Brasil | En medio de protestas, juez de la Corte Suprema anuncia investigación de masacre policial que mató a 28 personas

556

Corte Suprema de Brasil investigará ejecuciones por la policía en favela

El número de muertos que dejó una operación policial en una favela de Río de Janeiro el jueves aumentó a 28, en medio de una avalancha de críticas y un pedido de la Organización de Naciones Unidas (ONU) de investigar denuncias de ejecuciones sumarias. Inicialmente fueron reportados 25 fallecidos, incluyendo un oficial, pero la Policía Civil actualizó a 28 el número de decesos la tarde de ayer.

El juez de la Corte Suprema de Justicia, Edson Fachin, cree que existen indicios de “ejecución arbitraria”, por lo que ordenó una investigación que incluye videos de la operación y declaraciones de testigos.

Un día después del sangriento operativo en la favela Jacarezinho, las autoridades no divulgaron el nombre de las víctimas, con excepción del policía fallecido.

La acción desató protestas ayer. “¡Dejen de matarnos!”, decía una pancarta al frente de una marcha de cientos de personas que salió de Jacarezinho, en la zona norte de la ciudad, hasta el cuartel general de la policía. Según grupos de derechos humanos, se trató de la operación policial más letal en la historia de la ciudad.

La Policía Civil argumentó que la incursión en Jacarezinho se proponía desarticular una banda que reclutaba a niños y adolescentes para el tráfico de drogas, robos, secuestros y asesinatos. La corporación afirma que las víctimas eran “criminales”, pero hasta ahora no ha identificado a los cuerpos.

El portavoz de la Alta Comisionada de la ONU para los derechos Humanos, Rupert Colville, se declaró “profundamente consternado” y pidió una investigación “independiente, completa e imparcial”.

Fachin ordenó a los fiscales de Río de Janeiro investigar dos videos que circulan en redes sociales en los cuales parece verse a policías asesinando de forma indiscriminada.

“Los eventos reportados parecen extremamente serios. En un video hay evidencia de actos que, en teoría, podrían constituir una ejecución arbitraria”, escribió Fachin.

El juez se dirigió a la fiscalía después de que el Núcleo de la Asesoría Jurídica Universitaria Popular Luiz Mahin (vinculado a la Universidad Federal de Río de Janeiro) entregó a la fiscalía y al Ministerio Público de Río videos de la operación.

La policía asegura que respetó todos los protocolos de rigor y que disparó sólo para defenderse. Exhibieron grandes cantidades de drogas y armas decomisadas en la operación. Los testimonios de vecinos y familiares lo refutan.

Una habitante de Jacarezinho narró que un joven herido fue abatido en su casa, donde se había refugiado. “El chico llegó baleado y como ningún habitante de la comunidad puede echar a otro, se quedó. Pero los policías vieron sangre y entraron gritando: ‘¿Dónde está?, ¿dónde está?’ Yo sólo tuve tiempo de llevar a mis hijos para atrás mientras ellos lo mataban en el cuarto”, contó la mujer.

Otra residente contó al portal UOL que su marido, Jonas do Carmo dos Santos, obrero de 32 años, fue baleado por la policía cuando fue a comprar pan. Testigos refirieron que inicialmente recibió un disparo en la pierna y trató de huir, pero los agentes “se acercaron y terminaron de ejecutarlo”.

Seguidores del presidente Jair Bolsonaro cerraron filas rápidamente con la policía.“Eran todos bandidos”, afirmó el vicepresidente Hamilton Mourao, general retirado, refiriéndose a los civiles ultimados.

El año pasado, mil 245 personas fueron asesinadas por la policía en el estado de Río de Janeiro.

La Jornada


Manifestantes protestam contra operação no Jacarezinho no MASP, em São Paulo

Manifestantes realizaram, neste sábado (8), no vão livre do Museu de Arte de São Paulo (MASP), um ato contra a operação realizada no Jacarezinho, comunidade do Rio de Janeiro, na manhã da última quinta-feira (6), que levou 29 pessoas à morte.

Organizado pela Coalizão Negra por Direitos, o protesto faz parte do “13 de Maio de Lutas”, uma mobilização nacional contra o genocídio da população negra com referência à abolição da escravatura, registrada em 13 de maio de 1888. Na próxima quinta-feira, também ocorrerão manifestações em diversos municípios brasileiros.

Nas palavras de Douglas Belchior, integrante da Coalizão, a manifestação “é muito importante para demonstrar que a sociedade civil e a parte que defende direitos humanos, aquela parte da sociedade brasileira que tem compromisso com a democracia e a civilidade, não naturalizar os atos de horror que nós presenciamos, a barbárie, o massacre no Jacarezinho essa semana”.

