Colombia | Paro nacional y marchas en todo el país contra la polémica reforma tributaria de Duque

1.445

Paro 28 de abril: razones de la protesta y los puntos de concentración en las principales ciudades

Este miércoles 28 de abril, Colombia vivirá una nueva jornada de protestas contra el Gobierno en un paro nacional convocado por varias razones, pero, principalmente, por la reforma tributaria.

Las movilizaciones del paro 28 de abril se darán en las principales ciudades del país donde se prevén concentraciones con miles de personas que marcharán hacia las principales plazoletas.

Entre los reclamos se destaca el rechazo a la reforma tributaria presentada el pasado 15 de abril por parte del Ministro de Hacienda, Alberto Carrasquilla.

No obstante, una orden judicial emitida por la magistrada Nelly Yolanda Villamizar del Tribunal Administrativo de Cundinamarca ordena aplazar las marchas de este 28 de abril en el marco del paro nacional.

Se trata de un documento, que es de obligatorio cumplimiento, donde se pide tomar acciones en marco de la pandemia del coronavirus.

También le ordena al presidente Iván Duque , al ministro de Salud, a la alcaldesa Claudia López y a los demás mandatarios del país que de manera inmediata a la notificación procedan a informar en los medios de comunicación con el fin que los manifestantes se abstengan de salir a marchar.

Sin embargo, desde distintos sectores afirmaron que las movilizaciones continuarán su curso.

La protesta también enmarcará reclamos por el asesinato de líderes sociales, ambientales y defensores de Derechos Humanos.

También habrá protesta por las recientes masacres que han manchado el país, entre otros temas.

¿Cuáles son los puntos de concentración en las principales ciudades del país?

Medellín

Las centrales obreras y organizaciones sociales comenzarán la protesta con una concentración entre las 6:30 de la mañana y las 7:00 de la mañana en el Sena de Pedregal, luego comenzará un recorrido al Parque de Los Deseos, tomarán la calle Barranquilla, la Avenida Regional, las vías San Juan-Carabobo, marcharán por la Avenida El Poblado y terminará la manifestación en el parque de El Poblado.

Cali

Serán 22 puntos de concentración que están previstas para las 5: 00 de la mañana.

Las marchas llegarán de diferentes puntos de la ciudad a la plazoleta San Francisco de la Gobernación del Valle y al Centro Administrativo Municipal, CAM.

Barranquilla

La marcha del paro nacional iniciará a las 8:00 de la mañana

Saldrá de la carrera 8 con calle Murillo y llegará a la Plaza de la Paz y de ahí bajará hasta el monumento a la bandera en el barrio Simón Bolívar.

De otra parte, los profesores del departamento participarán en la rueda de prensa convocada por la Central Unitaria de Trabajadores en la Plaza de la Paz y de un cacerolazo virtual, previsto para a las 5 de la tarde. Entre los puntos de concentración están Sameco, Puente del Comercio, Portada en la vía al mar, sede de Meléndez de la Universidad del Valle y el Hospital Universitario, ‘Evaristo García’.

Bucaramanga

Las concentraciones iniciarán a las 8:00 de la mañana y se espera una gran concentración sobre el sector conocido como la Puerta del Sol. Posteriormente, se movilizarán por la carrera 27 hacia la calle 36 para llegar a la plaza cívica Luis Carlos Galán Sarmiento.

También anunciaron bloqueos sobre la autopista Bucaramanga – Girón, Bucaramanga – Floridablanca y el puente Provenza.

Villavicencio

La cita es en dos puntos de la ciudad a las 8:30 de la mañana, el primer grupo se concentrará en él la sede del SENA y el seguro grupo lo hará en el puente OCOA sobre la vía que de Villavicencio conduce al municipio Puerto López, el recorrido llegará al centro de la ciudad en el parque los libertadores.

Neiva

Son cuatro puntos de concentración Mercaneiva, Sena Industrial, Puente El Tizón y C.C Santa Lucía y finalizaran en el parque Santander con un acto cultural.

Cartagena

La jornada de protestas inicia a las 5:00 de la mañana con una caravana de la Unión Sindical Obrera en la zona industrial de Mamonal.

