Colombia | Imponentes movilizaciones en todo el país y nuevas represiones en el 15° día de paro

1.513

Denuncian que Esmad reprimió violentamente protesta pacífica en la Plaza de Bolívar

Denuncian que Esmad reprimió violentamente protesta pacífica en la Plaza de Bolívar. Por redes sociales circulan varias imágenes del momento.

“La movilización pacífica en la Plaza de Bolívar de Bogotá es reprimida violentamente por el ESMAD. Alcaldesa @ClaudiaLopez ¿por qué no siguen los protocolos? ¿Por qué el uso desproporcionado de la fuerza frente a una manifestación pacífica?”, expresó el exconcejal, Hollman Morris, tras compartir una de las grabaciones sobre la grave situación.

A continuación encuentra más imágenes de la situación:

Paro Nacional en Bogotá

Decenas de miles de personas volvieron este miércoles, en un nuevo paro nacional, a echarse a las calles de Bogotá y otras ciudades del país en protesta contra las políticas del presidente colombiano, Iván Duque, al que le exigen acciones efectivas contra la brutalidad policial y que cesen algunas de sus políticas.

El décimoquinto día de las marchas fue una mezcla de reclamos al Gobierno en el que confluyeron artistas, obreros, estudiantes, sindicalistas y vendedores informales que coreaban arengas cuyo blanco central era Duque, que se multiplica en esta crisis para reunirse con diferentes sectores, después de viajar dos veces a Cali, la ciudad más golpeada por esta crisis y epicentro de las protestas.

“La finalidad del paro que estamos desarrollando desde el 28 de abril es exigirle al Gobierno nacional la negociación del pliego de emergencia que le radicamos en junio del año 2020 y garantías para la protesta social”, dijo a Efe el presidente de la Central Unitaria de Trabajadores (CUT), Francisco Maltés, que también es miembro del Comité Nacional del Paro, que se reunió este lunes con el mandatario, sin llegar a ningún acuerdo.

A propósito de la brutalidad policial, el presidente, que sigue sin dar una declaración contundente al respecto como le piden las organizaciones, dijo el martes que las autoridades han iniciado 65 acciones disciplinarias, entre ellas 8 por homicidio, 27 por abuso de autoridad, 11 por agresión física y 19 por otras conductas.

Sin embargo, la Defensoría del Pueblo informó también ayer que ha recibido reportes de que 42 personas (41 civiles y 1 policía) han muerto en las dos semanas de paro, y que siguen buscando a 168 personas.

Según los registros de la ONG Temblores, dedicada a la violencia policial, durante las protestas han ocurrido 40 casos de víctimas de “violencia homicida” por parte de la fuerza pública y al menos 1.956 casos de violencia física, que incluyen 28 agresiones oculares, así como 12 casos de violencia sexual.

Publimetro


Imponentes movilizaciones en todo Colombia

La nueva jornada de protesta convocada por el Comité Nacional del Paro en Colombia tuvo este miércoles una contundente respuesta de parte de la ciudadanía, que protagonizó masivas movilizaciones en las principales ciudades,con escenas de represión en Barranquilla antes y durante el partido de River, mientras el presidente Iván Duque insistió en el deseo gubernamental de “retornar a la normalidad, con la urgencia de escuchar y atender las causas sociales”.

Lejos de atemorizarse por represiones pasadas, todos los sectores movilizados en Colombia volvieron a la calle por decimoquinto día consecutivo para sumarse a 514 actividades de protesta –entre manifestaciones, actividades artísticas, bloqueos, cortes- en 221 municipios, custodiadas por 140.000 policías.

Según el titular de la Policía, Jorge Vargas, los uniformados tenían la orden de “garantizar protestas pacificas”.

Aunque la jornada de este miércoles es consecuencia directa del fracaso en la ronda de diálogo del gobierno con los sectores convocantes, el presidente Duque insistió con la búsqueda de consensos, y escribió en su cuenta de la red Twitter: “Como país queremos retornar a la normalidad, con la urgencia de escuchar y atender las causas sociales. Por eso manifestamos la voluntad de tener espacios de negociación con el Comité del Paro, para que entre todos construyamos soluciones”.

