Nuevo récord de muertes diarias y crisis en siete regiones por falta de oxígeno, medicamentos y personal

1.125

Bolivia vuelve a superar los 3.000 nuevos casos de COVID-19 y los decesos llegan a 100

Por Carlos Corz

Bolivia volvió a superar los tres millares de nuevos casos de COVID-19 y reportó 100 decesos por el virus, el más alto registro. Santa Cruz superó los 1.000 nuevos positivos y Cochabamba se acerca al millar, son los departamentos más afectados.

El Ministerio de Salud cifró los positivos en 3.179, de los que 1.092 están en Santa Cruz, 952 en Cochabamba, 264 en La Paz, 170 en Potosí, 156 en Beni, 151 en Oruro, 94 en Chuquisaca y 25 en el departamento de Pando.

Los decesos escalaron a 100 en este martes, con lo que el acumulado nacional llegó a 14.124 desde marzo de 2020.

A la fecha se sumó 355.349 infectados y los recuperados llegan a 285.170 en medio de la tercera ola del virus.

La Razón


7 regiones sufren por falta de oxígeno, fármacos y personal

Falta de oxígeno, escasez de medicamentos y poco personal asfixian a siete de los nueve departamentos del país. Algunas autoridades locales comienzan a realizar operativos para controlar la especulación de fármacos.

El secretario municipal de Salud de Cochabamba, Aníbal Cruz, dijo que la situación es desesperante e indicó que no hay camas de terapia intensiva ni oxígeno. “En el Hospital del Sur existe una planta de oxígeno, pero no es suficiente porque produce 20 metros cúbicos y para los 20 pacientes internados, necesitamos 950 metros cúbicos”.

Según Cruz, en el Hospital del Norte requieren 1.800 metros cúbicos de oxígeno o 300 cilindros, pero su planta sólo genera 10 metros cúbicos. “Eso nos perjudica en vez de ayudarnos”, dijo.

No es el único problema. Las familias y los pacientes críticos sufren también por la escasez de medicamentos. Ante esta situación, ayer, la Alcaldía y el Servicio Departamental de Salud (Sedes) realizaron operativos y encontraron una farmacia donde vendían una ampolla de Remdesivir a más de 2.000 bolivianos, cuando debería costar 1.200.

La falta de oxígeno y fármacos también ocurre en Santa Cruz. Pese a que este departamento cuenta con dos plantas de oxígeno, muchas familias de pacientes positivos acuden a las puertas de estos centros para comprar botellones.

De acuerdo con el director del Sedes de Santa Cruz, Erwin Viruez, el desabastecimiento de fármacos se registra a nivel nacional e internacional. La autoridad indicó que también existe especulación.

“No se puede sacar beneficio a costa de la salud de los que están internados en terapia intensiva”, dijo. Aseguró que mañana se reunirá con las entidades correspondientes para sancionar a las farmacias que cometen agio y especulación.

Tarija también reporta los mismos problemas. La secretaria de Desarrollo Humano de la Gobernación, María Lourdes Vaca, indicó que la región está al borde del colapso de su capacidad y que ya no existe oxígeno.

El director del Hospital Obrero de Tarija, que pertenece a la Caja Nacional Salud (CNS), Vladimir Rubín de Celis, dijo que “la provisión de este establecimiento de salud es de 180 tubos, por lo que es alta la demanda y la necesidad”.

El gobernador de Tarija, Óscar Montes, indicó que “se insistirá en que Argentina se pueda abrir un poco más para tener más cupo y así contar con oxígeno de ese país y también de Chile”.

Jorge Gómez, exdirector del Sedes Beni, aseguró a Página Siete que este departamento sufre por la falta de oxígeno. “Lamentablemente hay escasez de ese insumo pese a que ya contamos con un generador”, dijo.

Gómez indicó que aunque hay algunos fármacos, existe mucha especulación. Ante esta situación, las autoridades realizan operativos de control.

En Chuquisaca, Jhonny Camacho, exjefe de Epidemiología del Sedes, informó que la situación en esta región es complicada. “Estamos al borde del colapso en las unidades de terapia intensiva”, dijo. Indicó que este departamento cuenta con oxígeno, medicamentos y hasta pruebas Covid, “pero hace falta personal”.

En La Paz también se necesita personal. En los últimos días, muchos ciudadanos acudieron a la piscina de Obrajes para acceder a una prueba Covid, pero no recibieron atención por la carencia de personal. “No han pagado, por eso es que se ha reducido personal”, explicó una de las funcionarias.

Hace unos días, el alcalde de La Paz, Iván Arias, indicó que el oxígeno se estaba terminando y pedía a la población evitar contagios.

En Potosí, el director del Sedes, Eloy Tirado, dijo a Página Siete que hay “preocupación porque están al borde del desabastecimiento de oxígeno”. Explicó que aunque hay una planta de este elemento, no es suficiente. “Tenemos la mitad de las camas copadas y ya estamos pataleando. Necesitamos que nos ayuden con la compra de una nueva planta”, sostuvo.

