Riesgoso extravío de rumbo de Santa Cruz – El Deber, Bolivia

1.815

Los conceptos vertidos en esta sección no reflejan necesariamente la línea editorial de Nodal. Consideramos importante que se conozcan porque contribuyen a tener una visión integral de la región.

Riesgoso extravío de rumbo de Santa Cruz

Si la movilización de jóvenes que denuncia fraude ha llegado al extremo de tomar de rehenes a sus propios dirigentes cívicos al punto de que efectivos de la Policía Nacional tuvieron que entrar a las instalaciones del Comité pro Santa Cruz a resguardar su integridad, como no se recuerda que hubiera ocurrido nunca, es que algo anda definitivamente mal en la región, que en el último tiempo ha tomado un protagonismo histórico en el destino de la vida nacional.

El grupo de 200 a 300 personas que vigilaba el martes la reunión de directorio del Comité, que finalmente anunció un paro provincial para este jueves y un paro departamental para el viernes, no se dio por satisfecho con la medida y decidió rechazar al líder cívico Rómulo Calvo, pidió su renuncia y finalmente él quedó atrapado, junto a unas 40 personas entre adultos mayores y mujeres, y solo a las 3:30 de la madrugada pudo abandonar el lugar con resguardo policial.

Ni siquiera la declaración de que el Comité no reconocía el cómputo del 18 de octubre ni la exigencia de una auditoría a las elecciones convencieron al grupo de movilizados.

Hay que preguntarse entonces: ¿Qué esperaban? ¿Una orden para salir a quemar la ciudad? ¿Una declaratoria de paro cívico y bloqueos indefinidos desde ese mismo instante?

Y también hay que cuestionarse si el Comité Cívico está realmente convencido del paro departamental que ordenó y si está seguro de lo que dice cuando rechaza el cómputo y presume fraude. ¿Lo hacen porque creen en lo que piden o lo hacen presionados solo para complacer la demanda de ese grupo movilizado?

En medio del extravío, movilizados y cívicos están embarcados en el discurso del fraude que hasta ahora nadie ha podido probar; al contrario, desde la OEA hasta el propio Gobierno de Estados Unidos han reconocido al ganador de una elección que entienden que fue correcta y no tuvo vicios ni irregularidades que hagan presumir ningún fraude.

Con sus acciones, esos grupos movilizados están haciendole un daño irreparable a una región que el pasado año demostró su fuerza con una causa y un proceder atinados, justos e inteligentes; y le hacen daño porque no faltarán quienes hagan la analogía engañosa y dirán: si ahora hablan de un fraude y no tienen razón, el año pasado también hablaban de fraude y por tanto no tenían razón. Ese es el riesgo.

Para ser lógica esa inexplicable posición hasta podría pensarse que detrás o por la vía de la infiltración estaría el MAS, porque ese partido es el único que se beneficia de esta escalada de acciones que desprestigian la legitimidad de las auténticas movilizaciones de la región. De otra forma es muy difícil comprender el sentido de una protesta contra un resultado irreversible, que guste o no es democrático, y contra él no hay argumentos ni pruebas.

Santa Cruz necesita de líderes valientes, decididos, pero responsables y sensatos que muevan con inteligencia el timón de la región; por ahora es preciso serenar los espíritus, actuar con sabiduría, el mundo no se acaba, vendrán otros momentos para la retoma de posiciones en el campo político; se aproximan tiempos muy duros en la economía, y nuestra región debe marcar la ruta de la recuperación de la economía y del respeto a las reglas de la democracia.

El Deber


VOLVER

Más notas sobre el tema