Ingresan al Congreso nuevo proyecto para cuarto retiro de un 10% de fondos previsionales

Foto: Diputadas y Diputados de Chile
778

Diputados se lanzan con cuarto retiro e ingresan formalmente el proyecto a Comisión de Constitución

La diputada del Partido Humanista (PH), Pamela Jiles, ingresó a tramitación en el Congreso la tarde de este martes un nuevo proyecto de ley que permitiría un cuarto retiro de un 10% de fondos previsionales.

En caso de ser aprobado, se trataría de la cuarta vez que diputados proponen lo mismo, tras los 2 primeros aprobados en 2020 y el tercero aprobado por el Parlamento durante los últimos días, el cual también pasó por el Tribunal Constitucional (TC).

En el proyecto de autoría de Pamela Jiles, también figuran las diputadas Jenny Álvarez, Karol Cariola, Patricia Rubio y Marisela Santibáñez, además de los diputados Félix González, Alexis Sepúlveda y Gabriel Silber.

La Unidad de Reportajes de BioBioChile confirmó que la iniciativa fue ingresada en la comisión de Constitución, Legislación y Justicia de la Cámara Baja.

El diputado ecologista Félix González, coautor de la iniciativa, indicó que “cuando presentamos el tercer retiro, tuvimos las mismas reacciones, que era algo exagerado, pero se vio que era una necesidad. De la misma forma, hay que dejar abierta la posibilidad de que la gente pueda hacer un cuarto retiro”.

“Junto con presentar este proyecto, esperamos que el gobierno haya aprendido a que debe dar soluciones más universales. Lamentamos la actitud del Presidente Piñera de obstaculizar esto (anteriores retiros), de los ministros de haber ido al TC, sin ninguna empatía con la gente que debe resolver sus problemas”, añadió el parlamentario ecologista.

González confirmó el ingreso del proyecto la tarde del martes, misma jornada en que se conoció que el TC no admitió a trámite el recurso presentado por el Gobierno en contra de el tercer retiro de fondos, lo que gatilló el anuncio de su promulgación.

Bio Bio Chile


Tercer retiro del 10% podrá solicitarse desde el próximo lunes

La Asociación de AFP confirmó que desde el lunes a las 9:00 horas se recibirán solicitudes para retirar fondos de pensiones por tercera vez en el sitio web cada administradora.

A partir de esa fecha, cada empresa tiene 15 días para pagar a sus afiliados, aunque se espera que ese plazo sea menor, de acuerdo a lo ocurrido en las experiencias anteriores.

De hecho, el ministro del Trabajo, Patricio Melero, dijo ayer martes que “nuestro pronóstico es que hacia fines de la próxima semana o inicio de la subsiguiente ya debiera estar el sistema en pleno funcionamiento e iniciándose los primeros pagos”.

Junto con anticipar que las administradoras ya están listas para efectuar los giros, la líder del gremio, Alejandra Cox, anticipó en la víspera que, “tal como lo hemos realizado en las dos ocasiones anteriores, trabajaremos para hacerlo de la manera más segura y expedita para las personas”.

Por lo demás, se estima que la noche de hoy miércoles se publicará el oficio de la Superintendencia de Pensiones respecto a esta nueva medida.

Cooperativa


Tercer Retiro: Cinco momentos clave de una derrota histórica para La Moneda

Apenas 15 horas duró el diseño del Ejecutivo sobre el tercer retiro de los ahorros previsionales, luego de anunciar que impulsarían un proyecto de ley propio sobre el tema, mientras esperaban que el Tribunal Constitucional acogiera el requerimiento contra la iniciativa despachada anteriormente por el Congreso. Sin embargo, el portazo del organismo, que ni siquiera acogió su admisibilidad por “carecer de fundamentos” -según sostuvo uno de sus ministros, Iván Aróstica-, echó por tierra el esquema del gobierno y forzó al Presidente Piñera a reconocer uno de sus más dolorosos fracasos.

