Comisión del Congreso que investiga al gobierno de Bolsonaro cita al ministro de Justicia 

459

Comisión Parlamentaria cita a ministro de Justicia de Bolsonaro

Miembros de la Comisión Parlamentaria de Investigación (CPI) en Brasil presentaron este domingo una solicitud para que el ministro de Justicia de Bolsonaro, Anderson Torres, a la instancia para que rinda declaratoria sobre sus cuestionamientos a la instancia Legislativa.

La solicitud llega tras una entrevista del Ministro para la revista Veja, en la que afirmó que pedirá información a la Policía Federal sobre las indagatorias de la CPI hacia gobernadores por apropiación indebida de recursos sanitarios. Además, el nuevo ministro dijo que la policía “no es judicializable” y encomió la labor bolsonarista.

Estos comentarios suponen para varios senadores integrantes de la Comisión en un intento del Gobierno para intimidar a la instancia, por lo que han anticipado a la presentación de una solicitud para citar a Torres para que explique sus declaraciones contra la CPI. La solicitud será discutida el próximo 11 de mayo, refieren medios del país.

Además de las declaraciones contra la Comisión, el ministro deberá responder en los métodos que utiliza el Ejecutivo para enfrentar la pandemia de la Covid-19.

La pasada semana Brasil superó los 400.000 fallecidos por la Covid-19 y tuvo lugar el lanzamiento de una serie de pautas desde el Palacio de Planalto sobre los posibles temas de los interrogatorios a los ministerios por parte de la CPI.

En un documento elaborado por la Casa Civil, el Gobierno Federal enumeró más de 20 preguntas y denuncias que abarcan desde el negacionismo, la falta de incentivo a las medidas restrictivas, la politización de la compra de vacunas y la defensa de tratamientos ineficaces contra el coronavirus. También aparecen la ausencia de campañas de prevención y coordinación nacional para enfrentar la crisis de salud.

El mismo día en que se dio a conocer el documento elaborado por la Casa Civil, la agenda de la CPI añadió muchos de los temas a sus futuras indagaciones, y ocurrió otro hecho de intimidación hacia la CPI, cuando el 2do Juzgado Federal de Brasilia dictó una orden judicial que suspendió el nombramiento del senador Renan Calheiros (MDB) como relator del CPI, a solicitud de la diputada bolsonarista Carla Zambelli.

Si bien la remoción no tuvo lugar, esta acción, junto a las declaraciones del ministro de Justicia, revelan los intentos de desprestigiar y desanimar el trabajo de la Comisión investigadora.

El próximo martes 4, el exministro de Salud Luiz Henrique Mandetta abrirá la temporada de testimonios en el recién creado CPI Pandemia . De él los senadores quieren saber, por ejemplo, cuáles fueron las primeras directrices guibernalmentales para el manejo de la pandemia y si fue presionado para referirse positivamente a tratamientos no probados.

Telesur


Crise na PF: delegados não aceitam ordem do ministro da Justiça para criar polícia política contra governadores

“Está deflagrada a primeira crise entre o ministro da Justiça, Anderson Torres, e a Polícia Federal. Um mês depois de sua posse, Torres conseguiu entrar em rota de colisão com a PF ao afirmar que vai requisitar dados de investigações que miram governadores”, informa a jornalista Bela Megale, em reportagem publicada no jornal O Globo.

“O material pode ser usado para abastecer senadores que formam a base de Bolsonaro na CPI da Covid. Delegados afirmaram à coluna que a PF não vai compartilhar dados de investigações com terceiros sem determinação judicial. O maior temor é que o órgão seja usado politicamente na CPI. A avaliação de delegados é que se fizer esse pedido, Anderson Torres vai extrapolar suas atribuições como ministro e pode colocar em xeque a independência da PF”, diz ainda a repórter.

Brasil 247


Brasil registra 1,2 mil mortes por covid-19 em 24h e soma 407,6 mil

O Brasil registrou 407.639 mortes por covid-19, conforme atualização do Ministério da Saúde divulgada neste domingo (2). Em 24 horas, foram registrados 1.202 novos óbitos pelas secretarias estaduais de saúde.

