Ecuador | Lenín Moreno decreta estado de excepción en ocho provincias y Arauz denuncia que pone en riesgo el balotaje

2.002

Moreno decreta el estado de excepción en ocho provincias de Ecuador por la covid-19

El presidente de Ecuador, Lenín Moreno, declaró este jueves el estado de excepción por calamidad pública ante el aumento de contagios de la covid-19 en ocho provincias del país a fin de reducir la propagación del virus y sus efectos en el sistema de salud pública.

En el decreto ejecutivo número 1.282, el mandatario declaró el estado de excepción en Azuay, El Oro, Esmeraldas, Guayas, Loja, Manabí, Pichincha y Santo Domingo de los Tsáchilas, que incluye un toque de queda del 2 al 9 de abril, desde las 20.00 hasta las 5.00 horas locales.

Ecuador sumó en el último día 1.633 nuevos casos de covid-19 y acumula 330.388 desde que se tienen registros de la pandemia, mientras que las muertes por la enfermedad se contabilizan en 16.877, 30 más respecto al miércoles, según datos oficiales.

En las últimas semanas el país, donde residen 17 millones de personas, viene experimentando un pico de contagios con promedios que superan el millar, y la provincia andina de Pichincha, cuya capital es Quito, es la de mayor incidencia con 115.042 casos acumulados, seguida por la costera Guayas(Guayaquil), con 42.838.

El estado de excepción focalizado tiene una duración de 30 días se adopta después de que el Comité de Operaciones de Emergencia (COE) Nacional recomendara este jueves medidas para frenar los contagios a la luz de la saturación en la capacidad hospitalaria.

El toque de queda previsto en el estado de excepción incluye la prohibición de circular en vías y espacios públicos en las provincias mencionadas en los términos que disponga el COE Nacional, que podrá extender la medida en función de la evolución de contagios.

El decreto determina, además, que el alcance de la limitación del ejercicio del derecho a la libertad de asociación y reunión se realizará «únicamente con la finalidad de evitar reuniones y aglomeraciones que provocan un contagio acelerado».

Por esta razón, precisa un comunicado oficial del Gobierno, se prohíbe la realización de todos los eventos de afluencia y congregación masiva en las ocho provincias.

Asimismo se restringe la libertad de tránsito y movilidad en las ocho circunscripciones con la salvedad del personal de salud de la red pública y privada, servicios de emergencias y control, sectores estratégicos, exportador y su cadena logística, prestación de servicios básicos y recolección de desechos, proveedores de alimentos, incluida su comercialización y transporte.

Trabajadores relacionados con la industria de medicinas e insumos sanitarios, crianza y cuidado de animales, de medios de comunicación, plataformas de reparto, diplomáticos y organismos internacionales acreditados en el país y particulares en caso de emergencia debidamente justificada, también quedan exentos de la restricción de movilidad, entre otras actividades.

Conforme al decreto, el Ministerio de Salud Pública queda a cargo del fortalecimiento de las acciones y mecanismos para la atención de la emergencia sanitaria en esas provincias, y el Servicio Nacional de Gestión de Riesgos y Emergencias deberá coordinar la aplicación de las medidas en conjunto con los Gobiernos Autónomos Descentralizados.

La Policía Nacional, reza el documento, «se mantendrá vigilante del orden público y el cumplimiento de las restricciones y limitaciones establecidas», mientras que las Fuerzas Armadas participarán «en el restablecimiento del orden público de manera complementaria».

Moreno decretó en marzo de 2020, al inicio de la pandemia en el país, un estado de excepción que fue prorrogado en varias ocasiones hasta que en septiembre pasado la Corte Constitucional desestimó su extensión.

Asimismo, en diciembre pasado declaró otra medida similar al objeto de restringir las aglomeraciones durante el período navideño, que fue rechazado igualmente por la alta corte, que lo consideró inconstitucional.

El Mercurio


Andrés Arauz: “Intentan poner en riesgo el proceso electoral”

Por Marco Teruggi

“La democracia de Ecuador está nuevamente en peligro”, afirma en diálogo con Página12 Andrés Arauz, candidato presidencial en Ecuador, a días del ballottage que lo enfrentará con Guillermo Lasso el domingo 11 de abril. Su “alerta al mundo”, como la define, ocurre luego de que el presidente Lenín Moreno decretara el jueves por la noche el estado de excepción por treinta días en las ocho principales provincias del país.

