Haití | Gobierno divulga proyecto de nueva Constitución y la oposición presiona para la salida del presidente

911

Autoridades de Haití divulgan proyecto de nueva Constitución para superar crisis

Las autoridades haitianas hicieron público este miércoles un proyecto de nueva Constitución que fortalecería los poderes del presidente, actualmente más controvertido que nunca, con la esperanza de salir de los bloqueos políticos que paralizan el país.

El texto, elaborado por una comisión designada unilateralmente por el presidente Jovenel Moïse, podría entrar en vigencia si la mayoría de los haitianos lo aprueba en el referéndum programado para el 25 de abril.

El documento, con 282 artículos, prevé la supresión del cargo de Primer Ministro en favor de la creación de un vicepresidente, elegido al mismo tiempo que el presidente en comicios a una sola vuelta.

Esta disposición permitiría a Haití evitar la parálisis de la acción gubernamental: que se da con cada cambio de gabinete y la aprobación de la política general del Primer Ministro por parte del poder Legislativo, que siempre ha sido objeto de largas negociaciones con los parlamentarios.

El texto también prevé la abolición del Senado y una redistribución, aún no definida, de los distritos electorales para la elección de diputados.

Los haitianos residentes en el exterior estarían representados en esta cámara única por al menos el 5% de los diputados. La integración en la vida política de la diáspora, permitiéndole votar pero también ser elegida para un gran número de funciones, sería una gran innovación.

El proyecto también permitiría a los ciudadanos el derecho a disfrutar de múltiples nacionalidades.

En la actualidad, un haitiano es solo un individuo nacido de al menos un ciudadano haitiano que nunca ha tenido una nacionalidad extranjera. Los casos de naturalización, por matrimonio o después de cinco años de residencia, son extremadamente raros en el país más pobre de las Américas.

Este proyecto de Constitución también establece el servicio militar obligatorio para todos los jóvenes de 18 años.

El futuro del proyecto depende sobre todo del desenlace de la crisis política que crece día a día.

La oposición política y un número creciente de organizaciones de la sociedad civil consideran que el mandato del presidente Moïse llega a su fin el domingo.

Pero según la interpretación de la Constitución que hace el mandatario, debe dejar el poder el 7 de febrero de 2022.

El contexto de tensiones se ve agravado por el creciente dominio, en los últimos años, de bandas armadas en todo el territorio, lo que ha alimentado la ira de los haitianos contra las autoridades, acusadas de inacción, si no incluso de complicidad con los delincuentes.

Los sindicatos del transporte organizaron una huelga el lunes y martes para protestar contra el aumento de los secuestros.

Tuvo un gran éxito: las calles de la capital y las principales ciudades quedaron desiertas, con escuelas y negocios a puertas cerradas. Hasta la fecha, ningún pandillero ha sido llevado ante la justicia.

TVN


Movimientos opositores plantean un Consejo de Transición en Haití para remplazar al presidente

Organizaciones y partidos políticos de la oposición en Haití han propuesto la creación de un Consejo Nacional de Transición para que sustituya al actual presidente, Jovenel Moise, a partir del domingo, ya que entienden que el 7 de febrero expira el mandato del actual jefe de Estado.

Moise sostiene que su mandato de cinco años comenzó con la toma de posesión de febrero de 2017, algo que también respaldan la Organización de Estados Americanos (OEA). Sin embargo, la oposición esgrime que el reloj comenzó a correr un año antes, después de unas caóticas elecciones que derivaron en una presidencia interina.

Las discrepancias políticas se han trasladado a la calle, donde han aumentado las protestas en el último mes. Esta misma semana, se han celebrado varios paros convocados por sindicatos y movimientos opositores, con vistas a aumentar la presión para la jornada del domingo, llamada a ser un punto de inflexión.

Un grupo de organizaciones se han unido ahora para plantear que haya un Consejo de Transición que dure dos años y que siente las bases del futuro político del país caribeño, según la agencia de noticias AlterPresse. De él formarían parte 15 miembros, siete de ellos de la sociedad civil y ocho representantes de partidos y grupos opositores.

La Conferencia Episcopal se ha sumado también este martes a las voces que piden a Moise que se replantee su futuro, argumentando que “hay una ley para todos” y debe aplicarse el mismo rasero que impuso a otros cargos electos, lo que pasa en opinión de los obispos por que dimita como presidente de Haití este próximo domingo, informa ‘Le Nouvelliste’.

La cúpula eclesiástica ha advertido de que “el país está al borde de la explosión” y ha llamado a buscar “consensos”. “El descontento está en todas partes, en casi todas las áreas”, ha lamentado en su mensaje los obispos, que consideran “imprescindible” pronunciarse públicamente dada la tensa situación actual en Haití, “de extrema angustia”.

Moise, que sí ha reconocido graves problemas de inseguridad, ha evitado por ahora realizar concesiones en materia de gobierno y defiende el calendario electoral para los próximos meses, consistente en un referéndum constitucional previsiblemente en abril y comicios presidenciales y legislativos en septiembre.

