Al cierre de 2020, un millón de personas habrán migrado forzosamente según la Agencia de ONU para Refugiados

1.194

Un millón de centroamericanos habrá migrado al cierre de 2020, dice Acnur

Un millón de centroamericanos habrá migrado forzosamente al cierre del 2020, principalmente por la violencia que azota la región, según estimó la Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (Acnur).

“Al cierre de 2020, se estima que el número de personas forzadas a huir desde y en Centroamérica llegue a 1 millón” en los últimos años, indicó en un comunicado la entidad del organismo, con sede regional en Washington.

Según la institución, entre las personas desplazadas se encuentran más de 800.000 que “han huido de la violencia y persecución de maras y pandillas”.

“A éstas se le suman más de 108.000 personas que escaparon de la crisis sociopolítica en Nicaragua desde 2018”, precisa.

Ante esa crisis, Belice, Costa Rica, El Salvador, Guatemala, Honduras, México y Panamá adoptarán el 8 de diciembre una declaración política para abordar esta situación dentro del Marco Integral Regional para la Protección y Soluciones al desplazamiento forzado en la región (MIRPS).

La Presidencia pro-tempore del MIRPS, auspiciado por la ONU, es actualmente ejercida por El Salvador y será asumida por Guatemala en 2021.

“Las situaciones de violencia que enfrenta la región han sido exacerbadas por la pandemia de covid-19”, añade el comunicado.

A parte de las “afectaciones en socioeconómicas, la pandemia ha impactado los avances hechos en materia de protección y soluciones al desplazamiento forzado en la región”, agrega.

“Además, emergencias climáticas, como huracanes y tormentas tropicales han afectado a millones de personas en Centroamérica y México, miles de las cuales han tenido que ser evacuados de sus hogares; cientos de personas afectadas son personas desplazadas internamente, refugiados o solicitantes de asilo”, puntualiza.

Tanto Eta como Iota impactaron a principios y mediados de noviembre como potentes huracanes el norte de Nicaragua antes de perder fuerza al tocar tierra. No obstante, las intensas lluvias que provocaron dejaron una estela de muerte y destrucción en los países centroamericanos.

El Mundo


Centroamérica y México adoptarán declaración política para abordar desplazamiento forzado de cientos de miles de personas

A través de un evento virtual, Belice, Costa Rica, El Salvador, Guatemala, Honduras, México y Panamá, adoptarán una declaración política para abordar el desplazamiento forzado que ha obligado a casi 1 millón de personas a huir de sus hogares. Esta adopción se llevará a cabo durante la tercera reunión anual del MIRPS – el Marco Integral Regional para la Protección y Soluciones al desplazamiento forzado en la región.

El MIRPS es la aplicación regional del Pacto Mundial sobre los Refugiados que busca abordar retos humanitarios y de desarrollo en la respuesta al desplazamiento forzado en Centroamérica. Bajo el marco, y con el apoyo de la Secretaría Técnica ACNUR-OEA, cada uno de los países ha diseñado planes de acción nacionales y han puesto en marcha alianzas estratégicas con gobiernos locales, organismos multilaterales, países cooperantes, sociedad civil y el sector privado, para atender las necesidades de las personas desplazadas y las comunidades que las acogen. Además, liderados por la Presidencia Pro-tempore – actualmente ejercida por El Salvador y que será asumida por Guatemala en 2021 – el MIRPS ha avanzado iniciativas regionales para consolidar el rol de alcaldes de Ciudades Solidarias, y para generar respuestas al desplazamiento interno.

Al cierre de 2020, se estima que el número de personas forzadas a huir desde y en Centroamérica llegue a 1 millón. Entre ellas se encuentran más de 800,000 personas que han huido de la violencia y persecución de maras y pandillas. Comunidades enteras en riesgo de desplazamiento, a pesar de los esfuerzos de los gobiernos por mejorar las condiciones. A éstas se le suman más de 108,000 personas que escaparon de la crisis sociopolítica en Nicaragua desde 2018.

Las situaciones de violencia que enfrenta la región han sido exacerbadas por la pandemia por COVID-19 que a la fecha han acumulado casi 1.5 millones de casos en Centroamérica y México. Además de las afectaciones en socioeconómicas, la pandemia ha impactado los avances hechos en materia de protección y soluciones al desplazamiento forzado en la región.

Además, emergencias climáticas, como huracanes y tormentas tropicales han afectado a millones de personas en Centroamérica y México, miles de las cuales han tenido que ser evacuados de sus hogares; cientos de personas afectadas son personas desplazadas internamente, refugiados o solicitantes de asilo.

A pesar de este desafiante contexto, los países del MIRPS han continuado trabajando para atender las necesidades urgentes y persistentes de toda la población, incluyendo quienes han sido desplazadas por la violencia o están en riesgo.

Una respuesta integral a esta compleja coyuntura sigue siendo vital. Es necesaria ahora más que nunca la responsabilidad compartida para abordar las necesidades inminentes y persistentes de las personas forzadas a huir y sus comunidades de acogida.

Para enfrentar estos desafíos, Centroamérica y México cuentan con el respaldo de la Plataforma de Apoyo del MIRPS – un grupo de organismos y estados cooperantes que buscan recabar apoyo fundamental para la respuesta al desplazamiento forzado en la región. Esta Plataforma está actualmente liderada por el gobierno de España. Tras la celebración de una conferencia de recaudación de apoyo para Centroamérica y México, el liderazgo de la plataforma pasará a Canadá a mediados del 2021.

ACNUR


VOLVER

Más notas sobre el tema