Gobierno radicó proyecto de estadidad en EEUU y la oposición exige a Biden un proceso de autodeterminación

1.163

Ofensiva a favor de la estadidad

El gobernador Pedro Pierluisi viajó a la capital federal para participar en la radicación del acta de admisión de Puerto Rico como estado ante el Congreso de Estados Unidos, junto a la comisionada residente Jenniffer González y el congresista Darren Soto.

La Fortaleza informó que el gobernador estará en Washington D.C. hasta el jueves y que el designado secretario de Estado, Larry Seilhamer, ejercerá como gobernador interino.

González informó ayer en sus redes sociales que estarán radicando hoy la medida de admisión y que realizarán un evento para conmemorar que hace 104 años los puertorriqueños recibieron la ciudadanía norteamericana.

La iniciativa de radicar el proyecto de admisión de Puerto Rico como estado se suma a la ley que permite crear una delegación congresional.

Le medida dispone que se realice la elección especial de dos delegados al Senado federal y cuatro delegados a la Cámara de Representantes federal, para “exigir que se respete el mandato electoral a favor de la estadidad y se proceda a admitir a Puerto Rico como un estado de Estados Unidos”.

El domingo pasado cerró el periodo de radicación de candidaturas para la elección especial. Los aspirantes a obtener un espacio en la delegación son 16: la exlegisladora Melinda Romero; la exvicepresidenta de la junta de gobierno de la Universidad de Puerto Rico (UPR), Zoraida Buxó y la exalcaldesa de Ponce María Meléndez Altieri.

Además, la excandidata a comisionada residente por el Movimiento Victoria Ciudadana (MVC), Zayira Jordán; Miriam Ramírez de Ferrer; Elizabeth Torres Rodríguez; Ricardo Andrés Marrero Pasapera; Jorge Iván Rodríguez; Roberto Lefrank Fortuño; Adriel Jared Vélez Torres; David Sánchez Rosario; Roberto López; Aurelio Agelviz; Janet Riefkohl Alicea; Eduardo Rosas, y Derek’s José Negrón Torres.

La Cámara ya aprobó un proyecto derogando esta legislación, pero no se ha atendido en el Senado. El portavoz del Partido Popular Democrático (PPD) en el Senado, Javier Aponte Dalmau, informó que considerarán el proyecto cuando llegue. No se aventuró a decir si lograrán derogarlo, porque necesitan al menos tres votos de otras delegaciones.

Sobre el viaje del gobernador indicó que “lo que sí nosotros hemos establecido claramente es que de ninguna manera vamos a estar dispuestos a aceptar ningún proceso con fondos públicos para cabilderos ni de organizaciones para adelantar causas estrictamente politiqueras. Si es que el gobernador va en su función como gobernante a apoyar la gestión de la comisionada y eso se paga con fondos públicos, yo no tengo ningún problema con eso porque es una gestión que él quiere adelantar. Lo que no vamos a permitir es el financiamiento de juntas ni de entidades allí para adelantar causas, ni de la estadidad ni de ningún proceso”.

El representante novoprogresista José Enrique Meléndez aseguró, por su parte, que no hay contradicción entre el esfuerzo de enviar delegados y la radicación de un proyecto de admisión.

“Son iniciativas distintas que van dirigidas a lograr el mismo fin de que Puerto Rico finalmente sea admitido. Se está enviando una delegación, o se va a enviar una delegación, luego de que se elijan en mayo para que hagan cumplir el mandato. Pero hay que hacer legislación congresional para lograr que Puerto Rico entre”, señaló Meléndez.

“Así es que, por primera vez en la historia, tenemos un mandato para lograr la estadidad y es importante que se usen todos los mecanismos para poder lograrlo”, sostuvo.

Objeción popular

Tres exgobernadores del Partido Popular Democrático (PPD) se unieron para enviar una carta al presidente de Estados Unidos, Joe Biden y la vicepresidenta Kamala Harris, en la que cuestionan el resultado de varias consultas sobre la estadidad.

Según se informó en comunicado de prensa, los exgobernadores Sila María Calderón, Aníbal Acevedo Vilá y Alejandro García Padilla, instaron a Biden a encaminar “un verdadero proceso de autodeterminación para los puertorriqueños”.