En Oruro, el director del Sedes, Juan Carlos Challapa, contó a este medio que el departamento sí cuenta con oxígeno, medicamentos e insumos. “Hemos previsto y hemos comprado con anterioridad estos insumos”, sostuvo. Aseguró que realizan operativos para evitar la escasez de fármacos y prevenir el incremento de casos.

En Pando, el director del Sedes, Danny Mendoza, indicó que en esta región bajaron los casos y por lo tanto cuentan con oxígeno, medicamentos y pruebas Covid. Pero, la autoridad aseguró que en dos semanas pueden volver a subir los casos, entonces las cosas se complicarían en los centros.

Página Siete


Cochabamba está en crisis, sistema de salud y los cementerios colapsan

Todo el sistema de salud de Cochabamba está colapsado por el incremento de pacientes con Covid-19, según autoridades locales, médicos y ciudadanos. En la actualidad, esta región vive una crisis por la falta de unidades de terapia intensiva, medicamentos y oxígeno.

No es el único problema. Las familias de las personas que mueren por coronavirus viven un calvario porque los cementerios también colapsaron y deben esperar hasta tres días para la cremación o el entierro de sus seres queridos.

Para las autoridades de salud y médicos, la situación empeora cada día porque el número de casos va en ascenso. Anoche, Cochabamba registró un nuevo récord: 952 positivos de Covid-19 y 28 decesos en un día, según el reporte del Servicio Departamental de Salud (Sedes).

Es tanta la desesperación que muchos ciudadanos se dirigen con botellones de oxígeno para ayudar a sus familiares que están internados en los centros de salud. “Mi papá me mandó un mensaje: necesitaba oxígeno”, dijo una de las jóvenes que llegó con un botellón de este insumo el lunes por la noche a las puertas del Hospital Obrero -dependiente de la Caja Nacional de Salud (CNS) de Cochabamba. No pudo ingresar el tubo. Pero su papá en realidad necesitaba una cama de terapia intensiva, las 10 unidades que tiene este establecimiento estaban llenas.

“No había oxígeno. El hospital no nos avisó. Teníamos un botellón de reserva cuando mi papá me mandó un mensaje: ‘no tengo oxígeno’. Mi hermana avisó al resto de familiares para que traigan este insumo y ahí se movilizaron todos. Cuando llegamos ya murieron siete personas”, dijo la joven.

Ayer, la administradora regional de la CNS, Jenny Magne, dijo que no había escasez de oxígeno en este hospital y aclaró que cinco personas murieron el lunes a causa de Covid. Contó que el requerimiento de oxígeno es tres veces más.

Magne indicó que los pacientes llegan con dificultad para respirar porque tienen un 30% y 40% de saturación cuando una persona normal debe tener 90%, esta situación muestra una gravedad del cuadro clínico. Agregó que las 10 unidades de terapia intensiva y las otras 10 de cuidados intermedios del Hospital Obrero están llenas.

La crisis también se vive en los establecimientos públicos. Los hospitales del Sur y del Norte están en una situación crítica por la falta de oxígeno, según el secretario de salud del municipio de Cochabamba, Aníbal Cruz.

Según la autoridad, el Hospital del Sur tiene planta generadora de oxígeno que da 30 metros cúbicos, pero no es suficiente porque atiende a 20 pacientes que necesitan 950 metros cúbicos.

Cruz aseguró que tanto la Gobernación como la Alcaldía buscan adquirir e instalar plantas de oxígeno lo antes posible. Indicó que se pueden habilitar los equipos en cuatro días, pero nada será suficiente si la gente se sigue contagiando.

La desesperación por la falta de insumos no sólo ocurre en los hospitales. En las calles, los familiares de las personas con coronavirus que se atienden en casa peregrinan en busca de botellones de oxígeno. “He venido a las 5:00 y hasta ahora (mediodía) recién me venderán”, dijo una mujer que debe atender a dos de sus seres queridos en su hogar.

Ante el incremento de decesos por Covid-19, el Cementerio General no da abasto. Juan Carlos Orellana, representante de las funerarias, dijo a Página Siete que el crematorio atiende entre 12 a 146 cuerpos al día, cuando la demanda es mucho mayor.

“El horno crematorio no está abasteciendo al 100% de la demanda. Por tanto, los familiares deben esperar dos a tres días para la cremación, según una programación”, contó.

En las puertas del Cementerio General, varias familias dolientes esperan por horas para conseguir un espacio para la cremación de sus seres queridos.

Además, médicos del Hospital del Sur de Cochabamba guardan cuerpos de personas que fallecieron por Covid en un contenedor frigorífico. Esta medida se aplica porque muchas familias peregrinan para conseguir cupos en los crematorios.

Ante la alta demanda de entierros y cremaciones, en el Cementerio de Colcapirhua habilitan espacios.

Página Siete


VOLVER

Más notas sobre el tema