Crisis en Haití | La oposición nombra un gobierno de transición mientras Jovenel Moise intenta sostenerse en el cargo

1.599
Contexto NODAL
La situación política, social y económica en Haití es caótica. Según la Constitución, el presidente Jovenel Moïse debía terminar su mandato el 7 de febrero de 2021. No obstante, el mandatario decidió aferrarse al cargo y prolongar su estadía al menos un año más. Para eso llevó adelante una serie de medidas como una nueva constitución que está impulsando y la creación de un Consejo Electoral Provisional elegido a dedo para realizar futuras elecciones. Sin embargo, Moïse encuentra el rechazo y la resistencia del pueblo haitiano en las calles a través de protestas masivas y de la oposición política que pretende instalar un nuevo presidente. A pesar de las manifestaciones que exigen su salida, Moïse cuenta con el apoyo de las Fuerzas Armadas, el Secretario General de la OEA y los Estados Unidos.

Haití: la oposición nombra un gobierno de transición y se agrava la crisis

Varios partidos y organizaciones de la oposición de Haití nombraron este lunes al juez Joseph Mécène Jean-Louis “presidente de la transición”, al considerar que el domingo finalizó el mandato del actual gobernante, Jovenel Moise. Jean-Louis, magistrado de 72 años y miembro del Tribunal de Casación desde 2011, grabó un video en el que dijo que acepta “la elección de la oposición y de la sociedad civil para poder servir al país”.

El presidente Moise, en cambio, sostiene que su mandato al frente de Haití se extiende hasta el 7 de febrero de 2022. El desacuerdo sobre la fecha surgió porque Moise fue elegido en una votación anulada por fraude, pero resultó reelecto un año después. El ministro de Justicia, Rockefeller Vincent, agregó más desconcierto al declarar a una radio que su gobierno procederá a la detención inmediata del presidente designado por la oposición.

“Acepto la elección de la oposición y de la sociedad civil para poder servir a mi país como presidente interino de la transición de la ruptura. Que Dios se apiade de la nación haitiana”, dijo Jean-Louis en un video de un minuto y diez segundos difundido por redes sociales. Su “nombramiento” se produjo un día después de que Moise denunciara que otro juez de la Corte de Casación había organizado un complot para dar un golpe de Estado e insistiera en que su mandato concluye el año próximo.

El asediado mandatario pidió a la oposición que se una para realizar “reformas efectivas” a la Constitución de Haití. “El presidente no se va. Sigue aquí. Sentémonos juntos para dar otro rumbo al país”, expresó.

Durante su discurso del domingo, Moise no dejó de culpar a la actual Carta Magna de la división que, según él, causa en el país. “Acompáñame, permanezcamos juntos. Ven a buscarme para que nos sentemos a dialogar para construir una nueva Constitución y celebrar elecciones. Me quedan 364 días en el poder. No habrá transición”, afirmó.

Las autoridades haitianas anunciaron que habían frustrado un plan de golpe de Estado contra Moise, quien asegura haber escapado de un intento de asesinato. La policía detuvo a 23 personas que portaban seis armas de fuego y varios machetes en un domicilio particular de la capital.

Varios partidos opositores condenaron las “detenciones ilegales” de las personas acusadas de conspirar contra el Estado. “La democracia está amenazada y el Estado de derecho está en peligro”, dijo André Michel, vocero del Sector Popular Democrático.

Michel calificó las detenciones como “una verdadera represión sistemática”, y llamó a la población a manifestarse en las calles para exigir la renuncia del presidente Moise. “Estamos esperando que abandone el palacio nacional para poder proceder a la instalación de Jean-Louis”, aseguró Michel en declaraciones radiales.

Haití no tiene un Parlamento en funciones desde enero de 2020. El presidente Moise, aislado, gobierna desde entonces por decreto, alimentando la creciente desconfianza de la población, minada por la pobreza y que sufre a diario la violencia de las bandas criminales.

Página 12


Mécène Jean Louis désigné, comme nouveau Président de la transition par l’opposition

L’opposition politique a désigné, Mécène Jean Louis, juge à la Cour de Cassation, comme nouveau président de la transition.

« Après une concertation largement large entre l’opposition Plurielle et la Société Civile militante, Maître Joseph Mécène Jean Louis, le juge le plus ancien de la Cour de Cassation de la République, a été choisi pour diriger la Transition de Rupture. Que Dieu Bénisse Haïti ! », a déclaré le porte-parole du secteur démocratique et populaire Me André Michel, dans un tweet.

Dans un court message vidéo rendu public dans la nuit du dimanche à lundi, le magistrat de 72 ans, qui siège à la Cour de Cassation depuis 2011, annonce qu’il a accepté le choix de l’opposition et de la société civile pour pouvoir servir son pays comme « Président Provisoire de la transition».

