Comenzó la distribución de la Sputnik V y mañana arranca la vacunación

1.002

Coronavirus: comenzó la distribución de las vacunas a las provincias

Este domingo comenzó la distribución a todas las provincias de Argentina de las 300 mil dosis de la vacuna Sputnik V llegadas desde Moscú al país el pasado jueves. Con el objetivo puesto en iniciar la campaña nacional de vacunación el próximo martes — tal como lo definió el presidente Alberto Fernández en conjunto con los gobernadores –, las dosis partieron desde la central de distribución ubicada en Avellaneda en camiones especialmente acondicionados de la empresa Andreani y serán distribuidas en base a la cantidad de médicos y hospitales de cada jurisdicción, con la prioridad puesta en la vacunación del personal de salud.

“Día histórico. Hoy iniciamos la distribución de la vacuna Sputnik V para llegar a cada provincia argentina, con una logística federal, equitativa y proporcional”. A través de su cuenta de Twitter, así anunció el inicio de la distribución el ministro de Salud de la Nación, Ginés González García, quien agregó que se trata de la “campaña de vacunación más importante de nuestra historia”.

En el marco del “Plan Estratégico para la Vacunación contra la covid – 19 en la República Argentina”, el operativo inició a las cuatro de la madrugada de este domingo, cuando comenzaron a salir los primeros camiones cargados con las dosis desde el centro de distribución de la empresa Andreani ubicado en Avellaneda, donde habían sido llevadas al arribar al país el pasado 24 de diciembre.

Los lotes de vacunas fueron cargados en camiones con refrigeración y serán transportados en ellos a cada provincia, con excepción de Tierra del Fuego y Santa Cruz, adonde llegarán por avión. Según explicaron representantes de la empresa, parte del personal fue capacitado especialmente para transportar en semirremolques acondicionados para productos biológicos los 42 thermopallets que contienen las vacunas y que se encuentran refrigerados a una temperatura de entre -18 y -30 grados centígrados.

“Las dosis fueron introducidas en conservadoras de frío de 60 litros de capacidad, refrigeradas a una temperatura inferior a -18°C, a través de una combinación de placas eutécticas y hielo seco”, detallaron en un comunicado en el que agregaron que “cada conservadora lleva un DataLogger para certificar que se han mantenido las condiciones de temperatura adecuadas durante todo el proceso logístico”. Según la empresa, todos los camiones llegarán a sus respectivos puntos de destino en un plazo de 24 horas.

Por su parte, desde el Ministerio de Salud señalaron que la distribución “posee una logística federal, equitativa y proporcional, realizada de acuerdo a un cociente basado en cantidad de médicos y centros de salud habilitados, y la prioridad de esta partida es el personal sanitario”.

En concreto, la provincia de Buenos Aires es la que más vacunas recibirá, con un total de 123 mil dosis. La siguen Santa Fe, con 24.100, la Ciudad de Buenos Aires, con 23.100 y Córdoba, con 21.900. En el resto del país, las dosis se distribuirán de la siguiente forma: Tucumán 11.500, Mendoza 11.000, Entre Ríos 10.100, Salta 8.300, Chaco 7.700, Corrientes 6.700, Santiago del Estero 5.900, Misiones 5.200, San Juan 4.700, Jujuy 4.600, Río Negro 4.400, Neuquén 3.600, Formosa 3.400, San Luis 3.300, Chubut 3.000, Catamarca 2.800, La Rioja 2.600, Santa Cruz 2.400, La Pampa 2.300 y Tierra del Fuego 1.300.

Una vez entregadas todas las dosis, la campaña de vacunación iniciará en todo el país el próximo martes en horas de la mañana, tal como fue definido por el Ejecutivo nacional en conjunto con los gobernadores de todas las provincias en la reunión realizada el pasado sábado. Las primeras personas que recibirán la Sputnik V en Argentina serán los trabajadores de la salud, con un escalonamiento diagramado “en función de la estratificación de riesgo de la actividad”, según informaron desde el Ministerio.

En el informe del Plan Estratégico de Vacunación elaborado por la cartera sanitaria, se puede leer que, según datos del Registro Federal de Personal Sanitario, en Argentina hay alrededor de 763 mil trabajadores de la salud, por lo que la vacunación total de esta población recién podría ser alcanzada en las siguientes etapas, cuando lleguen desde Rusia las nuevas dosis de Sputnik V. En el mismo informe se establece un primer diagrama por etapas, aunque se aclara que el mismo puede ser “modificado a la luz de nueva evidencia científica, la situación epidemiológica y la disponibilidad de las dosis”.

