Crisis en Colombia | Renunció el ministro de Hacienda y la Defensoría del Pueblo ya registra 19 asesinatos policiales en protestas

3.294

Cuando se pierde el miedo al choque y al virus

Por Felipe García Altamar

Una de las consignas más escuchadas en las marchas del paro nacional, que se reactivaron hace una semana es “¡Llueva o truene, el paro se mantiene!”. El lema parece ser literal, pues, más allá de las condiciones meteorológicas de la capital por estos días, las movilizaciones continúan a pesar de que ya lograron parte de su cometido: se cayó la reforma tributaria y, de paso, el exministro de Hacienda, Alberto Carrasquilla. Pero tanto el Comité Nacional del Paro como las demás organizaciones convocantes mantienen su empeño en marchar, en medio de los choques aislados entre vandalismo y excesos policiales, situación a la que se suma que la capacidad hospitalaria de la capital está al límite, con un 92,9 % de ocupación de Unidades de Cuidados Intensivos (UCI).

El panorama se hace complejo tras las últimas decisiones del Distrito respecto a la pandemia. Luego del comité epidemiológico, que se llevó a cabo ayer y en el que se evaluó el avance del tercer pico de contagios, la administración decidió levantar restricciones que aplicaron en las pasadas semanas. Se suspendió la cuarentena de los fines de semana y se levantó el pico y cédula, pero sigue el toque de queda entre 8:00 p. m. y 4:00 a. m., la ley seca y la educación virtual, al menos hasta el 9 de mayo.

Aunque la decisión parece contradictoria, teniendo en cuenta las aglomeraciones de los últimos días, esto tiene una explicación. Según lo que se discutió en el comité epidemiológico, se esperaba que esta semana se registrara el pico más alto de contagios. Pero las cifras muestran estabilización, salvo incrementos leves. Es decir que si las proyecciones se mantienen, la próxima semana esos indicadores podrían disminuir.

Y si bien, las marchas han mostrado aglomeraciones, sus efectos no se pueden medir ahora, sino en un par de semanas. Teniendo en cuenta este panorama, Según el Distrito, la conclusión fue que no tenía sentido seguir castigando al comercio, uno de los sectores más afectados por los cierres de los últimos fines de semana. Esta decisión se mantendrá hasta el lunes, cuando se revisen de nuevo las cifras y se defina el rumbo del manejo de la pandemia y cómo se enfrentarán los efectos de las jornadas del paro nacional pues, aunque las movilizaciones no se han detenido y se han sostenido por organizaciones independientes, las grandes concentraciones se reanudarán mañana, tras el llamado del Comité del Paro de salir este 5 de mayo.

Desde lo epidemiológico, el análisis es que esto se debe a un enorme desgaste tanto del Distrito como de la ciudadanía. Además, tras las movilizaciones, no hay cómo seguir justificando las restricciones. Así lo explica la farmacoepidemióloga Claudia Vaca, directora del Centro de Pensamiento en Medicamentos, Información y Poder de la U. Nacional, quien cree que a estas alturas se deben explorar otras medidas. Propone que una de esas sea mediante horarios con una regulación del transporte público.

“Para estos días se puede establecer una agenda de ciudad de 24 horas. Si hay algún tipo de acuerdo con empresarios de actividades esenciales y se implementan franjas de funcionamiento del transporte público, se puede garantizar una operación 24 horas que evite aglomeraciones en el transporte. Ya es difícil pedir que no existan aglomeraciones, pero por lo menos, en el caso de las marchas, se pueden buscar otras formas de protesta, como música y expresiones artísticas”, dice Vaca. De esta forma, agrega, se mantienen las distancias, y se evita que el uso del tapabocas sea inconstante, así como el intercambio de aerosoles.

La otra preocupación es que los papeles se invirtieron. A principios de 2020, cuando continuaban las marchas que se iniciaron en noviembre de 2019, la llegada del coronavirus ahuyentó a los manifestantes. Esta vez, la indignación de las personas, no solo por la reforma tributaria sino ahora por temas como la reforma a la salud, la gestión de la pandemia y los excesos de la Fuerza Pública, espantó el miedo que existía a contagiarse.

