Crisis en Haití | Manifestantes exigen la renuncia de Moise y realizan segunda jornada de huelga general contra la inseguridad

1.121

Haití vive segunda jornada de huelga general

Haití vivió este lunes su segunda jornada de paro general promovido por sindicatos en protesta contra la inseguridad y el clima de violencia de las bandas armadas.

Nuevamente convocan a los gremios transportistas, escuelas, comercios e industrias a respetar la interrupción laboral y demandan al gobierno establecer un clima de paz.

La víspera, la capital de Haití se paralizó y solo unos pocos negocios abrieron sus puertas. Tampoco funcionó la transportación colectiva y disminuyeron de manera considerable los comerciantes informales.

En otras ciudades como Cabo Haitiano (norte) y Les Cayes (sur) también respetaron la huelga. En esta última, incluso, decenas de manifestantes salieron a las calles a demandar que el presidente Jovenel Moïse culmine su mandato el domingo próximo.

El movimiento sindical denuncia el auge de la inseguridad, en particular el secuestro, un fenómeno que se recrudeció desde mediados del pasado año, sin que la Policía pueda contrarrestarlo.

Organizaciones de derechos humanos revelaron que al menos mil personas fueron víctimas durante 2020, aunque la cifra podría ser mucho mayor, alertaron.

El presidente Jovenel Moïse reconoció el lunes último que el secuestro es una de las principales problemáticas del país, y reiteró su promesa de combatirlo.

También criticó a quienes presuntamente utilizan ese flagelo con fines políticos y desestabilizadores. ‘La justicia los perseguirá’, dijo el mandatario durante una intervención en línea.

Además del paro, sectores de la oposición estiman que el mandato constitucional de Moïse expira el 7 de febrero y ya lograron un acuerdo para su sustitución por un juez de la Corte de Casación.

Esta franja promueve manifestaciones antigubernamentales y un llamado a levantamiento nacional para forzar al jefe de Estado a traspasar el poder.

Prensa Latina


Jovenel Moise promete combatir los secuestros “con dureza” en medio de huelga general

El presidente haitiano, Jovenel Moise, prometió este lunes que combatirá los secuestros “con dureza» en medio del primer día de una huelga general de 48 horas que paralizó el comercio, el transporte, las escuelas, la administración pública y afectó el sector informal, el más dinámico del país.

“Este secuestro, pueblo haitiano, es un secuestro que tiene un padrino y una madrina. Garantizo que los encontraré; cuando se haga, espero que nadie diga que es una persecución política o un abuso de poder”, dijo el gobernante en un discurso a la nación.

Las palabras de Moise parecen intentar restar impacto a la paralización de actividades que se cumplió este lunes en las principales ciudades de Haití, en una jornada convocada por amplios sectores de la oposición y otros movimientos que exigen la salida del mandatario el 7 de febrero próximo.

“Ustedes que eligen hacer esto para exasperar al pueblo, serán encontrados. (…) no estamos aquí para denunciar el secuestro, estamos aquí para combatirlo. Es una lucha sin cuartel”, dijo el mandatario, al recodar el caso de un niño de ocho años secuestrado hace unas semanas.

En ese orden, aseguró que dotará al sistema de inteligencia haitano “de toda la tecnología para acabar” con el secuestro y prometió luchar “en cuerpo y alma” para lograrlo.

En Puerto Príncipe el transporte fue paralizado, aunque sí circularon los mototaxis y se vio a centenares de personas caminando para llegar a su destino.

Las patrullas de la policía vigilaron el área metropolitana. También en las calles de Les Cayes (sur) varios centenares de personas se manifestaron para exigir la renuncia del presidente, quien ha reiterado en innúmeras ocasiones que su mandato finaliza el 7 de febrero pero de 2022, al asegurar que fue elegido para un período de cinco años.

“A los que quieren utilizar el secuestro con fines políticos y desestabilizadores, vamos a encontrarte. Pondremos las trampas a todos los que impidan al pueblo vivir en paz”, afirmó el jefe de Estado en su discurso.

Para Moise los secuestros tienen un claro matiz político, que persiguen alejar a los ciudadanos de los centros de votaciones de las elecciones presidenciales, legislativas y municipales programadas para este año.

“El secuestro es un gran problema que hace que la gente tenga miedo de ir a votar”, insistió el gobernante.

Los secuestros en el país -para exigir rescate- se han recrudecido desde octubre pasado. Como en todos sus últimos discursos, Moise descartó cualquier posibilidad de abandonar su cargo en la fecha que exige la oposición y reiteró que solo “dará el poder al pueblo haitiano».

