas de seguridad durante las protestas en la ciudad de Lima.

Amnistía Internacional recuerda que el uso excesivo de la fuerza en el control de las manifestaciones es inaceptable y viola obligaciones de derechos humanos que Perú ha contraído y todas sus autoridades deben respetar. Frente a posibles actos de violencia perpetrados por manifestantes en las protestas, las autoridades deben tomar todas las medidas necesarias y conducentes para hacer cesar esos episodios, sin dejar de garantizar que quienes ejercen su derecho a la manifestación pacífica puedan seguir haciéndolo.

En ese contexto, la organización siente preocupación también por algunas declaraciones de congresistas que han sugerido una enmienda de la Constitución y la denuncia de la Convención Americana sobre Derechos Humanos “para restablecer la pena de muerte para todos estos presidentes corruptos y altos funcionarios”.

Finalmente, la organización demanda a las autoridades a detener inmediatamente la represión de las manifestaciones y garantizar los derechos humanos de todas las personas.

Amnistía Internacional


Verónika Mendoza: «Seguiremos movilizados hasta recuperar la democracia»

Luego de que Manuel Merino juramentara como el nuevo presidente de la República, la precandidata presidencial por Juntos por el Perú, Verónika Mendoza, señaló que los peruanos seguirán movilizándose hasta recuperar la democracia.

«Mientras se autojuramenta el Gobierno ilegítimo en el Congreso, miles de ciudadanos en diversas regiones expresan su repudio a esta clase política que nos da la espalda y manda a reprimir. Pero no nos amedrentan, seguiremos movilizados hasta recuperar la democracia», se lee en su cuenta de Twitter.

En la víspera, Verónika Mendoza hizo un llamado a los ciudadanos para movilizarse en las calles. «Solo la ciudadanía organizada y movilizada podrá recuperar la democracia y poner por delante la vida y la dignidad de la gente», anotó.

Mediante un video, la candidata a la presidencia criticó a los congresistas que votaron a favor de la vacancia presidencial. «Lo único que les ha importado es su inmunidad para huir de la justicia y atornillarse en el poder», dijo.

Vale señalar que el pleno del Congreso aprobó el lunes la moción de vacancia contra el presidente de la República, Martín Vizcarra, por la causal de permanente incapacidad moral.

Expreso


Merino, tercer presidente del Perú en cuatro años con apenas 5,000 votos

Manuel Merino, un diputado opositor que ganó su escaño con apenas 5,000 votos, asumió como presidente de Perú después de que el Congreso destituyera a Martín Vizcarra tras un proceso constitucional controvertido que aboca al país a una inevitable inestabilidad en medio de la pandemia del COVID-19.

Merino, quien era y seguirá siendo titular del Poder Legislativo de forma paralela a ostentar la jefatura del Estado, asumió en una breve ceremonia en el Congreso como el tercer presidente de Perú en cuatro años mientras en todo el país se sucedían protestas – en su inmensa mayoría pacíficas, pero no exentas de episodios de violencia- que clamaban contra la destitución de Vizcarra y el Congreso “usurpador”.

Pese a las críticas y las dudas sobre la decisión del Congreso, que el lunes votó abrumadoramente a favor de destituir a Vizcarra y nombrar a Merino como su sustituto de acuerdo a la Constitución, todos los poderes del Estado asumieron y aceptaron el nombramiento, como por ejemplo las Fuerzas Armadas y la Policía Nacional, cuyos jefes máximos se reunieron personalmente con el nuevo presidente.

Elecciones y tranquilidad

El nuevo mandatario, del partido de centro derecha Acción Popular (AP), brindó un breve discurso ante el Congreso tras jurar su cargo, en el que ratificó que respetará la fecha de los comicios generales convocados para el próximo 11 de abril del 2021, en un intento de apaciguar las protestas en su contra y atenuar las críticas al proceso de destitución de su predecesor.

Estas críticas se centran sobre todo en el miedo de que ahora Congreso y Ejecutivo, unificados en la práctica en un solo poder, opten por posponer las elecciones y perpetuarse en sus cargos.