Listín Diario


Izquierda dominicana apoya oposición de Haití contra presidente Moise

La izquierda revolucionaria dominicana apoyó a la oposición de Haití en su lucha para exigir que el presidente Jovenel Moise concluya su mandato y salga del gobierno.

Un comunicado entregado a la redacción de Acento explica que 30 organizaciones del movimiento social y político de República Dominicana convocaron un “plantón solidario con el pueblo haitiano”.

La protesta se llevará a cabo el viernes 5 de febrero de 10 a 11 de la mañana frente a la legación diplomática de la República de Haití, ubicada en la calle Juan Sánchez Ramírez, en la zona universitaria en Santo Domingo.

Las organizaciones y partidos de la izquierda revolucionaria dominicana entregarán un documento contentivo de las demandas del pueblo haitiano, que según asegurarn actualmente se moviliza y exige respeto a la Constitución en su artículo 134-1, que establece que “la duración del mandato presidencial es de cinco años. Este plazo comienza y finaliza el 7 de febrero siguiente a la fecha de las elecciones”.

Recordaron que el Art 134-2 de la Constitución de Haití reza: “La elección presidencial tiene lugar el último domingo de octubre del quinto año del mandato presidencial. El presidente electo asume el cargo el 7 de febrero siguiente a la fecha de su elección. (…)

Indicaron que el presidente Jovenel Moise termina su mandato presidencial este 7 de febrero.

Acusaron al presidente de Haití de agravar la crisis estructural, de someter al pueblo a más pobreza “con inhumanas políticas neoliberales”, y de pretender imponerse más allá de lo que manda el orden constitucional.

Recordaron que el pueblo haitiano se ha movilizado para exigir la dimisión de Moise, porque supuestamente está envuelto en la corrupción que desapareció más de 4 mil millones de los fondos de PetroCaribe.

Las organizaciones y partidos de la izquierda revolucionaria dominicana incluyen dentro de las demandas del pueblo haitiano el cese de la violencia, los secuestros y las violaciones sexuales por parte de bandas armadas.

Agregaron que Moise, con el apoyo de la OEA y Estados Unidos, pretende modificar la constitución de la República de Haití y llamar a elecciones para perpetuarse en el poder.

En la convocatoria las organizaciones destacan el valor histórico del pueblo haitiano, que en 1804 logró ser la primera república negra en doblegar al colonialismo con una triunfante revolución y fue la primera en abolir la esclavitud y enarbolar la dignidad del hombre-mujer no importando su origen étnico.

Resaltaron que históricamente Haití se solidarizó con otros pueblos que luchaban lograr la libertad, como lo hizo Alexander Petión con el Libertador Simón Bolívar, o el “Batallón Haitiano” durante la invasión norteamericana a República Dominicana en 1965, cuando la sangre haitiana, como la del poeta Jacques Viau, fue derramada para abonar la soberanía de la República Dominicana.

Acento


Gobierno de Haití trata de normalizar actividades tras paro general

El gobierno de Haití convidó a los ciudadanos a reiniciar hoy las actividades habituales, tras los dos días de huelga general que paralizaron la capital y otras ciudades.
El primer ministro Joseph Jouthe dijo estar consciente del ‘hartazgo’ de la población ante el secuestro y el clima de inseguridad, y aseguró que las autoridades tomarán medidas concretas para combatir este fenómeno.
La mayoría de las actividades comerciales y docentes estuvieron suspendidas en Puerto Príncipe y otras ciudades como Cabo Haitiano y Les Cayes, en un movimiento impulsado por los gremios sindicales contra la creciente violencia.

Jouthe felicitó a los ciudadanos que no cedieron a las incitaciones a la violencia de los especialistas en ‘caos y sangre’, en alusión a la oposición política que alista acciones para forzar la salida del presidente Jovenel Moïse el domingo próximo.

Destacó los esfuerzos de la Policía para restablecer el clima de paz en el país, en especial en los barrios desfavorecidos.

También pidió la colaboración de la población para enfrentar la inseguridad y convocó a los sindicalistas a un diálogo que permita encontrar respuestas adecuadas a esta problemática.

Además de la inseguridad, que cobró un millar de vidas durante 2020, Haití esta inmersa en una profunda crisis política que se agudiza mientras se acerca el 7 de febrero. En esta fecha partidos y organizaciones de la oposición y de la sociedad civil, estiman que llega a su fin el mandato constitucional de Moïse.

Argumentan que la Constitución prevé un adelanto del inicio del período presidencial si existen problemas con el recuento de votos en las elecciones, una disposición que consideran aplicable en este caso pues los sufragios de 2015 fueron anulados por denuncias de fraude y repetidos en 2016.

El jefe de Estado, en cambio, valora de errónea dicha interpretación de la carta magna y reitera que juró como presidente en 2017 por un periodo de cinco años. Asegura entonces que permanecerá en su puesto hasta 2022.

En medio de la pugna política, la oposición intensifica las acciones para obligar al presidente al traspasar el poder y convocaron para mañana y el jueves a un paro laboral, además de protestas el próximo fin de semana.

El País

Más notas sobre el tema