Chile | Tras el anuncio de Piñera, colectivos LGBTI+ piden avanzar con urgencia en el matrimonio igualitario

610

Movilh y Fundación Iguales pidieron avanzar en urgencia del matrimonio igualitario

Por Sebastián Dote

El Movimiento de Integración y Liberación Homosexual (Movilh) y Fundación Iguales mostraron su sorpresa con el anuncio del presidente Sebastián Piñera, quien en última Cuenta Pública informó de la urgencia de la ley de matrimonio igualitario, en un hecho que fue calificado como “un vuelco histórico” de la derecha en esta materia.

“Estamos en presencia de un hito para la derecha política, de un hecho histórico que corre los estigmas y las barreras de la desigualdad y los prejuicios que han contaminado a los sectores más homo/transfóbicos del país. Hoy, sin duda, el matrimonio igualitario está en la puerta del horno y con su aprobación se mejorará la calidad de vida de las familias homoparentales y de las parejas del mismo sexo”, expresó el vocero del Movilh, Óscar Rementería.

El dirigente añadió que “Piñera llegó tarde, bien tarde, con compromisos internacionales incumplidos de por medio. Pero finalmente llegó. Esperamos que otros opositores a la igualdad sigan este camino”.

Desde Fundación Iguales, en tanto, la directora ejecutiva, Isabel Amor, afirmó que “el apoyo desde el actual gobierno es algo inédito, que nos sorprende. Estamos empezando el mes del orgullo y sacar adelante este proyecto es dar el debido reconocimiento e igualdad de trato a las familias diversas”.

“No es la primera vez que el mundo político intenta mejorar su imagen con un anhelo de tantas familias. Destacamos este anuncio, pero seguiremos trabajando para que sea una realidad y que cuente con el apoyo político necesario de ambas Cámaras”, agregó.

El Dínamo


Matrimonio Gay: la “bomba igualitaria” con la que el Presidente Piñera hizo detonar el corazón conservador de Chile Vamos

Por Hernán Leighton y Nicole Martínez

Las expectativas no eran altas. Desde el oficialismo señalaban previamente que se conformarían con poco: señales claras para el electorado de la centroderecha como lo es la reactivación económica y seguridad, más allá de uno u otro guiño, que se entendía podía exceder el margen, considerando que se trataba de la última Cuenta Pública del Presidente Sebastián Piñera, a nueve meses de dejar La Moneda. Muchos tenían las fichas puestas en las ayudas sociales y en que, tras esta Cuenta, se iniciara un nuevo tiempo en el oficialismo, para intentar terminar el Gobierno reconciliados.

Sin embargo, el sorpresivo anuncio de la urgencia al proyecto de matrimonio igualitario logró algo que parecía imposible: ahondar aún más el ya complejo momento que vive el oficialismo tras la estrepitosa derrota electoral sufrida en las últimas megaelecciones de los días 15 y 16 de mayo. De esta manera, si el Mandatario había ingresado al hemiciclo en medio de una soledad política evidente, su retiro fue en calidad de huérfano.

Lo anterior, porque, rompiendo toda expectativa y tradición de una Cuenta Pública, el oficialismo, de forma inédita, prácticamente igualó el tono de las críticas realizadas por la oposición. En anteriores instancias los partidos de gobierno se encargaban de aplaudir anuncios y defender el discurso, marcando una fuerte distancia con los partidos opositores. Algo que en esta ocasión no ocurrió, siendo muy pocos los que optaron por blindar al Primer Mandatario. De hecho, es la primera vez en que las protagonistas son las críticas del mismo sector del Presidente y no las de sus adversarios políticos.

“Es tiempo del matrimonio igualitario”, dijo el Jefe de Estado, al hacer este anuncio relativo a un proyecto presentado en el segundo Gobierno de Michelle Bachelet. “Pienso que debemos profundizar sobre el valor de la libertad, incluyendo la libertad de amar y formar familia con el ser amado. Y también, el valor de la dignidad de todas las relaciones de amor y afecto entre dos personas”, fue parte del discurso, que tuvo el efecto de verdadera “bomba igualitaria” en el corazón de sus aliados más conservadores.