“La medida le da facultades excepcionales a Moreno, lo cual se cruza con la fecha de la elección y evidentemente genera un conflicto de competencias en lo que será el proceso electoral”, explica Arauz. El estado de excepción prohíbe “la realización de todos los eventos de afluencia y congregación masiva”, y dispone el despliegue de la Policía Nacional y de las Fuerzas Armadas “en el restablecimiento del orden público”.

Con esta medida “el presidente de la República podría modificar los protocolos del proceso electoral cuando la función electoral es una función independiente, y nos genera motivos de preocupación que pudiera manipularse el proceso y el resultado, más aún si es que el proceso es manipulado y requiere movilización ciudadana el mismo 11 o los días subsecuentes, el estado de excepción imposibilitaría en teoría la posibilidad de que los ciudadanos se movilicen en defensa de sus derechos democráticos”.

La preocupación tiene fundamentos: “Existen ya rumores de que hay intenciones de manipular las elecciones, está en riesgo el proceso electoral”, afirma Arauz. Esta nueva alerta, a puerta de la contienda, forma parte de un “proceso electoral lleno de amenazas, de lawfare en contra de nuestra participación, desde el momento mismo de la inscripción, cuando decretaron la inexistencia de nuestro partido, tuvimos que aliarnos con otro partido”.

El mismo proceso estuvo amenazado, como ocurrió cuando el triunfo de Arauz parecía que sería en una sola vuelta, el siete de febrero, y ocurrieron entonces “serias amenazas de posponer” la fecha. La posibilidad ahora de una postergación, ante la situación del estado de excepción, “no es imposible”, afirma. “Espero que las autoridades electorales actúen con racionalidad y pleno respeto a la democracia, el pueblo ecuatoriano no está en condiciones de aguantar una prolongación del período presidencial de Lenin Moreno”.

La crisis y las campañas

Ecuador está en crisis. Arauz ha recorrido el país durante la campaña: “me ha permitido reconectarme con cada uno de los territorios, sus vocaciones productivas, sus problemáticas en materia de salud, de servicios, su necesidad de políticas públicas y desarrollo institucional, y también la desesperación, la angustia y dolor de los ecuatorianos que están sufriendo, hay un sentimiento generalizado de abandono, una indignación por la negligencia del gobierno ante el manejo de la pandemia y de la crisis económica”.

Su campaña se ha desplegado por las diferentes regiones del país, la costa, la sierra y la amazonía, y las imágenes de cercanía entre Arauz y las personas han sido constantes en cada sitio. “Este recorrido me compromete aún más y con cada vez mayor contundencia, firmeza, a dar todo de mi parte para poder devolver la dignidad a las familias ecuatorianas”, afirma.

Arauz enfrenta, en simultáneo, una campaña sucia llevada adelante por Lasso y su asesor, Jaime Durán Barba, con la utilización de trolls en redes sociales, el pago a migrantes venezolanos para que realicen campaña en su contra, o acusaciones sobre sus años de trabajo en el Estado.

“Es una señal de desesperación por la brecha y la distancia que existe entre el candidato Lasso y mi persona”, sostiene. “Esta campaña sucia ha sido vil, cínica, ha buscado el asesinato del personaje, confundiendo a la ciudadanía respecto a mi trayectoria de servicio al país, y metiéndose con lo más íntimo que tenemos cada uno de nosotros, que es nuestra vida familiar”.

La campaña sucia no se ha limitado al equipo de Lasso, sino a instituciones, como la Fiscalía General, que, articulada a la Fiscalía colombiana y la Revista Semana, construyeron la acusación falsa de un financiamiento que habría recibido Arauz por parte del Ejército de Liberación Nacional (ELN) de Colombia. “Decían que me había reunido con un delegado del ELN en febrero del 2020, yo no era ni candidato en esa época, estaba estudiando en México, no vivía en el Ecuador, lo cual demuestra claramente que la información es falsa”.

Algo similar ocurrió desde Argentina, donde Clarín publicó la información falsa afirmando que Arauz se había aplicado la vacuna Sputnik V en su visita en Buenos Aires, un hecho imposible: el candidato estuvo en Argentina hasta el 5 de diciembre y la vacuna llegó el día 24, y el 19 de ese mismo resultó positivo en el test de coronavirus. Clarín sabía estos hechos, pero el titular fue que Arauz se había vacunado.

