Exministro de Salud abandonó el país luego de renunciar por el escándalo de vacunación irregular

754

Ex ministro de Salud Juan Carlos Zevallos dejó el país

Al menos cinco denuncias recibió la Fiscalía en contra del, ahora, exministro de Salud, Juan Carlos Zevallos, por irregularidades en la aplicación del plan de vacunación.

El pasado 28 de enero la entidad abrió una investigación previa en su contra por el posible delito de tráfico de influencias y ha realizado varias digilencias como la convocatoria a rendir versión a Zevallos y a los denunciantes. Solicitó información sobre las vacunas aplicadas en hospitales que no estaban en la lista inicial y en la residencia privada en la que la madre del exministro fue vacunada. Además, cuenta con el video, en el que de propia voz, Zevallos reconoce este hecho.

“Lo hice en mi calidad de Ministro de Salud, en mi calidad de doctor y en mi calidad de hijo”, dijo en ese momento.

En los últimos días, además, se conoció de la vacunación a personajes que no están en primera línea de atención de la pandemia, pese a que aún no se aplica la dosis a todo el personal médico.

Sin embargo, hasta la fecha, la Fiscalía no ha formulado cargos en su contra.

Ante la renuncia de Zevallos, hecha pública este viernes, el colectivo Acción Juridica Popular, que presentó una las 5 denuncias, envió este escrito dirigido a la titular de la institución:

“…Le pedimos a usted, señora Fiscal General, formule cargos y pida como medida cautelar se disponga al menos la prohibición de salida del país, de lo contrario, lo sucedido quedará en la impunidad…”

Pero el tiempo no alcanzó, por publicaciones de medios digitales como La Posta, se conoce que Juan Carlos Zevallos dejó Ecuador la mañana de este sábado con destino a Miami, Estados Unidos. Viaje que lo podía realizar sin inconvenientes pues no tiene ninguna restricción legal. También cerró su cuenta en Twitter.

Al conocer sobre su salida, así reaccionó uno de los denunciantes.

“Debía haber actuado para evitar un peligro de fuga. Lamentablemente esto no sucedió”, afirmó Santiago Machuca, representante Acción Jurídica Popular.

Pero ni su renuncia, ni su salida del país, frena un posible proceso penal, si la Fiscalía encuentra que tiene los elementos suficientes podría solicitar fecha y hora para la audiencia.

Ecuavisa


Más bajas en el gabinete a tres meses del final del Gobierno

Cuando faltan 85 días de terminar el periodo administrativo presidencial, el gabinete del Ejecutivo sigue sufriendo bajas. Además el Primer Mandatario tiene cada vez menos aliados. Y menos ministros también.

Las dos últimas bajas del gabinete sucedieron en:

  • La Secretaría General de Gabinete, con la renuncia de Juan Sebastián Roldán.
  • Y el Ministerio de Salud, con la salida de Juan Carlos Zevallos.

El primer puesto, creado específicamente para Roldán, fue encargado por Lenín Moreno a su recién incorporado secretario General de la Presidencia, Nicolás Issa, quien antes manejaba Inmobiliar.

Y el despacho de Salud está aún a la espera de su nuevo ocupante. Pero no solo renunció el Ministro, tras una serie de polémicas respecto a las vacunas contra el Covid-19, sino que también lo siguió el viceministro de Salud, Xavier Solórzano.

Aunque el Ejecutivo ha tenido una rotación de más de 150 funcionarios titulares de ministerios, secretarías y demás entidades, las bajas más sensibles para el equipo del Mandatario han sucedido durante la pandemia.

Incluyendo que por primera vez, desde 1978, el Jefe de Estado ha tenido cuatro vicepresidentes. Y que, ahora, de la famosa ‘mesa chica’, conformada por el círculo cercano a Moreno, queda poco o casi nada.

De los ocupantes originales ahora solo están Johana Pesántez, secretaria Jurídica de la Presidencia, y el ministro de Telecomunicaciones, Andrés Michelena. Sin embargo, la primera nunca ha sido un rostro visible del gobierno y el segundo últimamente mantiene un perfil más discreto.

Las bajas más visibles: 

Secretario de Gabinete

Juan Sebastián Roldán

Renuncia

Sin motivos conocidos públicamente, Roldán renunció a su puesto luego de tres años de formar parte del equipo del presidente Moreno, ser su vocero y consejero dentro del Palacio.

Ministro de Salud

Juan Carlos Zevallos

Renuncia

El funcionario dejó su cargo después de haber estado involucrado en varias polémicas y de tener un juicio político en camino y una investigación previa penal por tráfico de influencias.

Ministra de Gobierno

María Paula Romo

Destitución

La operadora política y rostro más visible del gobierno del presidente Moreno fue sancionada por la Asamblea. Esto ocurrió por los acontecimientos durante el paro nacional de octubre de 2019.

Ministro de Inclusión

Iván Granda

Renuncia

El argumento fue “motivos personales”. Así Granda dejó al Gobierno con el que había estado desde un inicio y con el que se dedicó a la acción social durante la pandemia.

