Resistir al neoliberalismo: aprendizajes del No al ALCA – Por Pedro Wasiejko, especial para NODAL

843

Los conceptos vertidos en esta sección no reflejan necesariamente la línea editorial de Nodal. Consideramos importante que se conozcan porque contribuyen a tener una visión integral de la región.

Por Pedro Wasiejko *
 
El aprendizaje que nos dejó el ALCA es que las organizaciones sociales y sindicales tienen un rol clave en la lucha contra las políticas neoliberales.
La historia de nuestro país y de América Latina nos demuestra que cuando los movimientos y organizaciones sociales y sindicales se unen priorizando los intereses colectivos pueden generar hasta el más impensado acontecimiento.
Ese proceso de lucha sin fin, es el que nos permite seguir resistiendo la embestida de los grandes imperios que con sus políticas neoliberales arrebatan todo tipo de derecho.
Así sucedió aquel 5 de noviembre de 2005, cuando en la IV Cumbre de las Américas los presidentes de Argentina, Venezuela y Brasil se opusieron al Área de Libre Comercio que quería imponer Estados Unidos, con una plaza colmada de movimientos sindicales, sociales y ONGs que casi sigilosamente hacía años venían preparando ese momento.
Ese grito de No al Alca significó la demostración de valor que tienen la unidad, la buena comunicación, la generación de conciencia y las amplias alianzas populares para detener mayores saqueos. Simbolizó los años de debates, de concientización para superar diferencias y rispideces  y finalmente la unión de los movimientos sindicales, feministas, pueblos originarios, ambientalistas, organizaciones no gubernamentales, desde Alaska hasta Tierra del Fuego, que entendimos que esa era la forma de luchar contra el imperio que quería imponer su hegemonía.
En este fin de 2020 aparecen algunos atisbos de que puede volver a gestarse un movimiento continental de resistencia al neoliberalismo y de construcción de una alternativa como el triunfo de López Obrador en México, del Frente de Todos el año pasado en Argentina y la victoria reciente del MAS en Bolivia.
Pero hay que tener presente que el neoliberalismo y el atropello a las conquistas populares estuvieron, están y estarán como lo demostraron los últimos años de gobierno de derecha en América Latina.
Por eso, más que nunca este hito que se simbolizó en Mar del Plata, debe recordarnos que si hay una resistencia integracionista, de construcción colectiva, con unidad y claridad de objetivos, es posible vencer.
* Secretario General de la Federación de Trabajadores de la Energía, Industria, Servicios y Afines (FETIA-CTA) y secretario general del Frente Grande de la provincia de Buenos Aires.

VOLVER