Néstor Rosanía, director del Centro de Estudios en Seguridad y Paz, ha entrevistado para su trabajo a varios líderes del paro. Tanto a los del comité más visible como a los “capuchos”. Su conclusión es que “todos están jugados a seguir en las calles. No le tienen miedo al COVID. Incluso luego de situaciones como los gases, en los que todo el mundo se baja los tapabocas y cogen las mismas botellas para quitarse el ardor de los ojos”.

Según Rosanía, como las marchas se mantendrán es momento de buscar cómo desescalar la violencia de lado y lado. “Para que eso ocurra debe darse un diálogo amplio con las bases populares. No que el Gobierno se reúna solo con políticos, así sean de izquierda o alternativos, porque la gente que esta en la calle se siente por fuera. Deben sentarse en la misma mesa con los sindicatos y movimientos que marchan y que los manifestantes se vean representados”. También considera que para que se evidencie un mayor control del Distrito, debe haber un mayor liderazgo del secretario de Seguridad, “quien ha pasado de agache y no se le ve llamando al orden y a los procedimientos legales de la Policía”.

Por su parte, Johan Avendaño, analista en temas de política pública, manifiesta que se debe diferenciar por un lado que hay vandalismo que no corresponde a la protesta social y que hay muchos aprovechando el “río revuelto” para generar hechos delictivos, y por otro que hay una serie de protocolos para el manejo de las marchas que no se están cumpliendo.

“Para identificar la delincuencia que está aprovechando la inconformidad es clave la inteligencia. También se debe cuestionar qué tanto se están implementando los protocolos de las marchas y se debe recordar que en Bogotá la alcaldesa es la primera autoridad de Policía. porque pareciera que lo está asumiendo el Ministerio de Defensa”, asegura Avendaño, quien propone que el Distrito lidere una mesa con las partes para evitar que la Fuerza Pública se siga excediendo y que los manifestantes se comprometan a identificar a los infiltrados.

En estos momentos se perdió el miedo. Las masivas marchas quitaron el temor al contagio y también empujaron a muchos ciudadanos a salir a las calles. También se respira tensión en las calles y, para evitar que las consecuencias sean graves, por ahora solo queda cumplir los protocolos. Tanto los de bioseguridad como los de las protestas.

El Espectador


Defensoría solicita investigación por los 19 fallecidos durante las jornadas de protesta

La Defensoría del Pueblo continúa desplegando a sus funcionarios por todo el país para que acompañen los distintos puntos de manifestaciones sociales. Representantes de la entidad hacen presencia en Mondoñedo, Cundinamarca, donde hay bloqueos por parte del gremio de los transportadores, así como en Cauca, Valle del Cauca y Huila, donde un nutrido grupo de indígenas se han asentado.

También se presentan movilizaciones en Pereira, Bogotá, Medellín y Bello (Antioquia), lo mismo que en Tolima, Nariño y Huila entre otros departamentos.

Así mismo, el Defensor del Pueblo le envió un oficio a la Fiscalía General, a la Policía Nacional, a la Procuraduría General y a Medicina Legal con el propósito de que alleguen la información sobre las investigaciones iniciadas, para hacerle el respectivo seguimiento, o que se inicien las investigaciones, por los casos reportados de fallecidos durante la jornada de protesta social, denominado Paro Nacional del 28 de abril.

Según los registros que tiene la Defensoría, hasta el momento hay 19 fallecidos en Valle del Cauca, Bogotá, Neiva, Cali, Soacha, Yumbo, Ibagué, Madrid, (Cundinamarca), Medellín y Pereira.

De igual manera, la Defensoría está evaluando y clasificando 140 quejas que incluye información sobre fallecidos, desparecidos, abuso policial y lesionados, entre otros, que han llegado a través de distintos canales de servicio al ciudadano y las que, en terreno, han reportado los 340 funcionarios de la Defensoría que han acompañado las protestas. Las quejas serán enviadas a las respectivas autoridades competentes para que reporten los avances de las investigaciones.

