Según el Banco Mundial, las familias chilenas de clase media redujeron en un 40% sus ingresos

544

El Banco Mundial emitió un nuevo informe sobre las consecuencias de la pandemia del COVID-19 en la situación económica a nivel planetario. En cuanto a Chile, el organismo dio cuenta de un fuerte golpe a las finanzas de las familias de clase media.

El estudio se da luego de que se registraran graves cifras con respecto al avance del coronavirus en el país, lo que ha llevado a que más de 14 millones de personas se encuentren en confinamiento a nivel nacional.

Pero también, se da en medio de la discusión en el Congreso de un nuevo paquete de medidas económicas presentado por el gobierno, que, precisamente, está dirigido a la clase media. La iniciativa ya fue aprobada por el Senado el pasado domingo y durante esta jornada se dio el visto bueno en la Cámara de Diputadas y Diputados, por lo que será prontamente promulgada.

La propuesta incluye un nuevo Bono Clase Media y un préstamo solidario para la protección de los ingresos de la clase media, entre otras medidas, como transferencias directas a los transportistas y la ampliación del Ingreso Familiar de Emergencia (IFE).

Así, para el análisis que realizó el Banco Mundial, se dividió a los hogares chilenos en cuatro grupos. Se catalogó como pobres, en caso que el nivel de ingreso per cápita esté por debajo de la línea de la pobreza; vulnerables si es que el ingreso se encuentra sobre la línea de la pobreza nacional, pero por debajo del umbral de clase media; clase media, con ingresos entre US$13 y US$70 ppp; y clase alta para los que superen lo anterior. Según informó El Mostrador.

Los grupos intermedios fueron los más afectados por la pandemia. Como dato, en 2017, la reducción de la población pobre y vulnerable llevó a que un 58.8% de la población formara parte de la clase media.

En 2020, las familias de clase media sufrieron pérdidas de empleo, lo que provocó que el ingreso per cápita se redujera en cerca de un 40% en promedio. La misma publicación indica que, en este tipo de hogares, al menos un miembro perdió su trabajo durante el año pasado, estadísticamente.

De la misma forma, el 19% de las personas de clase media cayó al grupo de vulnerabilidad, lo que se traduce en 2,3 millones de personas. Mientras que la caída de personas de clase alta hacia la clase media fue de 300 mil, aproximadamente.

No obstante lo anterior, el Banco Mundial proyecta una recuperación de la economía en Chile para el 2021 – hasta un 5,5% del PIB según su última publicación semestral -, pero con incertidumbre sobre si las familias volverán a los niveles de ingreso registrados previos a la pandemia.

El Desconcierto


Presidente Piñera promulga paquete de ayuda económica para clase media

En una breve ceremonia en La Moneda, el presidente de la República Sebastián Piñera promulgó el paquete de ayuda económica para la clase media, que fue despachado por la Cámara de Diputados y que incluye la entrega de un bono de $500.000 y el aumento de la cobertura del Ingreso Familiar de Emergencia (IFE), entre otras cosas.

Piñera afirmó que “estamos muy consciente que desde que comenzó esta pandemia las familias chilenas han sufrido privaciones, dolores y angustia. El deber del gobierno es acompañar y proteger a las familias en estos tiempos de adversidad”.

En esta línea, el jefe de Estado expresó que “quiero asegurarles que esta red ampliada, simplificada y fortalecida, va a estar presente todo el tiempo que sea necesario para acompañar y ayuda a las familias afectadas por esta pandemia”.

Respecto del Ingreso Familiar de Emergencia (IFE), Piñera destacó el aumento de la cobertura desde el 60% al 80% de los hogares más vulnerables y que la ayuda llegará a más de 10,4 millones de personas.

El mandatario precisó que el IFE también se pagará en mayo y junio para dar tranquilidad a las familias, y que en abril este será de $100.000 para cada integrante del grupo familiar de aquellos hogares que hayan estado un día o más en cuarentena o transición y de $50.000 por miembro del grupo familiar para los demás hogares que califiquen.

Por otro lado, Piñera resaltó la aprobación durante la jornada del proyecto que crea un bono para la clase media y un préstamo solidario y señaló que “gracias a los acuerdos alcanzados en el Congreso será un bono de mayor tamaño y llegará a más hogares en nuestro país”.

En detalle, el presidente afirmó que el bono alcanzará un monto de hasta $500.000 por beneficiario y que se complementará con un bono adicional de hasta $250.000 que se pagará en mayo, según la composición del grupo familiar.

Además, Piñera destacó las mejoras en el bono para transportistas y el bono de $100.000 para pensionados de vejez e invalidez del sistema antiguo y para pensionados de rentas vitalicias y retiros programados.

Según lo señalado por Hacienda, se espera que el bono pueda empezar a pagarse durante este mes.

Por último, el mandatario afirmó que “quiero agradecer al Senado y a la Cámara de Diputados por haber aprobado y mejorado el proyecto del gobierno y a los ministros que participaron en su discusión por su entrega y compromiso. Esto demuestra una vez más, que unidos podemos enfrentar mejor y con mayor seguridad, no solo la pandemia, sino que los muchos desafíos que como país deberemos enfrentar en el futuro”.

En la ceremonia también estuvieron presentes el ministro de Hacienda, Rodrigo Cerda, la ministra de Desarrollo Social, Karla Rubilar y, por vía telemática, la presidenta del Senado, senadora Yasna Provoste (DC).

Mayor costo Fiscal

Los cambios realizados para destrabar la negociación y poder avanzar con mayor velocidad tendrán un mayor costo fiscal para el gobierno. Si con el plan original el costo ascendía a US$4.421 millones, ahora ese monto subió a US$6.000 millones.

En el detalle, el aumento de la cobertura del bono clase media incluyó a pensionados de rentas vitalicias, de vejez o invalidez, en los regímenes previsionales administrados por el Instituto de Previsión Social y los pensionados de vejez o invalidez en modalidad de retiro programado, cuya pensión sea igual o superior al monto de la pensión básica solidaria e igual o inferior a $408.125. También contempló el aumento del bono a transportista de $350 mil a $500 mil. Todo esto llevó a que el costo pasara de US$1.484 millones a US$2.373 millones.

Para el Ingreso Familiar de Emergencia, el aumento de la cobertura y la flexibilidad de los requisitos para acceder, llevaron a que el costo se elevara de US$2.937 millones a US$3.600 millones.

El ministro de Hacienda, Rodrigo Cerda, subrayó que”durante el año pasado en términos de ayuda a las familias se ejecutaron algo más de US$6.100 millones y lo que el Presidente anunció hace unos días es que habrán US$6.000 millones adicionales, prácticamente lo mismo que se ejecutó en 2020 para ejecutar los nuevas ayudas sociales durante lo meses de abril, mayo y junio”.

Si hace una semana el ahora exdirector de Presupuestos, Matías Acevedo, señalaba que con las medidas anunciadas quedaban unos US$2.000 millones extras de los US$18.000 millones del Fondo Covid, ahora ese margen se reduce prácticamente a cero.

La Tercera

Más notas sobre el tema