“Los estadistas han buscado el apoyo de los liberales enmarcando la estadidad como un asunto de derechos civiles. Al negársela a los puertorriqueños, su argumento es que Estados Unidos les está negando la igualdad. Pero teniendo en cuenta los altibajos de la opinión pública, la mayoría mínima del 52% obtenida por la opción de la estadidad (en la consulta de estatus de noviembre pasado) solo permite una conclusión indiscutible: que el pueblo de Puerto Rico está dividido sobre este tema”, expresan los exgobernadores en la carta que suscribieron de forma conjunta.

Pierluisi contestó en sus redes sociales que “los tiempos de procesos con diferentes opciones ya pasaron. El pueblo escogió la estadidad. Es hora de que se respete la voluntad expresada en las urnas. El voto es sagrado. Pretender ignorarlo porque no les gusta el resultado es una falta de respeto a nuestro pueblo”.

Los tres exmandatarios afirmaron en la carta al presidente Biden, que el tema del estatus no debe verse como uno de derechos humanos, “sino como un asunto de autodeterminación en la que todos los interesados tienen derecho a un proceso justo. Eso es lo que ha faltado”.

El Vocero


Cámara reclama un proceso de autodeterminación vinculante

La Cámara de Representantes aprobó hoy una resolución concurrente exigiéndole al Congreso de Estados Unidos que promueva y designe un proceso de autodeterminación con resultados vinculantes que incluya como fórmula política, un estado libre asociado no colonial, la estadidad, la libre asociación soberana y la independencia.

La medida, que fue rechazada solamente por los representantes del Partido Nuevo Progresista (PNP), recibió enmiendas en sala para incluir las distintas fórmulas de estatus político, ya que la pieza original no las precisaba. La primera versión del proyecto únicamente exigía al Congreso federal “que se exprese, clara y contundentemente, sobre las alternativas que está dispuesto a considerar para atender la relación política entre Puerto Rico y Estados Unidos”.

La votación de la medida fue de 28 votos a favor, 11 en contra y un voto abstenido de la representante de Proyecto Dignidad, Lisie Janet Burgos. Los representantes del Movimiento Victoria Ciudadana (MVC) votaron a favor de la resolución concurrente que ahora pasará a la evaluación del Senado.

“No puedo votar a favor de esta medida a menos que se le añada una enmienda para exigir al Congreso que acate la determinación democrática expresada por los puertorriqueños el pasado 3 de noviembre de 2020, en el cual una mayoría absoluta votó para que Puerto Rico sea admitido como un estado de los estados de América. La voluntad del pueblo debe respetarse”, manifestó el portavoz del PNP, Carlos “Johnny” Méndez.

Igualmente, la pieza establece en su exposición de motivos que el Congreso federal no consultó a los puertorriqueños al imponer la Ley federal Promesa.

El presidente de la Cámara, Rafael “Tatito” Hernández, señaló que la participación de todos los sectores en un proceso de autodeterminación vinculante le daría legitimidad. “Tienen que escuchar a los populares, a los independentistas y a las personas que creen en la libre asociación. Participación inclusiva en los procesos”, dijo.

“Sencillamente, pedimos el espacio de nuestra colectividad. Es lo único que pedimos sin excluirlos a ustedes, sin callas sus voces, sin crear estructuras y procesos antidemocráticos amañados e inconstitucionales y que nos permitan participar de estas vistas en la medida que el Congreso federal le dé curso”, abundó.

Mientras que el representante independentista Denis Márquez favoreció la medida legislativa, aunque advirtió que habría que ver la reacción del Congreso federal a la medida que sometió la comisionada residente Jenniffer González y otros congresistas para que Puerto Rico se anexione a Estados Unidos.

“La resolución no es perfecta ni la que yo hubiese presentado ni aprobado. Claramente tampoco en la exposición de motivos contiene todos aquellos argumentos o expresiones con los cuales yo puedo estar de acuerdo, pero hay una aspiración y un emplazamiento al Congreso hacia un verdadero proceso de descolonización”, dijo.

El Vocero


Exgobernadores populares exhortan a Biden a encaminar proceso de autodeterminación

Tres exgobernadores de Puerto Rico, electos por el Partido Popular Democrático, instaron hoy al presidente Joe Biden y la vicepresidenta Kamala Harris a que encaminen un proceso de autodeterminación para los puertorriqueños.

Asimismo, advirtieron las consecuencias e incertidumbre que crearía un nuevo sistema impositivo que integraría las cargas contributivas de la estadidad en plena recuperación de la isla.