La vocería matinal de Iván Aróstica

El reloj aún no marcaba las 09:00 de ayer, martes 27, cuando Iván Aróstica, ministro del Tribunal Constitucional, rompió el habitual hermetismo de la institución y adelantó algunas luces de lo que se vendría en la jornada más aciaga del gobierno, sorprendiendo con una inusual empatía hacia el momento social y político que se vive por estos días.

“El punto central no es quién hace la ley, el punto central es qué tiene que hacerse para solucionar el problema de la gente. Como todo ciudadano sentimos y somos empáticos con la situación de la ciudadanía”, comentó Aróstica a la prensa apostada en las afueras del tribunal. Junto a ello, el ministro agregó un contrapunto respecto al fallo emitido en diciembre del año pasado, cuando el organismo acogió el requerimiento presentado entonces por el gobierno, impugnando la constitucionalidad del proyecto de segundo retiro impulsado por la oposición.

“Han ocurrido situaciones bien importantes entre el 30 de diciembre y hoy. Cambios no solamente en situaciones fácticas, se han agravado las medidas de salubridad (…) todos los ministros van a abocarse no a repetir lo que dijimos el 30, no tiene sentido eso. Si alguien cree que vamos a calcar eso, no. Han ocurrido acontecimientos”, advirtió.

En el gobierno comenzaron a correr en círculos, pues no era necesario hacer una exégesis del derecho constitucional para concluir que, al menos, La Moneda no tenía una victoria asegurada. En tanto, el ministro del Interior, Rodrigo Delgado, evitó profundizar en la inédita intervención de Aróstica: “No las voy a comentar, no me corresponde. Pero lo que ocurra dentro del TC tenemos que estar muy atentos. No lo voy a comentar, insisto”, dijo.

Inhabilidad de Brahm y la lucha intestina en el TC

Otro punto por revisar que tenía el Tribunal Constitucional, era la posible inhabilidad de la presidenta del organismo, María Luis Brahm, luego que un grupo de parlamentarios de oposición, liderados por el senador independiente Carlos Bianchi, ingresara otro requerimiento para apartar a Brahm de la paradigmática sentencia.

Lo anterior, dado su pasado como jefa de asesores en el primer gobierno de Sebastián Piñera, lo que comprometería su imparcialidad, antecedente reforzado en la anterior sentencia del TC respecto al proyecto de segundo retiro de fondos previsionales en diciembre del año pasado. Aquella vez, su voto fue dirimente a favor del gobierno, en un reñido empate de 5 votos a favor y 5 en contra.

Someter a los ministros para votar la inhabilidad de la propia presidenta del tribunal, además, también tiene como telón de fondo la guerrilla interna que se vive entre los ministros que integran la institución. Una tensión que comenzó con una entrevista de la propia Brahm a La Tercera, donde lanzó un misil que resquebrajó hasta hoy la convivencia interna en el TC: “Antes de que yo llegara había causas detenidas en el TC por mucho tiempo, al límite de la corrupción”, dijo en abril del año pasado, responsabilizando a su antecesor, Iván Aróstica.

De ahí en más, cada cierto tiempo aparecen en los diarios las intrigas intestinas del TC, donde se han sucedido denuncias y sumarios por acoso y maltrato laboral por parte de Brahm a funcionarios del organismo, y un allanamiento de la PDI a las oficinas del tribunal -de la cual la propia Brahm anunció acciones legales-, muestras del estado terminal de un organismo deslegitimado al ser calificado por sus críticos como “la tercera cámara”.

Por eso la sorprendente intervención matinal de Aróstica fue leída de forma transversal como una calculada forma de pasarle la cuenta a Brahm, con quien, en lejanos días de afinidad y cercanía, compartían almuerzos y una designación de ambos por parte de Piñera con apenas un día de diferencia en el 2013.

