Uruguay presentó propuesta para flexibilizar el Mercosur en reunión de cancilleres

610

Uruguay | Gobierno aseguró que propuesta para flexibilizar Mercosur tuvo “apoyo total de Brasil”

La Cancillería informó que el gobierno uruguayo presentó este lunes “con el apoyo total de Brasil” la propuesta sobre flexibilización del Mercosur en la sesión del Consejo del Mercado Común (CDC), en la que también se incluyó el planteo de revisión del Arancel Externo Común (AEC). El Ministerio de Relaciones Exteriores aseguró que así se dio ingreso “formalmente” a la propuesta para establecer cambios a las dinámicas comerciales del bloque, un reclamo recurrente de Uruguay sobre todo para la negociación con terceros países.

Los ministros Francisco Bustillo (Relaciones Exteriores) y Azucena Arbeleche (Economía) se reunirán este lunes por la tarde con el presidente Luis Lacalle Pou para darle detalles del encuentro que transcurrió pasado el mediodía.

Aunque el gobierno de Alberto Fernández es reticente a las modificaciones, la cancillería uruguaya informó también que Argentina, en ejercicio de la presidencia por tempore del Mercosur, convocó a una reunión extraordinaria del CDC -a la que asistirán los cancilleres y los ministros de Economía de los países del bloque regional- de forma presencial en Buenos Aires la segunda quincena de mayo.

A su vez, según detalló el Ministerio de Relaciones Exteriores de Uruguay, el documento “pasó a estudio de los coordinadores del Grupo Mercado Común, con el fin de generar insumos que habiliten a tomar decisiones” en este próximo encuentro.

El texto prevé la aprobación de un Plan de Negociaciones Externas en el primer semestre del año que tiene entre sus objetivos consultar a varios países como Estados Unidos, China y el Reino Unido si están interesados en negociar con el Mercosur, según se detalla en el documento al que accedió el semanario Búsqueda y confirmó El Observador.

El plan, elaborado por Cancillería y el Ministerio de Economía, incluye la identificación de potenciales mercados en los que podrían aplicar “diferentes velocidades” y en ninguno de sus pasajes hace mención a la resolución 32 del año 2000, cuya extendida interpretación es que los países del Mercosur no pueden negociar acuerdos con terceros de forma individual, a pesar de que nunca fue refrendada.

El mecanismo incluido por Uruguay busca permitir que cuando los cuatro socios del bloque estén negociando en conjunto”, cada país pueda presentar “ofertas individuales” a la contraparte.

El Observador


La propuesta de Uruguay para flexibilizar el Mercosur prevé la posibilidad de negociar con terceros sin autorización de los socios

Uruguay propuso a los Estados miembro del Mercosur un mecanismo para flexibilizar la agenda exterior del bloque que incluye poder negociar con terceros países sin la autorización expresa de los socios.

La propuesta uruguaya prevé la aprobación de un Plan de Negociaciones Externas en el primer semestre del año que tenga entre sus objetivos consultar a Estados Unidos, China, el Reino Unido y otros países si están interesados en negociar con el Mercosur, según el documento al que accedió Búsqueda.

El texto es un proyecto de decisión del Consejo de Mercado Común, órgano del bloque que se reunió de manera extraordinaria a pedido de Uruguay. El gobierno de Luis Lacalle Pou también propone la aprobación de las modificaciones del Arancel Externo Común (AEC) que se consensuen Argentina, Brasil, Paraguay y Uruguay.

Si para el gobierno uruguayo la flexibilización es prioritaria, la reducción del AEC es un objetivo de Brasil para el primer semestre del año, según declaró a Búsqueda la semana pasada el director del Departamento de Mercosur e Integración Regional de Itamaraty, Michel Arslanian.

Argentina ha sido explícita en cuanto a sus dudas sobre la idea de flexibilizar las negociaciones del bloque y también ha hecho una contrapropuesta a la baja general del AEC planteada por Brasil. En el caso de Paraguay, la postura de la Cancillería es de no habilitar que cada socio negocie de manera independiente, algo que está previsto en la propuesta uruguaya.

“A última hora”

El miércoles 21 el presidente Lacalle Pou acordó con la ministra Azucena Arbeleche (Economía) y Francisco Bustillo (Relaciones Exteriores) la redacción final de la propuesta. El borrador fue enviado a los socios del Mercosur, según informó hoy El Observador.

