Familiares reclaman justicia a dos meses del asesinato de dos niñas argentinas en manos del Ejército paraguayo

1.609

A tres meses del asesinato de Lilian y Carmen por el ejército paraguayo: Exigen justicia

«Todos los meses, el día 2, nos juntaremos frente a las puertas de esta embajada para recordar que no podrá haber impunidad, que no olvidamos ni perdonamos a los asesinos de las dos niñas argentinas a manos del ejército fascista paraguayo», señaló una de las convocantes de una movilización realizada este miércoles en Buenos Aires.

Con flores que luego depositaron en el piso junto a cartulinas que recuerdan el crimen de lesa humanidad cometida por la dictadura de Mario Abdo Benítez, peón de los EE.UU que tuvo la desfachatez de posar en una foto con los militares asesinos.

En la actividad habló la madre de Lilian, Miriam Villalba, quien volvió a insistir que eran dos niñitas las asesinadas y que el gobierno paraguayo intentó vanamente de encubrir los hechos, mintiendo descaradamente.

Otras militantes paraguayas y argentinas recordaron la larga historia que tiene la oligarquía paraguaya en lo que hace a aplicar el terrorismo estatal y exigieron que «este nuevo crimen no quede impune»

Por último, una de compañeras presentes entonó una dulce canción dedicada a las niñas.

Es de rigor señalar, que tanto la embajada como los alrededores estaban poblados de policías de uniforme y de civil, además de los clásicos «filmadores» de quienes estaban presentes.

Resumen Latinoamericano


HRW denuncia irregularidades en la investigación por la muerte de niñas en Paraguay

La organización de derechos humanos Human Rights Watch (HRW) aseguró este jueves que las autoridades de Paraguay destruyeron “pruebas fundamentales” y cometieron otras “graves irregularidades” en la investigación de la muerte de dos niñas argentinas durante enfrentamientos entre militares y policías paraguayos contra la guerrilla del país sudamericano.

En un informe, la organización no gubernamental aseveró que la muerte de las dos niñas de 11 años fue causada por agentes de fuerzas de seguridad del Estado y que las autoridades paraguayas violaron tanto sus propios protocolos de investigación como normas internacionales de derechos humanos.

“El Gobierno de Paraguay debe garantizar una investigación de esas muertes de forma independiente, imparcial, transparente y sin demoras”, reclamó Human Rights Watch.

Lilian Mariana Villalba y María Carmen Villalba, que eran primas, fueron asesinadas el 2 de septiembre pasado en dos choques entre la guerrilla Ejército del Pueblo Paraguayo (EPP) y la Fuerza de Tarea Conjunta (FTC), compuesta por militares y policías, en el norteño departamento de Concepción.

El Ejecutivo paraguayo ha afirmado que las niñas nacieron en Paraguay y que crecieron en Argentina, desde donde salieron en noviembre de 2019 para visitar a sus padres en el campamento guerrillero.

Además, ha señalado que las niñas tomaron parte en los enfrentamientos y ha responsabilizado de sus muertes al EPP por reclutar en sus filas a menores, apuntando a que serían hijas de algunos de sus líderes.

El EPP es un grupo armado presuntamente responsable de homicidios y varios secuestros, incluido el secuestro el 9 de septiembre del exvicepresidente Óscar Denis.

Por su parte, el Gobierno argentino, que confirmó que las menores tenían la nacionalidad argentina, ha pedido una investigación de los hechos.

GRAVES IRREGULARIDADES

“Hay graves irregularidades en la investigación”, aseveró el director de la División de las Américas de Human Rights Watch, José Miguel Vivanco, quien reclamó al Gobierno de Mario Abdo que permita el ingreso de forenses argentinos para realizar una autopsia a los cuerpos de las niñas y que los familiares de las víctimas tengan “pleno acceso” a las evidencias recogidas.

Entre otras irregularidades, el informe apunta a que “se apresuraron a enterrar a las víctimas sin realizar una autopsia”, quemaron las ropas de las niñas, le prohibieron a un representante de los familiares estar presente en un examen forense de los restos y le negaron acceso a la investigación.

Además observa que en la investigación realizada se sostiene, en función de un examen forense que “no es confiable”, que una de las niñas disparó un arma.

Para estudiar el caso, Human Rights Watch solicitó ayuda al Grupo de Expertos Forenses Independientes (IFEG, por su sigla en inglés) del Consejo Internacional para la Rehabilitación de las Víctimas de la Tortura (IRCT, por su sigla en inglés), cuyos miembros elaboraron un dictamen sobre algunos elementos de la cuestionada investigación.

Onder Ozkalipci y Karen Kelly, dos forenses del IFEG, concluyeron que la destrucción de la ropa de las niñas “representa la destrucción de evidencia crucial que viola los principios más básicos y fundamentales forenses y de la investigación penal”.

Los dos expertos recomendaron exhumar los cuerpos “sin dilaciones” para preservar cualquier evidencia que quede, dado el deterioro de los restos por el paso del tiempo.

PARAGUAY DEBE INVESTIGAR

Human Rights Watch recordó que el estándar internacional para realizar autopsias y otros análisis forenses es el Manual de las Naciones Unidas sobre la Prevención e Investigación Eficaces de las Ejecuciones Extralegales, Arbitrarias o Sumarias, conocido como el Protocolo de Minnesota.

En este sentido, la organización humanitaria afirmó que las autoridades paraguayas “no han cumplido con los pasos de investigación básicos” establecidos en ese protocolo.

“Las autoridades de Paraguay atribuyen delitos muy graves a miembros del EPP, quienes deberán responder por sus acciones si se demuestra su culpabilidad tras una investigación y un juicio justo”, señaló Vivanco.

Pero, remarcó, la acción del Estado también “debe ajustarse a los límites de la ley”.

“Toda muerte causada por fuerzas del Estado debe ser investigada de forma imparcial y con la mayor rigurosidad”, reclamó Vivanco.

Infobae


VOLVER

Más notas sobre el tema