Y es que, en su intento por forzar la inscripción de un legado a “su medida”, volvió a cometer un error político de gran magnitud. Porque, aunque parezca difícil de creer –como lo señalaron desde el propio Chile Vamos–, logró abrir un flanco más con su sector. Esto, considerando que la discusión sobre el matrimonio homosexual no se encontraba en la agenda pública, nunca fue parte de su programa gubernamental –ni tuvo un relato previo– y parecía un tema cerrado entre los parlamentarios del oficialismo.

De esta forma, el Presidente Piñera volvió a recurrir a una práctica de la que ya había sido advertido desde Chile Vamos, y que se había instalado como uno de los ítems de una larga lista de razones que explicaban la desafección que ha marcado la última etapa de su administración, relacionado, precisamente, con no socializar los anuncios y hacerse “de la agenda de la izquierda” “o bailar al ritmo que le toca la oposición”, como le han reclamado insistentemente.

En La Moneda, en tanto, reconocieron que este anuncio se incluyó al final y que solo su círculo más cercano estaba al tanto de la decisión, y por eso es que las primeras versiones del discurso que rondaron no incluían dicha medida. En Palacio aseguraron que ni siquiera todo el gabinete estaba al tanto y que únicamente algunos secretarios de Estado se enteraron minutos antes de que comenzara la Cuenta.

Una separación que puede terminar en divorcio

Sabido es que el tema del matrimonio igualitario es uno de los de mayor complejidad al interior de la derecha, y que en el inicio de su mandato ya había generado roces entre Evópoli y la UDI, y la venia de La Moneda de ponerlo en tabla. Por eso es que el anuncio cayó como bomba y profundizó fisuras en la coalición de Gobierno. Tanto en Renovación Nacional como en la UDI reconocieron que no tenían idea de este anuncio y que fueron sorprendidos, negativamente, por su propia administración.

Y si bien han existido varias diferencias de forma y en proyectos específicos, pocas veces la UDI ha dejado la vereda defensora del Gobierno y se ha sumado a los dardos. El quiebre anterior similar a este fue cuando el Presidente Piñera anunció el cierre del penal Cordillera, que albergaba a condenados por delitos de lesa humanidad, lo que generó en ese tiempo, año 2013, una dura controversia interna, en la que también varios acusaron que no socializó el tema con anticipación. También, cuando ese mismo año, en la conmemoración del golpe de Estado de 1973, habló de los “cómplices pasivos” de la dictadura, a sabiendas de que en su coalición existían varios personeros que colaboraron codo a codo con el dictador Augusto Pinochet. La molestia, además, se intensifica en la UDI porque sienten que esto afecta directamente a su candidato presidencial, Joaquín Lavín, que es el único que ha reforzado su idea de que el matrimonio es solo entre un hombre y una mujer. De hecho, los demás abanderados valoraron el anuncio.

La molestia actual en Chile Vamos pasa por tres puntos. El primero es el rechazo que genera el matrimonio homosexual en algunos sectores más conservadores de la derecha, que se han plantado públicamente en contra. El segundo es el factor sorpresa, que el Presidente no les avisara sobre este anuncio ni les diera luces, y que esa sensación de ninguneo que han acusado desde RN se profundizara en esta pasada. “No nos consideró” o “nuevamente el Ejecutivo nos ignora y nos deja como irrelevantes”, dijeron algunos en el bloque. El tercer punto tiene que ver con la falta de sensibilidad política que le asignan y la decepción que manifestaron algunos parlamentarios oficialistas, que sintieron que el Presidente “se farreó la oportunidad que tenía” de hacerse cargo con fuerza de las ayudas sociales por la pandemia, para “salir mejor parado” de las críticas inevitables que iba a tener la Cuenta Pública. “El énfasis debió haber sido otro cuando tenemos ollas comunes en el país. Es un poco desconcertante”, admitió un diputado.

Durísimo fue el diputado de la UDI Guillermo Ramírez, quien subrayó la gravedad que para su sector tuvo este anuncio, pues el Presidente sabe las diferencias internas sobre el tema. “Es grave que haya ocultado este anuncio. Para muchos esto es una traición del Presidente y el divorcio definitivo con parte de la coalición”, sostuvo.