Soulignons que, le conseil supérieur du pouvoir judiciaire avait annoncé, dans une résolution que le mandat du Président Jovenel Moïse avait pris fin, le dimanche 7 février 2021.

5 des 9 membres du CSPJ exigeaient l’application de l’article 134.2 de la constitution.

L’opposition politique appelle à la désobéissance civile. Jovenel Moise est désormais un simple citoyen aux yeux des opposants.

Metropole


Crisis en Haití: arrestan a más de 20 personas tras la denuncia del presidente Moïse de un intento de golpe de Estado y un “complot para matarlo”

“Le doy alas gracias al jefe de seguridad de palacio. El objetivo de estas personas era atentar contra mi vida”, señaló Moïse. “Ese plan fue abortado”.

Moïse no ofreció detalles o pruebas, pero el ministro de Justicia de Haití, Rockefeller Vincent, declaró que el gobierno frustró un intento de golpe de Estado.

Entre los detenidos se encuentran el juez de la Corte de Casación (la máxima instancia judicial de Haití) Ivickel Dabrésil y la inspectora general de la policía.

“El juez ha hecho un complot para dar un golpe de Estado para desestabilizar el país”, dijo el ministro de Justicia en una rueda de prensa junto al primer ministro, Joseph Jouthe, y otras autoridades.

“Democracia amenazada”

Varios partidos políticos y organizaciones de la oposición condenaron de inmediato las detenciones, que calificaron de “ilegales”.

“La democracia está amenazada y el Estado de derecho está en peligro”, dijo André Michel, portavoz del Sector Popular Democrático, partido político de izquierdas, en una conferencia de prensa celebrada en su oficina.

Michel calificó las detenciones como “una verdadera represión sistemática”, a la vez que hizo un llamamiento a la población a seguir manifestándose en las calles para exigir la dimisión del presidente Jovenel Moïse, que según la oposición termina su mandato este mismo domingo 7 de febrero.

Pero Moïse insiste en que su presidencia de cinco años concluye en febrero de 2022.

El mandato del expresidente Michel Martelly terminó en 2016, pero las caóticas elecciones de 2015 forzaron el nombramiento de un presidente provisional por un año hasta que Moïse fue investido en 2017.

Protestas y huelgas

La llegada del 7 de febrero, el día que según la Constitución debía ocurrir el traspaso de poder, estuvo precedida por una oleada de protestas y huelgas que han culminado con la militarización de las calles de Puerto Príncipe y otras ciudades a lo largo de la nación caribeña.

“El foco actual de las tensiones es que, de acuerdo con un grupo creciente de actores, el mando del presidente termina este domingo y el presidente tiene una interpretación diferente”, le djo a BBC Mundo Alexandra Filippova, del Instituto por la Justicia y la Democracia en Haití.

“Pero no hay ninguna ventana al diálogo. Cada una de las partes está haciendo posicionamientos muy fuertes y a estas alturas los escenarios sobre qué pasará no son muy alentadores”, agregó.

La semana pasada, la oposición haitiana anunció que nombraría una “comisión de transición” para elegir un “presidente interino” entre los miembros de la Corte Suprema y convocar elecciones en un plazo de dos años.

Moïse, por su parte, anunció esta semana un referendo para el próximo abril para aprobar una serie de reformas a la Constitución que, entre otros elementos, permite la reelección presidencial por dos términos consecutivos, algo prohibido desde el fin de la dictadura de los Duvalier (1986).

El Universo


El Ejército de Haití manifiesta su apoyo al presidente Jovenel Moise

El Ejército de Haití manifestó este lunes su apoyo al presidente Jovenel Moise después de que la oposición haya nombrado a un “presidente interino” para tratar de reemplazarlo, y advirtió de que los militares defenderán “el orden democrático”.

“Las Fuerzas Armadas de Haití reafirman su determinación a respetar la Constitución y las autoridades legítimas, democráticamente elegidas por la población”, dice un comunicado firmado por el comandante en jefe, teniente general Jodel Lessage, difundido por fuentes oficiales.

Actualmente, el Ejército cuenta con un pequeño contingente de unos 450 militares, ya que las Fuerzas Armadas fueron disueltas en 1995, tras su participación en un golpe de Estado, y fueron refundadas en 2017 por decisión del presidente Moise.

En el comunicado, los militares advierten de que asumirán “plenamente” su misión constitucional de “asegurar la seguridad nacional, defender la integridad del territorio y el orden democrático y el Estado de Derecho”.

El comandante Lessage manifestó “sus vivas preocupaciones ante la evolución de la situación política en el país” y pidió a la población mantener “la serenidad” y confianza en las instituciones republicanas.

