En la recta final, tiempo para la reflexión – El Telégrafo, Ecuador

463

Los conceptos vertidos en esta sección no reflejan necesariamente la línea editorial de Nodal. Consideramos importante que se conozcan porque contribuyen a tener una visión integral de la región.

Ecuador está a solo una semana de nuevos comicios. Los 13.099.150 ecuatorianos que están habilitados para votar acudirán a las urnas para elegir al nuevo Presidente y Vicepresidente, 15 asambleístas nacionales, 116 provinciales y 6 del exterior. Solo estará pendiente la elección de los 5 parlamentarios andinos.

Ha sido un recorrido atípico: la campaña, salvo en contadas circunstancias en las cuales se observaron caminatas y caravanas, se concentró más en la promoción a través de las redes sociales; uno de los argumentos ha sido el intento por captar el voto joven, pero también la pandemia del covid-19 limitó a los candidatos realizar continuos actos masivos, pues las tarimas estuvieron ausentes.

Hubo incertidumbre respecto de cuántos candidatos a la Presidencia estarían en la papeleta, las impugnaciones, apelaciones y objeciones primaron en el trayecto; finalmente quedaron 16; así, desde el 31 de diciembre hasta la fecha, las redes sociales fueron invadidas de mensajes, promesas, ataques y contraataques, como si fueran disparos al aire.

De los 13.099.150 votantes, 6.466.855 son hombres y 6.632.295 mujeres. Un total de 12.688.911 votará en territorio nacional y 410.239 lo hará en el exterior. Todos ellos acudirán a las 40.853 Juntas Receptoras del Voto. De ellas, 39.917 estarán en territorio nacional y 936 en el exterior; 19.738 serán de hombres y 20.179 de mujeres.

Este lunes inicia la recta final; falta poco para que el ruido de la campaña se silencie y los ciudadanos, desde el viernes, entren a la necesaria reflexión para que el domingo 7 de febrero acudan con conciencia a depositar su voluntad soberana en las urnas.

Las cartas están sobre la mesa, le corresponde al ciudadano, con el poder del voto decidir su futuro y el futuro de la nación. La democracia, una vez más, saldrá fortalecida con la participación del electorado, respetando las disposiciones de las autoridades electorales, especialmente en lo que respecta a la bioseguridad. Lo importante es que la expresión viva de la decisión del soberano sea respetada. Así saldrá fortalecida la institucionalidad.

El Telégrafo

Más notas sobre el tema