Nuevo récord de muertes y contagios diarios marcan el colapso sanitario en Brasil

Foto: Michel Dantas / AFP
1.280

Brasil registró dos nuevos récords: más de 3.000 muertos y casi 100.000 casos de coronavirus en un solo día

Brasil registró este miércoles 100.303 contagios de covid, un nuevo récord diario, con lo que el país ya suma 11.693.3838 casos y se confirma como el actual epicentro global de la pandemia.

Además, superó por primera vez los 3 mil muertos diarios por el coronavirus al tiempo que rozó los 100 mil infectados en la fase más agresiva de la pandemia. En las últimas 24 horas fueron registradas 3.149 víctimas fatales informó poco después de las 18 el Consejo Nacional de Secretarías de Salud de los gobiernos estaduales. Con ello llegó a 284.775 la cifra de defunciones desde el inicio de la pandemia en febrero de 2020.

En ese marco, el designado ministro brasileño de Salud, Marcelo Queiroga, recomendó el distanciamiento social para contener la pandemia de coronavirus que causa estragos en el país e indicó posibles “ajustes” en la política del presidente Jair Bolsonaro, que hasta ahora ha ido en sentido contrario.

“Conseguiremos reducir las muertes (…) con políticas de distanciamiento social que permitan disminuir la circulación del virus y mejorando la capacidad de nuestros servicios hospitalarios”, dijo Queiroga, designado el lunes por Bolsonaro como su cuarto ministro de Salud desde el inicio de la crisis sanitaria.

Queiroga, un cardiólogo de 55 años, llamó en una conferencia de prensa junto al todavía titular del cargo, Eduardo Pazuello, a una “unión de todos los brasileños” para controlar la pandemia, que ya dejó más de 282.000 muertes y está en pleno auge en el país, causando alarma mundial.

“De nada sirve recomendar el uso de máscaras si la gente no es capaz de adherir a ese tipo de medida sencilla (…). El gobierno recomienda, por ejemplo, reducir las aglomeraciones fútiles y la gente sigue haciendo fiestas los fines de semana, contribuyendo a la circulación del virus”, agregó.

Esas consideraciones pueden parecer de sentido común en un planeta confrontado desde hace más de un año a una descomunal crisis sanitaria, pero son novedad en el gobierno de Bolsonaro. El mandatario de ultraderecha ha mantenido una actitud escéptica sobre la gravedad de la enfermedad, promovió aglomeraciones, desdeñó el uso de máscaras y cuestionó la eficacia de las vacunas.

La preocupación se acrecentó este año con la identificación en varios países de una variante mucho más contagiosa del virus, denominada P1, surgida en Brasil.

La directora de la Organización Panamericana de la Salud (OPS), Carissa Etienne, afirmó el miércoles que “la situación en Brasil es una advertencia de que mantener este virus bajo control requiere una atención continua por parte de las autoridades de salud pública y de los líderes, para proteger a las personas y los sistemas de salud de su impacto devastador”.

Según un informe de la Fundación Fiocruz divulgado el martes, la pandemia provocó “el mayor colapso sanitario y hospitalario de la historia de Brasil”. De los 27 estados brasileños, 24 tienen una ocupación igual o superior al 80% de camas en las UCI, precisa el reporte.

Queiroga y Pazuello presidieron la conferencia de prensa en la sede de Fiocruz, tras una ceremonia de entrega de 500.000 dosis de la vacuna sueco-británica AstraZeneca, producida en cooperación con la institución carioca.

La vacunación empezó en Brasil en enero y sufrió varios retrasos por problemas logísticos. Hasta ahora solo un 4,95% de los 212 millones de brasileños fueron vacunados con alguno de los dos inmunizantes disponibles en el país, el CoronaVac, del laboratorio chino Sinovac, y el de AstraZeneca.

Clarín


Coronavirus en Brasil: el gobernador de San Pablo aseguró que la situación es “dramática”

El coronavirus avanza de manera preocupante en Brasil y el estado de San Pablo, el más afectado por la pandemia, analiza adoptar medidas que refuercen la “fase roja” de aislamiento social decretada el lunes, con toque de queda incluido. Brasil registró el miércoles 90.303 contagios de covid-19, un nuevo record diario, con lo que el país ya suma 11.693.383 casos y roza las 285 mil víctimas fatales. El flamante ministro de Salud, Marcelo Queiroga, recomendó el distanciamiento social para contener la pandemia, a contramano del presidente Jair Bolsonaro.

“Estamos frente a un cuadro gravísimo, dramático, no sólo en San Pablo sino en todo Brasil”, declaró este miércoles el gobernador paulista Joao Doria, quien adelantó que podría anunciar nuevas medidas para intensificar el distanciamiento. San Pablo inició el lunes dos semanas de restricciones severas con toque de queda nocturno. Hasta fin de mes los parques y las playas estarán cerrados, los oficinistas deberán trabajar a distancia y las autoridades pidieron reducir las clases al mínimo indispensable, entre otras medidas.

Según un duro informe de la Fundación Oswaldo Cruz (Fiocruz), la pandemia provocó “el mayor colapso sanitario y hospitalario de la historia de Brasil”. De los 27 estados brasileños, 24 tienen una ocupación igual o superior al 80 por ciento de camas de terapia intensiva, precisa el reporte. En el estado de San Pablo, al menos 88 pacientes de covid-19 murieron a la espera de una cama, consignó el diario O Estado de Sao Paulo.

El nuevo ministro de Salud, Marcelo Queiroga, llamó en una conferencia de prensa junto al todavía titular del cargo, Eduardo Pazuello, a una “unión de todos los brasileños” para controlar la pandemia. “Conseguiremos reducir las muertes con políticas de distanciamiento social que permitan disminuir la circulación del virus y mejorando la capacidad de nuestros servicios hospitalarios”, dijo Queiroga, designado el lunes por Bolsonaro como su cuarto ministro de Salud desde el inicio de la crisis sanitaria.

“De nada sirve recomendar el uso de barbijos si la gente no es capaz de adherir a ese tipo de medida sencilla. El gobierno recomienda, por ejemplo, reducir las aglomeraciones fútiles y la gente sigue haciendo fiestas los fines de semana, contribuyendo a la circulación del virus”, agregó el cardiólogo de 55 años.

Página 12


VOLVER

Más notas sobre el tema