Hernández busca ayuda en Washington tras el paso de huracanes y damnificados alistan caravanas para migrar a EEUU

872

Hernández está en Estados Unidos para gestionar ayuda urgente para el país

El presidente de Honduras, Juan Orlando Hernández, viajó ayer a Washington para gestionar ayuda con urgencia para la reconstrucción del país, que quedó devastado por el paso de las tormentas Eta y Iota a principios de noviembre.

En sus gestiones, el gobernante “hará énfasis sobre la urgente necesidad del respaldo internacional para continuar con el proceso de reconstrucción social y económica sostenible”, indicó un comunicado de presidencia.

Honduras fue sacudida en la primera quincena de noviembre por las tormentas Eta y Iota que golpearon el norteño valle de Sula, la columna vertebral de la economía del país, que aporta alrededor de dos tercios del producto interno bruto (PIB).

Todo ello en medio de los efectos que ya causaba el confinamiento por la pandemia del covid-19 en la economía.

Hernández se reunirá con las autoridades del Banco Mundial, Banco Interamericano de Desarrollo (BID) y Fondo Monetario Internacional (FMI).

Los bancos multilaterales han anunciado una ayuda “histórica” para Honduras, lo mismo para Nicaragua y El Salvador, que también sufrieron daños a causa de los huracanes que dejaron cerca de 200 muertos en la región.

Hernández nombró un equipo con 13 personas de diferentes tendencias políticas en un consejo consultivo que acompañará el denominado Plan de Reconstrucción Nacional.

De acuerdo con fuentes de Cancillería, Hernández podría gestionar la renovación del Estatus de Protección Temporal (TPS) que vence el 4 de enero próximo, luego que la administración de Donald Trump ordenó la cancelación.

El TPS que favorece con permisos de trabajo a unos 44,000 hondureños fue otorgado por Estados Unidos en 1999, luego de la destrucción que le causó a Honduras el huracán Mitch en 1998.

La Prensa


DAMNIFICADOS HONDUREÑOS ALISTAN 2 CARAVANAS CON DESTINO A MÉXICO Y EU

Dos nuevas caravanas de migrantes denominadas “Caravana de los Damnificados” podrían salir de Honduras a mediados de este mes y principio del próximo año con destino a México y Estados Unidos, con miles de personas que perdieron todos sus bienes materiales durante el paso de dos huracanes.

De acuerdo a la defensora de derechos humanos de ese país centroamericano, Itsmania Platero las próximas caravanas se gestan en la Costa Norte de Honduras, sector que ha sido golpeado por la inseguridad provocada por pandilleros, que enfrenta una severa crisis económica ocasionado por el aislamiento de la pandemia del coronavirus y la destrucción que dejó el paso de los huracanes Eta y Iota.

Explicó que las fechas exactas de la salidas de las caravanas aún se desconoce, pero se habla de la primera que podría salir del 10 o 15 de diciembre y la segunda los primeros días del 2021.

Abundó que en la Costa Norte de Honduras se han gestado las 12 caravanas que iniciaron desde el 2018 con destino a los Estados Unidos; lugar donde se ubican las maquilas, los problemas de violencia y ahora destruido por las lluvias. Indicó que el gobierno de Honduras no está haciendo nada para evitar que la población emigre del país.

“No hay alternativas. Se destruyó cosechas de maíz, frijol, arroz y cafetales, para este último cultivo estaba orientado el programa Sembrando Vidas de México y ahora se ha declarado en Estado de Calamidad, la situación es difícil”, externó la activista.

Aseveró que Honduras ya presenta problemas de hambruna y muchas personas se retiraron de los albergue y se han ido a dormir debajo de los puentes; aunado a los problemas de violencia e inseguridad.

“La gente no puede aguantar estar en un país donde no tienen donde dormir, donde no hay ayuda y la poca es esporádica y mitiga sólo el hambre del día”.

“Al no haber opciones la gente se va a ir para cualquier lado. Una población con hambre no creo que aguante”, aseveró Platero.

Señaló que entre los hondureños hay expectativa sobre la política migratoria que aplicará el presidente electo de Estados Unidos, Joe Biden.

Y tienen confusión con respecto a los programas de asilo o refugio que está brindando México, así como los programas de empleo y la situación migratoria. “Ellos creen que van a llegar y tendrán derecho al asilo o refugio, y que las leyes migratorias les van a favorecer; además que México les va a generar empleos”.

24 Horas


Oscuro panorama: Golpe a la economía es devastador y letal para Honduras

Cerca de dos semanas han pasado después de la tempestad y lo único que se puede contar son daños y pérdidas en todos los rubros de la economía nacional.

En los municipios más afectados de Cortés, Yoro, Santa Bárbara, El Paraíso, Olancho y Gracias a Dios, las familias trabajan en la limpieza de sus propiedades e intentan rescatar lo poco que pueden.

Mientras que los productores y las pequeñas y grandes empresas están haciendo números para ver qué posibilidades tienen de levantarse y volver a generar empleo.

EL HERALDO consultó ayer a las autoridades de la Secretaría de Finanzas (Sefin) sobre el avance en el estudio de daños que elaboran con la Comisión Económica de las Naciones Unidas para América Latina y el Caribe (Cepal), pero hasta el cierre de esta edición seguían trabajando en las respuestas.

Mientras esto sucede, el Consejo Hondureño de la Empresa Privada (Cohep) presentó el informe preliminar de afectación de sectores productivos e impactos sociales provocados por las tormentas tropicales Eta y Iota en Honduras.

Según el documento en poder de EL HERALDO, en infraestructura 242 carreteras primarias y secundarias fueron afectadas por las inundaciones.

