Haití | Continúan las protestas contra el gobierno y el presidente Moïse los acusa de golpistas

1.721

Contexto NODAL
La situación política, social y económica en Haití es caótica. Según la Constitución, el presidente Jovenel Moïse debía terminar su mandato el 7 de febrero de 2021. No obstante, el mandatario decidió aferrarse al cargo y prolongar su estadía al menos un año más. Para eso llevó adelante una serie de medidas como una nueva constitución que está impulsando y la creación de un Consejo Electoral Provisional elegido a dedo para realizar futuras elecciones. Sin embargo, Moïse encuentra el rechazo y la resistencia del pueblo haitiano en las calles a través de protestas masivas y de la oposición política que pretende instalar un nuevo presidente. A pesar de las manifestaciones que exigen su salida, Moïse cuenta con el apoyo de las Fuerzas Armadas, el Secretario General de la OEA y los Estados Unidos.

Haití, al borde del estallido

Haití vive un estado de rebelión popular, disgregación estatal e incertidumbre. Todos, hasta el presidente, que resiste como puede en su cargo, hablan de un «cambio radical», mientras las elites políticas y económicas siguen desangrando el país. Entre tanto, el desacreditado Jovenel Moïse se mantiene en el poder con apoyo de Estados Unidos.

La disputa sobre el final del mandato es consecuencia de la primera elección de Moise. En octubre de 2015 fue electo para un mandato de cinco años en comicios cuyo escrutinio fue cancelado por fraudes y luego volvió a ser elegido un año después. Tras esa última elección, las manifestaciones exigiendo su dimisión se intensificaron en el verano boreal de 2018.

Ese año debían realizarse elecciones legislativas y municipales pero fueron aplazadas y generaron un vacío de poder. Moise sostiene estar habilitado para seguir en el cargo por otro año.

En los últimos años, la sociedad civil ha hecho campaña contra la corrupción y la inseguridad, con la proliferación de pandillas en todo el país.

En una carta difundida el viernes diversas organizaciones defensoras de los derechos humanos y civiles criticaron a la misión de Naciones Unidas en Haití por brindar apoyo técnico y logístico a los planes del presidente de celebrar un referéndum de reforma constitucional en abril y luego elecciones presidenciales y legislativas.
El Consejo superior judicial de Haití dio cuenta del fin del mandato de Moise, al declararse “extremadamente preocupado por las graves amenazas resultantes de la falta de un acuerdo político ante la expiración del mandato constitucional del presidente” el 7 de febrero de 2021, según una resolución divulgada el domingo. El mandatario, no obstante, desconoce el fallo.

El presidente gobierna sin el control del poder legislativo desde el año pasado y dice que se mantendrá en el cargo hasta el 7 de febrero de 2022, en una interpretación de la Constitución rechazada por la oposición, que ha desatado protestas por considerar que su mandato terminó el domingo pasado.

Estados Unidos aceptó el viernes la posición de Moise. El portavoz del Departamento de Estado, Ned Prince, dijo que Washington ha pedido “elecciones legislativas libres y justas para que el Congreso pueda retomar el poder que le corresponde”.

En tanto, Jovenel Moise nombró este viernes a tres nuevos jueces de la Corte de Casación para sustituir a los tres magistrados que cesó el pasado lunes tras acusarlos de participar en un golpe de Estado.

El nuevo decreto aparentemente no se ajusta a las reglas establecidas por la Constitución para la elección de los magistrados del alto tribunal, del mismo modo que la orden ejecutiva con la que mandó a retiro a los otros jueces.

La Ley fundamental reserva al Senado la prerrogativa de presentar una terna de tres candidatos a integrar la Corte de Casación, entre los que el presidente debe elegir a un único magistrado.

Los tres nuevos magistrados nombrados por Moise son Octélus Dorvilien, Louiselmé Joseph y Pierre Harry Alexis.

Actualmente, el Senado está prácticamente clausurado y solo un tercio de sus 30 miembros conservan su mandato, ya que el Parlamento no se renovó a tiempo debido al aplazamiento de las elecciones previstas para 2019.

