Ing. Jorge Calzoni, rector de la UNDAV : “Una sociedad que no tolera las diferencias es una sociedad enferma”

177

Sabe que los tiempos que corren son complejos, para la Argentina, en particular, aunque también para el mundo entero. Los desafíos son múltiples. Pero el rector de la Universidad Nacional de Avellaneda (UNDAV), Ing. Jorge Calzoni, sostiene una mirada optimista de cara al futuro y confía en el rol fundamental de la educación: “tiene la obligación de colaborar en la creación de una sociedad más justa”, asegura.

Tiempo de balance

Es tiempo de balances y reflexión; de volver la vista atrás y evaluar lo realizado para pensar en lo que vendrá. En un 2020 difícil para todos y para todas, el Ing. Calzoni destaca con orgullo la respuesta de la comunidad universitaria ante la adversidad que significó la pandemia del nuevo coronavirus COVID-19. La labor del Centro de Telemedicina COVID – Universidad (CeTeC-U); la fabricación y distribución de protectores faciales para el personal de la salud; los diferentes voluntariados llevados a cabo como parte de la extensión universitaria; son algunos de los ejemplos que enumera. Además, “desde el punto de vista de la investigación, hubo trabajos interesantes enfocados en el COVID-19”, puntualizó.

“En el plano académico, pudimos sostener las clases online. En líneas generales, el campus y los diferentes sistemas informáticos funcionaron bien. Hay estudiantes que tuvieron dificultades con la cuestión de la conectividad y eso, lamentablemente, afecta. También hay algunas cuestiones en las que estamos trabajando, como el caso de las materias más prácticas, los laboratorios y las prácticas supervisadas”, explica.

Asimismo, valora la realización de la ceremonia de colación y la entrega de títulos, priorizando a la carrera de Enfermería en el contexto de emergencia sanitaria; como así también el funcionamiento del teletrabajo y de los medios comunicacionales.

Hacia una nueva normalidad pospandemia

El Rector dice entender la ansiedad que existe por volver a las actividades presenciales y sus esfuerzos y atención están siempre puestos en el cuidado de la salud de la comunidad universitaria. “Estamos diseñando esquemas graduales de bimodalidad de cara al próximo año -también en lo administrativo-. A partir de criterios y protocolos generales, los departamentos y las diferentes carreras propondrán decisiones particulares para el mejor desempeño y bienestar de los y las estudiantes en las distintas asignaturas”, afirma.

En tal sentido, asegura que “en el marco de la autonomía, las universidades son serias y tienen el compromiso para tomar las decisiones correctas” y que hay que contemplar las diversas situaciones de un sistema universitario heterogéneo. “No es la misma situación la de las provincias y la del conurbano. Son situaciones muy diferentes”.

Sede Riachuelo

Otro de los hechos salientes de 2020 para la UNDAV ha sido, sin duda alguna, la situación de la Sede Riachuelo en el edificio Beatriz Mendoza, destinado a la UNDAV y, finalmente, otorgado al Polo Judicial Avellaneda – Lanús. “Todavía no está terminada la cuestión desde el punto de vista judicial. No se hizo lugar al amparo, pero sí hay una cautelar. Lo que nosotros estamos planteando es el derecho a una cantidad de aulas que estaban comprometidas y que, de pronto, por una decisión unilateral del municipio y de la ACUMAR, no fueron destinadas a lo que estaba previsto originalmente”, explica el Ing. Calzoni.

“Tenemos que seguir discutiendo y planteando el tema. Como canta León Gieco, ‘todo queda guardado en la memoria’. Las comunidades no se olvidan de lo que pasó y mucho menos se olvidan cuando sienten que son estafadas en su buena fe con respecto a las promesas que se incumplen”, manifiesta.

Construir una épica de la tolerancia

El Rector de la UNDAV está convencido de que “la vida es una paleta de colores” y que tenemos “que ser respetuosos de lo que piensa el otro o la otra”. Y profundiza en el concepto: “Hay una mirada que es muy preocupante: la binaria. Es decir, se es amigo o enemigo, algo es blanco o negro. Creo que una sociedad que no tolera las diferencias es una sociedad que está enferma”.

En esta línea de ideas, el Ing. Calzoni toma muchas de las enseñanzas que el Papa Francisco da a conocer en Laudato si o en Fratelli Tutti, sus últimos escritos. “El gran problema es la desigualdad y la falta de compromiso con el otro o la otra, la falta de empatía”, plantea. “No hay manera en que la sociedad mundial pueda salir de esta situación si se siguen polarizando las posiciones, si se siguen estableciendo esquemas de castigo. Por eso hablo de una épica de la tolerancia”, sintetiza.

“Desde la educación, tenemos la obligación de poder reflexionar y cambiar la sociedad, hacerla un poco más justa y vivible. Se empieza por la tolerancia”, concluye.

Crecimiento

Durante la extensa charla, también resaltó el desempeño de la Universidad en el plano internacional, el sistema de créditos y el diseño curricular: “A partir del trabajo entre la UNQ, la UNAJ y la UNDAV, protagonizamos el mayor intercambio de estudiantes que hubo en todo el sistema universitario argentino”. En el año del 10° Aniversario de la Institución, el Ing. Calzoni cree que éste -junto a lo realizado a través de Trabajo Social Comunitario- ha sido uno de los puntos positivos a seguir impulsando en lo venidero.

“Tuvimos una curva de crecimiento muy importante que se detuvo en 2015 porque el gobierno anterior no tenía empatía con las universidades. Hay que tratar de recuperar la velocidad de crecimiento que supimos tener, ése es el gran desafío. Viene una etapa nueva en el mundo, en la Argentina y también en nuestra universidad, donde todos y todas debemos estar a la altura de las circunstancias”, refirió el Rector.

Los desafíos son múltiples. Pero el rector de la Universidad Nacional de Avellaneda sostiene una mirada optimista de cara al futuro y confía en el rol fundamental de la educación para cambiar el mundo.

Con Información


 

Más notas sobre el tema