Chile | Luis Cuello, candidato a convencional constituyente: “Para alcanzar la transformación que la sociedad espera no debemos soltar la calle”

2.808

Entrevista a Luis Cuello, candidato a convencional constituyente

 

Por Pedro Brieger, director de NODAL

La próxima elección del 11 de abril a la convención constitucional permitió que los partidos políticos y los movimientos sociales presenten sus candidaturas para enfrentar uno de los retos más importantes de la historia chilena: la redacción de una nueva constitución. Luis Cuello es abogado, activista social y político, militante comunista y postulante por el movimiento territorial La Gómez Organizada de Viña del Mar.
Como abogado ha patrocinado diversas causas de interés ciudadano, enfrentando al poder político regional y a grandes empresas. En este diálogo con NODAL explica los desafíos de cara a la convención.

Durante la revuelta social, se acuñó la frase “no son 30 pesos, son 30 años”, haciendo alusión a los 30 pesos que subió el transporte y los 30 años desde el retorno a la democracia en Chile. ¿Cómo se expresa ese malestar en el debate constituyente, bajo qué expectativas?

El estallido social fue el aviso definitivo del Chile mayoritario que es castigado por la exclusión y la desigualdad, por la privatización de la vida, que solo beneficia a pequeños grupos que controlan el poder político y económico. Esa es la esencia de la crisis que abre camino a una Nueva Constitución, la necesidad de superar este modelo de sociedad, el neoliberalismo. Y son precisamente las demandas por acceso a salud, vivienda, educación y pensiones, protección del medio ambiente, es decir, por la vida digna, las que deben estar reflejadas y garantizadas de verdad en la Nueva Constitución. Quienes pretenden desoír estas demandas, postergarlas para debates futuros y dedicarse a hacer teoría política están profundamente equivocados. Lo que la ciudadanía espera es construir una Constitución que cambie la vida de las personas.

El plebiscito de octubre surgió como una respuesta política a la crisis social que vivía y que vive Chile; sin embargo, hay críticas por los altos quórums que se exigen en la Convención Constitucional para aprobar la nueva constitución. ¿Por qué estas limitaciones?

El llamado Acuerdo por la Paz, si bien dio cauce al proceso, se tradujo también en concesiones a la derecha, en medio de protestas de una envergadura histórica. El gobierno de Sebastián Piñera no estaba en condiciones de exigir nada. El quórum de los dos tercios en la Convención Constitucional entrega a la minoría un poder de veto que no dudará en usar, como lo ha hecho en 30 años de post dictadura. Sólo por mencionar un ejemplo, de muchos, hace unos días la derecha bloqueó la posibilidad de incorporar escaños en la Convención para los chilenos que residen en el extranjero. Entonces, enfrentamos ahora dos desafíos: lograr una gran mayoría para las fuerzas políticas y sociales con vocación transformadora y democratizar la Convención Constitucional, para lo que es imperativo remover ese quórum de dos tercios.

¿Cuáles son tus principales propuestas como candidato constituyente?

Nuestras propuestas son las que emanan de los cabildos, de la conversación en el territorio. En la región de Valparaíso surgen, claramente, dos líneas fundamentales. La primera es ampliar los derechos sociales y económicos que la Constitución actual niega y reconocer garantías inexistentes hasta ahora, como el derecho a la vivienda, bajo un nuevo rol del Estado.

Esa ampliación de derechos debe estar acompañada por la recuperación de nuestros recursos naturales, del cobre, del litio, del agua, que están siendo saqueados. Es indispensable que en la Nueva Constitución nacionalicemos nuestro patrimonio para ponerlo al servicio de las necesidades de las personas, para financiar el derecho a la vivienda, a la salud universal, a las pensiones dignas.
El segundo aspecto programático es contar con un sistema político participativo, con un poder desconcentrado, y herramientas institucionales que permitan democratizar las decisiones que nos afectan a todos y todas.

¿Qué importancia tienen los movimientos sociales durante el proceso constitucional?

Ya tenemos un aprendizaje. Ha sido la masiva movilización de las mujeres, de los estudiantes, de los trabajadores, el factor decisivo para abrir el camino de los cambios. No hay otra opción. El aplastante triunfo en las urnas que obtuvimos en octubre debe fortalecerse en las elecciones de convencionales. Y, además, para alcanzar la transformación que la sociedad espera, es decir, un horizonte donde vivir dignamente sea un mínimo y no un privilegio, es vital rodear el proceso constituyente con organización y una fuerte movilización. No debemos soltar la calle. En la combinación de la fuerza electoral con la participación del movimiento social está la llave del proceso de cambios.


VOLVER

Más notas sobre el tema