El diputado de Leonidas Romero (RN) agregó que “el mal menor resultó ser el mal mucho mayor, cada día peor”. Así, fueron varios los que públicamente arremetieron contra el Mandatario y esta decisión de marginar a sus partidos, y esa fue la mirada general, a pesar de que otros intentaron ponerle algo de aire al ahogo, como el presidente de la Cámara de Diputadas y Diputados, Diego Paulsen, quien recordó que no es el primer tema donde existen diferencias. “El Presidente tiene la libertad de hacer y proponer lo que estime conveniente al Congreso. Yo valoro que él se haya atrevido a anunciar algo que quería dejar presentado”, sostuvo Paulsen.

Pero esto no termina ahí, porque en Chile Vamos acusaron “un movimiento desesperado” del Jefe de Estado y una estrategia comunicacional “para no terminar nocaut” con las críticas inevitables que se esperaban desde la oposición. Diputados complementaron que “se usa una materia que es polémica, que divide a los distintos sectores, para generar esta expectación”, y que “no se entiende por ninguna parte” que el Presidente Piñera quiera ser recordado como el Mandatario que avanzó en el matrimonio entre parejas homosexuales en medio de la peor crisis política, social y sanitaria de las últimas décadas.

El senador de RN, Francisco Chahuán, habló derechamente de pirotecnia. “Espero que, más que una pirotecnia que distraiga la atención de los temas urgentes y necesarios, se transforme efectivamente en que el Gobierno se aboque a las dificultades que tienen las familias chilenas”, manifestó.

Algunos en el sector recordaron también el episodio del cierre del penal Cordillera, donde el Jefe de Estado logró dar un giro y conferir una mirada distinta a su gestión, tomando distancia del pinochetismo, y que tuvo un rédito efectivo, a pesar de que internamente la crítica creció con el suicidio del exdirector de la CNI, Odlanier Mena. En esta pasada –dicen– logró darle una vuelta a un mandato que está terminando agonizante, con una aprobación por el suelo y ya peleado con su sector. “Logró lo que quería, que estemos hablando del matrimonio igualitario más que en lo relativo a la pandemia, donde también tiene puntos débiles”, admitió un parlamentario oficialista.

Esto –reconocieron varios– va a generar un inevitable problema interno, una fisura, en especial entre los parlamentarios que tendrán que legislar el proyecto. “Vamos a caer en descalificaciones de nuevo y el Gobierno va a ser solo un espectador”, enfatizó un diputado.

El Mostrador


Las frases y anuncios que marcaron la última Cuenta Pública del Presidente Piñera

Una hora y cuarenta minutos duró el cuarto y último discurso del Presidente Sebastián Piñera ante el Congreso Pleno.

Una cuenta pública que estuvo marcada por la pandemia del coronavirus, la crisis social, las ayudas a las familias, el matrimonio igualitario y la Nueva Constitución.

Aquí algunas de las principales frases de su intervención ante el Parlamento:

Alusión a expresidentes Aylwin, Frei, Lagos y Bachelet

Al inicio de su discurso Piñera hizo mención a los logros de sus antecesores (todos de un signo político diferente al del Jefe de Estado), destacando diversos avances que cada uno tuvo durante su gestión y haciendo así un guiño a la oposición.

“Todos los gobiernos, desde que recuperamos la democracia, han hecho su aporte para hacer de Chile un país mejor. Durante el gobierno del Presidente Aylwin consolidamos la recuperación de la democracia, esa misma democracia que permite hoy a millones de chilenos poder manifestar libremente sus opiniones, sus dolores y también sus alegrías. Con el Presidente Frei nos insertamos en el mundo e iniciamos importantes modernizaciones, como la Jornada Escolar Completa que ha permitido a millones de jóvenes poder soñar con la educación superior”, dijo Piñera.

Y agregó que “durante el gobierno del Presidente Lagos dimos un fuerte impulso a las obras públicas e introdujimos la regla fiscal que nos ha permitido ahorrar en tiempos de bonanza, mantener ordenadas las cuentas públicas y poder entregar las ayudas que las familias necesitan en tiempos de escases. Con la Presidenta Bachelet, la primera mujer Presidenta de Chile, hicimos avances en la transparencia de la política y una mayor solidaridad de nuestro sistema de pensiones, lo que nos ha permitido ahora fortalecer el Pilar Solidario. Estos avances y progresos, con sus luces y sus sombras, son reales. Y debemos no solo reconocerlos sino también valorarlos. Porque fueron fruto del esfuerzo, aporte y visión de muchas generaciones de chilenos. De gobierno de distintos signos. Y nos permitieron crecer, reducir la pobreza, dar paso al surgimiento de una amplia clase media y también crear oportunidades donde antes no las existía”.

