Haití | EEUU se opone al referendo constitucional y misión de la OEA llegó al país para dialogar con el gobierno y la oposición

1.066

L’administration Biden “s’oppose” au référendum sur la Constitution en Haïti

Le secrétaire d’Etat américain Antony Blinken a affirmé que l’administration Biden « s’oppose » au référendum constitutionnel du président Jovenel Moïse et indiqué qu’il y a une possibilité et une opportunité, si les étapes appropriées sont mis en place, pour avoir une élection, lors d’une audition sur le budget 2022 du département d’Etat par devant la commission des Affaires étrangères du Congrès, le 7 juin 2021.

« Notre politique — laquelle doit se refléter dans ce que l’on dit ou fait — est de s’opposer au référendum pour les raisons que vous dites », a répondu le secrétaire d’Etat américain Antony Blinken, interrogé par la congressman du Michigan Andy Levine sur ce que fait l’administration Biden pour que ce « référendum illégal n’ait pas lieu ».

« Notre position, en effet, est qu’il ne doit pas avoir lieu. C’est la position de notre gouvernement. Nous la faisons savoir », a insisté M. Blinken qui a également répondu aux considérations de Andy Levine, estimant que les Etats-Unis, au lieu de presser pour faire des élections à tout prix, même si des élections avec le régime defacto de président Moïse ne seront pas libres ou équitables, devraient de préférence, s’ attaquer la corruption, la violence et l’impunité et les éléments qui alimentent cette crise. « Nous supportons d’autres activités préélectorales. Nous pensons encore qu’il y a une possibilité et une opportunité, si les étapes appropriées sont mis en place pour avoir une élection », a indiqué Antony Blinken.

« Entre-temps, nous donnons une assistance à la police pour qu’elle fasse son travail avec plus d’efficience en faisant face à l’insécurité profondément préoccupante qu’il y a en Haïti », a-t-il dit par devant cette commission dirigée par Gregory Meeks, l’un des plus virulent critique de Jovenel Moïse au Congrès des Etats-Unis.

Les éléments de langage du secrétaire d’Etat américain Antony Blinken à cette audition sur le budget 2022 du département d’Etat et les grands chantiers de la diplomatie américaine montrent une évolution par rapport à ceux de Julie Chung, le 18 mai dernier, à une réunion sur Haïti avec des membres de la diaspora haïtienne. « Les besoins du peuple haïtien sont beaucoup trop pressants pour que les élections soient encore retardées. Vous n’organisez pas d’élections quand cela vous convient, vous les organisez quand le moment est arrivé », avait-t-elle indiqué, soulignant qu’aux « États-Unis, même pendant les moments les plus conflictuels et les plus controversés de notre histoire – ralentissements économiques, manifestations, catastrophes naturelles, guerre civile sanglante – des élections ont régulièrement été organisées pour que notre République puisse continuer à progresser ».

La diplomate américaine, dans son plaidoyer pro-élections, quelles que soient les circonstances, avait énuméré d’autres exemples. « Des pays du monde entier et des pays d’Amérique latine et des Caraïbes – pays confrontés à des problèmes de sécurité et d’infrastructure – réussissent régulièrement à le faire (élections ndlr) malgré les problèmes auxquels ils sont confrontés. Des pays avec de graves divergences politiques surmontent leurs différences pour le faire – et Haïti peut le faire aussi », avait estimé Julie Chung, qui a souligné à l’encre forte que « la démocratie électorale constitue le fondement d’un État stable et prospère ».

Avant cette position non équivoque prise par le secrétaire d’Etat Blinken, l’administration Biden a été critiquée pour son ambigüité sur le référendum. Sur les élections à tout prix, le Miami Herald, dans un éditorial du board, avait indiqué, vue la situation actuelle en Haïti, les élections ne feront qu’aggraver la situation.

Lundi dernier, le Conseil électoral provisoire (CEP) a annoncé l’ajournement du référendum prévu le 27 juin. « Le Conseil électoral provisoire, suite au renouvellement de l’état d’urgence sanitaire par l’exécutif le 31 mai 2021, tenant compte des différentes rencontres avec la cellule scientifique et le ministère de la Santé publique et de la Population (MSPP), se voit dans l’obligation d’ajourner le scrutin référendaire du 27 juin 2021 », pouvait-on lire dans le communiqué # 11 du CEP, signé par Guylande Mésadieu, présidente du Conseil.

