Colombia | Críticas a Iván Duque tras ordenar intervención militar en varias ciudades del país

Foto: Colombia Informa
1.334

¿Conmoción interior disfrazada?: Duque ordena intervención militar en ocho departamentos

El viernes 28 de mayo en la ciudad de Cali el presidente Duque expidió el decreto 575 a través del cual da luz verde a una asistencia militar en ocho departamentos y sus municipios para afrontar la grave crisis de indignación social expresada en un Paro que cumplió un mes.

En la noche en Cali Duque arribó con una nueva batería de decisiones militares que en la sola jornada de ayer con las medidas ya existentes, y las nuevas dejó un saldo trágico de nueve asesinatos de jóvenes manifestantes y de un efectivo de la Fiscalía General de la Nación que había asesinado a dos de los manifestantes en la mañana de ayer.

Igualmente, ayer se reportaron inicialmente 17 personas detenidas, de manera arbitraria, de las que solamente se sabe el paradero de cuatro de ellas en la estación policial de La María. Ayer los manifestantes y medios de información se observó la presencia de civiles armados con fusiles y armas cortas disparando contra los protestantes.

Se encienden las alarmas ante la posibilidad de que este decreto se traduzca en la agudización de vulneraciones a los derechos humanos con detenciones ilegales, allanamientos, torturas y un fortalecimiento de la estrategia paramilitar para contener la desobediencia y la indignación social ante la rampante inequidad que padece Colombia.

Decreto no menciona el diálogo y el respeto a los DDHH

La intención de acabar con las movilizaciones por parte de los cuerpos policiales expusieron ante los ojos del mundo cómo un estudiante de música era torturado, civiles armados atacando la Universidad del Valle, la Alcaldía de Popayán en fuego y periodistas limitados para ejercer por las intimidaciones de los uniformados.

Ante estos hechos y tras la negativa al diálogo, el Gobierno Duque decidió hacer lo que mejor sabe: moverse bajo lógicas beligerantes y decretar intervención militar en siete departamentos del país.

Decreto 575 de 2021: ¿conmoción interior disfrazada?

Distintos sectores han criticado fuertemente la gestión del Gobierno en el marco del paro nacional y el tratamiento de guerra que se le viene dando a protesta social.

A pesar de ello, Duque y su bancada siguen empeñados en disminuir las movilizaciones sacando al Ejército a las calles del país. Esto, según el decreto, con el objetivo de conservar y reestablecer el orden público. Este evento ha sido catalogado como una conmoción interior disfrazada.

Los departamentos que se verán sometidos a intervención militar son Valle del Cauca, Cauca, Risaralda, Nariño, Huila, Norte de Santander, Putumayo y Caquetá.

En el decreto también se habla de ciudades y municipios que no corresponden a estos departamentos como Bucaramanga, Madrid y Facatativá.

Duque insiste en atacar las consecuencias de las protestas y no sus causas

El analista Víctor Currea de Lugo señaló en un artículo publicado en su sitio web que el Gobierno insiste en discutir las consecuencias del paro nacional y no las causas. «Duque decidió mover 7.000 militares a Cali, la ciudad donde las formas urbanas de paramilitarismo campean. En otras palabras, Duque le declaró la guerra a la ciudadanía en Cali y, por ahí derecho, al país».

La intervención militar, que se veía venir, fue orquestada también en horas de la tarde del viernes por la bancada del Centro Democrático, que publicó un comunicado en el que hacía el llamado al presidente Duque para sacar a las calles las tropas para «recuperar el orden en Colombia».

En el comunicado, el partido de Gobierno «rechaza cualquier negociación con el Comité de Paro, negociar con bloqueos y violencia es continuar la destrucción de la democracia».

José Miguel Vivanco, Director Ejecutivo, División de las Américas de Human Rights Watch, también se pronunció al respecto. Para él, el decreto firmado anoche por el mandatario contiene un peligroso vacío ya que las órdenes dadas no invitan a priorizar el diálogo, evitar la fuerza excesiva y respetar los DDHH.

Lo cierto es que la gente va a continuar en las calles a pesar de las características de conmoción interior de las medidas anunciadas por el gobierno. Para la masa no es una opción dar un paso al costado y mucho menos al ver el desafiante actuar del Gobierno Duque, un gobierno que se cierra al diálogo y a la negociación, y ve como única salida para restablecer el orden el uso de la fuerza, cueste los muertos que cueste.

Comité Nacional de Paro insiste en la necesidad de diálogo y afirma su disposición

En un comunicado publicado este viernes, luego de la intervención de Duque, el Comité Nacional de Paro aseguró que siguen estando dispuestos al diálogo y reiteró que desde que inició el Paro Nacional se han establecido cortes en las vías pero hay corredores humanitarios que permiten el paso de todo aquello que se considera esencial.

Al mismo tiempo condenaron la violencia, tanto la ejercida por la Fuerza Pública como la ejercida por particulares, contra la protesta pacífica y contra la infraestructura en varios puntos de las protestas.