La oposición argumenta que el mandato del presidente termina en febrero de 2021 en virtud de un artículo de la Constitución que prevé un adelanto del inicio del período presidencial si hay problemas con el recuento de votos en las elecciones, artículo aplicable a este caso por lo que ocurrió con las elecciones de 2015, anuladas por denuncias de fraude y repetidas en 2016.

Sin embargo, las cuentas de Moise, que asumió el poder el 7 de febrero de 2017 para cumplir un mandato de cinco años, le permiten permanecer en la jefatura del Estado hasta 2022, para lo que cuenta con el apoyo de la Organización de Estados Americanos (OEA), Estados Unidos y otros países.

En medio de la incertidumbre política, Moise promueve una reforma constitucional, que espera sea sometida a un referéndum en abril próximo, antes de las elecciones presidenciales y legislativas programadas para el 19 de septiembre.

“Si estás dormido, despierta. Te lo repito- las cosas no son iguales. Es el pueblo el que tendrá la última palabra, no tu. Te lo repito, se acabó”, dijo Moise en alusión directa a sus opositores, a quienes espetó que “si alguien quiere llegar al poder” debe presentarse a las elecciones.

El Día


Oposición de Haití acuerda un eventual gobierno de transición

Las principales organizaciones opositoras de Haití lograron un acuerdo para la transición tras la eventual salida del presidente Jovenel Moise, aunque aún hoy trabajan en establecer un programa concreto.

La alianza que no incluye al popular partido Fanmi Lavalas, fundado por el expresidente Jean Bertrand Aristide, contempla la sustitución del mandatario por un juez de la Corte de Casación.

Tras varios meses de negociaciones esta franja pactó constituir una Comisión Nacional para el Establecimiento de la Transición, que debe elegir al presidente, primer ministro y los integrantes del gabinete, además de controlar la acción gubernamental.

Los partidos aprobaron una administración interina de dos años, compuesta por 14 ministros, cuyo mandato finalizará con la toma de posesión del jefe de Estado electo, según el documento final.

La Comisión Nacional también elegirá a los miembros del ûrgano de Control Transitorio que velará por el respeto a las leyes y la ética en la gestión de asuntos políticos, además de garantizar que las autoridades escuchen las demandas de los ciudadanos.

El acuerdo de la oposición llega en medio de nuevos disturbios políticos que reclaman la renuncia de Moise.

La víspera cientos de personas en la capital y otras ciudades como Petit-Goave, Mirebalais, Verretes, Cabo Haitiano y Saint-Marc salieron a las calles, levantaron barricadas y bloquearon avenidas para exigir que el gobernante respete la Constitución.

«El pueblo está asfixiado con este sistema, con el grupo extranjero que dirige nuestro país, pero esto ya terminó», dijo el excandidato presidencial Moise Jean-Charles, al frente de simpatizantes de su partido Pitit Dessalines.

En medio de la incertidumbre política, un Senado desarticulado tras perder dos tercios de sus integrantes en enero de 2020 convocó para esta semana a un diálogo nacional con el fin de alcanzar un acuerdo global que impida el «caos inminente y estabilice al país».

Por su parte, el presidente reiteró recientemente que no se retirará de su puesto como exigen los opositores.

Los hostiles argumentan un artículo de la Constitución y estiman que el proceso electoral en el cual salió vencedor Moise comenzó en 2015, por lo que su mandato termina en 2021.

Para el gobernante, esta es una interpretación errónea de la carta magna y asegura mantenerse al frente del país hasta 2022.

Al Momento


Politique : Paralysie globale des activités, au premier jour d’une grève générale, le 1er février 2021, contre Jovenel Moïse et contre les actes de criminalité en Haïti

Toutes les branches d’activités (scolaires, commerciales, administration publique, banques commerciales, services divers) sont paralysées, en Haïti, ce lundi 1er février 2021, au premier jour d’une grève générale de deux jours, lancée par les organisations syndicales de transports en commun contre Jovenel Moise et contre les actes de criminalité, incluant le kidnapping, observe l’agence en ligne AlterPresse.

A l’appel de plusieurs organisations syndicales de transports publics et de propriétaires de véhicules, fonctionnant sur le territoire national, la plupart des activités sont paralysées, ce lundi 1er février 2021, sur le territoire national.

Les principales villes en province ainsi que les sections communales sont également paralysées.

Les habitantes et habitants déclarent qu’il faut en finir avec l’absence de gestion politique et la multiplication des actes de criminalité, incluant les actes d’enlèvement et de séquestration de personnes, qui continuent à créer de l’anxiété chez les familles en Haïti.