Bogotá, Medellín, Cali, Bucaramanga, Barranquilla, Pereira, Yopal, Cartagena, Neiva, Putumayo, entre otras, fueron escenario de importantes protestas, en las que el reclamo por la desmilitarización de las calles y el fin de la represión a la ciudadanía estuvo en lo alto de las demandas. El martes la Defensoría del Pueblo reconoció 41 muertos civiles.

En verdad, el pliego de demandas del Comité Nacional del Paro incluye una renta básica de un salario mínimo para los afectados por la pandemia, el retiro del proyecto de Ley de Salud, la defensa de la producción nacional (agropecuaria, industrial, artesanal, campesina), el freno a las erradicaciones forzadas de cultivos de uso ilícito y subsidios a las Pymes.

Las redes sociales, además, fueron una catarata de imágenes y videos de las movilizaciones en cada rincón del país y de muchas banderas “invertidas”, con el rojo hacia arriba, en señal de protesta.

En varios casos, las protestas se extendieron hasta entrada la noche, convertidas en festivales musicales y artísticos, aunque con el lógico temor de que la oscuridad pudiera traer también las acciones violentas de las que la jornada careció a excepción de bombas incendiarias lanzadas contra la alcaldía y el incendio de cajeros en Popayán, en el departamento de Cauca, y la quema de un colectivo en Neiva, en Huila.

Las protestas hicieron que el partido Nacional de Medellín-Nacional de Montevideo, en Pereira, estuviera cerca de la suspensión y pusieron en riesgo el de River Plate frente a Junior en Barranquilla, los dos por Copa Libertadores, porque grupos de jóvenes se oponían a que hubiera fútbol en medio de semejante cuadro social.

Antes y durante el partido, afuera del estadio las fuerzas antidisturbios reprimieron a los manifestantes que se oponían a que se jugara en medio de la crisis social con gases lacrimógenos, balas de goma y vehículos blindados.

En Cali, dondeel martes estuvo Duqueyque concentraba buena parte de la atención por la fuerte represión de días pasados, una columna que salió desde Potada al mar llegó al Hospital Universitario del Valle, y otro grupo despidió a la minga indígena, que este miércoles dejó la ciudad, en Puerto Resistencia.

Estuvieron ahí el titular de la Comisión de la Verdad, Francisco de Roux; representantes de Derechos Humanos de la ONU, la Procuraduría, la Defensoría, Mapp-OEA y la Misión de Verificación de la ONU acompañando y facilitando la salida de la minga de la capital vallecaucana.

En Bogotá se multiplicaron puntos de protestas y bloqueos hasta llegar casi al centenar. Obviamente no funcionó el sistema de transporte TransMilenio, y los taxistas se sumaron a las protestas, en tanto la concentración principal se daba en la céntrica Plaza Bolívar.

“Presente, presente, fuera el presidente”, era una de las consignas más cantadas. “El paro es para exigirle al Gobierno nacional la negociación del pliego de emergencia que le radicamos en junio del año 2020 y garantías para la protesta social”, dijo el presidente de la Central Unitaria de Trabajadores (CUT), Francisco Maltés.

En Medellín, en tanto, lo desarrolló la performance “El arte resiste” en alusión a los pueblos del país, en una concentración que se realizó en el Parque de Los Deseos de la capital antioqueña, mientras la Personería de la ciudad instaló en el Parque de las Luces un puesto de recepción de denuncias o quejas de vulneraciones de derechos.

En Pereira, donde la semana pasada un grupo de hombres aún no identificados disparó ocho balazos a Lucas Villa, el joven estudiante que finalmente falleció, cientos de personas se manifestaron desde temprano en el Parque Olaya Herrera, al lado de la gobernación del departamento. Abundaron banderas con la leyenda “Lucas vive” y se realizó el “Concierto por la Vida y la Resistencia”.

Otro tanto ocurría en Bucaramanga, con epicentro en la plaza Luis Carlos Galán, a unas cuadras de la gobernación de Santander, mientras en Cartagena ese bloqueó la ruta que lleva al aeropuerto y hubo una movilización hacia la Plaza de la Paz. El alcalde William Dau Chamat acompañó parte de la caminata.

Se estima que unas 15.000 personas protestaron en Neiva, donde la alcaldía prohibió que marchen menores y el uso de capuchas, y hubo manifestaciones de relevancia Pasto, en la Plaza de Nariño, en Riohacha, en Ocaña y en Villavicencio.