El Vicepresidente

Otto Sonnenholzner

Renuncia

El tercer Vicepresidente de Moreno abandonó el cargo también por motivos personales, bajo el argumento de buscar la unidad para el país previo a las elecciones de febrero de 2021.

Director del IESS

Paúl Granda

Renuncia

El exalcalde de Cuenca pasó por la extinta Secretaría de la Política, el Ministerio de Transporte y el Instituto Ecuatoriano de Seguridad Social (IESS). De este último salió por denuncias de presunta corrupción.

Secretaria de Gestión de Riesgos

Alexandra Ocles

Renuncia

En medio de una polémica por la adquisición de kits alimenticios con sobreprecio, la funcionaria que, fue el rostro del gobierno al inicio de la pandemia, dimitió al cargo. Ahora enfrenta las investigaciones penales por el caso.

Primicias


Robos, listas VIP y fraudes en la vacunación son la nueva pandemia en América

Fraudes, robos, cargamentos ilegales y listas VIP son las nuevas «variantes» de la pandemia que empañan la vacunación contra la covid-19 en una América que, además de redoblar esfuerzos contra la enfermedad, debe ahora luchar para frenar las irregularidades.

Como si fueran pocos los más de 50 millones de contagiados con coronavirus que tiene el continente, a la lentitud en el proceso de vacunación en la mayoría de los países en este febrero se sumaron las cada vez más frecuentes denuncias sobre dosis «desaparecidas» y políticos inmunizados a pesar de no ser trabajadores de la salud ni adultos mayores.

«Más que ilegalidad, lo que existe de manera arraigada en la sociedad es la corrupción y una alta flexibilidad frente a este flagelo», dijo a Efe el doctor en sociología Carlos Charry.

Lamentablemente, ahondó el director de la maestría en Estudios Sociales de la colombiana Universidad del Rosario, «la mayoría de medidas en contra de la corrupción han tratado de reforzar las acciones punitivas y no tanto los factores de control social y, especialmente, la ética en el individuo que es en donde se vuelve permisible la corrupción».

VACUNAS DE AIRE EN BRASIL

El 26 de febrero de 2020 será una fecha para no olvidar en América Latina. Ese día, Brasil confirmó el primer caso de covid-19 en Sao Paulo y desde entonces la pandemia se instaló en la región.

Esta última semana de febrero el escándalo estalló en cuatro ciudades del país luego de que familiares de algunos ancianos informaran que los profesionales de la salud insertaron la aguja en el brazo de sus allegados pero no inyectaron el remedio.

Un video grabado en la ciudad de Petrópolis, en la región serrana de Río de Janeiro, en el que se observa a una anciana recibiendo una inyección con una jeringa vacía desató la indignación y obligó a que tanto la Secretaría de Salud como la policía investigaran.

En Niteroi, también en Río de Janeiro, la policía acusó de malversación de fondos, un delito que tiene penas de hasta 12 años de prisión, a una enfermera que, de «forma consciente», no aplicó la vacuna a una mujer de 90 años y respondió «irónicamente» al ser cuestionada por la familia de la paciente, según el comisario Luiz Henrique Pereira.

EL «VACUNAGATE» DE ARGENTINA, PERÚ Y ECUADOR

La vacunación con privilegios a diversas figuras vinculadas al poder en Argentina es otra «perla» del collar de irregularidades en América.

El caso salió a la luz cuando el periodista Horacio Verbitsky, de 79 años y afín al Gobierno, reveló que se vacunó sin esperar su turno porque se lo pidió a su «viejo amigo» Ginés González García, entonces titular del Ministerio de Salud.

El hecho desembocó en la renuncia de González, quien fue imputado al igual que su sobrino, Lisandro Bonelli, que se desempeñaba como jefe de Gabinete del Ministerio, por los delitos de abuso de autoridad, incumplimiento de los deberes de funcionario público y malversación de caudales públicos.

La chispa, ya encendida, llevó a la prensa a asegurar que además de Verbitsky hubo políticos, sindicalistas y empresarios allegados al Gobierno del presidente Alberto Fernández e incluso familiares de algunos de ellos ya vacunados.

Por la controversia, la nueva ministra de Salud, Carla Vizzotti, publicó la lista de 70 vacunados de la que hacen parte el jefe de Estado, cuya inoculación sí fue informada el 21 de enero, ministros y otros funcionarios y personas sin cargo público, como Vertbisky.

En defensa de su Gobierno, Fernández calificó el escándalo de «payasada» ya que, a su juicio, «no hay ningún tipo penal en Argentina que diga que será castigado el que vacune a otro que se adelantó en la fila».

Algo similar ocurre en Perú, en donde el denominado «vacunagate» permitió que 487 personas recibieran vacunas que eran para el personal que llevaba adelante los ensayos clínicos en el país.

Si bien en el listado hay médicos y científicos, también se encuentran funcionarios de los dos últimos Gobiernos, incluido el expresidente Martín Vizcarra (2018-2020), familiares de estos, consultores e «invitados».