« Nous allons observer les journées de grève générale, pour exprimer notre ras-le-bol, contre la situation actuelle. L’heure est à la rébellion contre le statu quo, contre les violences et contre les violations systématiques de droits humains sur le territoire national », plaident de nombreuses voix.

Aucune disposition institutionnelle, y compris de la Police nationale d’Haïti (Pnh), n’est prise, pour contrecarrer et mettre fin aux actes de banditisme.

Ce lundi 1er février 2021, les usines de sous-traitance (dénommées « factories ») sont fermées, non seulement à Port-au-Prince, à Croix-des-Bouquets et Tabarre (municipalités au nord-est de la capitale), mais aussi à Ouanaminthe et Trou du Nord (Nord-est d’Haïti).

A Port-au-Prince, le commerce informel fonctionne au ralenti.

Des individus non identifiés ont placé des tessons de bouteilles ainsi que des pierres en différents endroits, surtout à la rue Brun Ricot (avenue Martin Luther King, plus connue sous le nom de Nazon), en vue d’empêcher la circulation de motos-taxis et de véhicules de transports en commun.

Les chauffeurs de motos-taxis fonctionnent timidement au centre-ville de Port-au-Prince et dans plusieurs communes, où des patrouilles policières sillonnent les rues.

La perturbation des activités et de la circulation automobile est aussi observée à Carrefour (municipalite au sud de la capitale) notamment à Diquini où les rues sont presque désertes.

Cette même situation de paralysie est aussi remarquée, au niveau de la station Saint-Charles (Carrefour), où les véhicules de transport sont absents.

Tôt dans la matinée de ce lundi 1er février 2021, les rues de Delmas (municipalité au nord-est de Port-au-Prince), de Carrefour et de zones avoisinantes ont été complètement clairsemées.

Les transports en commun était totalement paralysés, à quelques rares exceptions dans certaines zones. Plusieurs personnes ont été contraintes de marcher à pieds pour leurs activités, alors que d’autres ont dû payer des tarifs exorbitants pour le transport en motocyclettes.

Plusieurs stations de véhicules, notamment carrefour des routes de Delmas et de l’aéroport international de Port-au-Prince (dénommé kafou rezistans), Delmas 32, Pétionville (municipalité à l’est) et Bas de Delmas, Poste Marchand (centre-ville de Port-au-Prince) sont pratiquement paralysées, à l’exception de quelques véhicules privés qui circulent dans les rues.

Mis à part le commerce informel, sont totalement paralysés le commerce formel et les institutions scolaires.

Des traces de pneus usagés enflammés sont constatées à divers coins de rue.

Cette situation est observée un peu partout dans le pays, notamment au Cap-Haïtien (département du Nord), aux Cayes (Sud), aux Gonaïves (Artibonite), à Mirebalais (Plateau central), Léogane (Ouest), etc.

La situation parait globalement calme, partout sur le territoire national, lors même que les riveraines et riverains craignent d’éventuelles turbulences liées aux mobilisations en cascade, déclenchées depuis janvier 2021 pour exiger le respect de la Constitution, qui fixe au dimanche 7 février 2021 le mandat de Jovenel Moise comme président.

La grève générale, pour les lundi 1er et mardi 2 février 2021, est appuyée par plusieurs secteurs de la vie nationale, notamment la Plateforme des syndicats d’enseignantes et d’enseignants haïtiens et plusieurs organisations de chauffeurs de moto-taxis.

Un accord politique préconise un Conseil national de transition

Entre-temps, différentes organisations ainsi que plusieurs partis politiques d’opposition sont parvenus, le vendredi 29 janvier 2021, à conclure un accord historique, qui préconise un Conseil national de transition, devant gérer le pays, à partir du 7 février 2021, date d’échéance du mandat de Jovenel Moise.

Ces organisations et partis politiques d’opposition affirment leur détermination à maintenir la pression et les mouvements de mobilisation pour contraindre Jovenel Moise à respecter son mandat constitutionnel.

Le mandat de Jovenel Moise doit prendre fin le dimanche 7 février 2021, analyse la Fédération des barreaux d’Haïti (Fbh, des 18 juridictions sur le territoire national), se référant à divers articles de la Constitution.

A coté des actes de kidnapping, la population est de nouveau confrontée, aujourd’hui, à une rareté inexpliquée de gazoline (pour la quatrième fois depuis décembre 2020).

A la fin du mois de janvier 2021, beaucoup se sont évertués à se ravitailler (acquisition d’un minimum de produits alimentaires), dans la perspective, dès les premiers jours de février 2021, d’une nouvelle réalité de pays « locked » (suspension totale de l’ensemble des activités régulières, à l’instar de la période de septembre à novembre 2019 en Haïti).

AlterPresse


VOLVER

Más notas sobre el tema