Perú | Convocan a manifestación contra la nueva cuarentena y hospitales continúan colapsando

5.857

Ciudadanos organizan marcha de protesta contra la cuarentena impuesta por el Gobierno

Ante el anuncio de una cuarentena estricta desde el 31 de enero hasta el 14 de febrero, ciudadanos de Lima han convocado a protestas en contra de las medidas restrictivas decretadas por el gobierno de Francisco Sagasti.

La convocatoria para la manifestación denominada ‘Marcha contra la cuarentena’ fue realizada en distintas plataformas sociales para el próximo 31 de enero a las 4 p.m. en la Plaza San Martín.

Por su lado, el candidato a la presidencia, Rafael López Aliaga, también ha hecho pública su convocatoria de marcha contra la cuarentena para el sábado 30 de enero.

“Somos libres, seámoslos siempre”, escribió el líder de Renovación Popular en su cuenta de Twitter.

Los hashtags: “No a la Cuarentena”, “Desobediencia Civil”, “No al Toque de Quiebra” fueron tendencia en Twitter este miércoles.

Ojo


El drama regresa a Perú: noches en vela por un aliento de oxígeno

La fotografía de la desesperada carrera por buscar oxígeno se repite nuevamente en Perú, donde centenas de personas duermen a la intemperie, entre frazadas, plásticos y cartones, a la espera de un soplo que palíe, aunque sea por escasas horas, el sufrimiento de un ser querido infectado de COVID-19.

Desde hace días, cientos de tanques verdes, colocados en fila por orden de llegada, se aglomeran en las inmediaciones de un local que distribuye oxígeno medicinal en la ciudad portuaria del Callao, colindante con Lima.

Es una escena dramática que se repite apenas meses después de que la primera oleada del virus revelara la escasez en Perú de un implemento vital para atender los casos graves de la enfermedad.

La mayoría de cilindros lleva una etiqueta con el nombre del paciente que recibirá el oxígeno y, aunque muchos tienen una capacidad de 10 metros cúbicos, los familiares pasan noches en vela para rellenar apenas la mitad del tanque por S/ 100 (unos US$ 27).

Al llegar a ese establecimiento, luego de un viaje de dos horas desde el distrito limeño de Puente Piedra, María Ana Carrión Robles y su prima se encontraron con 180 balones en la cola. A un promedio de 120 recargas diarias, la mujer supo al instante que no iba a poder recargar los tanques de su hermana en menos de 48 horas.

“Me di con la sorpresa que todo eso estaba lleno”, hay una “tremenda cola”, así que “mañana estamos esperando que alguien nos cubra en el día para nosotras volver a pasar la otra noche aquí”, explicó a Efe.

TEMOR A LOS HOSPITALES

Los tanques llegan al Callao desde distritos alejados y carentes de abasto de oxígeno de la mano de familiares desesperados para salvar la vida a sus seres queridos, quienes en su gran mayoría reciben tratamiento en sus casas ante la desconfianza para acudir a alguno de los desbordados centros hospitalarios de la región.

“El hospital está más contaminado, están colapsados y no hay oxígeno”, describió Carrión.

En el mismo sentido se expresó un chico apodado Junior, de 21 años, quien se mostró convencido de que su tío enfermo está “mejor en casa”.

“Ahorita los hospitales están llenos y a parte si lo tenían lo iban a tener en una silla sentado, no le iban a dar una cama porque no hay camas”, aseveró el joven.

Vecino del alejado distrito limeño de Ancón, René Luque hace una semana que se alterna turnos de vigilancia con otros familiares para conseguir los cinco metros cúbicos de oxígeno que consume a diario un pariente suyo, que está en casa en un estado “muy grave”.

“Por el descuido de nuestras autoridades tengo que pernoctar aquí todos los días”, lamentó el hombre, desde la silla de plástico que colocó a apenas un metro de distancia de sus dos tanques.