Sobre Vizcarra el Congreso anunció que planteará su inhabilitación política, al tiempo que el presidente de transición, Francisco Sagasti, reconoció el «duro golpe» que significa esta situación, ya que entre los vacunados están la ahora exministra de Salud Pilar Mazzetti y la excanciller Elizabeth Astete.

Mazzetti dirigió la lucha contra la pandemia y afirmó recientemente que sería «la última» en ser vacunada en Perú, a pesar de que había recibido las dos dosis en enero pasado, y Astete fue la encargada de negociar la compra de las vacunas.

En Ecuador, la polémica envuelve al ministro de Salud, Juan Carlos Zevallos, quien renunció a su cargo el viernes 26 de febrero. Su gestión fue cuestionada por el manejo de la pandemia en el casi año que estuvo al frente de la Cartera de Estado, pero el punto más álgido fue la vacunación.

Zevallos se vacunó en la primera semana de la fase cero establecida en Ecuador, pese a no ser parte del personal de primera línea priorizado para esta etapa. Pero el escándalo más sonado tiene que ver con la vacunación en una residencia privada, en la que vive su madre.

A eso se suma la negativa del Ministerio de Salud a dar a conocer la lista de vacunados, entre los que se conoce que constan periodistas, políticos y funcionarios públicos que no son parte de la primera línea médica que fue priorizada.

EN COLOMBIA HAY CARGAMENTOS ILEGALES Y VACUNAS DESAPARECIDAS

Colombia, que empezó hace una semana la vacunación, incautó el 13 de febrero en el aeropuerto El Dorado, de Bogotá, 70 dosis contra la covid-19 que una mujer, que llegaba en un vuelo procedente de Emiratos Árabes Unidos, pretendió ingresar de forma ilegal.

Al respecto, el Ministerio de Salud precisó que es la única entidad encargada de importar vacunas contra el coronavirus y que, en su momento, determinará cuándo y qué personas jurídicas y privadas pueden importar, comercializar y aplicar los inmunizantes.

Otra anomalía tiene que ver con la pérdida de 15 dosis de vacunas en distintas partes de la nación cafetera, según denunció la Contraloría General, que ya definió «varias acciones para establecer lo sucedido» con los biológicos que «no se aplicaron y no aparecen».

EE.UU. Y CANADÁ NO ESCAPAN AL «TURISMO DE VACUNAS»

En el estado de Florida (EE.UU.), los mayores de 65 años, que son prioritarios para la vacunación, han enfrentado el llamado «turismo de vacunas», y también posibles favoritismos políticos del gobernador republicano, Ron DeSantis.

Los medios dan cuenta de historias de algunos turistas, especialmente argentinos, que visitaron Florida por las vacunas de Moderna y Pfizer, más no por sus playas y centros comerciales.

Aunque DeSantis dijo que no permitiría esta práctica, las críticas están a la orden del día ya que anunció vacunaciones en localidad de Lakewood Ranch, un área «adinerada», con poca incidencia de la covid-19 y sede de una empresa que le ha donado «900.000 dólares», según el congresista demócrata Charlie Crist.

Otro que optó por el «turismo de vacunas» fue Mark Machin, consejero delegado de CPP Investments, la entidad que maneja las inversiones del principal fondo público de pensiones de Canadá y uno de los mayores del mundo.

Machin dimitió este viernes de su cargo luego de que el periódico The Wall Street Journal publicase que viajó a Dubái para vacunarse, sin informarlo a las autoridades canadienses.

Al respecto, el Ministerio de Finanzas de Canadá aplaudió «la rápida acción» del consejo de administración de CPP y calificó el proceder de Machin como «decepcionante».

Asimismo y como si la pandemia fuera un chiste, dos mujeres «vestidas como abuelas» trataron de vacunarse con la segunda dosis contra la covid-19 en Florida.

«No sé cómo lograron vacunarse por primera vez, pero vinieron con guantes, anteojos, todo, y probablemente tienen 20 años», denunció, aterrado, Raúl Pino, un funcionario sanitario del condado de Orange.

Y es que, como lo aclaró a Efe el sociólogo Carlos Charry, «en términos morales existe una falta de conciencia frente al efecto que situaciones como las antes mencionadas tienen en la sociedad».

De hecho, para algunos historiadores la corrupción en América, especialmente en América Latina, «tiene su origen en la forma como se constituyó la sociedad colonial, altamente jerarquizada, incluso por cuestiones raciales».

Esto, aseveró Charry, «generó una serie de privilegios que, indistintamente, se han mantenido a lo largo del tiempo» y le hacen creer a algunos que están por encima de otros «por su color de piel, nivel económico o abolengo», aún en tiempos de pandemia.

El Mercurio


Nota relacionada: Vacunagate en Ecuador | Renunció el ministro de Salud Juan Carlos Zevallos


p style=”text-align: right;”>VOLVER

Más notas sobre el tema