Fuentes diplomáticas extranjeras dijeron a Búsqueda que en algunos países generó molestia la decisión de las autoridades uruguayas de enviar el proyecto “a última hora del último día hábil” previo a la reunión de ministros.

Antes de la reunión y pese al apoyo público de Brasil, las autoridades uruguayas no eran del todo optimistas sobre la posibilidad de tener éxito en su intención de flexibilizar el Mercosur. El canciller Bustillo sostuvo que el encuentro de mañana será el inicio de un camino más largo.

De aprobarse sin cambios, lo que sería la hipótesis más favorable para el gobierno, la decisión propuesta por Uruguay establece que el CMC deberá aprobar el Plan de Negociaciones Externas con “prioridades, objetivos y plazos a los efectos de acelerar y mejorar el acceso preferencial de la oferta exportable de los Estados Partes en terceros mercados”.

El documento divide ese plan en cuatro áreas a contemplar. En una están las negociaciones que pueden cerrar en el semestre y que requieren su posterior firma y ratificación. En esa condición ubica las negociaciones con la Unión Europea y la Asociación Europea de Libre Comercio (EFTA, por sus siglas en inglés), integrada por Islandia, Liechtenstein, Noruega y Suiza.

Un segundo grupo de interés que deberá abordar el plan, según el proyecto de Uruguay, es aquel en el que hay negociaciones que requieren “mayores avances” para lograr “su rápida finalización; ese es el caso de las conversaciones con Corea, Canadá, Singapur y el Líbano”.

Un tercer bloque está integrado por Indonesia, Vietnam y “países de Centro América a ser confirmados”, con los cuales “se acordó iniciar negociaciones, o con los cuales ya existen diálogos exploratorios”.

La cuarta área del plan incluye “países o grupo de países respecto a los cuales interesa iniciar contactos para corroborar su interés en negociar acuerdos con el Mercosur: Estados Unidos, China, Japón, Reino Unido, India, Unión Económica Euroasiática, Consejo de Cooperación del Golfo, Turquía, Nigeria, Tailandia y Malasia”.

Solos

El proyecto de decisión que elaboraron Cancillería y Economía establece vías para no obstaculizar los “avances” de las negociaciones conjuntas entre “dos o más Estados Partes llevadas a cabo por el Mercosur con terceros países”.

El mecanismo incluido por Uruguay permitiría que cuando los cuatro socios estén negociando “en conjunto”, cada país pueda presentar “ofertas individuales” a la contraparte. Otra opción sería que los socios presentaran “una misma oferta”, pero con “plazos de aplicación/desgravación” diferentes. Una tercera alternativa prevista en el borrador de decisión es habilitar a que haya distintos “ritmos de negociación”.

Pero además de dar esas posibilidades, el proyecto de decisión planteado por Uruguay le permite a un país negociar con terceros no incluidos en el plan que acordara el CMC.

El artículo 8 establece que “si la prioridad asignada o la no inclusión en el Plan de Negociaciones Externas de un tercer país o grupo de países no resultara satisfactoria para uno, dos o tres Estados Partes, dichos Estados Partes podrán iniciar las negociaciones de preferencias arancelarias con esas contrapartes, ya sea en forma grupal o individualmente”.

El segundo inciso del artículo establece que los países que sigan ese camino de negociación individual deberán informar al Grupo de Mercado Común, aunque sea después de comenzado, y mantenerlo al tanto del progreso de las conversaciones. Esa idea es muy similar a la que propuso en 2016 el gobierno de Tabaré Vázquez para sustituir la decisión 32/00, que exige que las negociaciones con terceros países o bloques sean desarrolladas en conjunto.

El artículo siguiente del proyecto uruguayo refuerza la posibilidad de negociar de manera individual. Establece que si el Plan de Negociaciones Externas “no se aprobara en el primer semestre del 2021, los Estados Partes que lo consideren conveniente podrán iniciar negociaciones de acuerdo al mecanismo previsto en el artículo 7º de la presente decisión”.

Si un país logra un acuerdo de preferencias arancelarias con terceros de manera individual y eso supone otorgar concesiones superiores a las que tienen los socios del Mercosur, “las mismas se extenderán de forma automática a los demás” Estados parte, dice el artículo 10º del borrador.

