Paraguay, crisis orgánica del Estado – Por Hugo Ruiz Díaz

823

Los conceptos vertidos en esta sección no reflejan necesariamente la línea editorial de Nodal. Consideramos importante que se conozcan porque contribuyen a tener una visión integral de la región.

Por Hugo Ruiz Díaz *

  1. Paraguay se encuentra en medio de una crisis social, crisis orgánica profunda. Es una crisis de hegemonía de las clases dominantes, crisis de institucionalidad En otras palabras, el consenso sobre este modelo de Estado, está roto.  La población ya no cree en las instituciones estatales. El ¡Que se vayan todos!, revela esa incredulidad social.
  2. La población, ante la indiferencia de todas las instituciones del Estado y del “empresariado”, fue abandonada por todos los sectores y por todas y cada una de las instituciones del Estado. Y como Constituyente, el único poder que prevalece sobre todo lo constituido, se insurge.  Hace real el Derecho a la rebelión, con o sin constitución, sin el acuerdo del simple poder constituido que no tiene nada ni de sacro, ni de eterno.
  3. La dirigencia de la oposición, en todos los sectores, no vio venir la insurrección popular en las calles.  Ni intuyó la tormenta que se aproximaba, encerrados en sus habitáculos lejos del pueblo y de sus necesidades.
  4. La ceguera de la oposición institucionalizada en su conjunto, ante la evidente la acumulación de la cólera popular no deja de sorprender.  No tomó en serio ni la profunda crisis del capitalismo de este Estado subdesarrollado, ni la crisis sanitaria desatada por la pandemia. Ni siquiera algún que otro análisis serio de lo que estaba pasando a nivel mundial, regional, sub regional, nacional.
  5. El fraudulento gobierno del Partido Colorado, tampoco tomó en serio la situación de crisis sanitaria asociada con la crisis del capitalismo subdesarrollado. La corrupción intrínseca que reina en el Partido Colorado, la prepotencia y sentimiento de impunidad, continuaron como línea de conducta ante la crisis y como respuesta a ella.

II

  • Mientras el pueblo padecía de medicamentos, de insumos básicos de salud, de camas, de hospitales, viendo a sus seres queridos agonizar y morir, la oposición institucionalizada tuvo como prioridad absoluta, fuera de la realidad social de abandono, las elecciones de noviembre de este año y preparándose ya, en medio de búsqueda de acuerdos de cúpulas, para supuestas elecciones en el 2023.  Pugnas intestinas sangrientas por cargos, por candidaturas a concejales, intendentes, etc.
  • La granada a fragmentación que tenían enfrente, les explotó en la cara.
  • En este contexto de insurrección popular del constituyente, los simples constituidos de la oposición institucionalizada, “toman conciencia” repentinamente que el pueblo se encuentra en estado de rebelión.
  • El reclamo popular es ¡Que se vayan todos!,¡Todos! Reclamo que proviene del constituyente no de los simples constituidos, simples “representantes”.  Ese reclamo es calificado por la oposición institucionalizada como simple populismo.   Se impone el “realismo político”.
  • La insurgencia los golpeó de lleno en el rostro y los obligó a salir de sus metros cuadrados de privilegiados, acordándose que existe una constitución, que existen leyes, que el pueblo tiene hambre, que está abandonado, que hay corrupción…. y se “deciden” actuar….
  • Aparecen propuestas de todo tipo, las más descabelladas, las más desatinadas; las más delirantes, en el apuro por conducir la insurgencia popular. Lo peor, sin consulta alguna con el insurgente. Llenan de comunicados de indignación todo el país!. Aparecen las propuestas “moderadas” y “realistas” tales como juicio político hasta renuncias!
  • Es cierto que tanto el presidente y el vicepresidente, reales corruptos y vende patrias, deben irse. ¡El Partido colorado debe irse!.  Es una solución temporal necesaria e inevitable, así como debe la sociedad desembarazarse de Cartes y de otros grupos, como los económicos – financieros-bancarios especuladores.
  • Lo constatable es que la oposición institucionalizada carece de una propuesta seria de salida a la crisis y se vuelca a tratativas internas, marginando a los insurgentes, ignorando limpiamente al pueblo.
  • Ante sus propuestas de salida temporal a la crisis se impone una pregunta esencial:  ¿Y después qué? ¿Qué y quiénes al día siguiente?  ¿Cómo y con qué instrumentos satisfacer las necesidades del pueblo? ¿Elecciones con los mismos componentes del Tribunal de justicia electoral? Elecciones con los mismos componentes del Poder judicial? ¿Elecciones con los mismos componentes del Ministerio Público?….¿cómo piensa la oposición institucionalizada destituir al presidente y al vicepresidente?  ¿Usando al pueblo como carne de cañón? ¿Y a quién designarán como presidente? ¿Y nuevamente….. después qué?. Se quedan  como los “representantes” como si no hubiera pasado nada?.

III

  1. Parecería que la oposición concibe la crisis social, la crisis de modelo de Estado, la crisis de institucionalidad del Estado, en simple crisis política. La oposición está muy por detrás del pueblo y de sus reivindicaciones.
  2. Ni se les atravesó por la cabeza convocar a Asambleas Populares en todo el país para debatir propuestas de salida, propuestas de Cabildos Abiertos, programa de transición hacia un nuevo modelo de sociedad; consultas populares…nada.
  3. Las propuestas avanzadas por la oposición institucionalizada solo evidencian su carácter burocrático. Carece de propuesta seria para responder a las necesidades reales del pueblo, más que salidas burocráticas a espaldas del insurgente. Lo que ofrece es tratativas y más tratativas en espacios burocráticos.
  4. Cierto. Podrán aplacar la insurrección por un tiempo, hasta podrán derrotarla coyunturalmente. ¡Pero no podrán parar la crisis del Estado capitalista subdesarrollado y del poder de la minoría económica, ni remendar la crisis de institucionalidad, de credibilidad reflejada en el ¡que se vayan todos!
  5. La salida es estructural, es el cambio del Estado, del modelo de Estado subdesarrollado que hunde en la hecatombe de la miseria a todo el pueblo.

* Ph.D en Derecho Internacional, Universidad Catolica de Louvain-la-Neuve, Bélgica 2004. Negociador del Tratado de Itaipú, 2008-2009. Responsable por la Presidencia paraguaya de las negociaciones del Tratado de Yacyreta y de la venta de energía paraguaya a Uruguay


VOLVER

Más notas sobre el tema