La oposición haitiana nombró este lunes un “presidente interino”, el juez Joseph Mécène Jean Louis, al considerar que el mandato de Moise concluyó el domingo.

Moise defiende que su mandato dura un año más, hasta el 7 de febrero de 2022, y este domingo denunció que un grupo estaba conspirando para llevar a cabo un golpe de Estado y atentar contra su vida.

El Comercio


Ante crisis en Haití ONU considera “muy importante que todas las partes implicadas traten sus diferencias por medios pacíficos”

El secretario general de la Organización de las Naciones Unidas (ONU), Antonio Guterres, y su misión en Haití, siguen la situación en ese país “con inquietud”, afirmó este lunes su portavoz, quien consideró “muy importante que todas las partes implicadas traten sus diferencias por medios pacíficos”.

En la habitual rueda de prensa, Stéphane Dujarric subrayó igualmente que la ONU esperaba los resultados de la investigación conducida por la policía de Haití sobre “23 personas arrestadas durante el fin de semana y sospechosas de tentativa de golpe de Estado”.

Preguntado sobre si la ONU considera todavía como legítimo al presidente Jovenel Moise, cuyo mandato terminó el domingo según sus opositores, el portavoz afirmó, sin comentar de forma más precisa, que fue elegido en noviembre de 2016 y “prestó juramento en febrero de 2017 para un mandato de cinco años”.

La oposición haitiana lanzó un pulso al controvertido presidente al designar a un dirigente que debe encargarse de asegurar la transición en un país en crisis, al día siguiente del anuncio realizado por el jefe del Estado de que había escapado a una tentativa de asesinato.

El desacuerdo de fechas sobre el fin del mandato del presidente surge del hecho de que Moise resultara elegido durante un escrutinio que resultó anulado por fraudes, y después reelegido un año más tarde.

Este lunes los partidos de la oposición de Haití nombraron a un líder de transición frente al cuestionado presidente Jovenel Moïse, al que acusan de haber prolongado ilegalmente su mandato por un año más.

En un mensaje de vídeo transmitido durante la noche del domingo, un magistrado de 72 años, Joseph Mécène Jean-Louis, miembro del Tribunal de Casación desde 2011, leyó un breve discurso en el que dijo que “acepta la elección de la oposición y de la sociedad civil para poder servir al país como presidente interino de la transición”.

Proceso


Gobierno de Haití acusa a juez de violar las leyes

El ministro haitiano de Justicia, Rockefeller Vincent, acusó hoy al juez Joseph Mécène de violar las leyes, al aceptar la presidencia de un eventual Gobierno de transición.
Vicent aseguró a una radioemisora local que el letrado podría correr la misma suerte que su colega Yviquel Dabrésil, arrestado la víspera e implicado en un intento de golpe de Estado y magnicidio, según denunciaron las autoridades.

Dabrésil junto a una veintena de personas está acusado de ‘conspiración contra la seguridad interior del Estado’, precisó el funcionario.

Al querer usurpar el título de presidente de la República, el ‘autoproclamado’ viola lo dispuesto en el artículo cinco de la Ley del Estatuto de la Magistratura: ‘Se prohíbe a los jueces y funcionarios del Ministerio Público cualquier acción política o manifestación de carácter partidista’, escribió el ministro en sus redes sociales.

Mécène, de 72 años, es el más antiguo juez de la Corte de Casación y según los partidos de la oposición tiene la misión de dirigir la administración provisional en los próximos dos años.

En un breve discurso a la nación trasmitido en sus redes sociales dio por terminado el mandato presidencial de Moïse, y aceptó la elección de la oposición política y la sociedad civil ‘para servir a mi país como presidente de la transición de ruptura’, aseguró.

El presidente Jovenel Moïse aún no se pronunció con respecto al nombramiento, pero este lunes recibió el apoyo de la Unión Europea, que apeló un acuerdo inclusivo ente los actores políticos y abogó por la celebración de elecciones generales y legislativas justas y transparentes.

Para los sectores de la oposición, organizaciones sociales, líderes religiosos, Federación de Abogados y el Poder Judicial, el mandato de Jovenel Moïse concluyó el domingo último, según un artículo que establece la reducción del mandato si se presentaron irregularidades en el proceso electoral.

Esta coalición alega que la disposición es aplicable en el contexto actual pues las elecciones canceladas en 2015 por denuncias de fraude se reanudaron en 2016.

Moïse no está de acuerdo con esta interpretación y dijo la víspera que la Constitución establece un periodo presidencial de 60 meses, del cual él solo cumplió 48.

El País


VOLVER

Más notas sobre el tema