AEC

En cuanto a la posible baja del AEC, el proyecto de Uruguay es menos detallado. Prevé “aprobar las modificaciones al Arancel Externo Común que se incluyen como anexo y forman parte de esta Decisión”. Además, instruye al Grupo Mercado Común que “continúe evaluando” nuevas “alternativas para perfeccionar y revisar el AEC”.

Semanario Búsqueda


Mercosur: Solá ratificó que “la Argentina tiene voluntad de lograr consensos”

“Hemos presentado una propuesta de reducción promedio del Arancel Externo Común pero utilizando una metodología de segmentación del universo arancelario en productos agroindustriales, industriales, bienes de capital, de informática y telecomunicaciones, con cinco eslabones diferenciados entre sí por el grado de elaboración del producto en cada caso, y de allí sale una recomendación de mayores reducciones en insumos y materias primas, y menores reducciones en bienes finales”, afirmó hoy el canciller Felipe Solá al presidir de forma virtual la XII Reunión Extraordinaria del Consejo del Mercado Común convocada por Argentina, en el marco de la Presidencia Pro Tempore del bloque regional.

En una reunión donde se expusieron coincidencias y diferencias entre los países miembros, la Argentina propuso, con respecto a la revisión del Arancel Externo Común, “alcanzar una convergencia con las propuestas de los Estados Partes en la revisión del AEC durante este semestre”, según señaló Solá desde el Palacio San Martín acompañado por los ministros de Economía, Martín Guzmán; de Desarrollo Productivo, Matías Kulfas, y de Agricultura, Ganadería y Pesca, Luis Basterra.

En cuanto al relacionamiento con terceros países o bloques, Solá señaló que nuestro país propone “instruir a los coordinadores del Grupo de Mercado Común para que al finalizar este semestre elabore una propuesta de plan negociaciones externas que identifique prioridades de la agenda externa del Mercosur y el plan de modalidades específicas de ofertas y de disciplinas, y se elabore un informe completo sobre el estado de situación de las diferentes negociaciones”.

Para seguir avanzado en estos dos temas, aranceles y relacionamiento, a propuesta del canciller argentino las delegaciones de Brasil, Paraguay y Uruguay acordaron con la Argentina, además, la convocatoria a una reunión presencial de ministros en Buenos Aires, respetando los protocolos requeridos por la pandemia.

Estuvieron junto a Solá, además de sus colegas del gabinete, el secretario de Relaciones Exteriores, Pablo Tettamanti; el secretario de Relaciones Económicas Internacionales, Jorge Neme; el jefe de Gabinete de la Cancillería, Guillermo Justo Chaves; la subsecretaria del Mercosru y Negociaciones Económicas Internacionales Rossana Surballe y el subsecretario de Asuntos de América Latina Juan Valle Raleigh.

Solá puntualizó: “Debemos pensar qué capacidades tienen distintos sectores de la economía para soportar una baja de distintas posiciones del arancel externo común (AEC), y qué implicancia tiene una rebaja unilateral del AEC frente a negociaciones externas -algunas se han iniciado pero no se han concretado-, que el Mercosur tiene con siete grupos que implican 36 países, pero además tenemos negociaciones con Corea, Singapur, Canadá, Israel, y pensamos que la rebaja del AEC debe hacerse mientras dure la negociación y como producto de la negociación”.

“No es que el mundo está esperando que el Mercosur baje los aranceles sino que cada país con el que negociemos va a pedirnos que lo hagamos”, dijo el canciller. Y agregó: “Ofrecerles desde el Mercosur la misma rebaja a todos los que están en diferentes situaciones no es lo justo. No partimos de una justicia en materia de capacidad competitiva sino de diferencias fuertes. Por eso nuestra propuesta es diferenciada y no es lineal”.

El ministro Guzmán, por su parte, afirmó: “Como bloque nos debemos una discusión más profunda sobre el camino propicio para la prosperidad de nuestros pueblos. La prosperidad, para nosotros, es un camino al desarrollo que incluya un dinamismo productivo; mayor competitividad y mayor productividad. Pero fundamentalmente, que de ello se beneficien todos los integrantes de nuestra población. Es decir, que el crecimiento económico sea inclusivo, que venga acompañado de una equidad sobre cómo se distribuyen los beneficios de ese crecimiento”.