En otro punto, en el peaje de Turbaco manifestantes se concentrarán exigiendo el desmonte de este punto de recuadro. A las 7:30 de la mañana, iniciará la gran concentración de docentes y centrales obreras, que marcharán desde el Coliseo de Combate, en la Avenida Pedro de Heredia, hasta el Centro Histórico de la ciudad.

A la altura del sector de los Cuatros Vientos se integrarían a la marcha organizaciones estudiantes y de artistas.

Bogotá

Las movilizaciones están previstas para iniciar desde las 5:00 de la mañana

Habrá más de 50 puntos de concentración, los principales puntos de concentración en la capital del país son Parque Enrique Olaya Herrera, Av, Primero de Mayo, Universidad Nacional, Universidad Pedagógica, Monumento de Los Héroes, Portal de las Américas. Se espera que las movilizaciones finalicen en el Centro de Memoria Histórica.

¿Qué ha dicho el Gobierno y otras instituciones frente a las movilizaciones?

El presidente Iván Duque aseguró que todos los colombianos tenemos un derecho constitucional a expresarnos libremente y manifestar pacíficamente las cosas que apoyamos y las que no, pero recordó las palabras del director de la OMS, Tedros Adhanom quien aseguró que es un deber de precaución evitar las aglomeraciones.

“Porque las aglomeraciones que tengamos hoy serán las UCI que estaremos solicitado en dos semanas”, aseguró el presidente Duque

De otro lado, la Conferencia Episcopal de Colombia les pidió a los promotores del paro nacional que “suspendan las marchas y concentraciones programadas porque representan un gravísimo riesgo para la vida y la salud de todas las personas”.

Por su parte, el ministro del Interior, Daniel Palacios, fue enfático en destacar que, pese a que “la protesta es un derecho” y siempre será “bienvenida de manera que se organice de forma no violenta”, asegura que estos momentos de pandemia deben de ser “de prudencia y reflexión”.

Y es que diferentes autoridades distritales y locales han ofrecido cambiar la fecha de las movilizaciones como en el caso del alcalde de Cali que ofreció un día cívico en mayo para que manifestantes aplacen protesta del 28 de abril o como el caso de la alcaldesa de Bogotá, Claudia López quien ofreció el Canal Capital para hacer “el mayor cacerolazo de la historia” y evitar marchas.

Blu Radio


Estos son los motivos del paro nacional del 28 de abril… más allá de reforma tributaria

El paro nacional tiene un objetivo claro: expresar su rechazo frente a las decisiones del Gobierno Nacional, especialmente en su propuesta con la reforma tributaria. Dentro del grupo manifestante se encuentran trabajadores, conductores, educadores, pensionados y más colectivos que, además, demuestran su preocupación por otras situaciones.

En una rueda de prensa publicada en la página de Facebook de la CUT, en la que hicieron presencia líderes de los gremios protestantes, se trató la responsabilidad que tendría el presidente Iván Duque en el proyecto de reforma tributaria que tantas críticas ha recibido.

“… Se niega a acoger un clamor nacional para retirar ese nefasto proyecto del Congreso de la República”, dijo Francisco Maltés, presidente de la CUT.

Motivos del paro nacional del 28 de abril de 2021
Críticas al Gobierno Nacional
En un comunicado del Comité Nacional del Paro, que ha titulado “Por la vida, la paz, la democracia y contra la reforma tributaria y el paquetazo de Duque vamos al paro nacional el 28 de abril” se mencionaron las principales inconformidades que motivaron a la movilización.

En el documento se critica el manejo del Gobierno Nacional, especialmente en los recursos públicos, pero se descalifica lo siguiente:

  • Altos índices de desempleo, pobreza y desigualdad.
  • Crisis de salud pública causada por la COVID-19.
  • Lento proceso de vacunación.
  • Renta básica del salario mínimo.
  • Subsidio a las PYMES.
  • Masacres y asesinatos a líderes sociales.
  • Paramilitarismo en los territorios.
  • Militarización en la vida civil.
  • Crisis carcelaria.
  • Criminalización de la protesta social.
  • Incumplimiento de los acuerdos de paz.