«Cette décision, explique ce communiqué, est motivée par les difficultés pour le conseil de rassembler et de former l’ensemble du personnel vacataire pour la réalisation du scrutin ». « Par conséquent, un nouveau calendrier d’activités référendaires et d’élections sera adopté et publié par le Conseil après les recommandations des autorités sanitaires et les avis techniques des cadres de l’institution électorale », avait indiqué ce communiqué de ce CEP décrié dont les membres n’ont toujours pas prêté serment par devant la cour de cassation.

Le Nouvelliste


Una misión de la OEA busca facilitar diálogo para elecciones libres en Haití

Una misión especial de la Organización de Estados Americanos (OEA) se reunió este martes con el presidente de Haití, Jovenel Moise, y un sector de la oposición en la primera jornada de una visita originada en la “grave situación” política, de seguridad y de derechos humanos en el país.

“El objetivo de la misión es facilitar un diálogo que conduzca a unas elecciones libres y justas”, dijo la OEA en un comunicado publicado hoy.

La misión del organismo continental se encuentra en la nación por invitación del Gobierno haitiano, agregó la información.

El partido político Pitit Dessalines, que lidera Moise Jean-Charles, el Sector Democrático y Popular y el partido Fanmi Lavalas, del expresidente Jean Bertrand Aristide, han declinado la invitación de la OEA para discutir sobre la crisis actual.

Las organizaciones que rechazaron la invitación de la OEA critican sus posiciones presuntamente a favor de Moise, pero también su participación en la supuesta creación de crisis políticas durante los últimos 10 años en Haití.

“Creemos que la OEA tiene una responsabilidad moral y política en esta crisis del país”, dijo André Michel, portavoz del Sector Democrático y Popular en una conferencia de prensa este martes.

El coordinador nacional del opositor Ayiti An Anksyon (AAA), el exsenador Youry Latortue, confirmó su presencia en la reunión, aunque dijo que lo hacía para exponer “su verdad” sobre la realidad del país.

Otros partidos que acudieron al encuentro con los diplomáticos fueron el Entente National y la Dirección Política de la Oposición (Dirpod).

La misión de la OEA, que permanecerá en el país hasta el jueves venidero, la integran los representantes permanentes ante la OEA de Canadá, Costa Rica, Ecuador y San Vicente y las Granadinas, con el apoyo del secretario general de la OEA, Luis Almagro, y su representante especial en Haití.

Las autoridades electorales de Haití anunciaron el lunes el aplazamiento del referéndum constitucional que estaba previsto para el próximo 27 de junio, debido al repunte de casos de la covid-19 en el país.

La nueva fecha del referéndum será decidida en función de las recomendaciones de las autoridades sanitarias, según anunció el Consejo Electoral Provisional en un comunicado.

La celebración de la consulta popular es ampliamente cuestionada por la comunidad internacional, dado que no cuenta con el apoyo de la oposición ni de sectores de la sociedad civil como la Iglesia, el empresariado o los sindicatos.

Moise pretendía aprobar la Constitución antes de celebrar las elecciones presidenciales y legislativas, que están previstas para el 19 de septiembre.

Las Naciones Unidas, la OEA, la Unión Europea y países como Estados Unidos han criticado el proceso de consultas en torno a la nueva Constitución por no ser lo suficientemente inclusivo.

Listin Diario


Abrumados los hospitales en Haití por el COVID y no llega ni una sola vacuna

Desde el comienzo de la pandemia, Haití había confundido a los expertos: tasas de infecciones y muertes relativamente bajas pese a su devastado sistema de salud, una ausencia total de vacunas y un desdeño casi total hacia las medidas de prevención, como mascarillas y distanciamiento social.

Ya no es así.

Los pocos hospitales haitianos que tratan casos de COVID-19 se han visto tan abrumados en días recientes que están rechazando a pacientes, al tiempo que los planes para abrir otro hospital tratar a los infectados han sido aplazados.

Las cifras oficiales siguen siendo relativamente bajas para un país de más de 11 millones de personas: apenas 2,271 casos y 62 muertes han sido registrados en el último mes en datos del gobierno colectados por la Universidad Johns Hopkins. Un total de 15,700 casos y más de 330 muertes han sido reportados desde inicios del año pasado.

Pero los expertos coinciden en que esas cifras no reflejan la escala real de lo que dicen es el mayor incremento de casos desde que llegó el virus al país caribeño.