“Los estadistas han buscado el apoyo de los liberales enmarcando la estadidad como un asunto de derechos civiles. Al negársela a los puertorriqueños, su argumento es que Estados Unidos les está negando la igualdad. Pero teniendo en cuenta los altibajos de la opinión pública, la mayoría mínima del 52% obtenida por la opción de la estadidad, solo permite una conclusión indiscutible: que el pueblo de Puerto Rico está dividido sobre este tema”., expresan los exgobernadores en una carta que suscribieron de forma conjunta.

Calderón, Acevedo Vilá y García Padilla afirman en su misiva que: “adoptar la retórica de los derechos civiles de los partidarios de la estadidad, presupone que aquellos que se oponen a la estadidad en un número aproximadamente igual, deben ser tratados como si fueran una casta diferente, sin derechos similares reconocibles. Eso, por supuesto, es insostenible. Los liberales deben ver la cuestión del estatus de Puerto Rico, no como una cuestión de derechos civiles que afecta a un grupo dentro de ese debate, sino como un asunto de autodeterminación en la que todos los interesados tienen derecho a un proceso justo. Eso es lo que ha faltado”.

La carta de los exmandatarios señala además que: “solo hay que ver la amplia variación en los últimos tres plebiscitos -todos ellos legislados por mayorías (de gobiernos) en favor de la estadidad en ese momento – para ver cómo el proceso puede afectar al resultado. En el plebiscito de dos preguntas celebrado en 2012, la estadidad fue la ganadora certificada con el 61% de los votos emitidos en la segunda pregunta. Muchos consideraron que el porcentaje real era del 44% debido al número extraordinariamente alto de votos en blanco emitidos por los votantes a favor del Estado Libre Asociado que protestaron porque su opción estaba excluida de esa segunda pregunta. En el plebiscito de 2017, la estadidad obtuvo el 97% de los votos, después de que el partido pro-Estado Libre Asociado llamara al boicot por la forma en que la papeleta definía la opción del estado libre asociado. El partido independentista también boicoteó.” El dato se refiere a que, en esa consulta, solo participaron el 24% de los electores hábiles.

Sobre la consulta del pasado mes de noviembre, los exgobernadores populares sostuvieron en su carta que: “la estadidad ha obtenido el 52% en un plebiscito de “sí o no” que promete la “admisión inmediata”, sin medidas ni condiciones de transición. Las medidas de transición son esenciales para el debate sobre la estadidad y cualquier votación que las excluya es intrínsecamente defectuosa. En contraste material con todos los territorios que se convirtieron en estados, Puerto Rico nunca ha estado sujeto a las leyes federales de impuestos sobre la renta”, expresaron los dirigentes al hacer referencia del Informe de la Oficina General de Contabilidad del gobierno federal del año 2014.

En ese momento se expresó que la estadidad: “podría afectar en última instancia a los esfuerzos del gobierno por mantener un presupuesto equilibrado…. [porque] los tipos del impuesto sobre la renta de los individuos y de las empresas de Puerto Rico son relativamente altos en comparación con los de los estados. Si el gobierno de Puerto Rico quisiera mantener las cargas fiscales anteriores a la estadidad para individuos y corporaciones, tendría que bajar sus tasas impositivas, lo que podría reducir los ingresos fiscales”. (U.S. Gov’t Accountability Off., GAO-14-31)

Ante ese dato, los mandatarios señalaron que: “si la base tributaria actual de Puerto Rico es demasiado pequeña para dar cabida a una estructura fiscal dual y la estadidad plantea un problema de viabilidad que solo puede ser abordado a través de un período de transición indefinido, los votantes debieron saber eso antes de votar. La votación del pasado plebiscito, en la medida en que carecía de toda especificidad sobre este asunto, estaba materialmente desinformada”.

Calderón, Acevedo Vila y García Padilla afirmaron que “como reacción al controvertido plebiscito de 2012, la Administración Obama trató de promover un proceso justo asignando fondos para una campaña de educación objetiva y no partidista para los votantes, bajo un plebiscito donde las opciones que se presenten, resuelvan el estatus político futuro de Puerto Rico”.

La administración Obama propuso además que el Secretario de Justicia federal aprobara el material educativo y el lenguaje de la papeleta. Sin embargo, los exgobernadores afirmaron que “los plebiscitos de 2017 y 2020 se celebraron sin esa aprobación. Peor aún, ambos se celebraron a pesar de las objeciones razonadas por el Departamento de Justicia federal”.