En busca de reivindicar su llamado a negociar, Duque se reunió en Bogotá con un grupo de jóvenes, para analizar políticas para el sector.

“Sostenemos un diálogo con los jóvenes, a quienes escuchamos para que, entre todos, iniciemos la construcción de acuerdos, soluciones y logremos ese Gran Pacto por la Juventud para más educación gratuita, oportunidades de empleo, participación política y emprendimiento”, contó en Twitter;pidió “rechazar la violencia” y “no caer en estigmatizaciones”.

“Es igual de injusto señalar de vándalo o criminal a quien protesta pacíficamente, como lo es generalizar el comportamiento de los miembros de la Fuerza Pública. Eso no procede”, expresó.

Las protestas comenzaron el martes 27 de abril contra un proyecto del Ejecutivo de reforma tributaria, iniciativa que el gobierno después retiró del Congreso, pero la fuerza de las movilizaciones y la represión de las fuerzas de seguridad y, sobre todo, del Escuadrón Móvil Antidisturbios (Esmad), derivó en el endurecimiento de las movilizaciones y la ampliación del pliego de demandas.

Télam


Movilizaciones del 12 de mayo “re-potencializan el Paro Nacional”

A pesar del ambiente negativo creado por los periodistas de medios empresariales, la jornada de movilización de hoy 12 de mayo ha sido exitosa. La creatividad juvenil en barrios, en las calles, desbordó la expectativas, que van más allá del llamado del Comité Nacional del Paro.

La mayoría de las manifestaciones han estado cargadas de símbolos, de profunda repulsa a Álvaro Uribe, al presidente Iván Duque y a los partidos políticos que solo proponen salidas para hacer más inviable la calidad de vida de los empobrecidos y de los sectores medios de la población.

Hoy las notas claves han sido el reconocimiento que el presidente Iván Duque ha hecho de aceptar que la Policía ha cometido abusos y que se harán investigaciones. «Aunque pueda ser retórico es un avance ante el negacionismo de la violencia del Estado», afirma el politólogo, Camilo De las Casas.

Entra tanto, el cuestionado ex procurador general de la Nación desdibujó esta línea reiterando su visión más retrógrada frente a las causas y la manifestación pacifica del Paro Nacional señalándola de: “nihilista” (…) “anarquista” (…) “parte de un plan”.

Francisco Maltés, representante de la CUT y del Comité Nacional del Paro, manifestó que el Gobierno no ha mostrado «empatía con las víctimas de la represión policial ni con las peticiones del CNP».

Sin embargo, sectores del Comité Nacional del Paro reconocen que hay algunos cambios. El Gobierno aceptó que el diálogo es para negociar, el retirar la reforma tributaria, y las tímidas manifestaciones de rechazo a las violaciones de DDHH.

Maltés también enfatizó en su llamado a «re-potencializar» el Paro Nacional con muchas más movilizaciones pacíficas y cero transacciones bancarias.

El CNP reiteró sus peticiones de retirar la Reforma a la Salud, Reformar a la Policía Nacional, establecer matrícula cero a universitarios de instituciones púbicas (además de garantizar un mayor acceso a la educación), no solo para los estratos 1,2,3 como lo anunció el presidente Duque está mañana ni solo para el próximo semestre.

Las y los jóvenes de las barriadas en diversas ciudades afirman que deben ser reconocidos como sujetos políticos y deben ser escuchados. “Es necesario cambiar el rumbo del país, enfrentar la desigualdad que nos tiene sin educación, sin salud, sin techo. Acá debemos hablar y ser escuchados por los empresarios del Valle. Avanzar en pacto social, requerimos ya la renta básica de un salario mínimo para hogares en pobreza e implementación completa del Acuerdo de Paz con todos los actores armados”, afirmó Juan Ochoa desde Siloé en llamada con Contagio Radio.

En la movilización de hoy sectores rurales también participaron, llamando la atención sobre las fumigaciones con glifosato, la reforma agraria, el cumplimiento de los Acuerdos.

A pesar del éxito de la jornada de hoy la sombra de una profundización del autoritarismo sigue a la orden del día. Para el Arzobispo de Cali, lo de hoy 12 mayo invita a una concertación inmediata y se requiere una cooperación de todas la organizaciones internacionales.

Contagio Radio


VOLVER

Más notas sobre el tema