Uno de ellos lo tomó prestado de unos conocidos suyos, mientras que el otro lo adquirió por S/ 2,500 (unos US$ 675), un valor casi tres veces superior al salario mínimo mensual, situado en los S/ 930 (unos US$ 250).

EL OXÍGENO DEL MERCADO NEGRO

Algunos familiares, más reticentes a comprar, optan por alquilar el balón a un precio de 100 soles diarios (unos 27 dólares) y otros, ante la falta de regularización de precios y la creciente demanda de oxígeno, se sienten seducidos por las ofertas del mercado paralelo.

A Carrión, por ejemplo, un “contacto” le ofreció un cilindro lleno con 10 metros cúbicos de oxígeno por S/ 1,500 (unos US$ 405), pero “lo podían conseguir para el viernes” y ya hubiera sido “muy tarde”.

Sobre el afloramiento de ese fenómeno se pronunció con Efe el dueño de esa empresa distribuidora de oxígeno del Callao, Luis Barsallo, conocido popularmente como el Ángel del Oxígeno.

De acuerdo con él, la astucia llevó a algunos inescrupulosos a hacerse pasar por familiares de enfermos para recargar cilindros y venderlos a un mejor precio.

“Hay mucha gente que contrata a señoras para que vengan con datos falsos y después los beneficiarios lo venden al mercado negro”, detalló Barsallo, quien añadió que incluso algunos vecinos se dedican a vender espacios de la fila.

A fin de evitar las mafias y garantizar un mayor control en las cercanías del local, la empresa solicitó el “apoyo de las autoridades” policiales de la región, que desde hace pocos días se encargan de resguardar la zona.

FALTA DE ANTICIPACIÓN

En esta tesitura afronta Perú la etapa inicial de la segunda ola de contagios del SARS-CoV-2, después de consolidarse como uno de los países del mundo con la mayor tasa de mortalidad por coronavirus en proporción a su población.

La postal de ahora retrata cómo la escasez de oxígeno amenaza de nuevo a un país que parece no haberse sabido anticipar al segundo pico de contagios de COVID-19. Y lo peor todavía puede estar por llegar.

De acuerdo con la Defensoría del Pueblo, en el escenario más leve de esa segunda ola, el país suramericano necesitaría producir poco más de un millón de metros cúbicos diarios de oxígeno, una cantidad que tendría que ascender a más de tres millones ante un panorama más dramático. Hoy, Perú solo produce 800 metros cúbicos por día.

El abrupto aumento de contagios en las últimas semanas, que según las cifras oficiales ya suman más de 1′102,795 y dejan cerca de 39,890 fallecidos, agudizó el colapso de los hospitales y generó largas listas de espera en las camas de Unidad de Cuidados Intensivos (UCI).

De acuerdo con el Ministerio de Salud, este lunes apenas quedaba una cama UCI en la red hospitalaria del Callao, cuatro en la región de Lima y 97 en todo el país, de las más de 1,900 habilitadas.

Ante este escenario, el Gobierno anunció la víspera que diez regiones de Perú, entre ellas Lima, ingresarán a cuarentena de a partir del próximo domingo 31, mientras el país espera la supuesta llegada inminente de las primeras dosis de vacunas procedentes del laboratorio chino Sinopharm.

Gestión


Mazzetti: Las camas UCI se están llenando más rápido que las de hospitalización

La ministra de Salud, Pilar Mazzetti, advirtió que las camas UCI son ocupadas por pacientes covid con mayor rapidez que las camas de hospitalización debido a que el coronavirus está presentando durante la segunda ola un comportamiento más agresivo. Vea aquí la galería fotográfica

Mazzetti sostuvo que en los diferentes establecimientos de salud del país se observó recientemente que las personas mayores con coronavirus se agravan muy rápido, en solo dos o tres días, mientras que los jóvenes presentan síntomas diferentes a la primera ola, por ejemplo cuadros digestivos (diarrea).