No obstante el afilado juego de póker en el TC, Brahm sorteó la valla de la inhabilidad por cuatro votos a favor y cinco en contra.

Un fallo en tres palabras: “Carece de fundamentos”

Cerca de las 14:00 horas de ayer, resonó el mayor portazo que ha recibido el gobierno en estos casi cuatro años de administración: el Tribunal Constitucional declaraba “inadmisible” el requerimiento presentado por el gobierno ante el proyecto que habilita un tercer retiro de los ahorros previsionales. Siete votos a favor y tres en contra, donde la habitual postura de dos ministros de sensibilidad oficialista, esta vez le dieron la espalda a La Moneda: a diferencia del fallo sobre el segundo retiro, ahora Juan José Romero e Iván Aróstica sustentaron el rechazo al escrito presentado por el Ejecutivo.

Y nuevamente Aróstica agregó otras luces sobre la sentencia del tribunal, esta vez con una frase tan corta como elocuente: “carece de fundamentos”.

“El requerimiento fue desestimado porque carece de fundamentos completos. Si bien tiene fundamentos, faltó hacerse cargo de algunos antecedentes. Esos antecedentes son básicamente la sentencia anterior del Tribunal Constitucional. Esa sentencia tiene dos factores importantes que Su Excelencia no lo consideró”, explicó el ministro.

Fuentes conocedoras del escrito sostienen que serían tres las líneas argumentativas para rechazar el requerimiento del gobierno: la impugnación sobre la presunta inconstitucionalidad del proyecto tendría errores de forma, tampoco se hizo cargo de las advertencias contenidas en el fallo de diciembre del año pasado -al que justamente había aludido Aróstica- y que el proyecto al que aludía el escrito del Ejecutivo no era precisamente el despachado por el Congreso, aprobado por mayoría de ambas cámaras, con votos de oficialismo y oposición.

Un golpe corto y certero para el gobierno y que se ahorró tiempo con el sesudo análisis de fondo del proyecto objetado, lo que abría la posibilidad cierta de crispar los ánimos a niveles insufribles.

Mientras todo el diseño del gobierno se derrumbaba, a esa hora el Presidente Piñera participaba de la ceremonia del 95 aniversario de Carabineros, a quienes les manifestó su “profundo cariño y admiración por esos 60 mil hombres y mujeres que cumplen su deber”. Lo acompañaban el ministro del Interior, Rodrigo Delgado, el subsecretario de la cartera, Juan Francisco Galli, y su par de Prevención del Delito, Katherine Martorell.

Emergencia en La Moneda (Y un consenso de facto entre oficialismo y oposición)

Probablemente ésta es la única oportunidad donde se justifica ese lugar común llamado “se encendieron las alarmas”, esta vez en La Moneda. Así, el gobierno quedaba encerrado en su propio laberinto, al apostar por una institución que, en los hechos, le dio la espalda en el momento más crítico del gobierno.

Esto, puesto que es una jugada que quebró por completo a quienes sostienen a un gobierno dirigido por un Presidente con un 9% de apoyo, según estampó la última encuesta Cadem.

Los hechos están a la vista y para el oficialismo resultaron traumáticos; la división de los ministros del Comité Político ante la idea de acudir al TC -desmentida posteriormente por una insólita carta al director de un matutino juramentando cohesión interna-, las críticas de la plana mayor de Chile Vamos, solicitando un camino alternativo de ayuda social y criticando que no fueran consultados en las grandes definiciones de Estado, el anuncio de impulsar un proyecto propio de tercer retiro de ahorros previsionales en compañía de dirigentes y candidatos presidenciables del sector -a la misma hora de los premios Óscar, recordará a futuro la microhistoria de Chile-, y un día entero en que se desconocía el tenor de dicha iniciativa, ingresada a la Cámara recién la noche del lunes 26, pasadas las 21:00 horas.

The Clinic


VOLVER

Más notas sobre el tema