El gobierno argentino denunció penalmente a Macri por colaborar con el golpe en Bolivia

1.649

El Gobierno nacional denunció a Macri y exfuncionarios por el envío de material bélico a Bolivia

El Gobierno Nacional denunció este lunes al expresidente Mauricio Macri y casi una decena de funcionarios de la gestión Cambiemos por el envío de “material represivo” a Bolivia en noviembre de 2019, cuando se consumó el golpe de Estado que derrocó a Evo Morales.

La denuncia, a la que accedió Télam, lleva la firma de la ministra de Seguridad, Sabina Frederic; la Administradora Federal de Ingresos Públicos, Mercedes Marcó del Pont; y el ministro de Justicia y Derechos Humanos de la Nación, Martín Soria.

La presentación realizada ante la justicia federal denuncia “el envío ilegal de armamento y municiones a Bolivia perpetrado el 12 de noviembre de 2019 por el Gobierno Nacional encabezado por el expresidente Mauricio Macri, con la participación de altas autoridades del Poder Ejecutivo Nacional”.

Los funcionarios del Gobierno nacional afirmaron en la denuncia que el objetivo de aquel envío fue “poner ese material represivo a disposición de la dictadura que recién había tomado el poder en el vecino país, encabezada por Jeanine Áñez, tras el golpe de estado realizado por las fuerzas armadas bolivianas contra el gobierno constitucional de Evo Morales”.

“El hecho delictivo consistió en el envío irregular de armamento y municiones a Bolivia, a través de una adulteración en las cantidades y destinaciones declarados en las distintas instancias de control y, en particular, ante el servicio aduanero”, se indicó en la denuncia.

El envío

El material bélico puesto a disposición de la dictadura boliviana habría consistido en, por lo menos: 40.000 cartuchos AT 12/70; 18 gases lacrimógeno en spray MK-9; 05 gases lacrimógeno en spray MK-4; 50 granadas de gas CN; 10 granadas de gas CS; 52 granadas de gas HC, de acuerdo la denuncia de las autoridades bolivianas.

Esta maniobra habría contado con la participación de Macri y “Patricia Bullrich (exministra de Seguridad de la Nación), Oscar Aguad (exministro de Defensa), Jorge Faurie (exministro de Relaciones Exteriores y Culto), Normando Álvarez García (ex Embajador Argentino en Bolivia), Jorge Dávila (exdirector General de Aduanas), Eugenio Cozzi (exdirector Ejecutivo de la ANMaC)”, según la presentación judicial.

La denuncia señala, además, a “Gerardo José Otero, (exdirector Nacional de la Gendarmería Nacional Argentina), Rubén Carlos Yavorski (excomandante Mayor Director de Logística de la Gendarmería Nacional Argentina) y Carlos Miguel Recalde (exdirector de la Dirección de Operaciones de la Gendarmería Nacional Argentina)”.

Los argumentos

En base a la información recolectada hasta el momento, “se observa la posible comisión de los delitos de contrabando agravado por la cantidad de personas involucradas, por la calidad de funcionarios públicos, por la participación de un funcionario del servicio aduanero, y por tratarse de armas y municiones de guerra, en concurso con los delitos de malversación de caudales públicos, abuso de autoridad y los delitos que comprometen la paz y la dignidad de la Nación previstos en los artículos 219 y 220 del Código Penal de la Nación”, se indicó en la denuncia.

La denuncia de Bolivia

Los hechos salieron a la luz cuando la embajada argentina en Bolivia descubrió una misiva del entonces Comandante General de la Fuerza Aérea Boliviana, Jorge Gonzalo Terceros Lara, dirigida al entonces embajador argentino en ese país, Normando Álvarez García, fechada el 13 de noviembre de 2019, en la que se dio cuenta de la recepción de municiones, gases lacrimógenos y granadas de gas.

