Aborto legal en Argentina | Panorama incierto y final abierto a una semana de la votación en el Senado

1.005

Aborto legal: a una semana del debate, la votación sigue empatada y aumenta la atención sobre Cristina Kirchner

Por Analia Argento

Las diferencias entre verdes y celestes están a la vista: una grieta insalvable expresada en los debates que tuvieron lugar en Diputados y los que siguieren en el Senado de la Nación. Dos tercios de los senadores ya votaron en 2018 cuando la Cámara alta frenó la ley de interrupción voluntaria del embarazo. Algunos podrían cambiar su voto mientras unos pocos, que ya votaron o que ingresaron en diciembre pasado, se reservarán su postura hasta el momento de la votación. Esos pocos votos podrían inclinar la votación hacia un lado o hacia otro. El escenario es incierto. Y la víspera de Navidad, incluso para los que no la celebran, los llama a un prudente silencio.

Según dicen, Alberto Fernández se involucró en forma reservada en las gestiones. Los chats de los senadores celestes estallan indignados porque cuestionan lo que es habitual en política, como hablar con gobernadores para influir en la votación o buscar torcer los planteos de algunos senadores.

El jueves pasado el jefe de Estado recibió a Sergio ‘el Oso’ Leavy, un kirchnerista que todos contabilizaban como voto en contra de la ley de interrupción voluntaria del embarazo. Sin embargo todavía no ha hablado públicamente y más allá de que Salta es una provincia donde se impone el peso de la Iglesia, también podría pesar sobre su posición la disciplina partidaria o un pedido expreso del Presidente. Si además al pedido se sumara la Vicepresidenta, al salteño le costaría decir que no.

Para el aborto los partidos hablan de libertad de acción. Sin embargo hay quienes recuerdan cuando el jefe de La Cámpora, Andrés Larroque, votó a favor en 2018 más allá de su postura personal. Aquel día hasta leyó una carta de Julio De Vido que estaba preso y hubiera votado a favor.

Máximo Kirchner fue cambiando su postura y militó la ley con pañuelo verde en la muñeca. Su madre, entonces senadora, justificó su voto a favor más pensando en su hija y nietas que en sus convicciones y, aunque días atrás felicitó a Eduardo Valdés por su último discurso en Diputados, todo su entorno trabaja firmemente para que se legalice el aborto. El sábado partió hacia El Calafate donde pasará Navidad y regresará para la histórica sesión en la que espera no tener que desempatar. Se molestó en las últimas semanas por el final abierto de la ley y el envío de la iniciativa sin tener garantías de aprobación. Si es necesario, jugará. “Y se notará”, señaló un vocero que sabe que cuando la Vicepresidenta tiene que mover una ficha para ganar hace lo que sea.

Quienes rodean a Cristina Kirchner están trabajando a favor de la ley más allá de las diferencias con Vilma Ibarra, secretaria de Legal y Técnica, activa redactora e impulsora de la legalización. Lo hacen Anabel Fernández Sagasti, Oscar Parrilli, Matías Rodríguez, María de los Angeles Sacnun, Ana Almirón y Nancy González. Ese grupo de senadores del Frente de Todos se alió además con varios senadores de Juntos por el Cambio, a pesar de los llamados que le atribuyen a la jefa del PRO, Patricia Bullrich, para frenar la sanción. En cambio los radicales en Diputados aportaron más votos que sus socios macristas.

“Hay senadores que votamos en 2018 pero ahora hay dudas sobre si vamos a mantener el sentido de ese voto y senadores que incorporaron en 2019 que más allá de lo que dicen todavía no sabemos la profundidad de su compromiso”, dijo en Radio 10 el senador Humberto Schiavoni, jefe del bloque del PRO. Presidente de su partido en Misiones y amigo personal de Macri, recordó que dos años atrás no estaba totalmente conforme con el proyecto de ley y, aún así, votó a favor. Su hermano, diputado nacional, acaba de votar en contra de la media sanción. En Misiones también pesa la Iglesia católica, como en todo el norte. El propio Schiavoni reveló que recibió el llamado del obispo Juan Ruben Martínez. Se reunirán estos días para hablar del aborto. Martínez sostiene que el 70% de los misioneros están en contra. También presiona la Iglesia Evangélica, que cuestionó en duros términos a los diputados que se abstuvieron o votaron a favor como Flavia Morales que cambió de postura a último momento.