Entre ontem e hoje, foram notificados 28.935 novos casos de infecção. A soma de casos acumulados ficou em 14,754 milhões.

Os dados indicam também que 1,068 milhão de pacientes estão, neste momento, em acompanhamento. Outros 13,278 milhões, o correspondente a 90% dos infectados, se recuperaram.

Estados

São Paulo chegou a 2,923 milhões de pessoas contaminadas. Os outros estados com maior número de casos no país são Minas Gerais (1,37 milhão) e Rio Grande do Sul (980,4 mil). Já o Acre segue com o menor número de casos (78,1 mil).

Em número de mortes, São Paulo também lidera, com mais de 97 mil óbitos. Rio de Janeiro (44,8 mil) e Minas Gerais (mais de 34 mil) aparecem na sequência. O menor número de morte foi registrado em Roraima (1.513).

Agencia Brasil


Crecen las milicias ultraderechistas en Río de Janeiro

Brasil es un cóctel explosivo aunque no solo por su descontrol sanitario. Miles de partidarios de Jair Bolsonaro salieron a las calles el 1° de mayo al grito de “Yo autorizo” y le dieron vía libre al presidente para que convoque a las fuerzas armadas con el propósito de imponer la libre circulación de la población. Esa declamada libertad de movimiento contra el lockdown que decretaron varios gobernadores es la misma que le permitió propagarse al virus hasta contagiar a casi 15 millones de brasileños y superar la barrera de los 400 mil muertos. Pero si la salida de los militares de sus cuarteles es una potencial amenaza de autogolpe, las milicias ultraderechistas que sintonizan con el ideario del jefe de Estado son una realidad. Y una realidad en crecimiento, como la que describe una investigación reciente titulada La expansión de las milicias en Río de Janeiro realizada por el Grupo de Estudios de Nuevas Ilegalidades (GENI) de la Universidad Federal Fluminense y el Observatorio de las Metrópolis de la Universidad Federal de Río de Janeiro.

El trabajo publicado en enero pasado señala que “a lo largo de las últimas décadas, el poder armado de las llamadas ‘milicias’ sobre territorios, poblaciones y mercados se ha estado expandiendo en la ciudad de Río de Janeiro y área metropolitana”. De estas fuerzas de choque que se nutren de ex policías, bomberos, suboficiales de las fuerzas armadas, lúmpenes para todo servicio y hasta dealers, surgió el asesino que mató a la concejala y militante feminista Marielle Franco el 14 de marzo de 2018. La investigación empantanada del crimen no permitió avanzar sobre sus nexos políticos. Un reporte de TV Globo le atribuyó al clan Bolsonaro cierta vinculación, que el presidente negó con rabia allá por 2019.

A lo largo de 38 páginas, los investigadores de las dos universidades desarrollan información que cubre el período 2007-2020 y señalan que hubo “un notable fortalecimiento de las milicias”. Sus plataformas de datos son el Mapa de los Grupos Armados en Río de Janeiro, la base de operaciones de la policía del GENI/UFF y la que tiene la Secretaría Municipal de Urbanismo (SMU) sobre negocios inmobiliarios. Una de las patas económicas y territoriales que explica la expansión de estos grupos armados.

“La ambigua relación entre las milicias y el Estado parece estar relacionada con la capacidad de estos grupos para multiplicarse y expandir su influencia, ocupando territorios cada vez más extensos y eligiendo cada vez más representantes de sus intereses para importantes cargos políticos”, dice el informe. También cita a la plataforma digital Pista News porque publicó “que las milicias controlan el 56,8% del territorio de la ciudad de Río de Janeiro, donde una población de 2.178.620 personas (33,9% del total) vive bajo el dominio armado de estos grupos”.