Por último reiteran que es el diálogo y no la represión la que resolverá las peticiones de las personas que están en la movilización y aseguran que deben ser adelantas con celeridad y seriedad.

Gobierno ordena asistencia … by Andres Lara

Contagio Radio


Alta Comisionada ONU, Michelle Bachelet, pide investigación independiente sobre muertes en Cali

La Alta Comisionada de la ONU para los Derechos Humanos, Michelle Bachelet, expresó su preocupación este domingo por los enfrentamientos en la ciudad de Cali, que dejaron más de una decena de muertos, y pidió diálogo y una investigación independiente.

“Es esencial que todas las personas que presuntamente causaron lesiones o muerte, incluidos funcionarios del Estado, estén sujetas a investigaciones rápidas, efectivas, independientes, imparciales y transparentes, y que los responsables respondan ante la ley”, dijo Bachelet en un comunicado.

Cali, con unos 2,2 millones de habitantes, es epicentro de violentas protestas y bloqueos de vías. Arrinconado por estos hechos, el presidente colombiano, Iván Duque, desplegó el ejército en la ciudad bajo la figura de asistencia militar que permite a los soldados apoyar a la policía en las tareas de seguridad.

Trece personas murieron en diferentes episodios, entre ellas un funcionario de la fiscalía que mató con su arma a dos manifestantes que bloqueaban una vía. La turba se abalanzó sobre el hombre -que estaba fuera de servicio- y lo linchó.

La Alta Comisionada indicó que su oficina recibió informaciones sobre individuos armados, incluido el oficial fuera de servicio, que habrían disparado en dirección a los manifestantes, periodistas y transeúntes, así como sobre la muerte de dicho funcionario.

“Pido que se ponga fin a todas las formas de violencia, incluyendo el vandalismo, y que todas las partes sigan hablando, para que se garantice el respeto por la vida y la dignidad de todas las personas”, indicó la expresidenta chilena.

Bachelet llamó así al diálogo para resolver las demandas de los manifestantes y de los que se oponen a las protestas y celebró “el compromiso expresado por varios actores, en Cali y a nivel nacional, de encontrar una solución negociada y pacífica”.

La Oficina del Alto Comisionado de la ONU para los Derechos Humanos en Colombia indicó haber recibido información de al menos 30 personas detenidas el 28 de mayo. Bachelet urgió así a garantizar “un juicio justo” y a prevenir, de conformidad con las normas internacionales de derechos humanos, las desapariciones.

Desde el 28 de abril a diario se movilizan multitudes para protestar contra el gobierno por los abusos policiales y el manejo de la crisis económica que trajo la pandemia.

RCN Radio


José Miguel Vivanco, directo de Human Rights Watch para las Américas: “Hay antecedentes que muestran participación de civiles armados y policía”

José Miguel Vivanco, director ejecutivo para las américas de Human Rights Watch, habló en el noticiero del mediodía de Caracol Radio sobre el decreto firmado por el Presidente Duque con relación a la asistencia militar en el Valle del Cauca y otros 7 departamentos del país.

“El presidente ha firmado un decreto que en la parte resolutiva que contiene ordenes específicas en materia de seguridad pública, no hay ninguna alusión directa, ni indirecta, a la necesidad que la fuerza pública actúe respetando los derechos humanos, que no haya exceso en el uso de la fuerza y no haya abusos”, dijo Vivanco.

Aseguró que esa es una instrucción fundamental que se les olvidó incluir y que es fundamental en el ejercicio de la fuerza pública.

“Hay antecedentes creíbles que muestran la participación conjunta de policías con civiles con armas que participan en operaciones en la represión en las calles, eso no puedo ocurrir y constituye abusos por parte de esos civiles, no se sabe si son policías de civil, sicarios o gente que actúa con la protección policial”, dijo.

José Miguel Vivanco también contó que es consciente de los problemas que representan los bloqueos y sobretodo con los que generan desabastecimiento o los que implica atención a la salud, manifestó que no hacen parte de la protesta pacífica, como el vandalismo y los saqueos y que son delitos comunes, de tal modo que la autoridad pública tiene el derecho y el deber de restablecer el orden, pero la clave está en no actuar de cualquier manera.

Caracol Radio


Policía dice que patrulleros “omitieron su deber” por no capturar a civiles armados en Cali

Los policías no intervinieron mientras civiles les disparaban a manifestantes en el sector de Ciudad Jardín. La Dijin anunció que serán investigados y judicializados junto a los ciudadanos que se observan en los videos con sus armas de fuego.

El pasado 28 de mayo, en el sector de Ciudad Jardín, al sur de Cali, cámaras de seguridad y ciudadanos registraron en video a civiles armados disparando contra manifestantes, en un nuevo episodio de violencia tras un mes de paro nacional. Lo que generó más rechazo es que había uniformados de la Policía presentes, pero no intervinieron, ni capturaron a quienes disparaban. Entre quienes expresaron su rechazo está el director de la DIJIN, el general Fernando Murillo, quien anunció una investigación a lo ocurrido.

