Colombia | Comunidades indígenas de Antioquia se declaran en minga permanente para exigir protección

889

En minga permanente se declaran indígenas de Murindó, Antioquia

Por Maira Arbeláez Camaño

En los resguardos Río Murindó y Río Chageradó del Urabá antioqueño, las comunidades indígenas se declararon en minga permanente para exigir a las autoridades el cumplimiento de sus derechos, debido a la siembra de minas antipersonal en sus territorios por parte de grupos armados.

El consejero de Derechos Humanos y Paz de la Organización Indígena de Antioquia, (OIA), Alexis Espitia, dijo que las comunidades están atemorizadas, por lo que pidieron protección para transitar por sus resguardos.

“En nuestros llamados hemos sido enfáticos en señalar que los pueblos y territorios indígenas deben ser escenarios de paz y rechazamos la presencia de actores armados de todo orden, legales e ilegales”, dijo.

Cerca de doce comunidades indígenas se movilizarán pacíficamente por la zona este jueves, para que sus arengas sean escuchadas y les den las garantías de seguridad paraevitar un desplazamiento masivo en esa región del país.

¿Desminado militar?

Para proteger sus vidas, las comunidades ancestrales solicitaron con urgencia un desminado humanitario. El gobernador, Aníbal Gaviria, confirmó que después de un consejo de seguridad en la zona se avanzará un desminado militar, ya que por ahora el humanitario no es posible ante la presencia de actores armados.

Entre tanto, Alexis Espitia, insistió que por el alto riesgo al que están expuestos los aborígenes al transitar por sus resguardos, es necesario un desminado humanitario para que estén tranquilos.

El comandante de la Séptima División del Ejército, general Juvenal Díaz Mateus, condenó la siembra de minas antipersonal en Murindó, hecho que calificó como un crimen de lesa humanidad. Aseguró que en la zona se adelantan operativos para proteger a la población civil.

La FM


Pueblo Embera confinado y desplazado en Murindó, Antioquia

Contagio Radio conoció, a través de la Comisión Intereclesial de Justicia y Paz, que, desde el 4 de febrero, la vida e integridad del pueblo embera del río Murindó en Antioquia, está en peligro. Los embera se encuentran confinados, después de haber sido desplazados por los enfrentamientos armados entre la guerrilla del ELN y paramilitares de las AGC, que, según lo denunciado, actúan con apoyo de las fuerzas armadas.

Las comunidades embera de Murindó ha vivido en medio de operativos y enfrentamientos armados hace más de un año. Sin embargo, la última semana la violencia se ha recrudecido; la situación de riesgo en el territorio los ha obligado a desplazarse y confinarse para proteger su vida.

Terror, desplazamiento y confinamiento

Según lo informado, el 4 de febrero, 179 personas organizadas en 40 familias del resguardo de Bachidubi y 15 personas de la comunidad de Guagua se desplazaron forzosamente hacia el caserio Viejo, ubicado a una hora del resguardo indígena de Bachidubi, huyendo de los enfrentamientos armados.

La comunidad denunció que el 6 de febrero, recibió un audio de un presunto mando del ELN en el que se les advertía que se instalarían minas antipersona en caminos principales “para enfrentar a las AGC y los militares que los apoyan”. Asimismo, en el mensaje se establecía que, a partir del medio día del 7 de febrero estaba prohibida la entrada y salida en el resguardo de Murindó y Chageradó.

Además, se denunció que se les restringió la libertad de expresión prohibiendo a la población buscar señal para comunicarse. Finalmente, en la comunicación también prohibieron la actividad pesquera y se exigió acataran las medidas mencionadas anteriormente para evitar afectaciones a la vida de los civiles.

La Comisión Intereclesial de Justicia y Paz denunció que el lunes 8 de febrero 23 familias, en total 104 personas, de la comunidad de Chimiadó en Murindó se refugiaron en la escuela comunitaria debido enfrentamiento armado entre las AGC y el ELN, a menos de un kilómetro de la comunidad.

EL 10 de febrero se reportó que el ELN se ha ubicado muy cerca de los caseríos de nueve comunidades, situación que los pone en inminente riesgo de una ofensiva de las AGC. Dichas comunidades se encuentran arrinconadas con temor de que se presenten enfrentamientos violentos, además denuncian estar desabastecidas, sin agua, alimentos ni medicamentos. También aseguraron que varias mujeres y niños han enfermado de gripa y presentan síntomas de paludismo.

La comunidad reclama la presencia de organismos estatales para establecer una misión humanitaria nacional e internacional que los derechos territoriales, vida e integridad de los pueblos embera del río Murindó.

Contagio Radio


VOLVER

 

Más notas sobre el tema