Perú | Nicolás Lynch Gamero, analista: “Si Castillo no inicia pronto el proceso constituyente, corre el peligro de ser cooptado por la derecha”

Foto: vía La República
1.724

Por Luciana Mazzini Puga, de la redacción de NODAL

El 6 de junio los y las peruanas votaron la segunda vuelta presidencial. En una definición sumamente ajustada y con el 99,9% de las actas procesadas, Pedro Castillo se impone por 70 mil votos con un 50,2% ante Keiko Fujimori, quien obtiene el 49,7%. Si bien falta la confirmación oficial, todo indica que el maestro rural será el próximo mandatario del Perú.

La principal característica de la segunda vuelta fue la elección entre dos extremismos. Mientras que Keiko, hija del dictador Alberto Fujimori, preso por delitos de lesa humanidad, encarna un modelo neoliberal y tuvo gran parte de los medios de comunicación a su favor, el maestro Pedro Castillo representa a la izquierda y a los sectores más pobres de las zonas rurales. Durante su campaña, Castillo propuso la convocatoria a una Asamblea Constituyente y una economía “popular con mercados” con un Estado interventor.

En entrevista con NODAL, el analista peruano Nicolás Lynch Gamero analiza los desafíos del virtual nuevo presidente, la propuesta de una nueva Constitución en un contexto político fraccionado y cómo será su gobernabilidad.

¿Qué balance hace de la segunda vuelta de las elecciones?

Creo que ha sido muy polarizada y con una coalición mediática aplastante a favor de Keiko Fujimori. Castillo, sin embargo, ha cometido muchos errores de político reciente, sin presentar una coherencia en su discurso y ausencia de voceros creíbles. A pesar de todo se ha impuesto al final por el gran respaldo popular que ha logrado juntar.

¿Cuáles son los desafíos del virtual nuevo presidente?

Castillo tiene dos desafíos. Enfrentar la crisis ahondada por la pandemia y, quizás paralelamente, iniciar el proceso constituyente con una consulta ciudadana sobre la necesidad de una nueva Constitución. Si no lo hace pronto, corre el peligro de ser cooptado por la derecha, como lo fue Ollanta Humala, o terminar en el lodazal de la indecisión.

Teniendo en cuenta que tendrá a los medios en su contra y que no contará con mayoría parlamentaria, ¿cómo cree que será su gobernabilidad? ¿Podrá implementar el proceso constituyente?

Se presenta un escenario de gobierno difícil por el estrecho margen de triunfo y el Congreso en contra. Ciertamente esto limita a Castillo, que tendrá, si mantiene su agenda de cambio, que recurrir al apoyo popular directo por la vía de las movilizaciones. Con respecto al proceso constituyente, es central al triunfo de Castillo, si retrocede al respecto será una victoria de la derecha. El quid de la cuestión es la convocatoria a un referéndum para preguntarle a la ciudadanía si quiere Asamblea Constituyente. Tiene que medir la correlación de fuerzas y los tiempos, pero de ninguna manera renunciar a este objetivo.

¿Cómo cree que será la política del nuevo gobierno hacia la región?

Definitivamente se espera un giro, acercándose a los países progresistas y contribuyendo al proceso democratizador general. La salida del llamado “Grupo de Lima” podría ser una buena señal al respecto. En este segundo momento del giro progresista hay que aprender las lecciones del período anterior y ser audaces en la defensa de la soberanía nacional y la integración autónoma de la región al mundo. La política exterior del Perú en las últimas décadas ha sido ejemplo de lo contrario. Ojalá Castillo también está a la altura de estos retos.


VOLVER

Más notas sobre el tema