Según el esquema en cuestión, luego del personal de salud, la vacunación, que será gratuita, voluntaria e independiente del antecedente de haber padecido la enfermedad, continuará con adultos mayores de 70 años, personas mayores residentes en hogares de larga estancia, adultos de 60 a 69 años, personal de las Fuerzas Armadas, de Seguridad y Servicios Penitenciarios, adultos de 18 a 59 años de grupos de riesgo y personal docente y no docente del nivel inicial, primario y secundario.

Inicio de vacunación en CABA

El Ministerio de Salud de la Ciudad de Buenos Aires anunció este domingo cómo será la primera etapa de aplicación de la Sputnik V que comenzará el martes. Respetando el plan gradual por etapas del Gobierno Nacional, las 23.100 dosis con las que contará Buenos Aires serán destinadas “a todo el personal de Salud de primera línea y abarcará tanto al sector público como al privado”, según informó el Ministerio en un comunicado.

En la etapa inicial, la vacuna estará disponible en 37 hospitales, 17 del Sistema de Salud Público y 20 privados. Las entidades que no apliquen la vacuna podrán derivar a su personal a los centros del sistema público que sí lo harán. Desde la cartera sanitaria detallaron que “primero se vacunará al personal de las Unidades de Terapia Intensiva, de las guardias, de los laboratorios que manipulan muestras de covid – 19 y de las ambulancias que trasladan a personas contagiadas”.

Página 12


Cómo será la campaña de vacunación más grande de la historia

Por Javier Borelli

La estrategia argentina para terminar con la pandemia jugará el martes su carta más importante. Ese día se iniciará en todo el país la campaña de vacunación masiva contra el coronavirus que pretende inmunizar a unos 15 millones de personas antes de que llegue el otoño. La decisión fue tomada ayer por la tarde luego de una reunión del presidente Alberto Fernández con gobernadores de las 24 provincias.

“Tuvimos una enorme posibilidad de acceder a las vacunas como nadie en el mundo de la periferia ha accedido”, destacó el mandatario que pidió seguir extremando los cuidados.
El objetivo sanitario de reducir la mortalidad del virus priorizando la vacunación de las personas más expuestas podría cubrirse íntegramente gracias a la provisión de la vacuna Sputnik V, que ayer recibió aprobación del gobierno ruso para ser aplicada en mayores de 60. Se espera que Anmat haga lo propio en los próximos días.

Mientras tanto, el gobierno prepara una campaña de comunicación federal para fomentar la vacunación y elevar las acciones de cuidado. Las curvas de contagio continúan creciendo y vuelven a poner presión sobre el sistema sanitario. Se estudian restricciones que no impliquen cierres de actividades.

Las 300 mil vacunas de Sputnik V ya fueron distribuidas en las conservadoras para mantener la temperatura por debajo de -18°C y están camino a las provincias. La mayoría va por tierra, aunque a Santa Cruz y Tierra del Fuego llegarán en avión. Tal como dispuso el gobierno nacional, esta primera tanda será aplicada a los trabajadores de la salud y alcanzará para cubrir un 40% de los empleados de todos los niveles de atención. La prioridad la tendrán aquellos con mayor nivel de exposición al coronavirus.

“Según los ensayos clínicos, uno alcanza la inmunidad con la primera dosis. La segunda lo que hace es extender esa inmunidad y por eso debe aplicarse después del día 21 y antes del día 90”, explica Sonia Tarragona, subsecretaria de Medicamentos e Información Estratégica del Ministerio de Salud. La segunda tanda de vacunas está programada para ser recibida en los últimos días de enero, proveniente de Corea del Sur o la India, donde también se produce la Sputnik V. Todo depende de la capacidad de producción de los laboratorios.

Para entender el desafío que enfrenta el país basta saber que la campaña récord de vacunación hasta el momento fue la del H1N1, en 2009, y tardó seis meses en cubrir a 12 millones de personas. Hoy se pretende reducir esos tiempos a menos de la mitad. Pero no es la única diferencia.

“La Sputnik V necesita conservarse a -18º C y acá nunca aplicamos vacunas congeladas. Eso implica una organización muy grande para la que nos venimos preparando hace tiempo. Vos tenés siete minutos desde que sacás el vial (envase) del congelador y preparás la vacuna. Después tenés 30 minutos para vacunar. Como cada vial tiene cinco dosis, vos ya tenés que tener preparadas cinco jeringas, a los cinco vacunadores y a las cinco personas que vas a vacunar. Todo un desafío para el sistema de salud”, precisa Tarragona.

¿La vacuna rusa es segura?

“Lo que usa como plataforma la Sputnik V son vectores adenovirales. Es decir que son adenovirus que se modifican para simular un ataque viral que no genera cuadros respiratorios pero igual produce una respuesta inmune”, explica Claudia Perandones, directora científica del ANLIS-Malbrán, el centro nacional de referencia para enfermedades respiratorias. “El Instituto Gamaleya, que la produce, tiene muchísima experiencia en adenovirus y por eso se les ocurrió mezclar dos vectores distintos, lo que hace que la respuesta inmune sea mayor y a la vez más perdurable en el tiempo”, añade.

