María de los Ángeles Sacnun, senadora argentina: “El acceso al aborto legal es un avance muy importante que impactará en toda la región”

739

Entrevista a María de los Ángeles Sacnun, senadora argentina

Por Lucía Cholakian Herrera, de la redacción de NODAL

Esta madrugada se votó y aprobó en el Senado argentino la Ley de Interrupción Voluntaria del Embarazo. El proyecto había sido enviado por el presidente Alberto Fernández a mediados de noviembre y recibió media sanción en la Cámara Baja el 11 de diciembre. Hoy, con 38 votos a favor, 29 en contra y 1 abstención, luego de una jornada de 12 horas de debate, el Congreso se definió a favor de un derecho por el que los colectivos feministas luchan desde hace décadas. NODAL conversó con María de los Ángeles Sacnun, senadora de la provincia de Santa Fe por el Frente de Todos, la coalición oficialista.

¿Imaginó una diferencia tan importante en la votación? ¿Cómo se construyó este resultado?

En realidad trabajamos para obtener un resultado contundente, y creo que en el resultado que se acaba de concretar en la votación se traduce un enorme esfuerzo, un esfuerzo transversal en el Senado de la Nación entre los distintos partidos políticos, y fundamentalmente entre las compañeras senadoras, con quienes veníamos trabajando desde el año 2018 y aquellas que se sumaron en la nueva composición del Senado. Me parece que además de haber triunfado una ley de ampliación de derechos que se circunscribe en la órbita de la justicia social, del respeto al derecho de las mujeres y de las personas gestantes, al derecho a la igualdad, al derecho a la autonomía, al respeto por los derechos humanos al salir de la clandestinidad, y fundamentalmente garantizar el aborto seguro, legal y gratuito, se le suma también una modalidad de construcción política que debe ser ejemplar para otros acuerdos que habrá que consolidar en la República Argentina.

¿Qué momento del debate le parece importante retomar o resaltar?

Con respecto al debate, lo más importante es señalar que esta ley no promueve el aborto. Es una ley que no lo incentiva, sino que lo que hace es ni más ni menos que reconocer un hecho de la realidad social. Las mujeres abortaron, abortan y seguirán abortando. Debatimos en torno al aborto clandestino o el aborto legal. No se trata de una discusión binaria entre pro aborto o antiaborto, sino que en realidad estamos generando un debate que ahora, sin lugar a dudas, tiene que ir hacia la efectivización del derecho que se acaba de consagrar a través de esta ley.

Me parece que de alguna manera se tomó la posta que quedó en el año 2018 con el debate en el Senado. No puedo dejar de recordar las palabras de Pino Solanas, quien auguraba que si no salía en esa fría noche, seguramente iba a ser ley. Y así ha sido. Ahora hay que hacer efectivo que las mujeres pobres tengan la posibilidad de acceder a este derecho si así lo requieren, y que no tengan que ser condenadas ni a la selectividad del sistema penal, ni a la clandestinidad, ni a la estigmatización. Hasta hoy las que tenían poder económico podían practicarse un aborto en una clínica privada, pagando importantes honorarios para acceder a ese servicio de salud. Hoy la Argentina es más justa. Es un poco más justa y más democrática.

¿Qué impacto cree que podría tener esta aprobación en el resto de la región?

Creo que el impacto en la región es muy positivo. La Argentina ya se había puesto a la vanguardia con el movimiento Ni Una Menos, por supuesto recogiendo lo que han significado las luchas feministas. Y hoy, a través de una decisión muy importante del presidente de la Nación, quien en campaña ya había planteado la necesidad de enviar al Congreso este proyecto de ley, hace que tanto el movimiento de mujeres como el Ni Una Menos, que ha impactado en la región y en el mundo por el nivel de participación en las manifestaciones en la calle, vayan por más derechos para las mujeres.

Nosotros no creemos que el acceso al aborto legal, seguro y gratuito termine con la lucha de las mujeres, sino que este es un avance muy importante que impactará en toda la región, pero necesitamos seguir trabajando fundamentalmente en reducir la feminización de la pobreza. Y esto tiene que ver con trabajar por un modelo económico mucho más justo, con una mayor redistribución del ingreso, con más y mejores oportunidades para las mujeres tanto en la República Argentina como en toda la región, porque concebimos a al desarrollo de nuestro país en el ámbito del desarrollo de lo que significa la Patria Grande. El reposicionamiento geopolítico que ha generado no solamente la crisis del capitalismo financiero, sino también la pandemia, hace que la región se pueda reconfigurar pensando en un proyecto emancipatorio para todas y todos.


VOLVER

Más notas sobre el tema