Llamado al diálogo y nueva Constitución

El Mandatario también recordó diversos periodos de la historia para hacer alusión al desafío que se viene en el país, que es la redacción de una nueva Constitución.

“A fines de los 80, tras dos décadas de grandes divisiones, odiosidades, violaciones de derechos humanos y enfrentamientos entre los chilenos, cuando luchábamos por recuperar la democracia, los chilenos vivimos uno de esos momentos decisivos de la historia”, comenzó diciendo. “A diferencia de las ocasiones anteriores, esa vez supimos enfrentarlos con unidad, resiliencia y sabiduría. No sólo recuperamos nuestra democracia en forma pacífica y ejemplar, también construimos con diálogo y acuerdos los pilares del progreso para Chile. Esta vez la política sí estuvo a la altura. Es ese mismo espíritu de diálogo y acuerdos, el que debe guiar la construcción del Chile del futuro, que se apronta a iniciar una nueva etapa”, agregó.

En esa misma línea el Jefe de Estado aseguró que “hoy nuevamente estamos en una encrucijada de la historia. Al igual que al mundo entero, nos azota una pandemia devastadora que ha causado dolor, muerte y pérdida de libertades. La crisis del 18 de octubre sigue latente. Estamos recorriendo un camino hacia una nueva Constitución para recuperar nuestros lazos compartidos, pero la confianza y la cohesión social siguen debilitadas. Enfrentamos además una recesión económica sin precedentes, que ha significado carencias, privaciones y la destrucción de empleos y pymes, que no solo eran fuentes de trabajo e ingresos, eran proyectos de vida y proyectos de familias”.

Y cerró con que “estamos nuevamente en un momento crucial en el que las acciones y omisiones de hoy marcarán, confiamos que para bien, nuestro destino y el de las próximas generaciones. Nuestro Gobierno hará su aporte, pero no será el Gobierno que complete esta misión. Quien asuma la Presidencia y concurra ante este Congreso Pleno el próximo año, deberá continuar esa misión con responsabilidad, con conciencia del momento histórico y visión de futuro”.

Asimismo, Piñera abordó el proceso constituyente señalando que “llevamos más de 40 años discutiendo y enfrentándonos en torno a la Constitución. La Constitución no debe ser nunca un factor de división. Muy por el contrario, en los países sabios, es siempre el gran marco de unidad, de estabilidad y de proyección de los países y pueblos”.

Destacó también que su gobierno promovió el Acuerdo por la Paz, la Justicia Social y una Nueva Constitución que llevaría a la realización del plebiscito del 25 de octubre y la posterior elección de los convencionales constituyentes.

“Una Constitución nunca debe partir de cero. Una Constitución siempre recoge los aportes de las generaciones pasadas, la voluntad de las generaciones presentes y las esperanzas de las generaciones futuras. Una Constitución debe recoger las tradiciones republicanas de la nación y los valores y principios de la ciudadanía”, expresó el Presidente, recordando que en los próximos días convocará a la Convención Constituyente para que comience su trabajo de redacción de una nueva Carta Magna.

“Carta de navegación” para sus últimos 9 meses

Piñera también hizo alusión a cuáles serán sus principales ejes en los 9 meses que restan de gobierno.

“Como Gobierno nos quedan más de 9 meses de mandato. Tenemos una Carta de Navegación que recoge las necesidades y prioridades de la gente, y las prioridades y compromisos de nuestro Gobierno”, dijo.

Para dar paso a las cinco prioridades centrales de su gobierno para el último periodo. “Primero, enfrentar y superar la pandemia del Coronavirus. Segundo, fortalecer la Red de Protección Social y de apoyo a las familias y las Pymes, que mantendremos durante todo el tiempo que sea necesario. Tercero, promover la recuperación de los empleos y oportunidades y la reactivación de la economía. Cuarto, fortalecer el orden público y la seguridad ciudadana. Quinto, asegurar un proceso constituyente y electoral democrático, participativo y seguro”, señaló.