“Damos la bienvenida a una nueva administración demócrata con una esperanza renovada en un esfuerzo inclusivo que aborde la cuestión del estatus de Puerto Rico. Hay formidables desafíos por delante. Puerto Rico tiende un gobierno dividido, con un gobernador pro-estadidad elegido con el 31% de los votos, y una mayoría legislativa que promueve el Estado Libre Asociado. Pero confiamos en que el presidente, a través de su liderazgo, reunirá a los representantes de todas las opciones de estatus en la mesa para buscar un consenso sobre un verdadero proceso de autodeterminación”., concluyeron los exgobernadores en su comunicación que ya fue enviada a la Casa Blanca.

El Vocero


Nuevo proyecto de ley bipartidista en el Congreso propone ruta para que Puerto Rico se convierta en estado

Un nuevo proyecto de ley presentado en el Congreso por el representante de Florida Darren Soto y la comisionada residente de Puerto Rico Jenniffer González busca permitir que la isla sea admitida como un estado de los Estados Unidos, de una vez por todas.

El proyecto de ley bipartidista, en respuesta al sexto plebiscito sobre su estatus celebrado en la isla, establece un proceso que hará que el territorio —considerado por la mayoría como una colonia— salga del estatus como Estado Libre Asociado y se convierta en estado de la nación norteamericana.

“Es hora de la estadidad para Puerto Rico ahora. Es hora de cumplir la promesa de la democracia y otorgar una verdadera igualdad a nuestros compatriotas en la isla”, dijo Soto el martes por la mañana.

Reunidos frente al Congreso de los Estados Unidos en Washington D.C., el gobernador Pedro Pierluisi y González contaron con el apoyo de los legisladores estadounidenses que abogaban por que los puertorriqueños en la isla disfruten de los mismos beneficios como ciudadanos que los puertorriqueños que viven en los Estados Unidos continentales y otros ciudadanos.

“Oímos que por favor tengan igualdad de nuestros conciudadanos en la isla. Y debemos reconocer que una mayoría nos ha pedido la estadidad, debemos respetarla. Por eso hoy actuamos. Hoy presentamos la ley de admisión a la estadidad de Puerto Rico. Hoy establece un marco de admisión, que incluye una proclamación presidencial a su aprobación, un voto de ratificación, la elección de senadores y representantes estadounidenses, y la continuidad de las leyes, el gobierno y las obligaciones”, explicó Soto.

No es la primera vez en Puerto Rico que se les pregunta a los residentes de la isla si quieren convertirse en estado o no. En noviembre, una consulta de “estadidad sí o no” obtuvo el voto mayoritario.

“Los puertorriqueños votaron y es hora de que se otorgue la estadidad”, dijo Soto. “El 3 de noviembre de 2020 Puerto Rico se realizó un referéndum. Fue durante las elecciones generales cuando la participación alcanzó su punto más alto. El lenguaje de la boleta fue simple: “estadidad, sí o no. Y los votantes puertorriqueños por mayoría de 52.52%, votaron a favor”, explicó.

González enfatizó que “este no es un tema del Partido Republicano. Este no es un problema del Partido Demócrata. Este es un tema de democracia. Este es un problema de subdimensión. Este es un tema de los derechos de los ciudadanos estadounidenses que viven en Puerto Rico que necesita ser escuchados”.

La comisionado residente explicó que esta es la primera vez que el gobierno de Puerto Rico a través de su legislador estatal, y el gobernador solicitó formalmente y solicitó al presidente y al Congreso ser admitido como estado. “Eso nunca sucedió antes. Entonces, creo que estamos en un momento crucial en la historia para hacer que las cosas sucedan”.

El proyecto de ley establece que si el Congreso aprueba la medida, los puertorriqueños en la isla luego participarían en una elección federal vinculante convocada por el gobernador para elegir si la isla debe recibir inmediatamente la estadidad. Si los resultados favorecen la unión a los EE.UU., el presidente de Estados Unidos declararía los resultados y una fecha en la que la isla se convertiría en estado.

Durante la administración de Donald Trump, el gobierno expresó abiertamente que no apoyaba que Puerto Rico se convirtiera en un estado. Por su parte, mientras hacía campaña en Florida antes de las elecciones, Joe Biden había dicho que él personalmente apoya la estadidad de la isla, pero que era la posición de los puertorriqueños por autodeterminación.

“Hemos pagado nuestras cuotas y estamos listos; estamos listos para unirnos a la Unión”, dijo el gobernador Pedro Pierluisi. “Hoy celebramos el 104 aniversario de la ciudadanía estadounidense que tienen todos los puertorriqueños de la isla. Hemos tenido esta ciudadanía por más de 100 años, pero cuando la tenemos en la isla, nos beneficiamos de la mitad”, lamentó Pierluisi.

