El gobierno de Panamá pide a Rusia 3 millones de dosis de la vacuna Sputnik V

479

Epidemiólogos y especialistas en salud pública advirtieron que el país debe prepararse para una tercera ola de la Covid-19, la cual podría comenzar dentro de ocho semanas, luego de la apertura de actividades económicas.

El epidemiólogo Arturo Rebollón subrayó que hay que aprovechar este tiempo para reducir los casos al máximo, de tal manera que cuando llegue esta nueva ola, no impacte tanto.

En este escenario, ayer se conoció que el ministro de Salud, Luis Francisco Sucre, envió una nota al director del Fondo Ruso de Inversión Directa, Kirill Dmitriev, en la que le pidió 3 millones de dosis de la vacuna Sputnik V.

Según Sucre, el Gobierno quiere las dosis para 1.5 millones de personas (2 dosis por persona con 21 días entre dosis), para recibirlas en marzo de 2021.

El Ministerio de Salud reportó ayer mil 107 casos y 23 defunciones nuevas.

Tercera ola, una amenaza para el país

Panamá atravesó en julio una primera ola de casos de la Covid-19 y, entre diciembre y enero, una segunda ola. Ahora, según epidemiólogos y especialistas en salud pública, la amenaza de una tercera ola de contagios es real, si se toma en cuenta que cada vez que ocurre un repunte en Europa se repite en el istmo.

En el viejo continente hay países, como España, Francia y Alemania, que están experimentando un incremento de casos como consecuencia de las nuevas variantes del virus, las cuales aumentan su transmisión.

Para el epidemiólogo Arturo Rebollón, lo que está ocurriendo en Europa es como “ver el futuro”, ya que con la reapertura de varias actividades en el país sin mayor control sanitario o cumplimiento de medidas de bioseguridad, pudiéramos tener una aceleración de casos en ocho semanas.

“Las olas de casos siempre ocurren primero en los países de Europa y luego se replican en América”, dijo.

En palabras de Rebollón, la llegada de esta tercera ola es “inminente”, pero para evitar su gran impacto hay que aprovechar el tiempo actual vacunando a la mayor cantidad de personas en el menor tiempo posible, establecer regulaciones a los negocios para que operen en espacios abiertos y usar caretas faciales, porque tendremos una alta circulación del virus cuando se reporte esa tercera ola.

“Ahora que hay menos virus, hay que llevarlo a cero. A la velocidad que tenemos podemos ganar, ya que tenemos 25% de casos menos por semana. Eso quiere decir que la próxima semana tendremos 25% menos y, si se mantiene ese ritmo, en ocho semanas habrían 100 casos diarios, que es cuando llegaría la tercera ola”, explicó.

Ante la posible amenaza, considera que la apertura de actividades en los próximos días debe ser segura y envió un mensaje a las autoridades de Salud para que en lugar de regañar y colocar multas a la población que se encuentra en los espacios abiertos, mejor actúen como un maestro que imparte lecciones y no se cansa de enseñar.

Vacunación

A juicio del especialista en salud pública Jorge Luis Prosperi, la tercera ola es una posibilidad real en Panamá, pero con un nuevo elemento en la pandemia, que es la vacunación.

“Si no se consigue vacunar al 70% de la población para alcanzar la inmunidad de rebaño este año y si la población, gobierno y empresa privada no cumplen con la parte que tienen que cumplir, podría darse este repunte de casos del que tanto se habla en Europa”, advirtió.

De hecho, resaltó que esta tercera ola está muy ligada a las dos variantes de SARS-CoV-2 descubiertas recientemente, primero en Reino Unido e Irlanda del Norte, a la que se denominó VOC 202012/01, y luego en Sudáfrica, llamada 501Y.V2.

En ese contexto, dijo que los hallazgos epidemiológicos de modelización y clínicos preliminares sugieren que el SARS-CoV-2 VOC 202012/01 ha aumentado la transmisibilidad, y los datos preliminares también indican que no hay cambios en la gravedad de la enfermedad.

Sin embargo, enfatizó en que la Organización Mundial de la Salud recomienda evitar los lugares abarrotados de gente, los entornos de contacto cercano y los entornos confinados y cerrados.

Por su lado, el ministro de Salud, Luis Francisco Sucre, advirtió del riesgo para el país de una tercera e incluso una cuarta ola.

El ministro destacó que Panamá está saliendo de su segunda ola, mientras que hay otros países que están en su tercera y cuarta ola de la enfermedad.

Sucre manifestó que tienen un plan para aumentar la cantidad de camas para atender a los pacientes, entre ellas, las 300 camas que se habilitaron en el Hospital Covid-19, ubicado en la Ciudad de la Salud.

A su vez, detalló que se ha ampliado la cantidad de camas en Aguadulce, Coclé; Chitré, Herrera; David, Chiriquí, y Santiago, Veraguas, entre otras ciudades. “Las medidas adoptadas [cuarentena] han dado su fruto, pero es importante mantener el autocuidado”, enfatizó.

Sucre estuvo reunido ayer con autoridades sanitarias del Ministerio de Salud, la Caja del Seguro Social y el Ministerio de Comercio e Industrias, con quienes evaluó el resultado de las medidas tomadas para contener la pandemia. Además, abordaron las próximas reaperturas para los meses de febrero y marzo.

De acuerdo con el Ministerio de Salud, desarrollan acciones para bajar la cadena de contagios y evitar una tercera ola de la Covid-19 con el apoyo de los Equipos Unificados de Trazabilidad en la provincia de Panamá, donde se reporta el 25% del total de casos activos.

Ya la Organización Mundial de la Salud (OMS) ha avisado a la población mundial que hay que prevenir una tercera ola de contagios.

“Cada uno debe hacer su propia gestión del riesgo y ser ellos los propios agentes para reducir al máximo el riesgo de contagio. Hay que prevenir ya los contagios, independientemente de lo que vaya a pasar”, ha planteado la directora de Salud Pública y Medioambiente de la OMS, María Neira.

Prensa

Más notas sobre el tema