Asimismo la Defensoría, como representante de los derechos ciudadanos, solicita que se adelante la construcción de espacios de diálogo entre el gobierno y los distintos grupos sociales, con el fin de buscar acercamientos y llegar a punto de entendimientos que solucionen la actual problemática nacional.

Defensoría del Pueblo


Declaración del Comité Nacional de Paro

Retiro de la reforma tributaria no desactiva la movilización

Consideramos el anuncio del retiro del proyecto de reforma tributaria como un triunfo de los millones de colombianas y colombianos que se han movilizado y del apoyo mayoritario que la ciudadanía brindó al paro nacional. Sucede este hecho luego de seis días de paro nacional en donde autoridades civiles, militares y policías a diario han cercenado las libertades y garantías democráticas para el ejercicio de la protesta social, dejando decenas de asesinados, centenares de heridos y detenidos.

Sin embargo, con este anuncio no se desactiva la movilización. La gente, en las calles, está exigiendo mucho más que el retiro de la reforma tributaria. El Gobierno, desesperado, busca reencauchar un nuevo proyecto de reforma acordado en el Congreso apoyado en toneladas de “mermelada”, dejando al margen a quienes hemos rechazado ese infame proyecto.

El Gobierno nacional ha tenido la posibilidad de atender y resolver los reclamos de las grandes movilizaciones realizadas desde el 21N de 2019 y de los acuerdos incumplidos con el pueblo y sus organizaciones, pero nunca se dispuso a instalar una mesa de negociación y concertación. Al contrario, siempre estigmatizó y actuó con violencia contra los manifestantes. Aunque en sus manos estuvo evitar esta tragedia, pesó más la soberbia, sordera y pésima empatía para resolver las necesidades y urgencias de la población colombiana.

El Comité Nacional de Paro (CNP) manifiesta su decisión y orientación de seguir en el paro y la movilización nacional levantando como objetivos centrales para este momento:

—Garantías y libertades democráticas, garantías constitucionales a la movilización y la protesta. Desmilitarización de las ciudades, cese de las masacres y castigo a los responsables. Y, así mismo, el desmonte del Escuadrón Móvil Antidisturbios de la Policía (Esmad).

—Negociación con el CNP del pliego de emergencia así resumido: 1. Retiro del proyecto de ley 010 de salud y fortalecimiento de una masiva vacunación. 2. Renta básica de por lo menos un salario mínimo legal mensual. 3. Defensa de la producción nacional (agropecuaria, industrial, artesanal, campesina). Subsidios a las MiPymes y empleo con derecho y una política que defienda la soberanía y seguridad alimentaria. 4. Matrícula cero y no a la alternancia educativa. 5. No discriminación de género, diversidad sexual y étnica y 6. No privatizaciones y derogatoria del decreto 1174.

—Detener erradicaciones forzadas de cultivos de uso ilícito y aspersiones aéreas con glifosato.

El CNP ha señalado insistentemente que los recursos para atender estas peticiones están en préstamos del Banco de la República, uso de las reservas internacionales, renegociación de la deuda externa, eliminación de exenciones tributarias a los grandes capitales individuales y a las grandes empresas nacionales y extranjeras, controles a la evasión, a los paraísos fiscales y a la corrupción.

Convocamos de nuevo a toda la ciudadanía para mantener e incrementar las acciones de paro nacional, y a realizar el próximo 5 de mayo una gran movilización democrática, pacífica y civilizada que, con estricto cumplimiento de las normas de bioseguridad, le exija al Gobierno los puntos aquí reseñados.

Convocamos a fortalecer los Comités Departamentales de Paro.

¡A parar para avanzar, viva el paro nacional!

