Argentina | Documentos implican a la exministra de Seguridad Patricia Bullrich en el envío de armamento a Bolivia durante el golpe

575

Por Franco Mizrahi y Ari Lijalad

El golpe cívico militar que derrocó a Evo Morales fue el 10 de noviembre de 2019. Las armas argentinas que envió el gobierno de Mauricio Macri llegaron a Bolivia el 13. De acuerdo a la reconstrucción de los hechos, las recibió el comandante Héctor Adolfo Caliba, agregado de la Gendarmería en la embajada argentina. El 17, Caliba se reunió con la conducción de la Policía Boliviana, pieza clave del golpe. En esa reunión los policías bolivianos pidieron armamento represivo. Caliba dejó por escrito que cooperó con ese objetivo “conforme orientación de la superioridad institucional”. Eso significa que Patricia Bullrich, por entonces ministra de Seguridad, ordenó colaborar con la dictadura boliviana.

Esa frase, “conforme orientación de la superioridad institucional”, figura en una nota que el comandante Caliba le envió a Gerardo José Otero, Director Nacional de Gendarmería. El documento forma parte de la ampliación de la denuncia contra Macri, Bullrich, Oscar Aguad y otros ex funcionarios que realizó el actual Gobierno argentino, según pudo saber El Destape. Y es parte de las pruebas que complican a Bullrich.

La nota está fechada el 17 de noviembre de 2019, a una semana del golpe de Estado. El gendarme Caliba informó: “En el día de la fecha, suscripto participó de una reunión convocada por la nueva conducción de la Policía Boliviana; a la misma asistieron la totalidad de los agregados policiales. El motivo de la convocatoria fue planteado por el nuevo Subcomandante General y Jefe de Estado Mayor Policial Cnl. DESP. Claudio Zenobio Espinoza Luna”.

Luego detalló que “el tema a tratar fue la posibilidad de colaborar cada institución con la provisión de agentes químicos contra disturbios, en razón que se les está acabando su stock; o bien orientar sobre mecanismos idóneos para una rápida adquisición”. O sea, la Policía golpista les pedía ayuda para conseguir material represivo.

El siguiente párrafo del gendarme Caliba es clave: “Conforme orientación de la superioridad Institucional, esta instancia, dio a conocer que Gendarmería se encuentra en una etapa de gestión de adquisición de dichos elementos; asimismo se orientó que dicho pedido se plantee al Ministerio de Seguridad con intervención de la Embajada Argentina en Bolivia”. Estas lineas revelan que:

– Existía una “orientación de la superioridad institucional” para colaborar con la dictadura, lineamiento que solo puede emanar de Bullrich.

– Que Caliba informó a los golpistas que la Gendarmería argentina estaba en “etapa de gestión de adquisición” de esas armas.

– Que el mismo gendarme recomendó que hicieran el pedido de armas a Bullrich a través de la Embajada Argentina en Bolivia.

Para el Gobierno argentino, según plasmaron en la ampliación de la denuncia por contrabando agravado de armas, esta nota “se trata de la primera documentación oficial en donde se plasma la intención de la Policía Boliviana de obtener material represivo por parte de fuerzas armadas o de seguridad de otros países; y, también, el primer documento que evidencia la voluntad de Gendarmería Nacional y del Ministerio de Seguridad Argentino de dar soporte armamentístico a las fuerzas sediciosas. No resulta menor que una maniobra de este tipo, a todas luces ilegal y, por lo tanto, deliberadamente oculta, haya sido registrada en un registro oficial; desbaratando definitivamente las tesis conspirativas de algunos de los imputados”.

La nota integra los “Informes sobre la situación social en Bolivia” que durante octubre y noviembre de 2019 Caliba remitía a Otero. Para los denunciantes, incluso, puede tener un intento “desincriminatorio por parte de uno de los partícipes de la maniobra de contrabando” ya que la envió cuatro días después del reparto de armas argentinas a los golpistas.

El armamento llegó a territorio boliviano en la madrugada del 13 de noviembre de 2019, de forma ilegal. Todo indica que allí se repartió a la Fuerza Aérea y a la Policía de Bolivia. Ese día, el Comandante General de la Fuerza Aérea Boliviana, Jorge Terceros Lara –hoy detenido-, envió una nota de agradecimiento por las armas a quien era el embajador argentino en Bolivia, Normando Álvarez García. La carta se dejó en sobre cerrado en la Misión Naval Argentina (entonces a cargo del capitán Miguel Ángel Alonso) y luego de allí se llevó a la embajada, donde se archivó el 15 de noviembre. Dos días después, Caliba menciona a Otero la reunión y el pedido de la Policía local. En su escrito, Terceros Lara había enumerado la munición recibida y agradecido “la colaboración prestada a esta institución armada, en el marco del apoyo internacional entre nuestros países, debido a la situación conflictiva que vive Bolivia”.

El rol de Caliba

Héctor Adolfo Caliba era agregado de la Gendarmería en la embajada argentina en Bolivia y fue pasado a disponibilidad por la ministra de Seguridad Sabina Frederic en el marco de la investigación interna por el envío de armas del gobierno de Macri a los golpistas.

El Destape

Más notas sobre el tema