Chile | Crece la tensión entre el gobierno y constituyentes indígenas en la previa de la instalación de la Convención

911

Tensión entre La Moneda y pueblos originarios mantiene en vilo participación de constituyentes indígenas en sesión inaugural

Por Hernán Leighton y Nicole Martínez

“La Secretaría Ejecutiva ha hecho un trabajo a mi juicio ejemplar, que si existen diferencias políticas, lo entendemos. Creemos que no justifica la renuncia de nadie que esté trabajando en la Convención y que, por el contrario, esperamos la debida comprensión para entender la situación en la que estamos, la voluntad del Gobierno”. Con estas palabras, el subsecretario de la Segpres, Máximo Pavez, evidenció la postura de La Moneda respecto de la solicitud de renuncia del secretario ejecutivo de la Unidad de la Secretaría Administrativa de la Convención Constitucional, Francisco Encina, a quien más de 80 convencionales acusan de “falta de voluntad de cumplimiento de sus compromisos”.

Esta masiva solicitud partió como una petición especial de los constituyentes indígenas, ante el portazo de las autoridades a las peticiones específicas que hicieron algunos representantes, como la de la machi Francisca Linconao, quien en su calidad de autoridad ancestral requeriría ser acompañada en la jornada inicial por su Zugumachife (o Dungunmachife), que es el intérprete de una machi en ceremonias espirituales, y por su Yancan (o Ñanngkan), colaboradores directos de esta autoridad ancestral en cualquier ceremonia. Mientras que Isabella Mamani, representante aymara, pidió, como Warmi (mujer) Aymara, la presencia de “chacha warmi”, o pareja, fundamental para la dualidad requerida para la realización de una Phawa, que es una ceremonia ancestral.

Con esta negativa pública, que antes se manifestó en privado a los pueblos originarios (PP.OO.), la tensión entre los constituyentes que se han organizado y el Gobierno, incluyendo al secretario de la Convención, aumentó y reinstaló la posibilidad de que no asistan todos los constituyentes a la ceremonia de instalación, tal como lo advirtieron los representantes indígenas en declaraciones públicas, donde expresaron que se “pone en riesgo la asistencia y participación de las primeras naciones en la ceremonia de instalación”. A esto se suma la propia declaración de la machi Francisca Linconao, que advirtió que no participaría de la ceremonia inaugural si no se atienden sus solicitudes. “Esa posibilidad está absolutamente vigente”, señaló uno de los representantes indígenas.

El tema es tan fundamental, que este viernes y sábado serán centrales, en la primera reunión cara a cara que harán los constituyentes indígenas en la sede del PNUD (Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo) en Santiago, que tiene una “agenda abierta”, según sus integrantes.

El constituyente mapuche Adolfo Millabur acusó que la lógica de La Moneda es monocultural. “Impedir que la gente se pueda pronunciar en su idioma es vulnerar un DD.HH. básicos y además está garantizado en los tratados internacionales. Naturalmente que demuestra una tozudez y una torpeza en su actuar”, sostuvo.

En esa línea, subrayó que espera que el Gobierno recapacite y se ponga a tono con los tiempos. “Ha sido muy obtuso el Gobierno y sobre todo a través de la secretaría técnica, y por eso es que nosotros pedimos que renuncie el secretario Francisco Encina, porque ha demostrado una falta de apertura, de empatía y un monoculturalismo digno de poner en un cuadro, porque no entiende nada de las diferencias de los pueblos indígenas”, agregó.

Esta petición de representantes indígenas fue respaldada este martes por los Constituyentes Autoconvocados. “La responsabilidad es mayúscula, de generar las condiciones para que todas y todos podamos asistir, los constituyentes, el día domingo. Y cuando los pueblos originarios ponen sobre la mesa algunas necesidades especiales, estas no son privilegios ni excentricidades, forman parte de las características especiales que se deben atender con los pueblos originarios, por ejemplo, a través de los acuerdos internacionales que Chile ha suscrito”, manifestó el constituyente Ignacio Achurra, que integra este espacio.