La carta fue dada a conocer el pasado 9 de julio por el Canciller boliviano, Rogelio Mayta, en una conferencia de prensa y a partir de allí se suscitaron a una serie de investigaciones administrativas por parte del Gobierno Nacional, a través de las cuales se recolectó información y documentación que corrobora el envío del material.

El texto

De acuerdo a la denuncia a la que accedió Télam, el envío “se pretendió encubrir bajo la necesidad de proteger la Embajada argentina” y el material se desvió “hacia las fuerzas armadas bolivianas”.

“La gravedad institucional del hecho se consolida al advertir que el material enviado tuvo como destino final a las fuerzas armadas que días antes habían derrocado el gobierno constitucional del entonces presidente Evo Morales, y que días después del envío cometerían múltiples violaciones a los Derechos Humanos, entre ellas, las recordadas ´masacres´ (según las calificó la propia Comisión Interamericana de Derechos Humanos) de Sacaba y Senkata”, señalaron los funcionarios que firmaron la denuncia.

“No se trata de cualquier tipo de contrabando, sino de uno que tuvo como fin reforzar la capacidad de acción de fuerzas armadas que se habían levantado sediciosamente en armas contra un gobierno constitucional y contra el pueblo boliviano. Fin que las autoridades nacionales no podían desconocer: enviaron municiones y material represivo a sabiendas de que sería usado contra al pueblo de Bolivia por parte de las fuerzas sediciosas”, enfatizaron.

La denuncia, que será sorteada este martes en los tribunales federales de Comodoro Py, incluye 14 documentos oficiales certificados y sugiere al menos 8 medidas de prueba para el inicio de la investigación.

El anticipo de Soria

“Estamos trabajando sobre una denuncia con distintos organismos del Estado porque también han violado tratados y convenciones”, había anticipado el ministro de Justicia, Martín Soria, quien explicó que “seguramente en las próximas horas va a haber novedades porque el hecho es gravísimo”.

El viernes pasado, el Gobierno boliviano difundió una carta en la cual daba detalles del envío desde Argentina hacia Bolivia de material bélico y de armamento para reprimir protestas sociales luego del golpe de Estado de noviembre de 2019, en el cual Jeanine Áñez derrocó del poder al presidente Evo Morales.

Al hablar con radio 10, Soria indicó que a Macri “el Código Penal le queda chico” y dijo que el exmandatario “cargó las armas de la dictadura boliviana”.

“El Código Penal argentino les queda chico a Mauricio Macri y compañía. No solamente se los investiga por las fechorías que hicieron en nuestro territorio y las penurias en las que sumergieron a todos los argentinos, sino también en otros países, por delitos graves”, completó.

El ministro resaltó que el mismo día que la exministra de Seguridad Patricia Bullrich (actual presidenta del PRO) y otros funcionarios “pedían autorización para sacar el armamento y las municiones supuestamente para defender la embajada argentina en Bolivia”, estaba asumiendo Áñez.

En el mismo sentido, el embajador de Bolivia en la Argentina, Jorge Ramiro Tapia, aseguró este lunes que “se ha corroborado” el ingreso de una nota junto a los materiales bélicos que el gobierno de Mauricio Macri envió en 2019 a Bolivia.

“La mentira tiene patas cortas, los que hicieron cosas que no debían, tienen que estar presos”, completó el diplomático a radio 10, y sostuvo que el pueblo boliviano no quiere “ni olvido ni perdón, sino justicia”.

Fernández y Arce

La cuestión fue abordada en la noche del domingo entre los presidentes de Argentina, Alberto Fernández, y de Bolivia, Luis Arce, en una videoconferencia que fue emitida por la TV Pública, en la que Fernández volvió a plantear que “la Argentina de aquellos días no se portó bien con los bolivianos”.

“Estoy muy avergonzado porque la Argentina no se haya portado bien. Que el gobierno argentino de entonces (por la gestión de Mauricio Macri) no se haya portado bien. Pero tengo la íntima tranquilidad, Lucho, que sabés que siempre estuve al lado de ustedes y trabajé por la vida de Evo y de tantos compañeros perseguidos en Bolivia”, subrayó el jefe de Estado.