“Mi primer compromiso es ratificar nuestra convicción democrática y respetar el proceso electoral. Se tiene que respetar el calendario electoral, nadie puede cambiar la fecha convocada al 11 de abril del 2021”, remarcó Merino, quien además indicó que su Gobierno “otorgará todos los recursos” necesarios para la celebración de los comicios.

Luego brindó unos lineamientos de cómo será su proceder hasta que en julio del 2021 asuma un nuevo gobierno, entre los que destacó que buscará “corregir los errores” de sus predecesores para dejar de ser el “país con el peor manejo de la pandemia” de COVID-19.

La mala gestión de esta enfermedad fue de hecho esgrimida por muchos parlamentarios como argumento para justificar la vacancia de Vizcarra y como muestra de la “incapacidad moral” que garantizó su destitución.

Igualmente, Merino afirmó que durante su gestión se continuará con la reactivación económica, fortaleciendo a las empresas grandes y pequeñas, y con la creación de puestos de trabajo perdidos. No explicó sin embargo cómo lo hará.

Consenso

También prometió que convocará un “gabinete de consenso y unidad nacional”, integrado por profesionales “de las más altas calificaciones” y sin colores políticos.

Esta tarea fue considerada como una de las más importantes y que marcarán tanto el perfil como la interpretación política que se haga de la vacancia, según comentaron varios analistas políticos.

“Este Gobierno tiene necesariamente que ser un Gobierno de transición, actuar como tal. Como prioridad deberá responder a la grave crisis en la que estamos, sanitaria, económica y política… Pero lo fundamental es garantizar las elecciones limpias y transparentes en abril del 2021”, indicó la politóloga Adriana Urrutia.

Muchos ciudadanos y varios partidos políticos, además del entorno del expresidente Vizcarra, denuncian que la vacancia se debió a una “repartija” de cargos y promesas entre quienes votaron a favor de la misma para defender intereses particulares.

Así, la selección de ministros, los perfiles y las carteras que ocupan tendrán una especial relevancia.

Para descartar esta crítica, en su discurso Merino afirmó que los votos contra Vizcarra “no fueron comprados”, al igual que lo hicieron varios de los legisladores que apoyaron la moción.

Protestas

Merino juró mientras en el exterior del Congreso se sucedían las protestas, que a lo largo de la jornada se extendieron también al entorno del Palacio de Gobierno donde el nuevo mandatario ingresó para comenzar la confección de su gabinete.

Las movilizaciones se replicaron también en ciudades de todo el país, protagonizadas en su mayor parte por jóvenes movilizados por redes sociales que clamaban contra el congreso “usurpador” y “golpista” y en respaldo a Vizcarra y sus políticas anticorrupción, según ellos en riesgo bajo una presidencia salida del Congreso.

Por horas hubo corridas, gases lacrimógenos y arrestos en las calles del centro de Lima, episodios de violencia frecuentes pero que tampoco llegaron a extremos.

Vizcarra

Mientras, ya convertido en civil, Vizcarra retomó sus actividades privadas y fue visto mientras acudía a una reunión con su abogado para preparar su defensa ante las acusaciones de corrupción que provocaron en último término su destitución.

Sorprendentemente tranquilo y relajado, Vizcarra bromeó incluso con los periodistas que lo aguardaban en la puerta de su residencia en Lima y ante quienes confirmó que este jueves acudirá a la citación del fiscal Germán Juárez, del equipo especial Lava Jato, quien lo investiga por los presuntos delitos de cohecho, colusión y asociación ilícita cometidos cuando era gobernador de Moquegua.

También confirmó que su abogado ya se apersonó como su defensor legal ante las dos fiscalías que investigan esos supuestos hechos irregulares y señaló que se presentará ante ambas para ofrecerles “todo lo que requieran”.

En cuanto al nuevo presidente, el ex mandatario expresó su “preocupación”, pues se trata de una autoridad que carece de “dos condiciones básicas”.

“Necesita legalidad y legitimidad, y la legalidad está en tela de juicio porque todavía el Tribunal Constitucional no se manifestó, y la legitimidad, ¿Quién la da? El pueblo. Entonces, una autoridad que no tenga legalidad definida y legitimidad de respaldo genera preocupación”, concluyó.

Gestión


VOLVER

Más notas sobre el tema