El pasado lunes, Moise ordenó por decreto la jubilación forzosa de los jueces Joseph Mécène Jean Louis, Yvickel Dabrésil y Wendelle Coq Thelot, por supuestamente tramar un golpe de Estado.

Dabrésil fue arrestado el pasado fin de semana y puesto en libertad este jueves, por orden judicial, mientras que Jean Louis, decano de la Corte de Casación, aceptó el pasado lunes el nombramiento de la oposición para asumir el cargo de ‘presidente interino’ del país, en un desafío a la autoridad de Moise.

Esta semana Estados Unidos y la Organización de Estados Americanos (OEA) expresaron su preocupación por la legalidad del decreto mediante el cual se ordenó la jubilación de los magistrados.

La disputa entre el Ejecutivo y los jueces, apoyados por la oposición, ha sumido a Haití en una grave crisis política.

Televisión Pública


Jovenel Moïse: “Un grupo de oligarcas quiere apoderarse de Haití”

Por Jacobo García

Desde el domingo pasado Haití tiene dos presidentes. Uno, Jovenel Moïse, de 52 años, cumplió su cuarto año en la presidencia. El segundo es Joseph Mécène, un juez de 72 años apoyado por la oposición, pero ignorado por la comunidad internacional, que juró el cargo con un mensaje grabado en una habitación sin más testigos que su cuenta de Facebook y una bandera de Haití. El autonombramiento llegó acompañado de disturbios de grupos violentos que sembraron el miedo y dejaron desiertas las bulliciosas calles de Puerto Príncipe. El actual presidente sostiene que hay un golpe de Estado en marcha organizado por un grupo de familias y empresarios “que controlan los principales recursos del país, que siempre han puesto y quitado presidentes y que utilizar la calle para crear desestabilización”, dice en una entrevista telefónica con El PAÍS desde su despacho en Puerto Príncipe.

Hijo de un comerciante y una costurera, Jovenel Moïse insiste en que no dejará el poder hasta febrero de 2022, pero la tensión en el país sube semana a semana. A la crisis política se suma un año de espanto debido a la pandemia, los huracanes y la ola de violencia y secuestros que han llevado el hartazgo a una población que cuenta en su poder con más armas que nunca, tal y como señalan los expertos a este diario. Paralelamente, la descomposición social mantiene inalterable su macabro compás. A la misma hora que el juez se proclamaba presidente, aterrizaba en Puerto Príncipe otro avión procedente de Estados Unidos con medio centenar de emigrantes deportados, entre ellos 21 niños. Según el académico Ralph P. Chevry “estamos siendo testigos de la creación de una Somalia en las Américas”, escribió esta semana en The Washington Post.

El origen político del conflicto está en las convulsas elecciones de 2015. Michel Martelly finalizó su gestión, pero los caóticos comicios convocados obligaron a nombrar un presidente interino de otro partido, hasta que la autoridad electoral reconoció la victoria de Moïse un año después. Para la oposición su Gobierno comenzó el día que Martelly dejó el poder y le acusa de “dictador” por gobernar por decreto desde hace un año. La tensión subió esta semana tras la detención de 23 personas acusadas de conspirar e intentar asesinarlo.

“Mi mandato empezó el 7 de febrero del 2017 y termina el 7 de febrero del 2022. Entregaré el poder a su propietario que es el pueblo de Haití. Los oligarcas corruptos acostumbrados a controlar a los presidentes, a los ministros, al parlamento y al poder judicial piensan que pueden tomar la presidencia, pero solo hay una camino: elecciones. Y yo no participaré en esas elecciones”, dice para despejar dudas sobre las acusaciones de la oposición de querer prolongarse en el poder. Sobre quién está detrás del intento de golpe, el mandatario señala sin citarlos a los Vorbe, una de las familias más poderosas, dueñas de la electricidad en el país. “El golpe de Estado no es un hecho puntual sino una secuencia de acciones. Hasta ahora los Gobiernos eran títeres de los grupos económicos, pero esto hoy esto no sucede y nuestras decisiones sientan muy mal a quienes se sienten poderosos e intocables. Un pequeño grupo de oligarcas están detrás del golpe y quiere apoderarse del país”.