A atuação da Polícia Civil, para Belchior, demonstrou que há um ativismo dentro da própria polícia em todo o país. Ao Brasil de Fato, ele reforçou que “é muito importante que a sociedade brasileira se mobilize para demonstrar o seu repúdio aos atos bárbaros que nós presenciamos. Nós não podemos permitir a existência de uma polícia que age ao arrepio da lei e que ao invés de garantir e a lei e a ordem promove a violação de direitos, das leis, a desordem e a barbárie”.

Para a organização, a “Operação Exceptis”, coordenada pela Polícia Civil do Rio de Janeiro, “aconteceu de forma ilegal”, uma vez que desde junho de 2020, as incursões de agentes nas favelas do estado estão proibidas pelo ministro Edson Fachin, do Supremo Tribunal Federal (STF), em decorrência da pandemia da covid-19.

“Há morte sistemática de jovens negros e negras das periferias brasileiras. Pelo menos 75% das vítimas do terror policial pertencem a esse grupo racial. A situação exige um posicionamento da comunidade internacional, do sistema ONU e da sociedade civil global acerca do processo de genocídio negro que vivemos no Brasil. As vidas negras brasileiras importam e precisam da solidariedade global”, diz a Coalizão em nota.

A organização também cobra do Estado “protocolos empregados para prevenir o uso de força letal e a vitimização da população civil”, além de “investigação e corpo pericial independentes para a garantia da transparência para investigar os assassinatos”; “reparação às famílias das vítimas”; “enérgica atuação por parte do Ministério Público Estadual do Rio de Janeiro e Ministério Público Federal para que haja a responsabilização das forças policiais”; “o imediato afastamento das forças policiais dos responsáveis pela Chacina de Jacarezinho”; a implementação de “um plano de redução da violência e letalidade policial, conforme já recomendado pela Honorável Corte Interamericana de Direitos Humanos”, entre outras.

O ministro Edson Fachin cobrou da Procuradoria-Geral da República (PGR) investigação sobre o caso. Ele enviou à PGR vídeos enviados ao seu gabinete pelo Núcleo de Assessoria Jurídica Universitária Popular da Universidade Federal do Rio de Janeiro (UFRJ). No ofício encaminhado ao procurador-geral da República, Augusto Aras, Fachin afirma que “os fatos relatados parecem graves e, em um dos vídeos, há indícios de atos que, em tese, poderiam configurar execução arbitrária”.

Em uma nota conjunta, Anistia Internacional no Brasil, Justiça Global, Instituto Marielle Franco e Movimento Negro Unificado classificaram a operação como uma “chacina”. Na mesma linha, moradores do Jacarezinho e defensores de direitos humanos realizaram manifestações na noite deste sábado (7) na capital fluminense.

Brasil de Fato


Naciones Unidas pidió una investigación independiente de la masacre en Río de Janeiro

La operación policial en Jacarezinho alcanzó solamente a seis de las 21 personas que se buscaban. G1 de Globo detalla que le costó la vida a 28 habitantes de la zona y se convirtió en la mayor matanza de la ciudad de Río de Janeiro. Por eso desde Naciones Unidas pidieron una investigación “parcial e independiente”.

El operativo buscaba arrestar a seis sujetos por atraer a menores al tráfico de drogas. Sólo tres fueron capturados y otros tres asesinados. El vocero de DDHH de la ONU, Rubert Colville, planteó que existe un historial de uso “desproporcionado e innecesario” de la fuerza en la policía brasilera.

Colville dijo que recibieron informes que la policía no tomó las medidas “para preservar las pruebas en la escena del crimen“. El funcionario de ONU recalcó que la fuerza es viable “en casos estrictamente necesarios”. También indicó que se debe respetar la “legalidad, precaución, necesidad y proporcionalidad”.

La Orden de Abogados de Brasil (OAB) publicó una lista inicial con los nombres de 16 de los fallecidos. Todos ellos son hombres entre 18 y 41 años, y no se sabe si alguno tenía antecedentes penales. El jefe de policía, Felipe Curi, dijo que “no hay sospechosos aquí. Tenemos criminales, asesinos y narcotraficantes”.

El vicepresidente brasilero Hamilton Mourão dijo que las víctimas de la masacre eran “todos bandidos”. Desde el Palacio do Planalto comparó la situación con una guerra. La autoridad gubernamental ultraderechista manifestó que “es lo mismo que si estuviéramos luchando contra un país enemigo”.

El País preguntó a la Policía Civil quiénes eran los asesinados y no recibió ninguna respuesta. El comisario Rodrigo Oliveira criticó la “victimización de los criminales”. El uniformado indicó que buscan #impedir que la policía cumpla su función de estar del lado bueno de la sociedad”.

ADN


VOLVER

Más notas sobre el tema