El Gobernador reconoció el proyecto de ley que propone que Washington D.C. se convierta en el estado 51 de la Unión y dijo no importarle si Puerto Rico se convierte en el estado 51 o en el estado 52, pero que se trata de una cuestión de “democracia, igualdad y hacer lo correcto”.

González enfatizó que a diferencia del proyecto de ley de D.C., “este es un proyecto de ley bipartidista que busca que Puerto Rico se convierta en un estado”. El proyecto de ley no ha sido presentado en el Senado por lo que González dice que no muestra a políticos como Nancy Pelosi, Marco Rubio o Rick Scott como partidarios.

No obstante, señaló que tanto Rubio como Scott están en récord “apoyando la estadidad de Puerto Rico”.

Posteriormente, el senador Martin Heinrich (D-NM) dijo que presentaría un proyecto de ley para la estatidad de Puerto Rico. ante esto Rubio dijo que ”nuestros compatriotas en Puerto Rico han expresado democráticamente su apoyo para convertirse en un estado”. “Insto a mis colegas en el senado a que mantengan una mente abierta y aprendan más sobre la estadidad antes de tomar una postura de oposición firme. Continuaré poniendo de mi parte para algún día lograr los 60 votos necesarios en el senado para la admisión de Puerto Rico a la unión”.

El referéndum de noviembre marca la sexta vez, desde 1967, que se lleva a cabo una votación similar. Si bien no contó con el aval federal luego de que el Departamento de Justicia de Estados Unidos determinara que este referéndum violó la política pública federal, la exgobernadora Wanda Vázquez y su gobierno lograron destinar $ 3.5 millones para llevar a cabo el plebiscito en la isla.

“Nuestros hermanos y hermanas en la isla han pasado por muchas cosas. Y durante más de una década de recesión, devastadores huracanes María e Irma, recortes presupuestarios draconianos bajo terremotos y ahora COVID-19, finalmente han decidido que ya es suficiente que su estatus territorial y ciudadanía de segunda clase no funcionan”, dijo Soto.

“Es tiempo de cambiar. Esperamos trabajar con el presidente Biden y los líderes del Congreso de ambos partidos para avanzar y aprobar la ley de admisión a la estadidad de Puerto Rico para mantener la promesa de democracia e igualdad para nuestros hermanos y hermanas en la isla. Y al hacerlo, enderezó un nuevo capítulo inspirador en nuestra historia para la próxima generación de estos Estados Unidos de América”, agregó.

Al convertirse en un estado, Puerto Rico no solo recibirá fondos federales adicionales, sino que también tendrá representación en el Congreso y el derecho a votar por el presidente. Bajo el estado actual, la isla solo tiene un representante bajo el Comisionado Residente que tiene voz, pero no voto. “Es la misma ciudadanía, pero al vivir en la isla y vivir en los estados, los beneficios son diferentes”, explicó González. También señaló que, aunque no pueden votar por el presidente, “nuestras tropas todavía están desplegadas para defender nuestra nación”.

Por su parte el congresista Don Young recordó que “hace unos 26 años aprobamos el proyecto de ley Young de la Cámar. Llevamos esperando y esperando y finalmente, llegamos a uno”, dijo.

“Hagamos de Puerto Rico un estado … Es bueno para Puerto Rico, es bueno para Estados Unidos, es bueno para este gran mundo nuestro decir que somos iguales. Así que los felicito a ambos por estar aquí, al senador y al gobernador. Realmente estoy emocionado por el día de hoy”.

Young ha abogado por la condición de Estado de los puertorriqueños. “Fui el autor del único proyecto de ley sobre la estadidad de Puerto Rico que ha sido aprobado por la Cámara, y estoy muy orgulloso de eso. Puerto Rico ha sido tratado de manera muy injusta debido a su estado actual, que es un factor que contribuye a su actual crisis de deuda”, dijo cuando D.C. presentó su proyecto de ley para convertirse en estado. “A D.C. le está yendo bien financieramente, razón por la cual la necesidad de la condición de Estado puertorriqueño es mucho más urgente. La estadidad para Puerto Rico le daría las herramientas, los recursos y el poder necesarios para poner en orden su casa fiscal, de modo que los contribuyentes no estén en el apuro para rescatar a la isla”.

Soto señaló que el que Puerto Rico se convierta en estado no tiene nada que ver con la crisis financiera que tiene a la isla con una deuda de más de 70 mil millones de dólares y afirmó que la estadidad no significará el perdón de la deuda.