El gobierno declaró una emergencia de salud el 24 de mayo e impuso un toque de queda y otras medidas de prevención, aunque pocos haitianos parecen estar respetándolas. La mayoría evitan usar mascarillas —o no las pueden adquirir— y es casi imposible mantener distanciamiento cuando se está de compras en mercados llenos o cuando se va en los autobuses que la mayoría de los haitianos usan para transportarse.

“No hay tiempo que perder”, dijo Carissa Etienne, directora de la Organización Panamericana de Salud, que trabaja con el gobierno para incrementar las pruebas para identificar y aislar a infectados: una tarea difícil en un lugar donde pocos creen que pueden darse el lujo de enfermarse.

Sanorah Valcourt, una madre y peluquera de 27 años, dijo que se sintió mal durante dos semanas el mes pasado, con fiebre y síntomas como la pérdida del sentido del gusto, pero que no se sometió a pruebas ni tomó medidas como usar mascarillas, que ella considera incómodas.

“No me sentí lo suficientemente bien como para subirme a un autobús y pasarme horas en un hospital para una prueba”, dijo.

La falta de casos a inicios de este año había llevado a las autoridades a reducir el número de camas asignadas a casos de COVID a unas 200, más de la mitad de ellas en la Fundación St. Luke en Puerto Príncipe.

Pero este mes esa clínica estaba llena y anunció que estaba rechazando pacientes.

“Muchas personas están muriendo al llegar en ambulancias”, dijo la fundación. “Hemos recibido a muchas monjas como pacientes, un indicio claro de que el COVID-19 está en las áreas más pobres”.

Marc Edson Augustin, director médico del hospital St. Luke, dijo que se siente especialmente preocupado por las muertes que ha visto entre pacientes de entre 17 y 22 años y que hay grupos de hasta siete personas están llegando al mismo tiempo en busca de tratamiento.

“La situación es real y queremos decirle a la gente que la situación está empeorando”, dijo. “Estamos trabajando para mantener vivas a las personas lo más posible”.

El Ministerio de Salud había planeado abrir otras 150 camas en otra parte para pacientes con COVID, pero esa gestión se aplazó. Mientras tanto, Bruno Maes, representante de la UNICEF en Haití, dijo que la agencia de la infancia trabaja para ayudar a los hospitales a conseguir oxígeno y combustible.

“No es suficiente, sin dudas”, dijo. “Tenemos que estar listos para un mayor influjo de casos… Pudiera descontrolarse la situación”.

Hasta ahora, Haití no ha recibido una sola vacuna, aunque las autoridades dicen que esperan recibir 130,000 dosis d AstraZeneca este mes.

El gobierno estadounidense dijo que iba a donar una porción de seis millones de dosis a Haití, aunque no se ha especificado cuántas ni cuándo arribarían.

Unas 756,000 dosis de AstraZeneca iban a llegar en mayo por intermedio del programa COVAX para países pobres, pero el cargamento fue demorado debido a preocupaciones del gobierno sobre la posibilidad de coágulos como un raro efecto secundario y la falta de infraestructura para mantener refrigeradas las vacunas.

La Organización Panamericana de Salud dijo que ayudaría a Haití a resolver esos problemas y está dando prioridad a la vacunación de los trabajadores de salud.

Además, el sistema médico ha estado lidiando con otros problemas, incluso salarios retrasados de algunos trabajadores. Recientemente, el presidente Jovenel Moïse pidió al Ministerio de Economía y Finanzas que garantice que se les pagará.

Pero incluso cuando lleguen las vacunas, los expertos temen que muchos no se vacunen: algunos por temor a aventurarse en barrios peligrosos con tal de recibir la inyección.

Valcourt mencionó esos peligros como una de las razones por las que evita someterse a una prueba. Como muchos haitianos, ella optó por remedios callejeros, en su caso, una infusión hecha con perejil, ajo, limón, tomillo y clavo.

Manoucheka Louis, una vendedora callejera de 35 años, dijo que se enfermó este año, pero que no tenía los 20 dólares necesarios para ver a un médico privado, en quien ella confía más que en las instituciones públicas.

“La atención médica no es algo que puedo pagar”, dijo. Añadió que ella tosió mucho y tuvo fiebre, pérdida del gusto y dolores de cabeza y musculares. Sus dos hijos tuvieron los mismos síntomas y todos usaron infusiones caseras y medicamentos regulares para el resfriado.

Dice que no puede darse el lujo de llevar siempre una mascarilla. Cuestan el equivalente a 50 centavos de dólar cada una, en un país en el que muchas personas ganan un dólar o dos al día.

Primera Hora


VOLVER

Más notas sobre el tema