La versatilidad en los negocios de estas fuerzas parapoliciales está dada por sus diferentes fuentes de recursos. En algunas favelas controlan servicios esenciales como el suministro de agua, luz y gas, además de la televisión por cable, el transporte y la oferta de seguridad bajo amenazas. Pero es en el mercado inmobiliario donde consiguen hacer la diferencia más rentable.

El trabajo aporta que además de los servicios de custodia impuestos bajo extorsión son “las actividades inmobiliarias legales e ilegales una de las principales – si no la principal – fuente de ingresos de las milicias”. Apoyándose en investigaciones periodísticas y los trabajos académicos de distintos autores, se señala que “el crecimiento de las milicias está íntimamente relacionado con el proceso de expansión de la frontera urbano-inmobiliaria en la zona oeste de la ciudad y los municipios de la región metropolitana, donde el acaparamiento de tierras y la formación de nuevas subdivisiones suele ser coordinada por estos grupos armados”.

Los autores de La expansión de las milicias en Río de Janeiro agregan que “la investigación por el asesinato de la concejala Marielle Franco y su chofer Anderson Gomes también arrojó fuertes indicios de la participación de parlamentarios vinculados a milicias en su planificación y que su motivación estuvo relacionada con las acciones de la concejala contra la forma en que estos grupos operan en el mercado inmobiliario”.

El informe señala que “investigación cualitativa, completada y en proceso, ha destacado la participación de milicianos en los mercados de construcción, venta y alquiler; y en el registro y administración de condominios de unidades del programa Minha Casa, Minha Vida (MCMV) (Araújo Silva, 2017; Petti, 2020)”. Está tan difundida la influencia en el mercado inmobiliario de estos grupos que los estudiosos del tema definieron al fenómeno como urbanismo miliciano.

Del trabajo se desprende la connivencia policial con estas mafias. En la disputa territorial que mantienen con los principales cárteles de las drogas, las fuerzas de seguridad toman claro partido por las milicias. Al fin de cuentas, estas se integran en buena medida con policías y militares activos o en retiro.

Dice la investigación que “los barrios en los que hay predominio de territorios en disputa (35,1%) concentran el mayor número de operativos policiales (45,5%), seguido de barrios donde el grupo armado predominante es el Comando Vermelho que, si bien representa solo el 26,4% de los barrios controlados por grupos armados, concentra el 40,9% de los operativos policiales. Con las milicias ocurre lo contrario: en el 27,7% de los barrios controlados por grupos armados, hay predominio de milicias y, sin embargo, solo el 6,5% de los operativos policiales realizados” en esas zonas de Río de Janeiro.

El ex secretario de la Policía Civil de la ciudad, Marcos Vinicius Braga, definió a las milicias en noviembre de 2019 con bastante elocuencia. “El narcotráfico y la milicia de hoy son exactamente lo mismo. Son malvados criminales que dominan la sociedad local, sin importar si la sociedad quiere o no. Tratamos a la milicia como al narcotráfico. Son criminales. Es mentira que un miliciano no trafica con drogas, es mentira que no roba carga, que no roba autos. Hace todo lo que hace el narcotraficante”.

En las conclusiones del trabajo académico se señala que “en cuanto a las bases económicas de las milicias, encontramos un próspero mercado de bienes raíces legales e ilegales en áreas controladas por milicianos…” Existe una evidencia notoria de la relación de estos grupos con el clan Bolsonaro. El propio presidente estimuló públicamente su descontrol más de una vez. Su hijo Flavio distinguió en la Asamblea de Río a uno de sus jefes, Adriano da Nóbrega. Quizás por eso al mandatario ultraderechista todavía no le haga falta apelar a las fuerzas armadas – donde no tiene una base de apoyo uniforme – ni utilizarlas contra el lockdown de los gobernadores. Las milicias que siempre elogió y cuando era diputado nacional propuso exportar a otros estados desde Río de Janeiro, se ofrecerían en su reemplazo. No solo tienen poder de fuego. También cuentan con respaldo político y económico, este último gracias al desarrollo de sus negocios inmobiliarios.

Página 12

Más notas sobre el tema