Matrimonio Igualitario

Una de las sorpresas del discurso de Piñera fue su compromiso para avanzar en el proyecto de matrimonio igualitario. Anuncio que generó divisiones en su coalición, Chile Vamos.

“En nuestro primer gobierno impulsamos el Acuerdo de Vida en Pareja. Hoy pienso que debemos profundizar sobre el valor de la libertad, incluyendo la libertad de amar y formar familia con el ser amado, y también el valor de la dignidad de todas las relaciones de amor y afecto entre dos personas”, dijo.

Agregando: “pienso que ha llegado el tiempo de garantizar esa libertad y esa dignidad a todas las personas. Pienso que ha llegado el tiempo del matrimonio igualitario en nuestro país. Anunciamos que pondremos urgencia al proyecto de ley que lleva años en el Congreso y que establece el matrimonio igualitario entre todos nuestros compatriotas”.

“De esta forma, todas las personas sin distinguir por orientación sexual, podrán vivir el amor y formar familia con toda la protección y dignidad que ellas necesitan y merecen”, cerró el Presidente.

Fiscalía de DD.HH., ayuda a víctima de trauma ocular y manifestaciones

Piñera en su discurso también tuvo palabras para abordar la crisis del 18 de octubre o denominado estallido social -que marcó su gobierno-,realizando anuncios en materia de DD.HH.; apoyo a las víctimas de trauma ocular y lesiones graves, condenando la violencia y expresando su solidaridad con “todas” las víctimas civiles y uniformados de esos hechos de violencia”.

“Hoy anuncio que, en conjunto con el Ministerio Público, crearemos una Fiscalía Especializada en delitos contra los Derechos Humanos. Además, hemos incrementado los recursos para el Servicio Médico Legal, lo que permitirá facilitar sus investigaciones. Asimismo, incrementaremos los recursos del Instituto Nacional de Derechos Humanos (INDH) y la Defensoría de la Niñez, para que estas importantes instituciones puedan cumplir su labor, con especial énfasis en el acompañamiento a las víctimas”, comenzó señalando Piñera.

También anunció que “seguiremos fortaleciendo los programas de atención médica a las víctimas de trauma ocular y lesiones graves, incorporando acompañamiento y apoyo para una reparación más integral” y que “en las próximas semanas, y fruto de una amplia participación ciudadana, enviaremos un proyecto de ley para remplazar un Decreto de 1983, y garantizar y regular el derecho a la reunión pacífica, permitiendo su libre ejercicio, conforme a los principios y estándares internacionales”.

Al abordar la “ola de violencia” que comentó se produjo tras el 18 de octubre, aseguró también: “lo más doloroso, también trajo consigo la pérdida de vida y graves lesiones, incluyendo civiles y carabineros. Reitero nuestra condena total a toda forma de violencia y atropellos a los derechos humanos, y expreso mi más profunda solidaridad con todas sus víctimas, civiles y uniformados de esos hechos de violencia”.

“En Chile no hay presos políticos”

En la misma línea el Presidente Piñera aseguró que en Chile no hay presos políticos. Esto, en medio del debate en el Congreso luego de que la Comisión de Seguridad del Senado aprobara idea de legislar proyecto de indulto para detenidos en el marco del estallido social.

“Queremos ser muy claros. En Chile no hay presos políticos, porque en Chile no hay ninguna persona que esté privada de libertad por sus ideas. Hay personas privadas de libertad, por decisión de tribunales independientes, por delitos graves como homicidio frustrado, lanzamiento de bombas molotov, incendio con resultado de muerte y otros. En consecuencia, nos oponemos a una ley de indulto o amnistía. Debemos dejar que la Fiscalía y el Poder Judicial cumplan su misión, respetando el debido proceso, de acuerdo al Estado de Derecho”, indicó.

Pandemia: “Perdón” por no llegar con las ayudas

Al abordar la pandemia, el Mandatario también pidió “perdón” a quienes no les llegó a tiempo la ayuda necesaria.