Policías detienen a un manifestante durante las protestas – Foto: Jeanty Junior Augustin

En los últimos 35 años, el primer país de América Latina en conseguir la libertad, cuando en 1803 los hombres de Petion y Dessalines pasaron por el machete en pocas semanas a miles de franceses, ha tenido 20 presidentes que van de generales a pastores evangélicos. Jovenel Moïse fue elegido en 2015 con la promesa de llevar agua corriente y electricidad a todo el país. Por aquel entonces, de los nueve millones de caribeños que no tenían luz, siete estaban en Haití. Sin embargo, en los comicios solo participó el 21% de la población y obtuvo 600.000 votos en un país de 11 millones de habitantes. Con poco respaldo en la calle y bloqueado por el Congreso, Moïse ha contestado gobernando por decreto desde hace un año, lo que ha recibido las críticas de la comunidad internacional. “No es cierto que sean protestas masivas ni por todo el país, no las hay. Son grupos pequeños de 30 o 50 personas en Puerto Príncipe o Gonaives. Personas manipuladas y violentas”.

Algunos de los males de la inestabilidad política en Haití, sostiene Moïse, tienen que ver con la Constitución de 1987, que se ha propuesto reformar. El sistema político haitiano da escaso poder al presidente controlado por el Congreso y un primer ministro, lo que le obliga a negociar hasta sus ministros. Moïse confirma que se celebrará un referéndum en abril. El nuevo texto creará el cargo de vicepresidente y elimina el de primer ministro, unirá Congreso y Senado en una sola cámara y dotará derechos para elegir y ser elegido a los haitianos en el exterior. “Yo no me beneficio de la nueva constitución sino el pueblo haitiano. Yo no participaré en las elecciones” insiste. “La nueva constitución trata de equilibrar los tres poderes que actualmente acapara el legislativo. Le pongo un ejemplo, yo gané las elecciones, pero durante 22 meses no puede resolver ninguno de mis compromisos de Gobierno porque no pude ni siquiera nombrar a mi Gobierno. Otro cambio importante tiene que ver con la diáspora ¿cómo usted puede entender que queden a un lado de la construcción del país los haitianos más capaces y económicamente fuertes del país? Hoy no tienen ni siquiera derecho al voto y quiero que puedan elegir y ser elegidos para ministros o diputados”, explica vía telefónica. Otro de los reproches de la oposición es su intención de perpetuarse, pero Moïse respondió que “la estabilidad es uno de los grandes problemas del país por lo que si alguien lo hace bien debe poder estar dos mandatos de cinco años. Pero yo no voy a presentarme a las elecciones”, insiste. Actualmente la constitución permite dos periodos pero no consecutivos.

Si algo tienen claro los presidentes de Haití es que su mandato dura lo que tarda Estados Unidos en bajar el pulgar. Durante los últimos cuatro años Jovenel Moïse ha vivido un idilio con Donald Trump debido, entre otras cosas, a su activismo contra Venezuela. La maquinaria chavista respondió filtrando todo tipo de documentos sobre una supuesta corrupción vinculada a PetroCaribe que marcó el principio fin de la estabilidad en el país. Con la llegada de Biden tanto el Departamento de Estado, la OEA (Organización de Estados Americanos) y el Core group, el grupo de países amigos entre los que está Canadá, Estados Unidos, Francia, España o Brasil respaldan la opción de que Moïse concluya mandato en 2022, aunque exigen restaurar el equilibrio de poder.

“No he tenido la oportunidad de conversar personalmente con Biden, pero las relaciones con Estados Unidos son las mejores y no pienso que vaya a cambiar en el futuro”, dijo. Sobre las críticas ante los últimos decretos sobre la creación de unos servicios secretos o tipificar de terrorismo las protestas, Moïse defiende a que “es normal que haya críticas y entiendo sus preocupaciones. Pero debo decirle, que estoy trabajando para disipar sus inquietudes”.