“Nunca llegaron a comprobar nada, jamás contrastaron eso con mi versión, nunca me llamaron a pedir mi criterio, y a través de esa noticia en Argentina, que fue replicada por medios ecuatorianos, se ha querido instalar una narrativa en la que yo me había vacunado. Eso se llama psicología proyectiva, y son los amigos de Lasso, incluyendo personal de jerarquía del Banco de Guayaquil -que fue presidido durante años por Lasso- quienes fueron los vacunados en la lista de privilegiados del gobierno de Lenin Moreno”.

Ante eso el candidato presentó, a través del abogado Eduardo Barcesat, “unas acciones ante el diario Clarín para que se corrija este hecho y se preserve mi buen nombre, el ministerio de Salud de Argentina ya emitió una declaración hace varias semanas, desmintiendo el hecho de que me haya vacunado”.

El plan de gobierno

Moreno busca llevar adelante las últimas privatizaciones antes de dejar el gobierno el 24 de mayo: pozos petroleros, la Corporación Nacional de Telecomunicaciones, el espacio radioeléctrico, el Banco del Pacífico, o la refinería de Esmeraldas. “La acción más peligrosa de todas es la que implica la privatización del Banco Central del Ecuador (BCE), se privatiza la gobernanza del BCE, es decir quién manda, Moreno quiere él designar a delegados que duren cinco años en el cargo antes de irse, se privatiza las reservas del BCE, y se privatiza la regulación a las tasas de interés y a las comisiones del sistema financiero privado”.

El intento de privatización del BCE, cuya ley se encuentra actualmente en la Asamblea Nacional, forma parte del proyecto de la banca, del capital financiero -sector al cual pertenece Lasso- quien más se ha beneficiado en Ecuador en los años de Moreno. Esa política es impulsada, a su vez, por el Fondo Monetario Internacional (FMI), organismo con el cual Arauz se reunió en Washington antes de la primera vuelta, luego de haberse reunido con Wall Street en Nueva York.

“Hemos insistido de cualquier reforma legal condicionada por un acuerdo con el FMI debe apegarse estrictamente a nuestra Constitución, y en la Constitución el BCE es público y es parte de la función ejecutiva, no tiene independencia, no es otra función, no es otro poder del Estado, no puede ser privatizado”.

En la reunión con el FMI Arauz explicó “que en el contexto de la pandemia no se puede impulsar un ajuste fiscal agresivo, explicamos que hay que preservar la liquidez en dólares dentro de la economía ecuatoriana, explicamos nuestro modelo de inversión pública y de desarrollo sostenible para los próximos años, y ante todo eso quisiera decir que reaccionaron favorablemente”.

El candidato de la revolución ciudadana, al asumir, enfrentará un cuadro de crisis sanitaria y económica. “Tenemos prioridades fundamentales, y es atender las emergencias sanitaria, educativa, económica, todo este año nos dedicaremos a atender esas emergencias, vacunación universal, restablecimiento del sistema de salud pública, retorno de los chicos a las clases, dotación de la vacuna a los docentes, internet como derecho humano, dotación de equipos de hardware para que los niños puedan seguir estudiando”, afirma.

El plan de gobierno deberá enfrentar la crisis profunda, ante lo cual, explica, llevará adelante medidas como otorgar mil dólares a un millón de familias en la primera semana, “una política de crédito y de pago de deuda social, incluyendo el pago de las deudas a los gobiernos locales para que reactiven la economía desde la obra pública”, y un plan masivo de vacunación.

“Una vez desplegada esa recuperación pasaremos a recuperar la institucionalidad democrática de nuestro país, que ha sido víctima de una grosera manipulación, y a la vez recuperar el modelo de desarrollo vinculado al desarrollo productivo, agrícola, de la construcción a partir de la obra pública, de la vivienda, y de los servicios públicos”, afirma.

La perspectiva de Arauz es latinoamericana. “Mi política apunta decidida y frontalmente hacia la integración”, sostiene. En sus meses de campaña ha tenido encuentros con, por ejemplo, Evo Morales, Alberto Fernández, o Pepe Mujica “Con los liderazgos de la región vamos a tener una relación muy dinámica y permanente que rememore y recobre esa época de integración latinoamericana que vivimos a inicio de este siglo”. Esa será su prioridad, explica, en materia de política exterior, “junto con la justicia ecológica internacional”.