Con respecto de la seguridad, Perandones aporta un dato crucial para llevar tranquilidad a la población. “La vacuna usa plataformas que ya se usaron y que no incorporan vectores al genoma humano. Así que no hay que dejarse llevar por temores infundados. Entre los desarrollos del Gamaleya está la vacuna contra el ébola, que usa la misma plataforma que Sputnik V y que le salvó la vida a muchas personas en África”, precisa.

¿Cómo sigue la campaña?
La segunda tanda de vacunas tendrá 5 millones de dosis. Y en febrero llegarán otros 14,7 millones. En el contrato firmado con el Fondo Soberano de Rusia, la Argentina tiene la opción de adquirir incluso 10 millones de dosis más a partir de marzo, pero la ejecución de esa cláusula está supeditada a la disponibilidad de vacunas que haya en el país y la capacidad de producción de los laboratorios.

El Ministerio de Salud definió los grupos poblacionales para recibir la vacuna según el riesgo que tienen de sufrir una enfermedad grave y su exposición al virus. También garantizó la provisión gratuita a todo el país. Pero la aplicación y la definición de las prioridades llevará la firma de cada jurisdicción según la necesidad epidemiológica (ver aparte). Entre los grupos prioritarios están los mayores de 60 años que, aseguran desde el Ministerio de Salud, también podrán recibir la Sputnik V. Ocurre que los ensayos de fase clínica ya estaban concluidos pero aún no habían sido revisados por el gobierno ruso cuando la Argentina aprobó el uso de emergencia de Sputnik ante la recomendación de Anmat. Ayer, las autoridades rusas hicieron pública su recomendación para aplicar en mayores. Anmat haría lo propio en los próximos días.

La llegada de la vacuna fue motivo de celebración, pero en el gobierno insisten en no equivocar el mensaje: la pandemia no terminó y está en vías de agravarse. “La gente no se está cuidando y el virus está creciendo en todas las provincias”, detalla Tarragona. En el Ejecutivo coinciden en que no es posible imaginar un escenario de nuevos cierres, pero sí de posibles ajustes. Mayores regulaciones para la realización de fiestas y para la actividad nocturna o más controles sobre la capacidad de personas en espacios cerrados son las medidas que por ahora se están estudiando. «

Gratis y voluntaria

La vacunación será en etapas, gratuita, voluntaria e independiente del antecedente de haber padecido la enfermedad.

Participan 116.000 integrantes de equipos de vacunación en 7749 establecimientos.

El operativo insumirá $3500 millones para la compra de equipamiento, logística, recurso humano y otros insumos.

El Ministerio de Salud definió los grupos poblacionales para recibir la vacuna según el riesgo que tienen de sufrir una enfermedad grave y su exposición al virus. Los grupos son:

– Personal de salud (escalonado por riesgo)

– Mayores de 70 años

– Personas entre 60 y 69.

– Fuerzas armadas y fuerzas de seguridad
– Personas entre 18 y 59 años con comorbilidades

– Docentes y no docentes

– Población estratégica según jurisdicción y disponibilidad de vacunas.

Cada jurisdicción podrá alterar el orden de aplicación de la vacuna entre estos grupos según la situación epidemiológica y la estrategia sanitaria.

11.760.000 personas integran la población de riesgo. La Argentina aspira a tenerlos vacunados para fines de marzo.

Prioridad

“Argentina ya tiene contratos firmados para vacunar a 30 millones de personas. Ese compromiso alcanza para cubrir a toda la población objetivo y quita el apuro por comprar en un momento en el que todos los países están demandando lo mismo y los laboratorios te corren el arco”, explica Sonia Tarragona. A las 30 millones de dosis de Sputnik V se suman 22 millones de AstraZeneca y unos 9 millones del mecanismo COVAX de las Naciones Unidas.

Según el Plan Estratégico para la Vacunación contra el Covid-19 en la República Argentina, elaborado por el Ministerio de Salud de la Nación, al que tuvo acceso Tiempo, la población definida como prioritaria para recibir la vacuna totaliza entre 23 y 24 millones de personas. Allí se cuentan 763 mil trabajadores de la salud (incluido el primer nivel de atención); 7.279.394 personas mayores de 60 años; 1,3 millones de docentes y no docentes; 500 mil integrantes de las fuerzas armadas y de seguridad; 5,5 millones de personas entre 18 y 60 años con alguna comorbilidad; y entre 7 y 8 millones de personas consideradas “población estratégica” (entre ellas, funcionarios públicos y personal penitenciario).

El orden de vacunación queda a discreción de cada provincia según su situación epidemiológica. La Provincia de Buenos Aires, por ejemplo, busca vacunar antes a docentes y no docentes para no afectar el inicio del ciclo lectivo.