Comité Nacional de Paro

Prensa Rural


José Manuel Restrepo, nuevo Ministro de Hacienda

Por Katherine Leal

El presidente Iván Duque le aceptó la renuncia del ministro de Hacienda, Alberto Carrasquilla. La decisión presentó luego que el mismo jefe de Estado ordenara retirar el texto del proyecto de reforma tributaria, que fue presentado en el Congreso, y que desató manifestaciones y jornadas de paro en el país, desde diferentes sectores.

Sin embargo, la renuncia de Carrasquilla también podría obedecer a que su nombre estaba ganando apoyos, incluido el del presidente Duque, para ocupar el cargo de presidente ejecutivo del Banco de Desarrollo de América Latina (CAF).

Desde el Palacio de Nariño, el primer mandatario aseguró: “he aceptado la renuncia del Dr. Alberto Carrasquilla como Ministro de Hacienda. Mi gratitud y respeto siempre por su aporte al frente del equipo económico. En su gestión se alcanzaron importantes logros, entre ellos un programa social sin precedentes para hacerle frente a la pandemia”.

Al anunciar la salida de Carrasquilla, el presidente dio a conocer que designó como nuevo Ministro de Hacienda a José Manuel Restrepo, quien se venía desempeñando como Ministerio de Comercio.

“He designado como nuevo MinHacienda a José Manuel Restrepo, quien ocupa actualmente ocupa la cartera del Ministerio de Comercio. Economista con Maestría en Economía en El London School of Economics y Doctorado en Administración de U. de Bath, exrector U. Rosario, y de enorme vocación de servicio al país”, señaló Duque.

Entre tanto, el Gobierno tuvo que cancelar una de las primeras reuniones para comenzar a construir el nuevo proyecto de reforma tributaria, en consenso con diversos sectores políticos, empresariales y sociales, como lo anunció el presidente Duque, esto mientras se definen los nombres del nuevo ministro y viceministro de Hacienda.

Por eso, ahora será José Manuel Restrepo quien con tono conciliador busque en el Congreso una nueva propuesta de reforma tributaria.

RCN Radio


Violenta noche de protesta en Cali

Momentos de angustia se vivieron al noche de este lunes en algunos barrios de Cali, en donde las protestas que se mantienen en medio del Paro Nacional, derivaron en enfrentamientos entre los manifestantes y la Fuerza Pública. Los ciudadanos denunciaron ataques indiscriminados por parte de las autoridades.

La Oficina de ONU Derechos Humanos denunció, además, que mientras realizaban labores de seguimiento a la situación de en Cali, miembros de la comisión recibieron amenazas y fueron víctimas de agresiones, “así como disparos por parte de la policía, sin que nadie resultara impactado”.

La situación llegó a tal punto, que el alcalde de Cali, Jorge Iván Ospina, citó a una reunión extraordinaria del gabinete.

Desde distintos sectores políticos, también alertaron por la situación que hasta altas horas de la noche se vivió en Siloé, La luna y el Lido.

De acuerdo con las personas que se encontraban en el lugar, los manifestantes realizaban una protesta pacífica cuando la Fuerza Pública arrojó gases lacrimógenos y aturdidoras. En los videos que circulan en redes sociales, se ven varias personas con heridas de gravedad.

También se registró un incendio en el Hotel La Luna, ubicado en la Calle 13 con Carrera 23. Según revelaron los dueños del establecimiento, a través de un comunicado, en el lugar se hospedaba un grupo de policías, que salieron del hotel alrededor de las 8:30 p.m.

”Somos conscientes del derecho a la manifestación pública dentro de escenarios de tranquilidad y respeto, y vemos con tristeza y preocupación que, a través de las redes, nos están señalando por cumplir con nuestra misión institucional”, manifestaron.

Por otro lado, en Ciudad Jardín, sur de la ciudad, habitantes del sector salieron a la calle para pedir el desbloqueo de las vías de acceso al barrio por parte de los manifestantes, puntualmente la calle 13 con Carrera 100, entre la Universidad del Valle y el centro comercial Unicentro.

El Espectador


VOLVER

Más notas sobre el tema