Según el relato de Murillo, “se presentó una situación especial donde unas personas de civil utilizaron unas armas de fuego indiscriminadamente contra otras personas”. El alto oficial confirmó que, “en ese lugar y en ese mismo momento se encontraban varios funcionarios de la fuerza pública, los cuales omitieron su deber de evitar que esos hechos sucedieran y de capturar a estas personas”. Es decir, los agentes que estaban en Ciudad Jardín habrían actuado de manera negligente ante un flagrante delito.

En el lugar, también estaban presentes periodistas, como denunció la Fundación para la Libertad de Prensa. Y los civiles armados también dispararon hacia donde estaban fotógrafos y reporteros. “En algunas transmisiones se evidencia que hay personas civiles disparando contra los manifestantes y hacia donde está la prensa. Los periodistas están visiblemente identificados”, alertó en la tarde del 28 de mayo la organización, que vela por la protección de periodistas en Colombia. “La Policía no va a permitir que estos hechos se presenten contra la libertad de prensa”, dijo el general Murillo.

Así las cosas, el director de la Dijin anunció: “se nombró un equipo especializado para que se realice la investigación con el fin de identificar, individualizar y judicializar a estas personas y a estos funcionarios de la fuerza pública, los cuales tendrán que responder ante las autoridades competentes, no solo por el uso de esas armas de fuego, sino por la agresión de la cual fueron víctimas algunos periodistas”.

Lo ocurrido en Ciudad Jardín también generó un pronunciamiento de la Oficina en Colombia de la Alta Comisionada para los Derechos Humanos de la ONU. A través de su cuenta de Twitter, pidieron respeto por los derechos de las personas capturadas en la jornada del 28 de mayo en ese sector de Cali: “solicitamos se les aseguren todas las garantías judiciales, de acuerdo con estándares internacionales, y el pleno respeto a su integridad”.

Esta mañana, al entregar un reporte de todo lo ocurrido en la ciudad durante el 28 de mayo, el alcalde de Cali, Jorge Iván Ospina, también se refirió a lo ocurrido: “Condenamos enérgicamente los eventos en Ciudad Jardín donde hombres civiles armados dispararon frente a la multitud. Una situación tan difícil como la que hoy tienen la ciudad de Cali y el país entero no se resuelve con que civiles armados intenten hacer justicia o proteger sus formas de vida por cuenta propia. Eso tiene que tener una clara condena por parte de todos y lo condenamos nosotros, por supuesto”.

El Espectador


Nuevo llamado de la ONU para evitar la violencia en medio de las protestas en Colombia

A través de un comunicado, Carlos Ruiz Massieu, representante especial del Secretario General de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) en Colombia, expresó su preocupación por los recientes acontecimientos que se han venido presentando durante el último mes en el país, en el marco del paro nacional.

Ruiz Massieu señaló que ha sido testigo del clamor ciudadano por medio de las protestas y las movilizaciones a lo largo de un mes pero que los hechos violentos presentados en Cali, así como en otras ciudades y departamentos del país evidencian la necesidad de fortalecer el diálogo como instrumento fundamental para resolver los conflictos.

El representante de la ONU en Colombia hizo un llamado a todos los actores a prevenir y eliminar la violencia y hacer todo lo posible para disminuir las tensiones y evitar su escalamiento.

“Hago un llamado a todos los actores a prevenir y eliminar la violencia y hacer todo lo posible para disminuir las tensiones y evitar su escalamiento. En cualquier circunstancia, incluso en las más difíciles, tenemos que impulsar el diálogo”, expresó el funcionario.

Ruiz Massieu agregó que “consolidar una paz estable y duradera en el país es mi mayor deseo y, estoy seguro, el de todos los colombianos. Las Naciones Unidas continuamos disponibles para facilitar y apoyar los caminos de solución pacífica y de concertación”.

Cabe recordar que debido a las alteraciones en el orden público, desde Cali, el presidente Iván Duque ordenó la máxima asistencia militar y también visitó la zona de Ciudad Jardín.

Por su parte, el alcalde de Cali, Jorge Iván Ospina indicó que el 28 de mayo “fue un día fatídico para la ciudad por los casos de homicidios, saqueos, enfrentamientos y vandalismo que se presentaron en la capital del Valle del Cauca”.

De acuerdo con Ospina, la Fiscalía General de la Nación reportó 13 homicidios ocurridos el pasado viernes, al parecer ocho de ellos relacionados con los disturbios.

Entre tanto, según registros de Indepaz, al 23 de mayo se reportaron 66 víctimas de violencia homicida en el marco del paro nacional.

Descargar (PDF, 512KB)

La FM


VOLVER

Más notas sobre el tema