“Las camas de hospitalización se están ocupando, pero tenemos muchas disponibles, es lento el incremento; en cambio, en las Unidades de Cuidados Intensivos (UCI) el incremento de ocupación es muy rápido. Eso quiere decir que las personas se ponen mal, van a emergencia y de allí directamente a UCI”, explicó.

La diferencia entre camas de hospitalización y camas UCI es que las primeras están destinadas a pacientes estables, no graves, mientras que las segundas son para pacientes con un estado de salud crítico.

La titular de Salud manifestó que, tal como está ocurriendo en diferentes partes del mundo, la segunda ola del covid-19 está mostrando un comportamiento más agresivo y ello se debería a la aparición de las distintas variantes del virus, como la británica, que ya está en el Perú.

Frente a ese panorama, Mazzetti estimó que es muy probable que en las siguientes semanas veamos más casos que los reportados en la primera ola de la enfermedad, tal como está pasando actualmente en todos los países de Europa, Norteamérica y Asia.

Sostuvo que es el momento del trabajo conjunto entre la población y el Estado porque, anotó, “no hay pastillitas mágicas” y más bien “todos, a pesar del cansancio, debemos hacer nuestro máximo esfuerzo para respetar las normas y evitar los espacios cerrados y con poca ventilación”.

En otro momento, dijo que la cuarentena próxima a empezar el 31 de enero será algo distinta a la primera ola del coronavirus, cuando se cerró toda la parte de salud. “En cambio, ahora se está permitiendo la atención del primer nivel (postas y centros de salud), continuarán las atenciones quirúrgicas, de manera que las personas que no están afectadas por covid-19 no sufran como pasó en la primera ola”.

“Todos lo países hemos aprendido y estamos tomando medidas, que son de restricción ciertamente, pero al mismo tiempo adaptándonos a las circunstancias actuales y a la situación de nuestra población”, refirió durante la conferencia de prensa que brindó tras el Consejo de Ministros.

Andina


Perú registra 40.272 muertes por COVID-19 y 1 113 970 infectados

El número de casos positivos por SARS-CoV-2 en Perú subió a 1 113 970 luego de que se diagnosticaran 3.404 nuevos contagios y se confirmaran 6.731 más de los siete días anteriores, según datos del Ministerio de Salud (Minsa).

En las últimas 24 horas se procesaron 34.276 muestras y, a la fecha, ya van 6 176 497 pruebas realizadas, entre moleculares y serológicas.

Asimismo, el Minsa detalló que 165 personas fallecieron por COVID-19, por lo que la cifra de total de víctimas mortales se elevó a 40.272.

Por otro lado, se supo que 11.384 personas permanecen hospitalizadas y 1.931 de ellas reciben ventilación asistida en una unidad de cuidados intensivos (UCI).

Regiones no se dan abasto ante segunda ola

La ministra de Salud, Pilar Mazzetti, aseguró que el país recién ha comenzado a experimentar la segunda ola de contagios por coronavirus. Sin embargo, en las primeras semanas ya se ha visto un incremento exponencial de casos positivos y los hospitales han vuelto a colapsar.

Es el caso del Cusco, Enrique Arana, director de la zona de aislamiento para COVID-19 del hospital regional, señaló que hay más personas que requieren hospitalización. Dijo también que en la primera ola solo el 20% de los infectados requerían internamiento, pero ahora el 70% debe ser hospitalizado.

“No hemos aprendido nada”, comentó el médico, quien además refirió que las seis camas UCI del nosocomio están ocupadas.

En tanto, el director del Hospital III EsSalud Puno, Juan Carlos Mendoza Velásquez, también dio cuenta de la subida de casos positivos. “Si teníamos un promedio de 14 a 15 hospitalizados en anteriores meses, ahora tenemos 38”, informó.

Otro problema que afrontan las regiones es la falta de personal, ya que no se renovaron los contratos en la época donde había baja incidencia de positivos. Ante esto, dieron a conocer que nuevamente están haciendo convocatorias para reclutar a trabajadores de la salud, afirmó Arana.

La República

:


VOLVER

Más notas sobre el tema