Y añadió Guzmán: “La posición argentina tiene similitudes y diferencias con los demás miembros del bloque, pero busca construir equilibrios que den condiciones de mayor prosperidad e impulsen comportamientos responsables. Consideramos que no avanzar y no hacer nada sería contraproducente. Vemos las diferencias, pero vemos que hay puntos de acuerdo, y lo importante es avanzar sobre esos puntos de acuerdo para ir construyendo un Mercosur más moderno y adaptado a la necesidad del desarrollo de nuestras naciones”.

Cancillería Argentina


Guzmán, Guedes y los Chicago Boys

Aún con negociaciones abiertas, se espesó el clima en la reunión que mantuvieron hoy los ministros de Relaciones Exteriores del Mercosur. La prenda de debate fue la posición de Brasil de obtener en el corto plazo una liberación importante de los aranceles externos. Una postura que recibió el aval de Uruguay. Hubo en el convite un cruce en buenos terminos pero con fuerte carga política entre los ministros de Economía Martín Guzmán y Paulo Guedes, su par del Brasil. Se tensó la cuerda cuando el brasileño citó a la escuela económica de Chicago -que generó cuadros que alimentaron el ideario liberal de las dictaduras y otros gobiernos- como uno de los conceptos en los que debería fundarse una mayor apertura del Mercosur. Y Guzmán respondió que “la mano invisible del mercado no existe”.

El cruce ocurrió en el marco de la XII Reunión Extraordinaria del Consejo del Mercado Común, en la que participaron, además de Guzmán, el canciller Felipe Solá, y los ministros de Desarrollo Productivo, Matías Kulfas y Agricultura, Luis Basterra; y sus pares de los países miembros. Los dos temas que se pusieron en agenda allí fueron el relacionamiento externo común y los aranceles para proteger actividades económicas.

Si bien Argentina se mostró dispuesta a negociar condiciones de flexibilización, Brasil se plantó en una propuesta de reducción del 10 por ciento este año y 10 por ciento el próximo de aranceles, sobre todo concepto. Pero Argentina pretende tener una protección mayor, sobre todo a sectores industriales, aceptando reducir los aranceles a cerca de 2000 insumos. “Vemos las diferencias, pero vemos que hay puntos de acuerdo, y lo importante es avanzar sobre esos puntos de acuerdo para ir construyendo un MERCOSUR más moderno y adaptado a la necesidad del desarrollo de nuestras naciones”, expresó Guzmán.

Entre Adam Smith y Arrow

En una parte de la charla, Guedes aseveró que Adam Smith ya explicó como funcionaba esa mano invisible del mercado como ordenadora. Allí Guzmán le dio a entender que esa mano es invisible porque no existe. Y contó que en la Universidad de Columbia se hablaba de la llamada Arrow lesson, en honor a Kenneth Arrow, uno de los creadores de los teoremas fundamantales de la economía de bienestar. Refirió el ministro que Arrow decía que esas condiciones por las cuales el libre mercado resuelve per sé, “jamás están presentes (…) y siempre el Estado debe promover construir esos teoremas para mostrar en realidad que la mano es invisible justamente porque no existe”, concluyó.

El brasileño replicó que “nosotros conocemos muy bien a los economistas que cita el ministro Guzmán pero más de la mitad de los Premios Nóbel los ganaron economistas de la universidad de Chicago”, en referencia a los ultra que acompañaron, entre otros, Pinochet o Tatcher. En esa línea, Guedes destacó que los países que vienen teniendo éxito, que lograron subir el comercio que son Asia del Este, China. Allí, Guzmán respondió que ” en todos los casos que está mencionando el ministro Guedes de desarrollos exitosos, el Estado tuvo un rol muy importante desde las políticas económicas y las políticas productivas para poder transitar ese sendero virtuoso. El Estado contribuyendo a una economía de mercado que funcione mejor”.

El cruce finalizó cuando el canciller Solá definió convocar en los próximos días a un encuentro presencial en Buenos Aires y Guede lo consideró sin sentido. El brasileño allí fue desautorizado por su propio canciller, quien aseguró que irán los ministros.

Página 12


VOLVER

Más notas sobre el tema