Ecuador | Hasta siempre Lucho! – Por Soledad Buendía Herdoíza

794

Hasta siempre Lucho!

Por Soledad Buendía Herdoíza*

Hemos perdido a un luchador, a un dirigente popular, a un gran hombre. Se fue Luis Alberto Vaca Jácome, su partida nos enluta a todas y todos. Nos deja su ejemplo, su mirada y su sonrisa sincera.

La justicia para Luis nunca llegó. En 2013 junto a Susana Cajas y Javier Jarrin denunciaron ante la fiscalía ecuatoriana que fueron victimas de detención ilegal y extrajudicial, tortura, violencia sexual y desaparición forzada, todos estos delitos de Lesa Humanidad que siguen en la impunidad. La falta de celeridad de la Corte Nacional de justicia que desde septiembre de 2014 postergó una tras otra las audiencias correspondientes, deja un sabor amargo e indignación en familiares y amigos. Este es un caso simbólico, pues por primera vez en la historia judicial del Ecuador se llevó ante los jueces un caso de lesa humanidad, desgraciadamente la administración de justicia no estuvo a la atura de las circunstancias, ni de la historia. Luis Vaca, permaneció aproximadamente dos años y medio detenido en las instalaciones del Batallón Escuela de Inteligencia Militar (AEIM), sin que nadie conozca su paradero. Las instituciones de la fuerza pública (policial y militar), así como el Ministerio de Defensa y Ministerio de Gobierno, decían no saber nada. Lo liberaron a mediados de 1988. Según el Art. 7 del Estatuto de la Corte Penal Internacional, estos hechos se tipifican como crimen de lesa humanidad pues de cometieron como parte de un ataque generalizado y sistemático contra dirigentes populares.

La lucha por la verdad, la memoria, la justicia y la reparación continuarán en Ecuador, como en otros países donde se alcanzaron sentencias condenatorias y sanciones en el marco de la ley. En Perú, por ejemplo, se logró condena de 25 años de privación contra Alberto Fujimori por su responsabilidad en los crímenes de lesa humanidad realizados por militares que conformaban el “Grupo Colina”.

Luis Vaca solo pidió JUSTICIA y esta le fue negada, su dolorosa partida nos compromete a seguir exigiendo, sin odio, pero con memoria, castigo para los culpables.

Nunca más tortura, nunca más ejecuciones extrajudiciales, nunca más crímenes de estado!
Por nuestros muertos … hasta la vida!

Hasta siempre Lucho!

* Asambleísta y activista feminista


VOLVER

Más notas sobre el tema