Desde La Paz, Arce remarcó que tanto el propio Fernández como el resto de la administración del Frente de Todos “no tenían por qué sentirse avergonzados” ya que, reconoció, “el Gobierno del pueblo argentino se ha portado siempre bien con nosotros, los bolivianos”.

En el mismo sentido le agradeció al Presidente por “todo lo que han hecho por Evo” y por “todas las gestiones que han hecho para poder darles lo mejor que tenían”.

La reacción de Patricia Bullrich

Por su parte, la titular del PRO y ministra de Seguridad durante la gestión de Cambiemos, Patricia Bullrich, se defendió de las acusaciones a través de una carta publicada en redes sociales y dirigida al presidente Alberto Fernández.

Allí asegura que “dolor y vergüenza causa la imprudencia, la impudicia y la velocidad con las que usted compromete al Estado Argentino al reconocer semejante acusación sin la mínima indagación ni prueba, por el solo hecho de que en ese momento gobernaba el país un presidente de un partido diferente al suyo”.

“El gobierno del presidente Mauricio Macri cumplió con su deber de resguardar la Embajada Argentina en Bolivia, protección que alcanzó no sólo al señor embajador y personal diplomático, sino también a dos ministros renunciantes del gobierno del señor Evo Morales: el ministro de Gobierno, Carlos Romero, y la ministra de Planificación, Mariana Prado Noya”, remarca Bullrich en otro tramo de la carta.

Las investigaciones

Hasta el momento, por lo menos dos organismos del Estado anunciaron el inicio de investigaciones formales por el envío de este armamento a Bolivia.

La Unidad Fiscal Especializada en la investigación de ilícitos relacionados con armas de fuego, explosivos y demás materiales controlados (Ufiarm) anunció el pasado 9 de julio el inicio de una investigación a cargo del fiscal general adjunto de la Procuración General de la Nación, Gabriel González Da Silva.

Indicaron que en el marco de esta pesquisa se dispusieron “una serie de medidas probatorias, entre ellas, el requerimiento de información a la Presidencia de la Nación, a distintos ministerios de la Nación y a la Gendarmería Nacional, con el propósito de comenzar a colectar elementos que permitan avanzar a dilucidar tales episodios a la mayor brevedad posible y determinar, en su caso, sus posibles autores o partícipes”.

Por su parte, la Dirección General de Aduanas (DGA) inició una investigación para determinar “la eventual existencia de delito en la exportación de armas de fuego y otros materiales controlados al Estado Plurinacional de Bolivia en noviembre de 2019”.

“El organismo que depende de la AFIP también inició una segunda investigación para controlar la regularidad de los procedimientos llevados adelante por la DGA” durante el Gobierno de Mauricio Macri, informaron fuentes oficiales.

Télam


El Gobierno boliviano espera que Fiscalía active investigación por envío de ‘material bélico’ desde Argentina

Como ocurre en Argentina, el Gobierno considera que en Bolivia también debe activarse una investigación para identificarse y establecerse responsabilidades sobre quienes estuvieron tras el envío y llegada de “material bélico” desde Argentina en medio de la crisis de 2019 que derivó en la dimisión de Evo Morales y la toma del poder de Jeanine Áñez.

El vocero presidencial Jorge Richter aseguró que “va haber investigación, sin lugar a dudas”, sobre este hecho descubierto a partir de una nota de agradecimiento enviada por el excomandante de la Fuerza Aérea Boliviana (FAB) Gonzalo Terceros al exembajador argentino Normando Álvarez por el envío del “material bélico”.

“Hay un conjunto de hechos que se deben investigar, por ejemplo, quienes fueron los nexos desde los sectores privados, políticos e institucionales para articular estas colaboraciones, cómo ingresa este material bélico, cuál es el uso que se le otorga, quienes fueron los responsables de recibir (ese lote)”, sostuvo Richter en una entrevista en Cadena A.

