Nuevo récord diario de contagios en Brasil mientras Bolsonaro desafía posibles restricciones impuestas por gobernadores

1.606

Brasil bate récord diario de contagios por COVID-19 con 90.570 casos

Brasil batió hoy su récord de contagios de la enfermedad del nuevo Coronavirus (COVID-19) registrados en 24 horas, tras contabilizar 90.570 casos positivos, al tiempo que tuvo el segundo día con más muertes por la pandemia, informó hoy el Ministerio de Salud.

Según los datos divulgados por la cartera, se trata del mayor número de positivos en 24 horas registrados en Brasil, al superar los 90.303 del miércoles, mientras que las 2.815 muertes contabilizadas este viernes sólo es superada por las 2.841 del pasado martes.

Con ello, Brasil acumula 290.314 fallecidos y 11.871.390 casos de la Covid-19, que convierten al país sudamericano en el segundo del mundo con más decesos y con más positivos, superado en ambos casos por Estados Unidos.

Actualmente Brasil tiene un promedio de 138 fallecidos y 5.649 casos positivos por cada 100.000 personas.

Desde enero, el país sudamericano enfrenta una segunda ola del virus que se ha traducido en un colapso sanitario en prácticamente todos los estados del país, lo cual obligó a varios municipios y estados a endurecer las medidas de restricción para contener el aumento de casos y muertes.

El estado de Sao Paulo, el más poblado del país, es también el más afectado con 2.280.033 casos y 66.798 muertes, seguido de Río de Janeiro con 618.284 positivos y 34.830 fallecidos.

Según datos del “Our World in Data”, vinculado a la Universidad de Oxford, Brasil completó este viernes dos semanas como el país con más muertes provocadas por la Covid-19 en el mundo.

Brasil tiene un promedio móvil de 2.096 muertes diarias y 71.904 casos por día durante la última semana hasta el jueves, lo cual representó un 47 y 22 por ciento más, respectivamente, en comparación con los 14 días anteriores, según el consorcio de medios de prensa que lleva el seguimiento de la situación.

Hasta el jueves, Brasil había vacunado a más de 15 millones de personas, de las cuales 10,98 millones (equivalente al 5,19 por ciento de la población) han recibido la primera dosis y 4,02 millones (el 1,90 por ciento de la población) completaron su esquema con la segunda dosis, según el consorcio de medios de prensa.

BAE Negocios


Lula: Brasil está gobernado por un presidente genocida

El expresidente Luiz Inácio Lula da Silva consideró que Brasil está dirigido actualmente por un mandatario genocida, en alusión a Jair Bolsonaro, en una entrevista con el diario francés Le Monde, amplificada hoy aquí.

El fundador del Partido de los Trabajadores denunció además el discurso de negación empleado por Bolsonaro desde el inicio de la pandemia, al combatir el uso de mascarillas y el aislamiento social, y apostando por medicamentos sin eficacia probada contra la Covid-19.

Lula también comparó la pandemia con una ‘Tercera Guerra Mundial’ y pidió la unidad de los líderes internacionales en la lucha contra la enfermedad.

Relató que comenzó en política en la década de 1970 y ‘nunca he visto a mi pueblo sufrir como hoy. Las personas mueren a las puertas de los hospitales, el hambre regresó. Y frente a esto, tenemos un presidente que prefiere comprar armas de fuego en lugar de libros y vacunas’.

“Brasil está dirigido por un presidente genocida. Es realmente muy triste”, lamentó el exdirigente obrero.

Explicó que un jefe de Estado que ‘tuviera la noción de lo que significa gobernar’ habría creado un comité de crisis para enfrentar la pandemia. Sin embargo, Bolsonaro prefirió comprar millones de dosis de cloroquina.

Aludió a que para el excapitán del Ejército el virus era una ‘pequeña gripe’ y que, ‘siendo militar, no se contagiaría. Se inventó la historia de la cloroquina. Compró millones de dosis de Donald Trump (expresidente de Estados Unidos)’, criticó.

Es tan ignorante, apuntó, que ‘negándose a admitir la gravedad de la pandemia, la economía volverá a recuperarse. La única cura es vacunar al pueblo brasileño’, consideró.

Según lula, desde el comienzo de la pandemia, los líderes mundiales no se han reunido para discutir cómo enfrentar la enfermedad y la prioridad es discutir la liberación de vacunas para todo el mundo.

‘Hago un llamamiento al presidente Emmanuel Macron: convoque al G20. Llama a Joe Biden, Xi Jinping, Vladimir Putin y al resto. Estamos en guerra, es la Tercera Guerra Mundial y el enemigo es muy peligroso. La vacuna no debe ser un producto de mercado como lo es hoy, sino convertirse en un bien común de la humanidad’, acentuó.

Esta semana Lula hizo la misma exhortación dirigida al presidente estadounidense, Joe Biden, en una entrevista con la televisora CNN.

Acerca de una posible nueva carrera por la presidencia, especificó que resulta difícil dar una respuesta sencilla sobre si será candidato contra Bolsonaro en las justas comiciales de 2022.

‘¡Sinceramente, no lo sé! Tengo 75 años. En 2022, en el momento de las elecciones, tendré 77 años. Si sigo en plena forma, y se establece un consenso entre los partidos progresistas de este país para que sea candidato, pues no veré ningún problema para serlo’, subrayó.

