México | Christie’s vende piezas de culturas azteca, maya, mixteca y tolteca a pesar del reclamo del gobierno mexicano

2.198

 

Christie’s recauda tres millones de dólares en la subasta de las piezas prehispánicas reclamadas por México

Por Redacción Nodal Cultura

El pasado martes la casa Christie’s en París, Francia, concretó la subasta pública anunciada bajo el título de Quetzalcoatl: serpent à plumes (Quetzalcoatl: serpiente emplumada). En la misma se vendieron 30 de las 33 piezas prehispánicas de las culturas azteca, maya, mixteca y tolteca. La colección estaba compuesta de esculturas, vasijas, máscaras, platos y figuras provenientes de estados como Veracruz, Nayarit, Guerrero, Guanajuato, Colima, Chiapas y el Estado de México. La mayoría han sido tallados en piedra o elaborados con barro y por su venta a coleccionistas privados se alcanzó la cifra de recaudación de 2 millones 539 mil 125 euros de recaudación. Incluso fueron compradas 3 que el Instituto Nacional de Antropología e Historia de México (INAH) informó serían falsas.

El gobierno mexicano ha sostenido la disputa legal para impedir la subasta de piezas del patrimonio arqueológico, cultural e histórico, pero las leyes francesas impiden la recuperación de piezas arqueológicas por los países de origen. Aunque según la secretaria de Cultura, Alejandra Frausto, se ha recuperado cerca de 2500 piezas, la legalidad en Francia hace muy difícil tener éxito en estos casos. “No es novedosa nuestra inconformidad, lo que sí es nuevo es la batalla pública”, expresó Frausto. “México no podía mostrar cómo salieron las piezas y de qué manera (que es uno de los requisitos del gobierno francés), de ahí que los exhortos ayudan a dar visibilidad. Nos hemos apoyados en un acuerdo temprano que hicimos con la Secretaría de Relaciones Exteriores, en el trabajo diplomático para que haya un posible cambio”.

Sobre 3 de las 33 piezas subastadas Diego Prieto, titular del INAH, explicó que denunciaron ante la Fiscalía General de la Republica (FGR) por tres piezas falsas aunque la legislación francesa favorece ese tipo de transacciones en el ámbito de lo privado, lo que dificulta la intervención del Estado mexicano. Para la coordinadora Nacional de Asuntos Jurídicos del INAH, María Villarreal, era “difícil parar la subasta”.

La ley mexicana es terminante al respecto de la vetan de este tipo de bienes patrimoniales: son inalienables e inembargables y es delito imprescriptible la exportación de piezas arqueológicas. Por esa razón el INAH presentó una denuncia ante la fiscalía mexicana para emprender acciones legales contra esta subasta, una lucha en la que también se involucró la Secretaría de Relaciones Exteriores.

Frausto detalló que la legislación francesa es hostil para la recuperación de piezas patrimoniales que han salido de terceros países de manera ilegal, por las que no hay manera de demostrar el momento y la forma de su extracción. Dado que buena parte de los bienes patrimoniales mexicanos salieron del país ante de que se promulgara la Ley Federal sobre Monumentos y Zonas Arqueológicos, Artísticos e Históricos que los protege, la comercialización de esas piezas serían protegidas por la legislación mercantil francesa.

En las leyes del país galo, indicó la secretaria de cultura “la carga de la prueba está situada en la posesión. Allá se presume que la posesión es legal y, a partir de eso, es como vender un bien privado dentro del mercado. Es muy difícil que México pueda probar en qué momento salió una pieza y bajo qué condiciones salió porque es un tema de tráfico ilegal o de coleccionistas que hicieron colecciones en una época en donde (en México) todavía no existía siquiera una ley al respecto”.

“Indigna ver que se realizó la subasta, y que salieron incluso las falsas. Seguiremos trabajando de la mano de la diplomacia para lograr mejores resultados y herramientas internacionales que nos permitan recuperar este patrimonio. Nosotros no lo consideramos en ningún momento motivo de comercio, y seguiremos dando esa batalla hasta tener un resultado más favorable”, concluyó Frausto

Las piezas subastadas

De las 33 obras ofrecidas, la destacada en la subasta fue la escultura “Cihuateótl”, diosa de la fertilidad, proveniente de El Zapotal, Veracruz, que data de entre los años 600 y 1000 dC y tiene una altura de 87 centímetros. También eran parte del remate una Figura antropomorfa de la cultura del Mezcala que data de 300-100 a.C. y un “Dignatario Azteca”, 1350-1521 d.C., 1350-1521 d.C.

Entre las piezas identificadas como falsas por el INAH se encontraba una máscara de presunto origen teotihuacano, supuestamente datada entre los años 450 y 650 d.C., pero para Diego Prieto el estado mexicano no la reclamaría “porque sabemos que no es de manufactura antigua. Probablemente la hizo alguna mano experta mexicana, pero en una fecha no muy lejana”. Esa pieza falsa se vendió en Christie’s por 437,500 euros.

Las piezas auténticas que fueron vendidas a mayor costo son: Estatua de la diosa Cihuatéotl, hallada en Veracruz, 600-1000 d.C., 500,000 euros; Vasija maya con decoración suntuaria, 550-950 d.C., 137,500 euros; Escultura de dignatario azteca, 1350-1521 d.C., 122,500 euros; Vasija trípode de origen maya, 250-450 d.C., 106,250 euros.

Más notas sobre el tema