En Buenos Aires, el gobierno de Alberto Fernández presentó una denuncia penal contra el expresidente Mauricio Macri y otras exautoridades por el envío de “material bélico” a Bolivia en 2019. La denuncia es por los delitos de contrabando agravado, malversación de caudales públicos, abuso de autoridad y los delitos que comprometen la paz y la dignidad de la Nación.

Además de un grupo de élite denominado “Alacrán”, desde Argentina ingresaron en un avión militar armamento antidisturbios y letales. Al menos 70.000 cartuchos para acciones antimotines llegaron y no fueron devueltas.

“La investigación tiene que ser rápida, diligente y con resultados”, insistió Richter y añadió que debe determinar en qué medida incidió en el desenlace del conflicto que acabó con la dimisión de Morales.

“Seguramente la Fiscalía tomará las acciones correspondiente y pertinentes en los próximo días”, insistió.

El material llegó la madrugada del 13 de noviembre de 2019, horas después de que tomara el poder Áñez, quien se encuentra encarcelada por el caso “golpe de Estado”.

La Razón


Días después del envío de armas, el embajador macrista en Bolivia agasajó a los golpistas en la embajada argentina

Por FRANCO MIZRAHI

Apenas dos semanas después del envío de armas del gobierno de Mauricio Macri a los militares que derrocaron a Evo Morales, el entonces embajador en Bolivia Normando Álvarez García agasajó a los golpistas en la sede diplomática argentina.

Según pudo reconstruir este medio, el 29 de noviembre de 2019 concurrieron a un encuentro en la embajada argentina el alto mando militar que apoyó a la dictadora Jeanine Áñez y el ministro de Defensa golpista Fernando López Julio, hoy prófugo de la Justicia. De acuerdo a las fuentes consultadas, también estuvieron militares estadounidenses, peruanos, brasileños y ecuatorianos (Ecuador también envió armas a Bolivia).

¿Cuál fue la razón del encuentro, que comenzó cerca del mediodía? La despedida del capitán Miguel Alonso de la agregaduría militar argentina. Alonso fue “Agregado Naval a la Embajada Argentina y Jefe de la Misión Naval en el Estado Boliviano” entre noviembre de 2017 y diciembre de 2019. Fue nombrado mediante el decreto 876/2017, el 30 de octubre de aquel año.

Si bien son habituales estas despedidas en las embajadas, la del 29 de noviembre tuvo varias particularidades: La embajada argentina reunió a militares golpistas en un clima de fiesta y lo hizo en una fecha clave: apenas 16 días después del envío de las armas por parte de Macri, es decir, a 17 días de la asunción del régimen de facto de Áñez y a diez de la masacre de Senkata.

El anfitrión del nutrido encuentro fue el embajador Normando Álvarez García, actual ministro de Trabajo de Jujuy, quien recibió la carta de agradecimiento del Comandante General de la Fuerza Aérea Boliviana, Jorge Terceros Lara, que permitió desvelar la trama de la entrega de armamento a los golpistas. Álvarez García fue denunciado penalmente este lunes por el gobierno nacional junto al expresidente Macri, exministros como Patricia Bullrich y Oscar Aguad, y exfuncionarios cambiemitas por el contrabando agravado de armamento a Bolivia.

En las fotos del evento a las que accedió El Destape se puede ver a Álvarez García junto al ministro golpista –quien posa sonriente- y al alto mando militar que acompañó a Áñez durante su gobierno de facto.

En una de las imágenes de aquel encuentro (arr.) figuran el general de Brigada Aérea Ciro Orlando Álvarez Guzmán, Comandante General Accidental de la Fuerza Aérea Boliviana; a su lado el general de División Carlos Orellana Centellas, Comandante en Jefe Accidental de las Fuerzas Armadas. Junto a ellos aparece el entonces embajador Álvarez García y un sonriente López Julio (ambos de traje). Luego posa el “agasajado” capitán argentino, agregado militar en la embajada. De fondo, las banderas de la Argentina y Bolivia. La imagen explicita el vínculo entre la embajada argentina y el gobierno de facto boliviano que apenas 10 días antes había llevado adelante la masacre de Senkata.