“Sin duda nos hemos equivocado. Muchas personas han sentido rabia y frustración porque no siempre recibieron las ayudas que necesitaban en el momento oportuno. A ellos, les pedimos perdón”, manifestó Piñera en el Congreso.

Agregando: “pero nos hemos desvelado y hemos hecho todo lo que está a nuestro alcance para buscar y encontrar soluciones justas y eficaces a la inmensa cantidad de problemas y dificultades que han debido enfrentar las familias chilenas”.

El jefe de Estado también planteó que “todos debemos ser sensibles con las necesidades, pero también responsables con las políticas públicas, y medir las consecuencias y no solo las apariencias de nuestras decisiones”.

Ya al final de su discurso, el Mandatario reiteró la necesidad de actuar con “responsabilidad” en materia económica. “Qué más querría un Presidente que acoger todas las peticiones de la ciudadanía. Pero un Presidente debe actuar siempre con sensibilidad y empatía con las necesidades, pero también con responsabilidad y lealtad con el futuro y los que deberán asumir las consecuencias de esas decisiones”, indicó.

También destacó el avance en el proceso de vacunación, recordando los esfuerzos del gobierno para la adquisición de vacunas. “Esta semana llegaremos a 11 millones de personas vacunadas con una dosis, lo que representa a más del 70% de la población objetivo. Estos esfuerzos y resultados no sólo ponen a Chile entre los 3 países del mundo que más rápido han avanzado en la vacunación sino que, mucho más importante, han permitido proteger la salud, y sin duda lo más importante, han salvado muchas vidas”, aseguró.

El Presidente también hizo un minuto de silencio por los fallecidos producto del coronavirus.

Fondo Salud Extraordinario Covid-19

Otros de los anuncios del discurso fue la creación de “un Fondo de Salud Extraordinario por U$ 2 mil millones, para financiar la lucha contra el Covid y sus secuelas, fortalecer los servicios y cobertura del Hospital Digital, y reducir las listas de espera, especialmente en atenciones de salud mental, especialistas y cirugías”.

La Araucanía: Refuerzo Plan Impulso y recuerdo a efectivos fallecidos
En su alocución frente al Congreso Pleno, el Mandatario también se refirió a la situación que se vive en La Araucanía, donde anunció el refuerzo al Plan Impulso, llamó a condenar la violencia y recordó a algunos efectivos policiales fallecidos en la zona.

“Sabemos que la situación de La Araucanía, y también la provincia de Arauco, tiene múltiples raíces y siglos de dolorosos desencuentros entre los pueblos indígenas y el Estado de Chile. Para acercar posiciones y avanzar en soluciones, al inicio de nuestro Gobierno propusimos un Acuerdo por el Desarrollo y la Paz en la Araucanía, el que extendimos a la provincia de Arauco”, comenzó diciendo el Mandatario.

Piñera reconoció que “no hemos logrado avanzar como debíamos en el diálogo y en el control de la violencia, narcotráfico y terrorismo en esa región de nuestro país. Esto no sólo significa dolores y angustias para los habitantes de la Araucanía y Arauco, sino también significan una deuda y un fracaso del Estado en su conjunto, que constituye un compromiso, una obligación moral y un grave riesgo para nuestra democracia”.

“Sólo podremos avanzar si reconocemos que no hay dilema ni contradicción alguna entre reconocer esa deuda con nuestros pueblos indígenas, y al mismo tiempo reconocer el compromiso de proteger a los ciudadanos de la violencia, el temor y el terrorismo. Ninguna demanda, por legítima que sea, puede basarse en la violencia o en el terror”, complementó.

Para reforzar que “debemos resolver la situación de tierras, lo que requerirá no sólo más recursos para la compra de tierras para comunidades pacíficas, sino también realizar lo que no hemos realizado: un catastro global de la situación de las tierras, que contenga las ya entregadas y su estado de producción, y también que defina los compromisos pendientes del Estado”.

Por lo mismo es que Piñera aseguró que “ni el Plan Impulso Araucanía, ni el diálogo y reencuentro, ni la solución al tema de las tierras podrán avanzar sin un claro y total compromiso contra la violencia y a favor de la paz, el orden público y por el respeto al Estado de Derecho”.