Y esa es solo una arista, pues el conteo es largo: se sienten abandonados por el Estado en cuanto al traslado, porque algunos constituyentes ya vienen viajando por mar, para luego seguir por tierra y por aire, para arribar el domingo a Santiago. A esto se suma el acuerdo de los Constituyentes Autoconvocados de pausar la ceremonia de este 4 de julio en caso de existir represión en las calles, la negativa a que se instalen cordones de seguridad, los reclamos por decisiones en las que –a juicio de varios– el gobierno “se extralimitó en sus atribuciones”, y la petición de garantías como una salida política a los presos de la revuelta.

Propuesta de protocolo alternativo

En este escenario, los Constituyentes Autoconvocados esperan entregar esta semana una propuesta a la Segpres para la instalación de la Convención con todos los consensos que han logrado para la instalación, y que incluye aspectos como la forma de votación de la directiva –que algunos proponen sea al estilo papal, es decir, que todos sean candidatos–, el periodo de sesiones durante la primera semana, también aspectos comunicacionales, con lo que se pretende, por ejemplo, contrarrestar decisiones del Ejecutivo como la transmisión de la ceremonia, con una oficina de prensa que resuelva mecanismos para aquello, otorgando garantías a medios independientes, la organización de los puntos de prensa, entre otras materias. De hecho, durante la mañana se espera la publicación de dos escritos con sus principales acuerdos, que serán parte de esa propuesta.

¿Pero quiénes son los Constituyentes Autoconvocados? Este espacio de organización nació como una idea transversal para consensuar ciertos temas e incluye a representantes de la Vocería de los Pueblos –que encabezó la convocatoria–, la Lista del Pueblo, constituyentes de Pueblos Originarios, Apruebo Dignidad, integrantes de Unidad Constituyente, Independientes No Neutrales, y otros independientes, que hasta ahora suman cerca de 90 personas, es decir, más de la mitad de la Convención Constitucional. Han realizado formalmente tres reuniones, que transmitieron de manera íntegra en YouTube. Hasta ahora han levantado algunos espacios de autoorganización, como la comisión de presas y presos políticos y desmilitarización de La Araucanía, comisión de Protocolo Covid, comisión de Comunicaciones y Comisión de Igualdad Material y Equidad Territorial, entre otras.

La estrategia de La Moneda y el trasfondo de la defensa a Encina

Si bien en La Moneda ganó la tesis de apostar por el “minimalismo”, es decir, hacer el menor ruido posible con sus intervenciones, adhirieron a que “todo tiene su límite” y que, más allá del fondo de la controversia, respaldar a Francisco Encina, entre otras consideraciones, conlleva entregar una señal de respeto a las reglas y, al mismo tiempo, que –guste o no– es el Gobierno el mandatado para hacer que la Convención Constitucional funcione de la mejor manera.

Pero mantener a Encina, además de estas razones, también existen otras consideraciones, y esto tiene que ver con lo complejo de encontrar a una persona que cumpla con el perfil, es decir, con cierto bagaje político, y de bajo perfil. Cualquier personero con experiencia sería fácilmente ligado a un partido oficialista o a algún personero de Gobierno al que se podrían achacar ciertos intereses, por lo que tornaba la decisión en una incluso más compleja.

De todas formas, esto no quiere decir que su salida no se haya puesto sobre la mesa, considerando las complejidades de la presión pública impuesta, y que trae aparejada la amenaza de la no presentación el domingo 4 de julio, día de la inauguración, de parte de los firmantes.

Y es que la Unidad de la Secretaría Administrativa (USA) de la Convención Constitucional no ha estado exenta de reclamos, principalmente provenientes desde otros convencionales, quienes han apuntado a una “lenta o nula” respuesta a nivel comunicacional. Desde Palacio, hay quienes apuntaron a una falta de coordinación interna y bajo nivel de experticia para lo que su rol exige.

La propia Segpres, a cargo de la USA, recibió el martes un golpe desde la interna, cuando la Asociación de Funcionarios de la cartera pidió revisar la licitación de la transmisión por TV, respecto de la cual –a través de un reportaje de Ciper– se denunció que era potestad del Gobierno definir qué salía al aire y qué no. Además, acusaron problemas de presupuesto y transparencia respecto de los “plazos acotados a los proveedores para la revisión de las bases de licitación, preguntas y aclaraciones”.

Y si bien hoy el Gobierno se encuentra flanqueado por diversos cuestionamientos a su actuar previo a la inauguración, razón que llevó a instalar la tesis del “minimalismo” –y que se refiere a la mínima intervención de La Moneda en las discusiones, y siempre en un tono moderado para intentar evitar “levantar polvo”–, el triunfo de esta opción se dio luego que el propio Mandatario dispuso de la suya propia, con resultados adversos.