El panorama se replica en varias provincias. Y ya tomó nota el Presidente, que este año recibió un saludo navideño por escrito y no la visita de la Conferencia Episcopal. Era previsible el distanciamiento de la Iglesia. Fernández insiste en que no es sorpresiva su posición. Fue una promesa de campaña y la quiere cumplir antes de que llegue el 2021.

La kirchnerista Ana Almirón, a favor de la ley y embarcada en la búsqueda de los pocos votos en pugna, mencionó la estrategia en marcha para “salvar” las diferencias que tal vez podrían ajustarse en la reglamentación. “Trabajamos en conjunto con varios senadores de la oposición”, resaltó en una charla con Futurock en la que resaltó el acompañamiento del Presidente.

En el PRO aseguran que Mauricio Macri es “prescindente” aunque hay quienes dicen que antes de partir para Villa La Angostura mandó un mensaje advirtiendo que el voto a favor de la IVE era ayudar a un triunfo de Alberto Fernández. Sin embargo, en Diputados hasta un duro opositor como Fernando Iglesias votó a favor, enojado y con pedidos de cambio, pero a favor.

El tema son los indecisos o los senadores que no están totalmente convencidos de ayudar a legalizar el aborto o contribuir al rechazo de la ley en un país donde es una práctica cotidiana a pesar de su ilegalidad.

Como ya contó Infobae, los votos a favor y los votos en contra están emparejados. Y la brecha del medio se definiría después de Navidad.

El ex gobernador Alberto Weretilneck (Juntos Somos Río Negro) pidió algunos cambios y condicionó su voto a favor. Es partidario de la legalización pero reclamó límites. El día de la firma del dictamen, que no acompañó, recibió varios llamados del oficialismo. Su teléfono aún no sonó esta semana y hay quienes prevén que todo se reactive después del 25. La rionegrina Silvina García Larraburu, por su parte, no solo firmó el dictamen la semana pasada: votará a favor. Si el Gobierno juega a fondo, otros peronistas la podrían copiar porque el triunfo no sería sólo del Presidente pero la derrota tendría dos lecturas: Alberto Fernández no logró la ley o Cristina Kirchner no lo ayudó. Ninguna derrota es positiva en términos políticos.

Como Weretilneck, también el peronista entrerriano Edgardo Kueider pidió una redacción más precisa y tal vez sea una posición compartida por los cordobeses macristas Ernesto Martínez y Laura Rodríguez Machado. A diferencia de lo que ocurrió en Diputados, los senadores de Córdoba de Juntos por el Cambio podrían acompañar con su voto. O no. El proyecto no es el mismo que el que defendieron con ahínco en 2018, sostienen. Prometen silencio hasta el 29. Podrían colgar un cartel en sus despachos: “Se ruega no molestar”. De todos modos, son mayoría los que creen que ambos votarán a favor.

Infobae


Amnistía Internacional alerta ante la ONU y OEA la violencia en el marco del debate sobre aborto y pide medidas al Congreso

Amnistía Internacional alertó ante organismos internacionales de derechos humanos los ataques que periodistas, comunicadoras, activistas, legisladores y legisladoras sufren por su posición a favor de la ley de interrupción voluntaria del embarazo, y llamó a avanzar hacia un debate sin violencia. La organización expresó la misma preocupación ante las presidencias de ambas Cámaras del Congreso.

La presentación incluye amenazas y hechos de violencia ocurridos entre el 3 de noviembre y el 17 de diciembre de este año y solicita que se exhorte al Estado argentino a adoptar las medidas necesarias para prevenir las intimidaciones contra de defensoras de derechos humanos y proteger eficazmente a quienes se encuentren en riesgo.