Aunque será una lucha cuesta arriba ganar la mayoría congresional, la congresista Val Demings elogió el hecho de que se trata de un proyecto de ley bipartidista. “Mucha gente cree que no hacemos mucho de manera bipartidista. Pero míranos esta mañana. Puede que no estemos de acuerdo en mucho, pero estamos de acuerdo en la estadidad de Puerto Rico. Estamos aquí frente a uno de los edificios más grandes e icónicos de lo que se supone que es una democracia”.

Demings dijo que “las personas que no tienen la oportunidad de tomar sus propias decisiones no son libres, somos quienes decimos que somos como nación, no estamos hablando de personas que no son parte de los Estados Unidos de América, nosotros estamos hablando de gente como ustedes como ciudadanos”.

La congresista describió este paso como “el momento adecuado. Y el momento es ahora. Y me siento absolutamente honrado de unirme a mis colegas y apoyarlos. Y a mis hermanos y hermanas en la isla de Puerto Rico para enviar un mensaje contundente de que no, no somos estados rojos, ni estados azules. Pero somos Estados Unidos y sus voces importan. Y vamos a hacer todo lo que esté a nuestro alcance para aprobar la estadidad de nuestros hermanos y hermanas en Puerto Rico”.

Asimismo la representante Stephanie Murphy, quien también apoyó el proyecto de ley, mencionó a las 100,000 personas que viven en su distrito en el distrito de Orlando que nacieron en Puerto Rico o son de raíces puertorriqueñas en el estado de Florida. “Florida tiene ahora más de 1.1 millones de puertorriqueños más que cualquier otro estado. Y la causa que estamos aquí para discutir hoy, la igualdad para el pueblo de Puerto Rico es importante para el pueblo de Florida”, dijo.

Murphy cuestionó la retórica detrás de decir que la estadidad de Puerto Rico se da a base de la autodeterminación.

“Déjame decirte lo que significa la autodeterminación para mí. Es un concepto muy simple. Significa escuchar al pueblo de Puerto Rico. Significa respetar al pueblo de Puerto Rico… en noviembre se le preguntó al pueblo de Puerto Rico si querían convertirse en una isla o una de las islas en un estado o no. Y el voto fue libre. Y fue justo. Y una clara mayoría de votantes dijo que sí, y algunos votantes dijeron que no, y lo reconozco y respeto. Pero nuevamente, una clara mayoría dijo que sí. Y ahora la pelota está en la cancha del Congreso, dijo Murphy.

Durante una reunión posterior en Zoom donde representantes de la isla y el Congreso se reunieron para hablar con la prensa, Soto dijo que el proyecto de ley tiene “51 copatrocinadores y no creo que sea una coincidencia”. Al finalizar el martes, el proyecto ya contaba con 53 coauspiciadores.

El gobernador Pierluisi aseguró sentirse confiado, más que nunca, de que este es el momento adecuado para presionar para que Puerto Rico se convierta en un estado y dijo que “tarde o temprano, y prefiero que sea antes, Puerto Rico se convertirá en un estado”.

González asintió y mencionó un dicho común en la isla que dice que “las estrellas se están alineando” en referencia a la ruta para llevar a Puerto Rico en el camino hacia la estadidad.

¿Qué establece la legislación?

  • El proyecto de ley requiere que el Presidente de los Estados Unidos notifique al Gobernador de Puerto Rico una vez que la “Ley de Admisión a la Estadidad de Puerto Rico” se convierta en ley. El proyecto de ley además requiere que el Gobernador, dentro de los 30 días de haber sido notificado de la promulgación de la Ley, emita una proclama para la elección de los Senadores y Representantes de Puerto Rico en el Congreso.
  • El Gobernador de Puerto Rico debe convocar a una elección en la que los votantes ratificarán su deseo de ser admitidos a la Unión como Estado.
  • Específicamente, a los votantes de Puerto Rico se les hará la siguiente pregunta: “¿Será admitido Puerto Rico inmediatamente a la Unión como Estado, de acuerdo con los términos prescritos en la Ley del Congreso aprobada ………. (fecha de aprobación de esta Ley) ?: Sí _____ No _____. ” Se planteó una pregunta similar a los votantes en Alaska y Hawai luego de la promulgación de sus respectivas leyes de admisión.
  • Si la mayoría de los votos emitidos en la elección de ratificación antes mencionada aprueba la estadidad, el Presidente de la Comisión Estatal de Elecciones de Puerto Rico certificará los resultados y los transmitirá al Gobernador. El gobernador tendrá entonces 10 días para transmitir los resultados al presidente de los Estados Unidos, al presidente pro tempore del Senado de los EE. UU. Y al presidente de la Cámara de Representantes de los EE. UU.
  • Al recibir la notificación del Gobernador, el Presidente de los Estados Unidos deberá emitir una proclama declarando certificados los resultados para la estadidad y declarando la fecha en la cual Puerto Rico será admitido como Estado, la cual deberá ocurrir a más tardar 12 meses después de los resultados. han sido certificados. Una vez emitida esta proclamación presidencial, Puerto Rico se considerará admitido en la Unión como Estado.
  • Sin embargo, si una mayoría de los votos emitidos en la elección de ratificación rechaza la estadidad, toda la Ley de Admisión a la Estadidad de Puerto Rico dejará de ser efectiva y Puerto Rico elegirá su delegación congresional.