El año que vivimos en peligro

1 de diciembre de 2019
Se confirman los primeros 27 contagios en Wuhan (China).

3 de marzo de 2020
Primer caso de Covid-19 en la Argentina: un viajero procedente de Milán (Italia).

7 de marzo
Primera muerte: un porteño de 64 años que había viajado a París.

11 de marzo
La OMS declara la pandemia.

19 de marzo
Alberto Fernández decreta el Aislamiento Social Preventivo y Obligatorio (ASPO) en todo el país a partir del día 20, hasta el 26 de abril. La medida fue prorrogada varias veces.

4 de junio
Con el epicentro de la pandemia en el AMBA (más Resistencia, Rawson y Córdoba), 18 provincias pasaron a la etapa de Distanciamiento Social Preventivo y Obligatorio (DISPO).
21 de junio
Las muertes por Covid-19 llegan a mil.

7 de septiembre
Las muertes por Covid-19 superan las 10 mil.

19 de septiembre
Los casos en el interior del país superan por primera vez a los del AMBA. Varias provincias ya habían vuelto o debieron volver al ASPO.

9 de octubre
El día con mayor cantidad de decesos notificados: 432 personas fallecidas.

19 de octubre
El pico de la pandemia, con 16.268 nuevos contagios informados en un solo día.
9 de noviembre
El AMBA pasa de ASPO a DISPO. Y el 20, todo el país (excepto Bariloche y Puerto Deseado).

21 de diciembre
Última prórroga del DISPO, hasta el 31 de enero. La fuerza de la segunda ola podría obligar a endurecer esa medida antes de tiempo.
24 de diciembre
Arriba al país el primer envío de 300 mil dosis de Sputnik V.

28 de diciembre
Con más de un millón y medio de casos y más de 42 mil muertes, comienza el operativo de vacunación más grande de la historia argentina.

Tiempo Argentino


Argentina ofrece a vecinos Uruguay y Bolivia ayuda para conseguir vacunas contra COVID-19

Argentina se comprometió el domingo ante los gobiernos de Uruguay y Bolivia ayudarles a conseguir contactos para adquirir vacunas contra el coronavirus, a dos días de que el país austral inicie su campaña contra el COVID-19, la enfermedad que ha causado estragos en la población.

El mandatario Alberto Fernández dijo que conversó “con el canciller uruguayo, mi amigo (Francisco) ‘Pancho’ Bustillo, y hablé con el presidente de Bolivia, Luis Arce. Les dije que, en lo que yo pudiera ayudar, contaban conmigo. Me puse a disposición para ayudarlos y generar los contactos necesarios para ayudarlos a tener la vacuna”.

En declaraciones a Radio 10 de Buenos Aires, insistió que haría lo propio con cualquier otro país que lo necesite, siendo conocedor del “problema que existe” para conseguir vacunas a nivel mundial, ante una escasa oferta dada la concentración de compras de dosis por parte de los países más desarrollados.

Fernández no nombró ningún laboratorio con el que podría contactarse para satisfacer la ayuda.

Argentina iniciará el martes a las 09.00 hora local (1200 GMT) una masiva vacunación a personal de la salud, mediante dosis de la rusa Sputnik V, las que en unas 300.000 unidades llegaron al aeropuerto internacional de Ezeiza el jueves último.

Se trató del primer cargamento de estas vacunas, que se ampliará en enero a 5 millones y a otros 14,7 millones en febrero, según el contrato entre los Estados.

En las últimas dos semanas se registra un aumento preocupante de contagios por COVID-19 en diferentes regiones del país, principalmente en la capital y el Gran Buenos Aires (AMBA). Argentina acumula 1.578.267 casos de coronavirus y 42.501 muertes, de acuerdo al último reporte oficial.

Argentina autorizó “con carácter de emergencia” la vacuna rusa el miércoles pasado, horas después de haber aprobado el uso de la del laboratorio Pfizer, con quien el Gobierno aún negocia las condiciones para su eventual adquisición.

Funcionarios reconocieron públicamente que también se conversa con otros laboratorios para tratar de sumar la mayor cantidad de dosis posible, y llegar al otoño austral -en lo posible- con la mayor población bajo cubierta sanitaria.

La tercera economía latinoamericana camina por su tercer año consecutivo de recesión, más perjudicada este año por el coronavirus, que hizo disparar las tasas de desempleo y de pobreza.

Para tratar de evitar una segunda ola de masivos contagios, el país sudamericano dispuso a partir de la festividad de Nochebuena nuevos requisitos para el ingreso y egreso de argentinos, residentes y extranjeros previamente autorizados a través de los aeropuertos internacionales de Ezeiza o de San Fernando, y del puerto de Buenos Aires.

Infobae


VOLVER

Más notas sobre el tema