Por el momento, la atención urgente está puesta en el desarrollo de los comicios del próximo 11 de abril, que se encuentran bajo peligro debido al estado de excepción, en un marco político en el cual ya ocurrieron numerosas irregularidades y obstáculos contra la candidatura de Arauz. “Aspiramos a que se respete la democracia en Ecuador y que la voluntad del pueblo ecuatoriano sea contundente a favor de recuperar la patria, el futuro y su dignidad”, concluye.

Página 12


COE Nacional emitió disposiciones en las ocho provincias con estado de excepción

El Comité de Operaciones de Emergencia (COE) Nacional emitió una nueva resolución tomando en cuenta el decreto firmado por el presidente Lenín Moreno de estado de excepción en ocho provincias del país y toque de queda hasta el 9 de abril. Los cantones de estas provincias que decidan restringir la movilidad vehicular deberán acatar el calendario establecido por el COE Nacional, no podrán implementar otro. Estas medidas buscan frenar el aumento de contagios por coronavirus.

Juan Zapata, presidente del COE Nacional, expresó que hay dos opciones: decretar libre movilidad, como se hizo en Cuenca, o declarar restricción vehicular, como ocurrió en Guayaquil.

En el segundo caso, para todos los cantones que decidan implementar la restricción, obedecerán al siguiente horario de manera obligatoria:

Día de restricción Número de placa
Viernes 2 de abril No circulan placas terminadas en número par
Sábado 3 de abril No circulan placas terminadas en número impar
Domingo 4 de abril No circulan placas terminadas en número par
Lunes 5 de abril No circulan placas terminadas en número par
Martes 6 de abril No circulan placas terminadas en número impar
Miércoles 7 de abril No circulan placas terminadas en número par
Jueves 8 de abril No circulan placas terminadas en número impar
Viernes 9 de abril No circulan placas terminadas en número par

Con esto, el plan de circulación “Hoy no circula” que se estableció en Quito no entraría en vigencia. Las autoridades municipales deberán decidir si declaran libre movilidad o se atienen al horario establecido por el organismo nacional.

Restricción en la Red Vial Estatal de todo el país

Sobre la restricción vigente en las carreteras principales, vías nacionales o troncales del Ecuador se informó que las medidas se mantienen vigentes en todo el territorio nacional. Este calendario de restricción aplica únicamente para el feriado de Semana Santa y será de la siguiente manera:

Viernes 2 de abril: no circulan todo el día vehículos con placa terminada en número par.

Sábado 3 de abril: no circulan todo el día vehículos con placa terminada en número impar.

Domingo 4 de abril: no circulan todo el día vehículos con placa terminada en número par.

EL COE nacional informó que desde el lunes 5 de abril las carreteras de la Red Vial Estatal no tendrán restricción vehicular. También informaron que estas medidas tienen obligatorio cumplimiento desde la publicación de la resolución.

El Universo


Con 1.650 nuevos contagios, Ecuador registra 332.038 casos de COVID-19 y 16.910 fallecidos

Ecuador reporta 1.650 nuevos contagios y 33 decesos más en las últimas 24 horas. Este viernes 2 de abril de 2021 el país tiene 332.038 casos confirmados de COVID-19 y 16.910 fallecidos a causa de la pandemia.

En el último informe del Ministerio de Salud, 12.033 personas fallecieron con diagnóstico positivo y 4.877 muertos con sospecha de portar el virus respiratorio.

La ocupación hospitalaria se mantiene alta. Por sexto día consecutivo, el país tiene más de 1.600 hospitalizados. Este viernes, hay 1.106 internados estables y 555 con pronóstico reservado, sumando un total de 1.661 pacientes.

Desde el inicio de la pandemia, Ecuador registra 281.684 pacientes recuperados, que representan el 86,81% del total de contagiados.

Pichincha tiene 664 nuevos contagios y ocho decesos más en las últimas 24 horas. La provincia suma 115.706 casos confirmados de coronavirus y 2.833 fallecidos. Quitos registra 583 infectados más y asciende a 106.948 diagnosticados.

Por el incremento de contagios y la saturación hospitalaria, el Presidente Lenín Moreno decretó el estado de excepción focalizado en ocho provincias, entre ellas, Pichincha, en el que incluye un toque de queda desde las 20h00 hasta las 05h00, del 2 al 9 de abril.

Pichincha Comunicaciones

Más notas sobre el tema