Finalmente, más adelante en su discurso, el jefe de Estado indicó que “recordamos hoy con emoción y gratitud al Cabo (Eugenio) Naín, al Sargento (Francisco) Benavides, al Inspector (Luis) Morales, y a todas las víctimas de la violencia”.

“Responsabilidad” frente al “populismo”

A lo largo de su alocución, el jefe de Estado llamó en más de una ocasión a combatir los populismos, las “falsas promesas” y actuar con responsabilidad, pensado incluso en el próximo gobierno.

“La demagogia, el populismo, las falsas promesas, pueden alcanzar popularidad en el corto plazo, pero generan siempre frustraciones, dolores y pobreza a corto andar. Es muy importante el valor de la verdad. No hay diálogo franco sin respeto por la verdad”, aseguró Piñera.

Casi al inicio de su intervención había planteado también que el país vive un momento “crucial” en que las decisiones que se adopten hoy marcarán a las próximas generaciones. En esa línea señaló que si bien su gobierno hará un “aporte”, quien asuma la Presidencia en el próximo mandato deberá “continuar” esa misión con “responsabilidad, conciencia del momento histórico y visión de futuro”.

“Durante estos tres años de Gobierno, y pese a todas las adversidades que hemos debido enfrentar, hemos avanzado con nuestro compromiso de trabajar para la superación de la pobreza, para conquistar el desarrollo. No cualquier desarrollo, un desarrollo inclusivo, integral y sustentable que nos permita tener un país más libre, más justo, más próspero y respetuoso de la naturaleza. Sabemos que no existen atajos al desarrollo ni recetas mágicas que permitan alcanzar logros sin esfuerzos, y también sabemos que no existen derechos sin deberes. El desarrollo integral e inclusivo, aquel que no deja abandonado a ningún compatriota, se construye de a poco, se construye todos los días, con libertad, con esfuerzo, con paciencia, con respeto, con trabajo, con responsabilidad y con solidaridad. Se construye sin falsas promesas, sin propuestas demagógicas y sin populismo irresponsable. Se construye sin buscar aplausos fáciles, con una mirada larga, pensando siempre en el bien común y en la calidad de vida de todos, priorizando siempre a los más vulnerables y a la clase media, aunque ello a veces signifique críticas e incomprensiones”, expresó el Mandatario.

Al llegar al término de su última Cuenta Pública (la octava que realiza, considerando también las cuatro de su primera administración), Piñera recalcó que “un Presidente siempre debe actuar con sensibilidad, pero también con responsabilidad con el futuro”.

La Tercera


Oposición sin contemplaciones con la última Cuenta Pública del Presidente Piñera: aseguran que fue el cierre del “peor Gobierno desde el retorno a la democracia”

“Esta Cuenta Pública da cierre al peor Gobierno desde el retorno a la democracia”. La frase de la candidata presidencial del PS, Paula Narváez, grafica la reacción predominante de la oposición a la hora de evaluar el último mensaje presidencial del Presidente Sebastián Piñera ante el Congreso.

Entre los candidatos presidenciales de la izquierda también cuestionaron el mensaje. “Pdte. Piñera no sale de su burbuja y anuncia lo que jamás cumplirá. Nunca vi una Cuenta Pública tan pobre y alejada de los dolores de la ciudadanía”, señaló en redes sociales el abanderado del PC, Daniel Jadue, mientras Gabriel Boric (FA) apeló a la ironía, señalando que “hay dos buenas noticias: 1-. Que dejará de frenar el matrimonio igualitario y le pondrá urgencia, espero sin letra chica. 2-. Que esta fue, por fin, su última cuenta pública”.

Igual de crítica fue la presidenta de la DC, Carmen Frei. “El Presidente, como era de esperar, intenta en esta, su última cuenta, hacer creer a los chilenos que estamos en presencia de un Gobierno exitoso, pero todo el país sabe que estamos en el peor gobierno, desde el retorno a la democracia. Yo hubiese preferido que el Presidente diera un discurso sin esa necesidad de intentar demostrar que hizo más de lo que efectivamente se realizó”, indicó.

Para el senador PS Rabindranath Quinteros, en tanto, fue una “cuenta de contradicciones”. “Llama a la unidad, pero no convoca ni dialoga. Pide celeridad en el Congreso, pero envía proyectos deficientes. Pide comprensión al Gobierno, pero no comprende la realidad de miles de familias. Llama a abandonar las trincheras, pero él mismo no acepta críticas. Destaca el proceso constituyente, pero a renglón seguido dicta las pautas de lo que él cree correcto en la Constitución”, afirmó el legislador.