Pulzo



Otra jornada de paro: radiografía del descontento y abrebocas de elecciones

Por Javier González Penagos

La pandemia que desató el COVID-19 terminó desinflando y, si se quiere, desdibujando la ebullición social -inédita por demás- con la que Colombia cerró 2019. Paradójicamente, esa misma pandemia es hoy el germen de una nueva ola de descontento y protesta social que tendría dimensiones aún mayores para el gobierno de Iván Duque. Si bien el paro convocado para el próximo miércoles es consecuencia del encierro y la crisis económica, que no deja de agobiar a todos y cada uno de los sectores sociales, la anunciada reforma tributaria terminó exacerbando los ánimos y encaminando el malestar que se siente en los hogares y que ahora se expresará en las calles.

A diferencia de noviembre de 2019, cuando el Ejecutivo apenas sumaba poco más de un año en el Palacio de Nariño, la protesta que se vivirá el 28 de abril se da en medio del año preelectoral, por lo que pulularán aquellos que busquen sacar réditos y reivindicarse como sus promotores en búsqueda de votos. Por si fuera poco, el paro se da en momentos en los que la desaprobación de Duque alcanza el 63,2 % y en los que, según la encuesta de Invamer, el 77,5 % de los colombianos consideran que las cosas van por mal camino. Se trata del porcentaje más alto en los últimos cuatro años.

“El descontento existe. Quizás en este momento muchos sectores están enfrentando una situación mucho más complicada que a finales de 2019. Hay personas más afectadas en términos económicos, muchos están asfixiados. Por ello, ahora se habla del ‘segundo paquetazo de Duque’, porque el ‘primero’ era por el descontento por la reforma pensional y otras iniciativas. Si antes había inconformidad y la gente no estaba dispuesta a aceptar reformas fácilmente, menos ahora con la pandemia a cuestas”, explicó Juan Carlos Guerrero, director del Observatorio de Redes y Acción Colectiva (ORAC) de la Universidad del Rosario, dedicado al estudio y seguimiento de formas de protesta social, movimientos sociales en gestación y activismo político.

De tal calado será el asunto, que no deja de ser incierto cuál será la dimensión de la protesta, teniendo en cuenta que, si bien persiste un ambiente de descontento social, no puede pasar por alto que el país afronta el tercer pico de la pandemia, que cada día se rompen los récords de muertes por coronavirus o que ciudades como Bogotá ya reportan casos de las cepas brasileña y británica del COVID-19. Por ello, también será un acto de rebeldía ante las restricciones vigentes, como los toques de queda o los confinamientos estrictos.

“No hay condiciones para que la gente salga tranquila, bien sea porque no se pueden dar el lujo de perder un día de trabajo o por miedo al contagio”, explica Lina Guisao Crespo, analista política y especialista en temas de movilización ciudadana. Desde su perspectiva, frente a lo que vivió el país a finales de 2019, la presencia en las calles “va a ser incipiente”. Sin embargo, sostiene que, a diferencia de esa oportunidad, la discusión ya no será en la calle, sino en escenarios como el Congreso.

Otra es la lectura que se hace en el interior del movimiento social. Para Jennifer Pedraza, quien hace las veces de representante estudiantil y de los universitarios en el denominado Comité Nacional del Paro -el movimiento que terminó aglutinando el descontento de 2019-, aunque el momento es crítico en materia de salud, la idea es que durante la marcha se conserven protocolos de bioseguridad y cuidado. Lo anterior, defendiendo que el derecho a la protesta se mantiene, aun en medio de la emergencia sanitaria.

“Estamos conscientes del tercer pico y comprendemos lo crítico del momento de salud. Por eso el llamado a la ciudadanía es a que marche en condiciones de seguridad, a que se pueda guardar el distanciamiento en la medida de lo posible y no desistir en el uso del tapabocas o el alcohol. Aquí lo que necesitamos es apoyo y respaldo de las autoridades, en lugar de prohibicionismos”, declaró Pedraza.

