Catedral de Tlaxcala en México y los sitios de la cultura Chinchorro en Chile son Patrimonio Mundial de la Unesco

782

La catedral de Tlaxcala ya es Patrimonio Mundial de la Unesco

La Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (Unesco) decidió este martes incluir al conjunto franciscano del monasterio y la catedral de Nuestra Señora de la Asunción de Tlaxcala en la Lista del Patrimonio Mundial.

La cuadragésimo cuarta sesión del Comité del Patrimonio Mundial de la Unesco aprobó la candidatura mexicana, que se convierte así en la entrada número 36 del país en la lista.

La sesión tiene como sede la ciudad suroriental china de Fuzhou, aunque se celebra mayoritariamente de manera virtual debido a la pandemia de Covid-19.

La propuesta es una extensión de los primeros monasterios del siglo XVI en las laderas del Popocatépetl, que ya habían sido agregados al listado de lugares protegidos en 1994.

El conjunto conventual franciscano fue construido entre 1537 y 1540 tras la alianza entre españoles y tlaxcaltecas -clave para derrotar al imperio mexica-, de la que se cumplieron 500 años en 2019.

Las autoridades mexicanas destacan el “valor artístico incalculable” de su artesonado de madera de estilo mudéjar, considerado el más importante del país.

Hasta hoy, México contaba con hasta 35 lugares reconocidos en la Lista del Patrimonio Mundial de la Unesco.

Los primeros en ser incluidos, en 1987, fueron el Centro Histórico y Xochimilco; el de Puebla; el de Oaxaca, junto a la zona arqueológica de Monte Albán; la ciudad prehispánica de Teotihuacán; la de Palenque, junto a su parque nacional, y la reserva de la biosfera de Sian Ka’an.

El último en entrar a formar parte del listado de lugares protegidos fue el valle de Tehuacán-Cuitcatlán, considerado el “hábitat originario de Mesoamérica”, en 2018.

Forbes


Los sitios de la cultura Chinchorro (Chile), Patrimonio Mundial de la Unesco

La Unesco decidió este martes incluir al asentamiento y la momificación artificial de la cultura Chinchorro en las zonas de Arica y Parinacota (Chile) en la Lista del Patrimonio Mundial.

La cuadragésimo cuarta sesión del Comité del Patrimonio Mundial de la Organización de Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (Unesco) aprobó la candidatura chilena, que se convierte así en la séptima entrada del país en la lista.

“Celebramos el anuncio de la inclusión de las momias Chinchorro como séptimo sitio de la Lista del Patrimonio Mundial de la UNESCO después del Parque Nacional Rapa Nui, las Iglesias de Chiloé, el barrio histórico de Valparaíso, las oficinas salitreras de Humberstone y Santa Laura, la ciudad minera de Sewell y el sistema vial andino de Qhapaq Ñan”, afirmó Claudia Uribe, directora de la Oficina Nacional en Chile de la UNESCO.

“Esta inscripción exige seguir con múltiples esfuerzos de conservación de este legado único de siete mil años de antigüedad, una tradición cultural desaparecida que nos ha dejado las momias más antiguas del mundo. Felicitamos a Chile por esta nueva inscripción en la lista del Patrimonio Mundial de la UNESCO”.

La sesión tiene como sede la ciudad suroriental china de Fuzhou, aunque se celebra mayoritariamente de manera virtual debido a la pandemia de la covid-19.

Los grupos Chinchorro eran originariamente cazadores que, hacia el año 7.000 antes de Cristo, se asentaron en la costa tras los cambios climáticos derivados de las últimas glaciaciones.

Según las autoridades chilenas, la cultura Chinchorro desarrolló la momificación 3.000 años antes que en Egipto, con un proceso que pasaba por descuerar el cuerpo, extraer los órganos, secarlo con brasas y rellenarlo con tierra, lana, plumas, plantas o arcilla.

Más adelante, el proceso se simplificó, cubriendo el cuerpo con una capa de arena y material orgánico y, posteriormente, solamente con una máscara facial.

Los vestigios de esta civilización se han encontrado en todo el borde costero de la región de Arica y Parinacota, pero especialmente en la ciudad de Arica y la Caleta de Camarones.

Hasta hoy, Chile contaba con seis lugares reconocidos en la Lista del Patrimonio Mundial de la Unesco.

El primero en ser incluido fue el Parque Nacional Rapa Nui, en la isla de Pascua (1995), y el último, en 2014, el Sistema vial andino Qhapaq Ñan, candidatura conjunta con Argentina, Bolivia, Colombia, Ecuador y Perú.

Entre medias prosperaron las candidaturas de las Iglesias de Chiloé (2000), el barrio histórico de la ciudad portuaria de Valparaíso (2003), las oficinas salitreras de Humberstone y Santa Laura (2005) y la ciudad minera de Sewell (2006).

El Mostrador


VOLVER

Más notas sobre el tema