Sin embargo, al margen de la política el problema que hunde en el pánico a la población es el crecimiento y la fuerza que han adquirido las bandas violentas. Los secuestros y robos son habituales en la capital y organizaciones como Médicos Sin Fronteras han tenido que suspender algunas consultas, que solo ellos atienden en el país, por la frecuencia de tiroteos en la capital a cualquier hora del día. A falta de informes fiables, los expertos consultados por este periódico coinciden que hay más armas que nunca distribuidas entre la población. “En un país donde hay mucha miseria, es normal entre personas sin conciencia, utilizar a los más débiles para hacer el trabajo sucio y garantizar sus intereses. Por eso tenemos tantas armas en los barrios desfavorecidos. Cuando usted ve a una persona con los pies descalzos y un arma de miles de dólares en la mano, entiendes que trabajan para grupos delictivos. Hay un nuevo jefe de la policía y un plan concreto desde noviembre. Pero, desde mi llegada al poder, estamos persiguiendo a bandas y poderosos narcotraficantes que actúan como si el país les perteneciera. Luchamos contra todo un negocio de armas en el país”, responde el mandatario.

En medio de la crisis política, Haití tuvo poco tiempo para recordar el aniversario del terremoto que en 2010 mató en un puñado de segundos a casi 250.000 personas. Aquel 11 de enero el mundo entero volteó hacia el país más pobre del hemisferio occidental y se volcó en el envío de ayuda humanitaria sin precedentes. Fueron tantos los organismos internacionales que Haití llegó a ser conocida como la “república de las ONG”. Sin embargo, más de una década después los mismos males sobrevuelan nuevamente. “Lamento decirlo como presidente de Haití, pero perdimos la oportunidad de hacer un país distinto. Tuvimos el problema de la inestabilidad política y no supimos qué hacer con los proyectos que llegaron de los fondos internacionales. Pero no podemos rehacer la historia y debemos empezar de nuevo. Fue duro para nosotros que durante 11 años recibimos mucho y los resultados son muy mínimos”.

El País


Crise : Nouvelles mobilisations de l’opposition, le dimanche 14 février 2021, pour exiger le respect de la Constitution en Haïti

L’opposition politique envisage de manifester à nouveau, ce dimanche 14 février 2021, en Haiti, notamment dans la capitale, Port-au-Prince, pour forcer Jovenel Moïse à laisser la présidence politique, dont le mandat constitutionnel a expiré depuis le dimanche le 7 février 2021, en conférence de presse, dont a pris connaissance l’agence en ligne AlterPresse.

Le Secteur dit démocratique et populaire invite toute la population à participer à la manifestation du dimanche 14 février 2021, lors de cette conférence de presse, donnée, le mercredi 10 février 2021, par des signataires de l’accord politique de l’opposition, pour la gestion de la transition de rupture.

« Nous nous battrons dans les rues, dans les collines… contre cette dictature, pour que le pays puisse fonctionner normalement et évolue en paix, Tous les secteurs doivent accompagner la population pour mettre fin à ce règne de terreur ».

Dans un tweet, le Secteur démocratique et populaire condamne la dispersion violente, le mercredi 11 février 2021, à Port-au-Prince, par les autorités policières, de la manifestation pacifique des étudiants et des citoyens contre la dictature en Haïti.

Le photojournaliste Dieu-Nalio Chéry ainsi que le journaliste Johnny Fils-Aimé ont été blessés, lors du mouvement de protestations du mercredi 10 février 2021, à Port-au-Prince.

Un véhicule de la Radio Télévision Pacific et du journal Le National, à bord duquel se trouvaient des journalistes et autres personnels du dit média, a été également ciblé de gaz lacrymogène, par des policiers.

Le Secteur démocratique et populaire préconise la poursuite de la mobilisation, pour faire respecter la Constitution.

De plus en plus de secteurs, très mécontents de la situation dramatique (massacres, répression et violations systématiques de droits humains…) créée par l’équipe tèt kale, depuis plusieurs années, sur le territoire national, projettent aussi de continuer de manifester dans les rues, contre la dictature en Haïti.

Alter Presse

Más notas sobre el tema