La aparición de pintadas con el mensaje “si hay aborto hay guerra” luego del anuncio de presentación del proyecto de ley; acciones coordinadas de amedrentamiento y acoso online; insultos en la vía pública contra periodistas y comunicadoras que están a favor del aborto; y los escraches realizados por manifestantes en los domicilios de legisladores que se pronunciaron a favor del proyecto de ley, requieren de la intervención del Estado.

Amnistía Internacional ha advertido en sus informes Pañuelos Verdes y Corazones Verdes el efecto intimidatorio de la violencia contra las defensoras de derechos humanos, que hace que muchas se abstengan de participar en los debates, modifiquen su conducta, autocensuren sus intervenciones o publicaciones, o teman salir de sus hogares mostrando el pañuelo verde.

Amenazas a diputados y senadores

En el marco del debate sobre aborto en el Congreso, la violencia y las amenazas pueden además tener un efecto silenciador y distorsivo en los legisladores y legisladoras que no solo tienen el derecho, sino el deber de a alzar su voz para defender los derechos humanos de todas las personas, libres de coerciones.

Luego del anuncio en el recinto de un diputado que decidió abstenerse en la votación del proyecto de IVE por amenazas recibidas por él y su hija; y la circulación de mensajes intimidatorios contra una senadora por parte de un organismo jurisdiccional, se torna urgente la adopción de medidas que garanticen que quienes ejercen la función legislativa puedan trabajar con libertad y autonomía.

Amnistía Internacional sostiene que es indispensable que el Estado nacional, las autoridades provinciales, y especialmente los representantes de ambas cámaras del Congreso Nacional adopten todas las medidas a su alcance para que quienes lo integran puedan debatir el proyecto de interrupción voluntaria del embarazo libre de presiones, y puedan cumplir la función que la Constitución les otorga sin temor a sufrir represalias. La obligación internacional del Estado de garantizar los derechos sexuales y reproductivos exige también acciones directas para permitir que quienes defiendan tales derechos puedan hacerlo sin miedo a sufrir represalias.

La presentación fue remitida a Mary Lawlor, Relatora Especial sobre la situación de los y las defensoras de derechos humanos, a Elizabeth Broderick, que preside el Grupo de Trabajo sobre la discriminación contra las mujeres y las niñas, y a Ms. Dubravka Šimonovic, Relatora Especial sobre la violencia contra la mujer, de las Naciones Unidas, junto a Joel Hernández García y a Margarette May Macaulay, a cargo de las relatorías sobre defensoras y defensores de derechos humanos y sobre los derechos de las mujeres, respectivamente, de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos.

Amnistía Internacional


Tramposo saludo navideño de los obispos: critican una “febril obsesión por instaurar el aborto”

Por Washington Uranga

Con el saludo navideño como pretexto, los obispos católicos reafirmaron su decidida oposición a la iniciativa oficial de Interrupción Voluntaria del Embarazo (IVE) y, en un documento que lleva la firma de la Comisión Permanente del Episcopado, afirman que “la opción política pasó a ser una incompresible urgencia, una febril obsesión por instaurar el aborto en la Argentina, como si tuviera algo que ver con los padecimientos, los temores y las preocupaciones de la mayor parte de los argentinos”.

El documento lleva por título “¿Por qué no renovar la esperanza?” y fue acordado en el marco de la reunión remota de la Comisión Permanente que se celebró la semana anterior. Allí los obispos afirman –en directa relación con el tema del aborto– que “en las últimas semanas el panorama se ha ennegrecido” por la señalada “urgencia” en lograr la aprobación legislativa de la despenalización, advirtiendo a su vez que “otra cosa sería defender los derechos humanos de los débiles de tal manera que no se los neguemos aunque no hayan nacido”.