Por su parte, el vicepresidente de la Cámara, Rodrigo González (PPD), indicó que “este Gobierno no ha asumido ninguna autocrítica frente a la gravísima situación de los DDHH y tampoco frente a una pandemia desatada. Ninguna nueva propuesta de Renta Básica Universal de Emergencia, fue una Cuenta Pública sin capacidad de reconocer lo que hoy está pasando en Chile”.

“No hubo mención al proceso descentralizador ni respuesta al compromiso de una Ley de Rentas Regionales. Resulta asombroso que el Gobierno tenga esta autocomplacencia donde se desconoce la situación crítica que están viviendo los hogares”, añadió el diputado por Viña.

Para el candidato presidencial del Partido Radical, Carlos Maldonado, la cuenta fue “más ruido que nueces”. “Ya estamos acostumbrados a que Piñera prometa más de lo que cumple, como ocurrió con los ‘tiempos mejores’ y el combate a la delincuencia, que resultaron frases vacías. En la cuenta de hoy, una cuenta pobre, propia de un Gobierno que va de salida, y que mal lidera a un sector cultural y políticamente derrotado. Aún así, nos parece valorable el anuncio de matrimonio igualitario, y nos parece correcto, aunque tardío, lo del ministerio de seguridad. Como en todo, habrá que esperar la letra chica para ver si realmente son buenos proyectos o solo fuegos artificiales”.

En esta línea, el presidente PPD Heraldo Muñoz rescató de la Cuenta Pública el anuncio de la urgencia al proyecto de ley a matrimonio igualitario y Fiscalía de DD.HH., pero señaló que en general es una mala cuenta y que demuestra el fracaso del Gobierno. “Una vez más el Presidente nos defraudó, su discurso parecía revelar una realidad paralela”, sostuvo.

“El presidente Piñera anunció que su Gobierno terminó”, sentenció por su parte el senador Guido Girardi, subjefe de la bancada PPD, quien criticó “la falta de voluntad política” para entregar ayuda real a las familias chilenas, así como el escaso apoyo a las pymes y ausencia de recursos para que el sistema de salud pueda “cortar de una vez la cadena de contagios”.

Girardi afirmó que “esperábamos un compromiso social con la emergencia que vive el país: una renta básica decente para las familias que lo están pasando mal ($604 mil por familia); Apoyo a las pymes (US$3 mil millones) para recuperar el empleo, pero no hubo voluntad de avanzar en esa dirección”.

El parlamentario se refirió asimismo al ruido en el oficialismo que provocaron algunos de los anuncios del Presidente. “Algo del discurso no estuvo tan mal, porque nunca vi al senador Coloma aplaudir”, dijo, aunque añadió que hay “algunas medidas relevantes –matrimonio igualitario, Ley de Fármacos II– que no tendrán apoyo de su sector”.

A su vez, el senador RD Juan Ignacio Latorre indicó que “los legados del Gobierno de  Piñera después de escuchar su última Cuenta Pública, tienen que ver con la defensa irrestricta al modelo neoliberal. El modelo no se toca con Piñera. Los superricos incrementan su patrimonio mientras la mayoría del pueblo de Chile se empobrece. Las y los trabajadores están pagando el costo de la crisis. La gestión de la pandemia puso a la economía por sobre el cuidado de la salud y la protección social de las familias y la población. El Gobierno de Piñera llega tarde y mal”.

“Y en la más grave crisis a las violaciones de los derechos humanos cometidas en democracia, Chile está más cerca de la impunidad que de la verdad y la justicia. No hay una reparación efectiva a las violaciones a los derechos humanos, y no hay tampoco garantías de no repetición”, añadió.

En esta línea, Carmen Frei fue enfática en que “el Presidente debió pedir perdón por las graves violaciones a los derechos humanos. Y no lo hizo, como si el Gobierno no fuese responsable. No hubo ningún reconocimiento en materia de violaciones a los Derechos Humanos”.

El Mostrador


VOLVER

Más notas sobre el tema