Representación en el Congreso

  • La ley también requiere que el Gobernador convoque a elecciones para los nuevos Representantes y Senadores de Puerto Rico en el Congreso. En la primera elección de Senadores, los dos cargos senatoriales serán identificados y designados por separado, y ninguna persona podrá ser candidata para ambos cargos. Además, nada menoscabará el privilegio del Senado de determinar la clase y plazo al que se asignará cada uno de los Senadores electos.
  • Se elegirán dos candidatos para la primera elección para los escaños del Senado. El Senado determinará a qué clase pertenecerán los nuevos senadores de Puerto Rico y cuándo estarán en el ciclo de elecciones; esto se debe a que el Senado divide a sus miembros en 3 clases para determinar cuándo serán reelegidos. Sus mandatos se extienden a 6 años y no todos pueden reelegirse al mismo tiempo.
    Actualmente, las Clases I y II del Senado tienen 33 miembros y la Clase III tiene 34 miembros. Si Puerto Rico se convierte en Estado, sus senadores serían Clase I y Clase II, por lo que cada clase tiene un par de 34 miembros. El Senado determinaría cuál de los dos senadores elegidos sería Clase I y quién sería Clase II.
  • En la primera elección de Representantes después de la admisión, y las elecciones subsiguientes hasta la próxima redistribución basada en el Censo, Puerto Rico tendrá el mismo número de Representantes que el Estado cuya población del Censo más reciente estuvo más cerca, pero menos, que la de Puerto Rico. La membresía de la Cámara de Representantes se incrementará temporalmente en este número, hasta la próxima redistribución basada en el Censo.
  • Una vez que Puerto Rico sea admitido como estado, todas las leyes federales y locales de Puerto Rico que no estén en conflicto con la propuesta de ley continuarán en pleno vigor y efecto al momento de la admisión. El momento de la admisión continuará ocupando sus respectivos cargos. Todos los contratos, obligaciones, pasivos, deudas y reclamos del Estado Libre Asociado de Puerto Rico y sus instrumentalidades continuarán en plena vigencia y efecto como los contratos, obligaciones, pasivos, deudas y reclamos del Estado de Puerto Rico y sus instrumentalidades al momento de la admisión. .
  • El Estado de Puerto Rico y sus subdivisiones políticas retendrán el título de todas las tierras y propiedades sobre las cuales el territorio y sus subdivisiones tengan título al momento de la admisión. Estados Unidos también retendrá el título de toda propiedad sobre la que tenga título en Puerto Rico al momento de la admisión.

Orlando Sentinel


Publican anuncio en The New York Times en respaldo al proyecto de Nydia Velázquez y Alexandria Ocasio Cortez

Cuatro organizaciones publicaron ayer un anuncio a página completa en la edición de la zona de la capital estadounidense del periódico The New York Times en respaldo al proyecto de las congresistas demócratas puertorriqueñas Nydia Velázquez y Alexandria Ocasio Cortez que impulsa una Convención de Status en Puerto Rico.

“Si solo estás escuchando al gobernador de Puerto Rico, ni siquiera estás recibiendo la mitad de la historia”, indica el anuncio, pautado por las organizaciones Vamos Puerto Rico, Boricuas Unidos en la Diáspora, Diáspora en Resistencia y Our Revolution Puerto Rico.

Este es el anuncio en The New York Times en apoyo al proyecto de las congresistas Nydia Velázquez y Alexandra Ocasio Cortez:

La publicación del mensaje publicitario coincide con la presentación hoy en el Congreso del nuevo proyecto pro estadidad que respalda el gobernador de Puerto Rico, Pedro Pierluisi, quien llegó ayer a a Washington D.C..