Aunque los analistas y políticos consultados para este artículo coincidieron en que es difícil atribuirle a algún sector o movimiento particular el llamado a paro, la líder estudiantil reivindica que, una vez más, detrás de todo está el Comité del Paro, es decir, centrales obreras o movimientos sindicales tradicionales, como la Confederación General del Trabajo (CGT), la Central Unitaria de Trabajadores (CUT) y la Federación Colombiana de Trabajadores de la Educación (Fecode). “Esta es una jornada que convocamos hace mes y medio, de la mano también con mujeres, afros y todo el movimiento estudiantil. Preveíamos el descontento por la reforma tributaria, pero esto fue más grave de lo que esperábamos”, señaló Pedraza, asegurando que, además de la pretensión de tumbar la iniciativa, la protesta busca que se atiendan las exigencias de su pliego nacional de emergencia (que abarca la formalización de los trabajadores de la salud o la educación superior gratuita) y que se proteja la vida de los líderes sociales.

Más allá del acaparamiento o no del movimiento social, para el director del Observatorio de Redes y Acción Colectiva del Rosario lo que sí es un acierto es aglutinar el descontento alrededor de la reforma tributaria y ya no en pliego de hasta 100 puntos, como ocurrió inicialmente con el Comité Nacional del Paro. “Toda la atención está centrada en la reforma, más que en reivindicaciones y pliegos enormes, que hacen que la convocatoria pierda inteligibilidad”, agregó.

“En 2019 eran muchos los escenarios de insatisfacción y era difícil llegar a saber por qué estaba protestando la gente dada la diversidad de reclamos. No obstante, ahora sí hay demandas más visibles y claras, como la reforma tributaria o la falta de vacunas”, sostiene a su turno la analista Luisa Guisao.

A un año de elecciones

Desde el oficialismo, por supuesto la protesta contra el gobierno Duque y su reforma es vista con recelo y desconfianza. Para la representante Margarita Restrepo, del Centro Democrático, salir a marchar en las condiciones sanitarias actuales es “un acto de irresponsabilidad”. La congresista, incluso, usó el espejo retrovisor para justificar la necesidad de la iniciativa: “El país tiene dos grandes razones para estar desfinanciado: el gobierno de Juan Manuel Santos y un proceso de paz mal hecho, que ha asumido este Gobierno, y todos los coletazos de la pandemia. Es evidente que hay que buscar recursos y la austeridad es una respuesta a esta situación”.

Desde la oposición, reivindican el derecho a la protesta, pero no desconocen la situación crítica de la pandemia. De acuerdo con la representante Catalina Ortiz, de la Alianza Verde, “es legítimo querer salir a manifestarse, pero lo importante es asegurarse de que la gente actúe diferente y las marchas no se desordenen”. La legisladora llama la atención además por el sentimiento de indignación por la corrupción y la situación económica asfixiante que vive el país. “Hay que ser coherentes. ¿Acaso cuando algunos salieron a protestar por el proceso judicial por Uribe no pensaron en el coronavirus? El derecho a marchar es para todos y hay que respetar las libertades”, dijo.

En ello coincidió el representante José Daniel López, de Cambio Radical, quien defiende el carácter democrático de la protesta. “No deja de preocupar el pico, pero desde ya se vislumbra muy concurrida la jornada del 28 de abril, no tanto por la convocatoria de los sectores que usualmente están detrás, sino por el malestar ciudadano. La gente sale porque está muy brava, no porque se sientan representados por Fecode o la CGT. Al menos en Bogotá será una gran movilización”, explicó, defendiendo que, como es obvio, también hay intereses políticos y reivindicaciones de fondo que son legítimas.

En ese sentido, la representante Restrepo insistió en que no es gratuito que una movilización así se realice en pleno año preelectoral: “Aquí hay ciudadanos que han sido instrumentalizados por intereses políticos, de los más mezquinos, con argumentos populistas y mentirosos. Buscan que Duque no gobierne de forma adecuada y el trasfondo son las elecciones de 2022”.

