Sin favoritos y en colapso sanitario, Perú entra en la recta final de la carrera por la presidencia

431

Sin favoritos y en colapso sanitario, Perú entra en la recta final de la carrera por la presidencia

Por Augusto Taglioni

Faltan cuatro semanas para las elecciones en Perú y nadie se anima a confirmar quién estará en la segunda vuelta. La prolongada crisis política agudizó el escepticismo de los votantes con los partidos políticos que se tradujo en el grado de atomización de las ofertas electorales.

Esto expresó la última encuesta realizada por la consultora Ipsos en coordinación con el El Comercio de ese país que incluyó un simulacro de votación con una cédula de sufragio muy parecida a la que se utilizará el 11 de abril.

En ese marco, los resultados arrojan que Yonhy Lescano, candidato de Acción Popular, se ubica en el primer lugar de las preferencias. Detrás de él, aparece un pelotón de dirigentes entre los que se destacan el ex arquero de la selección peruana, George Forsyth, de Victoria Nacional, el derechista Rafael López Aliaga, de Renovación Popular, Keiko Fujimori, de Fuerza Popular; y la dirigente de centroizquierda, Verónika Mendoza, de Juntos por el Perú.

La atomización se expresa con fuerza en el porcentaje de intención de voto, ya que, Lescano tiene 21 por ciento de los votos válidos y sus seguidores tienen 13,9, 11,6, 10, 9 y 10,4 puntos respectivamente.

Así las cosas, la elección tendrá 18 candidatos presidenciales pero la mayor cantidad de votos no corresponde a ninguno de ellos sino a la opción “No sé”.

El gobierno que asuma tendrá que hacerse cargo de una delicada crisis sanitaria que provocó un deterioro económico y la sistémica crisis política que terminó con los últimos mandatarios destituidos por el Congreso o renunciando al cargo.

En relación a los candidatos, Lescano es diputado de Acción Popular y tiene una orientación centrista que fue corriéndose a la izquierda para diferenciarse con mayor calidad de las opciones de extrema derecha como Rafael Lopez Aliaga y Keiko Fujimori. En el caso de la dos veces candidata a la presidencia, decidió hacer campaña con su apellido, algo que no había pasado en los procesos anteriores.

La atomización se expresa con fuerza en el porcentaje de intención de voto, ya que, Lescano tiene 21 por ciento de los votos válidos y sus seguidores tienen 13,9, 11,6, 10, 9 y 10,4 puntos respectivamente.

Según los números de la encuesta, George Forsyth es quien entraría al balotaje pero en un margen con el resto muy acotado. Forsyth nació en Venezuela pero fue registrado como peruano cuando era menor de edad durante una misión diplomática de su padre, Harold.

Es conocido en Perú por su carrera deportiva, ya que, fue arquero de Alianza Lima y la selección peruana entre 2001 y 2007. Su incursión en la política inició en el 2010 cuando ganó un puesto como concejal del distrito de La Victoria y en 2018 fue electo alcalde. Su estrategia es mostrarse como outsider de una clase política cuestionada por los casos de corrupción y diversos escándalos.

El gobierno de Alberto Fernández y buena parte de los espacios progresistas de la región estarán pendientes de Verónika Mendoza, candidata de Juntos por Perú que integra el Grupo de Puebla. En 2016 sorprendió cuando quedó en tercer lugar con 20 por ciento de los votos y desde entonces ocupa lugar de protagonismo aunque con menos cantidad de votos que hace algunos años atrás.

La única certeza en un proceso electoral con muchos signos de interrogación es que habrá un Congreso sin mayorías fuertes que podrían debilitar a quien resulte vencedor en las urnas, tal como viene ocurriendo desde la renuncia de Pedro Pablo Kuczynski en 2017. Según los cálculos, podría haber una representación de 8 o 9 bloques y de 130 asambleístas, Acción Popular podria quedarse con la primera minoría a pesas con 25-30 representantes. Esto supondrá un ejercicio de negociación y diálogo que no viene siendo una constante en un parlamento peruano acostumbrado a hacer uso del recurso de la “vacancia por incapacidad moral” que termina fagocitándose presidentes.

Justamente, uno no de los candidatos para el parlamento es el ex presidente Martín Vizcarra quien de todas formas tendrá que esperar una decisión judicial que podría terminar con prisión preventiva por una denuncia de corrupción cuando era gobernador de Moquegua.

El gobierno de Alberto Fernández y buena parte de los espacios progresistas de la región estarán pendientes de Verónika Mendoza, candidata de Juntos por Perú que integra el Grupo de Puebla

Si la tendencia reflejada por el informe de Ipsos/El Comercio se cumple, el fujimorismo quedaría fuera de la segunda vuelta luego de dos elecciones seguidas (2011 y 2016) siendo el partido más votado en primer turno. Esto le permitió contar con mayoría absoluta en el Congreso hasta disolución y convocatoria a elecciones legislativas realzada por Martín Vizcarra en septiembre de 2019.

La crisis sanitaria será un factor importante, sobre todo en el porcentaje de participación. La curva del coronavirus puso el país al borde de colapso sanitario y con solo 33 camas de terapia intensiva disponibles. Con la llegada de las primeras vacunas durante el mes pasado, la situación mejoró pero sigue siendo delicada.

Además, en febrero del 2021, la actividad económico cayó alrededor de 9% con respecto al mismo mes del año anterior, producto de las cuarentenas focalizadas en un país con más del 70 por ciento de trabajo no registrado, señaló el Área de Estudios Económicos del Banco Central de Perú.

En este marco, las urnas dirán hacia donde se dirigen los votantes en un país con una población enojada con los políticos y afectada por el coronavirus y la crisis económica.

La Política Online


VOLVER

Más notas sobre el tema