En septiembre del 2020, y a semanas del plebiscito, el Jefe de Estado entregó sus diez disposiciones, según las cuales entendía se debía construir una Nueva Constitución, entre ellas, habló de cuál debería ser el rol del Estado, las consideraciones que debía tener el concepto de familia, derechos civiles y políticos, entre otros.

Y hace menos de diez días, el Presidente, aprovechando la convocatoria para la primera sesión, se metió de lleno en un asunto que no está del todo resuelto para algunos sectores de los electos convencionales constituyentes, como lo es si la instancia es delegada de la reforma constitucional, tras el acuerdo del 15 de noviembre, o se trata de un poder constituyente originario. En la ocasión, indicó que la Convención “no puede atribuirse el ejercicio de la soberanía, ni asumir otras atribuciones que no le hayan sido expresamente conferidas”.

El Mostrador


Convencionales de pueblos originarios discutirán pasos a seguir ante falta de acuerdos con el Gobierno

Los convencionales de los pueblos originarios analizarán este viernes, en una reunión presencial, los pasos a seguir ante la falta de acuerdos con el Gobierno antes del inicio del trabajo en la Convención Constitucional.

La molestia se centra en la negativa a que la machi Francisca Linconao pueda asistir este domingo a la ceremonia inaugural con su Zugu Machife y por su Yancan debido a su rol de autoridad ancestral; mientras que la convencional Isabela Mamani lo pueda hacer con su pareja, algo crucial en la cosmovisión Aymara para realizar ceremonias.

Debido a esta falta de acuerdos, varios constituyentes solicitaron la salida de Francisco Encina Morales, secretario ejecutivo de la unidad Secretaría Administrativa de la Convención Constituyente, algo que fue descartado por el Gobierno.

La situación, que para este sector se trata de un asunto importante de derechos, ha generado que incluso la machi Linconao analice la opción de no asistir a la inauguración de la Convención el domingo.

“No se trata de caprichos o privilegios; nosotros como pueblo mapuche tenemos una constituyente que es una machi (Francisca Linconao), que tiene un rol espiritual súper relevante en nuestro pueblo y ella no estaba solicitando acompañantes, sino que personas que deben estar presentes con una machi cuando inicie una ceremonia”, explicó la constituyente Rosa Catrileo en el Primer Café de Cooperativa.

En tanto, el convencional por el distrito 11 Patricio Fernández restó importancia en esta situación y señaló que “me cuesta entender que nos concentremos en minucias que le quitan piso y soporte a una Convención que ha tenido una larga historia de hostilidades”, aunque llamó al Gobierno a permitir que la machi pueda asistir acompañada la ceremonia inaugural.

La reunión presencial de este viernes contará con la presencia de los 17 escaños de pueblos originarios, además de otros tres constituyentes que ganaron en sus respectivos distritos.

“No se había agrupado desde que existe pandemia tanta gente”

Sobre estas solicitudes, el ministro secretario general de la presidencia, Juan José Ossa, afirmó que “hemos transmitido como Gobierno que pueden existir gestos culturales o rituales en distintos lugares”.

“Se ha hecho en el Parque Metropolitano o en otras ocasiones, y esa es una cuestión que Francisco Encinas sigue conversando, pero nuestro compromiso es que se trata de una jornada histórica”, puntualizó el líder de la Segpres.

Finalmente, señaló que “una cosa distinta es que las cosas se soliciten y se conversen, y otras que consistan en emplazamiento y exigencias. Estamos en época de pandemia, hay que pensar que ya 155 miembros de esta Convención no se había agrupado desde que existe pandemia tanta gente”.

En tanto, la presidenta del Senado, Yasna Provoste (DC), afirmó que está de acuerdo con la opción que a la hora de aceptar el cargo, los constituyentes de pueblos originarios lo puedan hacer en su lengua.

“Para el día de la instalación, los convencionales han solicitado que se reconozca también nuestras lenguas de alguno de los pueblos que integran con escaño reservado la Convención Constituyente. Eso es lo que sabemos hasta ahora y que Gobierno les ha negado”, detalló la parlamentaria.