Según la analista Luisa Guisao Crespo, es natural que detrás de las reivindicaciones haya política y políticos, “pues es la forma que tienen para poder visibilizarse”. Sin embargo, advirtió que los problemas vienen cuando esos intereses se sobreponen a los reclamos sociales y hacen cambiar la mirada hacia lo electoral. Entretanto, para Juan Carlos Guerrero, es claro que abundarán los políticos que quieran sacar rédito “del momento de debilidad y fragilidad que enfrenta el gobierno Duque. Esa precariedad es una ventana de oportunidad a un año de las elecciones”.

¿Un paro más allá del 28 de abril?

Aunque la protesta está planteada para la jornada del miércoles, en redes sociales la consigna parece trascender y el pedido es a extenderla no solo a un día, sino a varios. De allí que muchos consideren la opción de unirla con las manifestaciones del sábado 1° de mayo, Día del Trabajo, cuando es usual que lo hagan las centrales obreras.

Para Juan Carlos Guerrero, que el paro se extienda o se desinfle dependerá de cómo actúe el Ejecutivo: “Se puede prolongar en caso de que haya mala gestión con la Fuerza Pública y se presenten abusos de las autoridades. Eso daría pie a marchas más masivas”.

A su turno, Jennifer Pedraza asegura que primero será necesario evaluar el impacto del 28 de abril y, aunque sin duda volverán a marchar el 1° de mayo, deberá medirse el ambiente de cara a nuevas convocatorias. “Hace dos semanas no teníamos en mente que lo del 28 fuera a ser algo tan grande y mire. El movimiento social es muy cambiante. Hay que evaluar la reacción del Gobierno y lo que diga sobre la reforma tributaria”.

Al margen de las lecturas de lado y lado, lo cierto es que la jornada del próximo miércoles pinta como la primera gran tribuna de 2021 para que la gente exprese sus inconformidades a la espera de un Gobierno que escuche. No obstante, como ocurre siempre en este tipo de manifestaciones, el desafío será mantener su carácter ciudadano y pacifista, por encima de los hechos de vandalismo que terminan distorsionando cualquier reclamo. Por otro lado, la protesta podría configurarse como un primer abrebocas de los temas y sectores que moverán la contienda electoral.

El Espectador


Invitamos a privilegiar la salud y la vida: Duque sobre paro nacional del 28 de abril

A menos de 24 horas de que se inicien las movilizaciones en el país en contra de la reforma tributaria presentada ante el Congreso por el Gobierno Nacional, el presidente Iván Duque Márquez se pronunció e invitó a los organizadores del paro nacional de este 28 de abril a que se privilegie la salud y la vida.

“Por eso, invitamos a que mañana privilegiemos la salud y la vida, pero que tengamos la humildad y la grandeza para a partir de las propuestas sorteemos, en las instituciones que fueron creadas para el propósito deliberativo de la democracia, el camino para salir adelante”, señaló el primer mandatario.

Hizo un llamado a escuchar las alertas que ha emitido la Organización Mundial de la Salud (OMS) sobre el aumento de casos y muertes en las últimas semanas y a entender que, si bien se respeta el derecho a la protesta, es un deber proteger la vida y la salud. “Proteger a quienes están salvando vidas en las clínicas de nuestro país”, dijo.

En ese sentido, Duque advirtió que advirtió que las aglomeraciones que se presenten se convertirán en las unidades de cuidados intensivos que se están solicitando dentro de las próximas semanas.

Varios sectores políticos y económicos se han unido en la petición de aplazamiento de la jornada de protestas prevista para este 28 de abril, teniendo en cuenta que el país atraviesa por el tercer pico de la pandemia y la ocupación de UCI es alta en varias ciudades del país.

Sin embargo, los organizadores del paro nacional se mantienen en la convocatoria en contra de la reforma tributaria y piden al Gobierno Nacional que retire la iniciativa que fue radicada en el Congreso y que cuenta con el mensaje de urgencia para que su trámite sea más expedito.

El obstáculo que ha encontrado la reforma en el Congreso es gigante, pues, tanto partidos de gobierno como independientes han manifestado su rechazo a varios puntos de dicha reforma, como la ampliación e la base gravable para el impuesto a la renta o el IVA a los servicios públicos o combustibles.

El Espectador

Más notas sobre el tema