Respetar los resultados, respetar a los votantes – El Mundo, El Salvador

576
Contexto de Nodal
Este domingo El Salvador celebra elecciones legislativas y municipales. Se elegirán 84 diputados y miembros de los consejos de los 262 municipios del país. Las personas que residen en el exterior no podrán votar en esta elección. Nuevas Ideas, el partido del presidente Nayib Bukele, lidera la intención de voto según las encuestas por encima de Alianza Nacionalista Republicana (ARENA) y el Frente Farabundo Martí para la Liberación Nacional (FMLN). Además de estar enmarcadas en el contexto de la pandemia, las elecciones se realizarán en un marco de violencia política contra militantes del FMLN que incluyó amenazas, detenciones y asesinatos en manos de personal de seguridad del Ministerio de Salud.

Los conceptos vertidos en esta sección no reflejan necesariamente la línea editorial de Nodal. Consideramos importante que se conozcan porque contribuyen a tener una visión integral de la región.

Los salvadoreños tenemos el orgullo de tener elecciones libres, transparentes, pacíficas y democráticas desde que en 1982 elegimos a una Asamblea Constituyente que redactó la actual constitución. Durante estos 39 años, se han electo ocho presidente de la República y 12 parlamentos.

Esto es algo que debe continuar. Es un legado que no se puede arruinar y es la garantía máxima de nuestra democracia. La responsabilidad primaria es del Tribunal Supremo Electoral en el sentido de la organización de las elecciones, capacitar y supervisar las Juntas Receptoras de Votos, proveerles los materiales necesarios y garantizar que el voto popular se cuente de manera justa.

Es fundamental que los líderes de los partidos políticos, los jefes de las fracciones legislativas y hasta el presidente de la República y los otros órganos de Estado, respeten los resultados electorales. Deben ser responsables en sus declaraciones y en el liderazgo que ejercen entre sus seguidores, evitar a toda costa la violencia o la confrontación y mucho menos el vandalismo. Las autoridades policiales y militares deben contribuir a la seguridad de la elección y de los votantes, sin interferencia alguna en el proceso.

Si los líderes políticos actúan irresponsablemente, podremos meter al país en una vorágine de violencia y caos como la que Donald Trump alentó en Estados Unidos y que ha causado tan pésima imagen por sus malas prácticas. La comunidad internacional debe estar vigilante hacia la limpieza de nuestras elecciones así como a que todos los actores políticos respeten los resultados categóricamente.

El Mundo


 

Más notas sobre el tema