Además 37 puentes resultaron destruidos y 53 dañados, el aeropuerto Ramón Villeda Morales también sigue afectado y para atender de manera inmediata este sector se necesitan 2,750 millones de dólares (unos 68,750 millones de lempiras) y para obras de reconstrucción a largo plazo se requieren 1,820 millones de dólares, unos 45,500 millones de lempiras.

Rubros

El estudio de los empresarios abarca a cada uno de los sectores de la economía que sufrieron por los embates de la naturaleza en el pasado mes de noviembre.

En la agricultura se perdieron 22,455 manzanas de frijoles en 15 departamentos del país que totalizan 359,280 quintales que representan 449.1 millones de lempiras.

La pérdida en quintales equivale a aproximadamente el 12.9% de la producción nacional, estimada en 2.8 millones de quintales. También resultaron afectadas 1,373 manzanas del mismo grano.

El maíz perdido es de 14,519 manzanas en 15 departamentos del país que totalizan 392,013 quintales, los que tienen un valor bruto de producción de 137.2 millones de lempiras.

El arroz, otro de los granos importantes en la dieta de hondureños, registró 5,566 manzanas perdidas en su totalidad, que significan 278,300 quintales con un valor bruto de producción de 250.5 millones de lempiras, que equivale al 23.2% de la producción total del país, la que se proyectaba en 1.2 millones de quintales.

En las hortalizas el área total perdida asciende a 1,680 manzanas, de las cuales el 44.9%, es decir 754 manzanas, corresponden al cultivo de yuca en los departamentos de Atlántida, Colón, Copán, Gracias a Dios y Olancho.

El 15.5% corresponde al cultivo de ocra en Choluteca; el 8.9% a papa en Intibucá y Ocotepeque; el 6.9% en camote; el 6.5% en cultivos orientales y el 6.2% en tomate, el restante en otros cultivos con menores daños.

Según el análisis de los empresarios en frutas, 10,103 manzanas resultaron perdidas, de las cuales el 78.9%, es decir 7,971 manzanas, corresponden a banano en los departamentos de Colón, Cortés y Yoro.

El 18.4% en plátano en los departamentos de Atlántida, Colón, Copán y Yoro, que junto al banano los dos productos representaron el 97.3% de las pérdidas totales del rubro.

En caña de azúcar a nivel nacional se inundaron 32,000 hectáreas que representan el 43% del área total cultivada, cuyos montos en pérdidas están por definirse.

De acuerdo con las estimaciones del impacto preliminar de las tormentas tropicales Eta y Iota, en el rubro del café se estima una pérdida de alrededor de 156.5 mil quintales oro que corresponden al 1.6% de la capacidad productiva estimada para la cosecha 2020-21.

Esto podría ser peor, porque de no rehabilitarse la red vial a las zona productoras de este grano en un período máximo de 30 días, se estimaría una pérdida de más de 383 mil quintales oro, llegando a impactar negativamente hasta un 5.5% de la capacidad productiva.

En cuanto a palma africana se estima que está en riesgo de perderse entre el 30 y 40% de la producción, que equivale a 180,000 toneladas métricas de aceite.

La reducción del valor de las exportaciones de aceite serán de 65 millones de dólares, que representa aproximadamente el 20% del valor de las exportaciones de este rubro.

En otros cultivos como el cacao, ajonjolí, pimienta gorda, cardamomo y la filipita el área perdida ascendió a 798.5 manzanas.

El subsector pecuario ha registrado daños significativos, principalmente en el cultivo de camarón al perderse aproximadamente siete millones de libras, que generan ingresos por el orden de 14 millones de dólares.

También se han registrado daños la avicultura, el ganado bovino y el ganado porcino.

En el sector lechero se estima que se están perdiendo 102.1 mil de litros de leche diarios ya que los productores no han podido entregar el producto a las plantas industriales, dado que algunas zonas productoras están incomunicadas, ya sea por el derrumbe de carreteras o puentes destruidos.

Al 22 de noviembre pasado las plantas agroindustriales no habían recibido el producto en 10 días, lo que representa una pérdida de 1,021,000 litros, que a un precio de 10.00 lempiras por litro significan aproximadamente 10.2 millones en pérdidas.

En el sector turismo todo se fue abajo y la pérdida total es de 600 a 800 millones de dólares que genera el sector.

Esto implicó cierres definitivos de grandes e icónicos hoteles como el Honduras Maya, Hotel Marriot, Gran Hotel Sula y Telamar, entre otros, por efecto de la pandemia establece el informe del Cohep, lo que empeoró con la llegada de las tormentas.

En el sector maquilador de las 137 plantas industriales, con 130,000 trabajadores, resultaron afectadas dos plantas, una con 27,000 obreros y otra con 2,000.

La primera planta reinició parcialmente operaciones el 23 de noviembre pasado y la segunda lo hará hasta enero de 2021.

Todas las pérdidas en la economía impactan en los más necesitados ya que las lluvias generalizadas y los deslizamientos de tierra han causado daños en prácticamente los 18 departamentos de Honduras.

Al menos 750 comunidades de 155 de los 298 municipios de Honduras han reportado diversos grados de daños y más de 80 fallecidos.

Lo más preocupante es que Honduras tiene una de las tasas de pobreza más alta de América Latina con 54.8 por ciento. Esta cifra, según las estimaciones de la Cepal, puede llegar al 57.8%, sin contar los efectos del covid-19.

Para los integrantes del Consejo Consultivo es necesario contar con un informe de daños oficial para poder arrancar con el plan de reconstrucción de Honduras. Igualmente, la Cepal prepara un análisis del impacto que será presentado antes del 15 de este mes.

El Heraldo


VOLVER

Más notas sobre el tema