La Policía controlará el límite al derecho de reunión que empieza a regir

991

La Policía podrá llamar a la puerta de los hogares, de existir reuniones que excedan los parámetros establecidos

El ministro del Interior, Jorge Larrañaga, y su par de Defensa Nacional, Javier García, brindaron declaraciones a la prensa luego de la reunión mantenida con el prosecretario de la Presidencia, Rodrigo Ferrés, en la que también participaron representantes del Estado Mayor de la Defensa y de la Policía Nacional.

La reunión se realizó para abordar acciones tras las medidas dispuestas en el marco de la pandemia de covid-19, según informó el portal de Presidencia.

Larrañaga dijo que es necesario recurrir al esfuerzo y el sacrificio para cuidar la salud. Explicó que Presidencia está reglamentando el artículo n.º 38 de la Constitución, mediante la ley n.º 19.932, que se aprobó el viernes pasado, sobre el derecho de reunión.

Informó que habrá un protocolo de actuación que implica al Centro Coordinador de Emergencias (Cecoed) operativo en cada uno de los departamentos del país, compuesto por los ministerios de Salud, de Defensa y del Interior y las Fiscalías, y que preside cada intendente. Esto incluye multas de entre 30 y 1.000 unidades reajustables y la posibilidad de fijar, mediante la intervención de la Fiscalía, un delito de desacato frente al incumplimiento de los pedidos de los organismos involucrados.

El ministro dijo que la Policía podrá llamar a la puerta de los hogares, de existir reuniones que excedan los parámetros establecidos, y que se pedirá la intervención correspondiente de la Fiscalía para proceder.

Larrañaga explicó que el operativo tiene como fin “cuidar la salud y la vida de la gente”, y pidió “por favor” a la población que “ayude”. Preguntado sobre cuándo se considera que hay riesgo sanitario, Larrañaga dijo que no hay un número establecido, y que la cantidad de personas varía en función del tamaño y las condiciones del lugar.

Por su parte, García recordó que la normativa recientemente votada entra en vigencia el lunes 21, y en principio hasta el 10 de enero, con la posibilidad de extenderla 60 días más.

Mencionó que del trabajo en frontera participarán 500 efectivos del Ejército Nacional y 50 funcionarios de la Prefectura Nacional Naval por turno, de seis y ocho horas, que estarán desplegados en 25 puestos de control en distintos lugares geográficos.

Sobre el funcionamiento de la binacionalidad en la frontera seca, García dijo que valdrá solo  dentro de las ciudades y que, fuera de ellas, habrá controles del Ejército Nacional. En tal sentido, informó que habrá cruzamiento de datos sobre migración.

Reiteró que, a partir del lunes 21, habrá cierre de fronteras y los puentes estarán vallados, con excepciones para el transporte de carga. Están prohibidos los vuelos particulares, así como la llegada de embarcaciones de otros países, por ejemplo, de Argentina, hasta el 10 de enero.

UyPress


 

Más notas sobre el tema