“A pesar de lo que los partidarios de la estadidad puertorriqueña como el gobernador Pierluisi le harían creer con su estadísticas seleccionadas, menos de la mitad de los puertorriqueños que viven en la isla votaron por la estadidad en el último referéndum”, agrega el anuncio, en el que se exhorta a los lectores a visitar la página de internet letsendcolonialismtogether.com .

En el mensaje, los grupos piden contactar a los miembros del Comité de Recursos Naturales de la Cámara de Representantes – con jurisdicción sobre el status de la Isla- y a sus congresistas para dejarles saber que deben apoyar la próxima legislación de las congresistas Velázquez y Ocasio-Cortez por ser “la mejor manera de resolver el colonialismo en Puerto Rico”.

La medida de 2020 de las congresistas boricuas Velázquez y Ocasio Cortez propuso vincular al Congreso con una Convención de Status que tendría que convocar el gobierno de Puerto Rico.

El gobernador Pierluisi y su Partido Nuevo Progresista (PNP) se oponen a esa propuesta.

Tras el referéndum del 3 de noviembre de 2020, en el que la estadidad obtuvo el 52.5% de los votos, el congresista demócrata Darren Soto (Florida) y el senador demócrata Martin Heinrich (Nuevo México) propondrán legislación que impulsa un proceso de admisión de la isla como estado 51, sujeto a que los electores de la isla lo respalden en un nuevo plebiscito estadidad sí o no.

“El Partido Nuevo Progresista ha creado una gran farsa alrededor del plebiscito “Estadidad Sí o No”. Hacen esto porque desprecian al pueblo de Puerto Rico entendiendo que nos pueden coger de ‘tontos’ como expresó su pasado presidente Ricardo Rosselló. Crearon un plebiscito amañado, trataron de evitar la participación en la campaña por el ‘no’, mienten sobre una falsa mayoría de 52% en los votos por el sí, e inflaron por miles esos votos. Sólo en el precinto 3 del Municipio de San Juan hay más de 700 papeletas votadas, por encima del número de electores. Ahora llevan su agenda de engaño al Congreso de Estados Unidos”, expresó, en un comunicado de prensa Justo Méndez Arámburu, coordinador general de la coalición VAMOS Puerto Rico, con representación en la Isla y la diáspora.

María Torres López, fundadora y presidenta de Diáspora en Resistencia, indicó, por su parte, que “el proyecto de ley de las congresistas Nydia Velazquez y Alexandria Ocasio-Cortez da paso a una clara negociación y proceso de autodeterminación y aunque sabemos que no es perfecto, el mismo crea el espacio necesario para lograr el cambio que buscamos en beneficio al pueblo trabajador y los más desventajados”.

Boricuas Unidos en la Diáspora tiene previsto para esta tarde una protesta frente al edificio en que está ubicada la Administración de Asuntos Federales de Puerto Rico (Prfaa).

“La meta de esta campaña es unir fuerzas con los que se oponen al colonialismo para que Puerto Rico pueda aspirar a un futuro fuera de la cláusula territorial de la constitución estadounidense”, señaló Luis Ponce Ruiz, uno de los cofundadores de Boricuas Unidos en la Diáspora – BUDPR.

Maruxa Cárdenas Surillo, presidenta de Our Revolution Puerto Rico, afirmó que la plataforma letsendcolonialismtogether.com tendrá contenido en español e inglés, para llevar el mensaje de que la alternativa descolonizadora es la propuesta de Velázquez y Ocasio Cortez.

Protestan en Washington

Mientras, el Frente Independentista Boricua anunció que llevó a cabo actividades de protesta en contra de la estadidad en Washington y Nueva York, con el despliegue de imágenes en edificios y pancartas.

“Como coincidencia histórica, el gobernador colonial está pidiendo la estadidad en Washington, D.C. precisamente el 1 de marzo, cuando en la resistencia independentista puertorriqueña se celebró el 67 aniversario del ataque armado al Congreso de los Estados Unidos, perpetrado en 1954 por el nacionalistas, Andrés Figueroa Cordero, Irving Flores, Rafael Cancel Miranda, al mando de Lolita Lebrón. El propósito político de ese ataque militar fue llamar la atención del mundo sobre la situación colonial de Estados Unidos en Puerto Rico y la represión contra el movimiento independentista puertorriqueño “, indicó la profesora Ana López, integrante de las organizaciones Las Lolitas NYC y el Frente Independentista.

El Nuevo Día


VOLVER

Más notas sobre el tema