Si bien la voluntad de emitir el pronunciamiento había trascendido desde semanas atrás, los obispos prefirieron postergar la difusión del documento a la espera del avance legislativo del proyecto de legalización del aborto y hasta consensuar internamente el tono de la declaración que se difundió ahora cuando todo indica que el Senado tratará la sanción de la ley el próximo 29 de diciembre. El documento episcopal se suma a una serie de “acciones pastorales” que consistirán en actos litúrgicos y jornadas de oración encabezadas por los obispos que se iniciarán el próximo 26 de diciembre con una misa concelebrada en la basílica de Luján y que será presidida por la Comisión Ejecutiva en pleno encabezada por el presidente de la Conferencia Episcopal, Oscar Ojea, obispo de San Isidro.

“Para quienes esperan empezar un año mejor, esta agenda legislativa no les trae esperanzas”, afirman los obispos. Y subrayan que “hay miles de cuestiones sanitarias y sociales a resolver que requieren toda nuestra atención: desde los problemas de la vacunación hasta la cantidad de personas muy enfermas que este año no han recibido adecuada atención médica, pasando por las mujeres que sufren violencia o no tienen un trabajo digno”, Sin embargo, remarcan, “lo que se les ofrece en este momento duro e incierto es el aborto, y eso es un golpe a la esperanza”.

En otro párrafo del documento de dos páginas, la Comisión Permanente dice que “esta Navidad nos encuentra en un momento histórico donde necesitamos una ardua reconstrucción: de las fuentes de trabajo, de la educación, de las instituciones, de los lazos fraternos”, porque “muchas cosas se han roto y necesitan ser sanadas” y “es momento de agradecer al pueblo argentino su paciencia, su cooperación, su resistencia”.

Los obispos señalan que “en un año difícil como el que vamos terminando, queremos ayudar a fortalecer la esperanza” y “esta fiesta (de Navidad) también nos hace pensar en la dignidad de cada vida, nos recuerda cuánto vale un ser humano”. Recuerda también la jerarquía eclesiástica que “el Papa Francisco quiso insistirnos en este punto en su última encíclica, de modo que la pandemia no nos deje iguales sino que nos vuelva más apasionados para defender toda vida: la vida de un anciano, de un discapacitado, de un enfermo, de un niño por nacer”.

En el documento emitido con motivo de la Navidad los obispos señalan que “este tiempo se convierte en un fuerte llamado a la solidaridad, al cuidado mutuo, a ser capaces de ponernos al hombro las penas de los demás”. Y parafraseando al papa Francisco en su reciente encíclica Fratelli tutti recuerdan que para el pontífice solidaridad es “pensar y actuar en términos de comunidad” y también “es luchar contra las causas estructurales de la pobreza, la desigualdad, la falta de trabajo, de tierra y de vivienda, la negación de los derechos sociales y laborales” porque “entendida en su sentido más hondo, es un modo de hacer historia”.

En la misma línea, los obispos católicos piden que “la pandemia no nos impida imaginar y soñar un país más humano y fraterno” porque “una sociedad de hermanos acompaña a todos” y, citando nuevamente a Francisco, “para que puedan dar lo mejor de sí, aunque su rendimiento no sea el mejor, aunque vayan lento, aunque su eficiencia sea poco destacada” y “cuando se convierte en solidaridad, la fraternidad es más que una idea romántica” insisten.

Más allá de estas consideraciones, los obispos finalizan su mensaje navideño diciendo que “no obstante, confiamos en el bien que habita en el pueblo, en esa tierra fértil que son los corazones de los argentinos, capaces de elegir la vida y la fraternidad más allá de todo. Y los creyentes confiamos en Dios, fuente infinita de esperanza, porque él nos dice: “Me invocará, y yo le responderé. Con él estaré en la angustia y lo libraré” (Sal 91:15)”. Por ese motivo, agregan, “confiando en ese amor seguimos caminando, porque, como nos dice Francisco, ‘la esperanza es audaz, sabe mirar más allá de la comodidad personal, de las pequeñas seguridades y compensaciones que estrechan el horizonte, para abrirse a grandes ideales que hacen la vida más bella y digna. Caminemos en esperanza’”.

Página 12


VOLVER

Más notas sobre el tema