Además, indicó que “la biblioteca del Senado tiene una traducción en cuatro lenguas de nuestras leyes y que podamos ponerla a disposición al menos el día de la instalación, como un gesto de reconocimiento desde el Senado a nuestras lenguas de pueblos originarios”.

Posibles manifestaciones afuera de la Convención

Otra discusión que tensiona la instalación de la Convención Constitucionales son las posibles manifestaciones que se realicen afuera del Congreso, ya que constituyentes de la Lista del Pueblo han anunciado que saldrán de la ceremonia si existe represión policial en las manifestaciones.

Ante esto, la constituyente del Distrito 23 y ex presidenta de la Multigremial de La Araucanía, Angélica Tepper, advirtió que “como constituyente se espera el mínimo respeto y la ciudadanía que nos eligió también y el tono, como se llama la manifestación, uno no ve que sea una cosa pacífica… Lo primero que tenemos que dejar de lado son las amenazas, vayamos con la mejor disposición”.

Por su parte, Christian Viera, constituyente del distrito 17, señaló que “esto que hoy estamos viviendo no es sino fruto de la protesta social, por lo tanto, estemos en contexto sanitario, muchos compañeros y compañeras quieren ir con manifestante”.

“Espero que sean pacíficamente (las manifestaciones), pero que también políticamente el Gobierno y la fuerza policial esté abierta a acompañar y no hostigar”, puntualizó.

Fiscalizaciones

Por otra parte, el ministro del Interior, Rodrigo Delgado, anunció que se reforzará las fiscalizaciones en las inmediaciones de la Convención este domingo, para verificar que todas las personas cumplan con los permisos requeridos para transitar en cuarentena.

“Mucho se habla del domingo 4, pero el rol que tiene el Gobierno con respecto a asegurar y dar garantías a la libre deliberación, a un debate sano, oportuno, sin presiones, eso al menos dura 9 meses más”, indicó el ex alcalde de Estación Central.

“Además, en medio de una pandemia tenemos que asegurar, por supuesto, no solamente que la ceremonia cumpla los estándares sanitarios, sino que también las personas que estén circulando alrededor también cumplan con una fase 2 en donde hay una cuarentena durante el fin de semana. Por lo tanto, el Gobierno tiene que asegurar aquello”, afirmó el secretario de Estado.

Cooperativa


Convención Constituyente: Lo que ocurrirá en la primera sesión del 4 de julio

La Convención Constituyente vivirá el domingo 4 de julio su primera sesión, con una ceremonia que estará plagada de simbolismos y también, muchísima importancia.

La primera sesión de la convención constituyente será presidida por la Secretaria Relatora de Tribunal Calificador de Elecciones (TRICEL) desde las 10 de la mañana. Carmen Gloria Valladares deberá tomar juramento a los 155 convencionales electos en las últimas elecciones del 15 y 16 de mayo.

Respecto a la asistencia a esta ceremonia, por temas sanitarios está restringida sólo a la prensa acreditada y quienes conformarán el órgano, además de la secretaría técnica de la convención, que está a cargo de la Secretaria General de la Presidencia.

Durante esta semana, un grupo de 52 constituyentes de oposición y también de los pueblos originarios realizaron una reunión auto convocada, para trazar ciertas líneas de acción para la primera semana. Además, enviaron una solicitud especial para la primera sesión, que contempla un minuto de silencio por las víctimas de la dictadura militar que nuestro país vivió por 17 años. Además de este homenaje, se espera uno para las víctimas de violaciones a los DD.HH durante el estallido social y por los 500 años de la colonización.

Asimismo, se espera que se tome posesión en lenguas originarias, debido a la importancia que tendrán los pueblos originarios durante todo el proceso.

En la sesión inicial, se deberá elegir la mesa directiva del órgano. Esta será compuesta por un(a) presidente(a), un(a) vicepresidente(a). Una de las propuestas contempla que la mesa directiva sea transitoria, con la elección de un segundo equipo de trabajo. Además, se contempla que la convención sesione de lunes a viernes.

Finalmente, en cuanto a los protocolos de seguridad para el día domingo, se espera que el ex Congreso -donde se llevará a cabo la ceremonia de apertura- cuente con un perímetro protegido y resguardado. Se proyecta igualmente que habrá marchas y manifestaciones ese día.

Infinita

Más notas sobre el tema