Últimas Noticias


Bolsonaro: “Mi Ejército no va a salir a la calle a cumplir decretos de cuarentena”

El presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, anunció que no intervendrá si ocurre un estallido de desobediencia civil contra las cuarentenas impuestas por los gobernadores ante el colapso sanitario y admitió que es “poco” el auxilio de 55 dólares por mes que entregará a casi 40 millones de personas, mientras casi el 80 por ciento de la población considera que la pandemia está “fuera de control”.

“Mi Ejército no va a salir a la calle para cumplir decretos (de cuarentena) de los gobernadores. Si el pueblo decide entrar en desobedienciai civil, no les entregaré el Ejército ni por orden del Papa”, avisó Bolsonaro a seguidores en la puerta del Palacio de la Alvorada.

El líder ultraderechista hizo la declaración para explicar un pedido realizado ante el Supremo Tribunal Federal, la corte máxima del país, para que sea declarado ilegal el toque de queda nocturno decretado por los gobernadores de Brasilia, Bahía y Río Grande do Sul como parte de las cuarentenas, a las cuales se opone.

Bolsonaro comparó a las cuarentenas con “dictaduras”, pronosticó “situaciones de caos” provocada por “el hambre y la falta de empleo que ya está sintiendo el pueblo por esta idea de cerrar todo” y hasta comenzó a amenazar con “acciones duras” a los gobernadores que insistan en las restricciones.

“Me culpan a mí como si fuera insensible frente a las muertes pero el hambre también mata; la depresión que causa suicidios en Brasil. ¿Dónde iremos a parar? ¿Será que la población está preparada para una acción del gobierno federal frente a eso? Pueden ser medidas duras. Para darle libertad al pueblo y para darle derecho al pueblo de ir a trabajar. Y eso no es dictadura. El terreno para una dictadura es justamente el hambre y la miseria”, afirmó.

En este sentido, agregó, sin detallar: “Me gustaría que no llegara ese momento, pero terminará llegando”.

“Yo tenía razón desde el principio. Ahora el intendente de Rìo de Janeiro (Eduardo Paes) prohíbe ir a la playa, cuando la vitamina D del sol es buena para prevenir casos graves de Covid”, dijo.

El mandatario elogió el plan de producción local de 20 millones de vacunas de AstraZeneca por mes que ejecutará a partir de abril el laboratorio público Fiocruz. “Estamos a favor de la vida, la vacuna, el trabajo y el ingreso de la gente”, sostuvo y defendió las partidas presupuestarias destinadas a comprar camas UTI en los estados y municipios.

“¿Dónde está ese dinero?”, se preguntó, casi como atribuyendo el colapso por el aumento de pacientes que necesitan cama de UTI para enfrentar la variante P1 del coronavirus a supuestas malversaciones.

El presidente pidió a la corte que sea el Poder Legislativo el que decida sobre medidas como toque de queda o confinamiento.

El laboratorio oficial Fiocruz admitió el martes que el país se encuentra en colapso hospitalario, el peor de su historia, y recomendó distanciamiento social.

Bolsonaro también habló de la enmienda constitucional aprobada por el Congreso para reanudar el subsidio a la población más pobre, al reconocer que “es poco pero lo único posible para el gobierno central” el pago del auxilio de emergencia por unos 55 dólares mensuales por 4 meses para compensar la crisis económica.

El año pasado, el Congreso había aprobado un piso de auxilio por seis meses de 125 dólares mensuales a 65 millones de personas y el gobierno recreó el subsidio este año, aunque con un alcance menor tanto de personas, unas 40 millones, como de dinero.

Las prohibiciones en Río de Janeiro

Mientras, la ciudad de Río de Janeiro, considerada la capital turística de Brasil, decretó la prohibición del uso de las playas y del baño de mar durante este fin de semana, con toque de queda nocturno, para contener el avance de los contagios.

El decreto fue publicado en el Diario Oficial del Municipio de la ‘ciudad maravillosa’ por el intendente Eduardo Paes. Río de Janeiro es la segunda ciudad más populosa de Brasil.

La medida establece el cese de entradas de pasajeros a la ciudad en ómnibus y combis, salvo los de los hoteles, con retenes en los principales accesos.

Los “quiosques” -bares y cafés instalados en la costanera de las playas de Leme, Copacabana, Ipanema, Leblón y Barra de Tijuca- fueron autorizados a seguir funcionando, aunque se prohibió el estacionamiento en la región. La medida dura hasta las 5 del lunes.

Mientras, una encuesta del instituto Datafolha mostró que el 79% de la población considera que la pandemia en Brasil está “fuera de control” y 82% asegura tener miedo a ser víctima de Covid-19, sobre todo porque el principal socio comercial de la Argentina es responsable durante marzo de uno de cada cuatro muertes por coronavirus en el mundo.

Los datos son un récord sobre la percepción de la sociedad desde el inicio de la pandemia en Brasil, en febrero del 20.

El sondeo, publicado en la portada del diario Folha de Sao Paulo, el más influyente del país, muestra los estragos causados por la segunda ola de coronavirus atribuida por los especialistas a las aglomeraciones que se registraron en diciembre, enero y febrero, con contagios que incluyen la poderosa nueva variante P1, o variante de Amazonas, surgida en Manaos en noviembre.

Télam


VOLVER

Más notas sobre el tema