Cuando asumió López Julio al frente del ministerio de Defensa, el mismo día que viajan las armas desde Argentina, el medio boliviano Página Siete (una especie de Clarín local) destaca en el anuncio de su designación que el exmilitar es “egresado del Colegio Militar de la Nación Argentina”. Según la nota, egresa en 1985 y “se recibe con el título de Subteniente de Armas de Caballería y Paracaidista Militar”.

El día del agasajo en la embajada ya se encontraba la misión del Escuadrón Alacrán de la Gendarmería Nacional que había ido a proteger la sede diplomática.

Álvarez García, un actor clave

El radical Normando Álvarez García es un actor clave en el affaire de la entrega de armas a los golpistas. Fue uno de los denunciados penalmente por los ministros de Seguridad y Justicia, Sabina Frederic y Martín Soria, y la titular de la AFIP Mercedes Marcó del Pont.

Una nota dirigida a él, firmada el 13 de noviembre de 2019, expone que el gobierno de Cambiemos envió el material bélico para apoyar el golpe de Estado contra Evo Morales. El documento lo reveló el gobierno boliviano el jueves pasado en una conferencia de prensa. Se trata de un escrito firmado por el entonces Comandante General de la Fuerza Aérea Boliviana, Jorge Terceros Lara, en la que se agradece “la colaboración prestada a esta institución armada, en el marco del apoyo internacional entre nuestros países, debido a la situación conflictiva que vive Bolivia”. Terceros Lara detalla que recibió el siguiente material bélico:

40.000 cartuchos AT12/70

18 gases lacrimógenos en Spray MK-9

0.5 gases lacrimógenos en Spray MK-4

50 granadas de Gas CN

19 granadas de Gas CS

52 granadas de Gas HC

Ante el escándalo, Terceros Lara –que está detenido en Bolivia- dijo que el documento era falso. Cambiemos se montó sobre esa declaración. Lo mismo que Álvarez García, quien en una nota buscó desentenderse del escándalo. Pero la coartada se desmoronó en pocas horas. Se encontraron documentos originales en diversas sedes gubernamentales tanto en Argentina como en Bolivia que desmienten al militar boliviano y a los exfuncionarios macristas.

Este lunes, por ejemplo, el ministro de Defensa Agustín Rossi tuiteó: “Macri miente. El Ministro de Defensa de Bolivia informó que una copia de la nota de agradecimiento se encuentra en el archivo de la Fuerza Aérea Boliviana. Dicha nota tiene la firma de recepción del segundo jefe de la misión naval argentina en Bolivia”, explicó en referencia al capitán de fragata Roberto Ariel Gestoso. Consultado por Rossi, Gestoso reconoció la firma como suya. “Ante las dudas generadas por Cambiemos sobre la veracidad de la existencia de la nota, aquí el reconocimiento de la firma de recepción por parte del Capitan de Fragata. Prueba contundente. Macri siempre miente”, indicó Rossi.

Así las cosas, a medida que pasan las horas se encuentra nueva documentación que compromete cada vez más a los acusados.

El Destape


En una carta, Patricia Bullrich intentó justificar el envío de armamento a Bolivia

La ex ministra de Seguridad Patricia Bullrich hizo pública una carta de cuatro páginas en la que se defiende por el envío de material bélico a Bolivia en los días del golpe contra Evo Morales y acusa al presidente Alberto Fernández de “comprometer el honor de la Nación pidiendo disculpas injustificadamente”. Además, Bullrich valida los dichos del ex jefe de la Fuerza Aérea Jorge Gonzalo Terceros Lara, quien dijo que la carta de agradecimiento por el material bélico enviada al embajador argentino en Bolivia es falsa.

“El abogado del Sr. Terceros ya ha desmentido la autoría de la carta y desconocido la firma que figura al pie que, según lo ha expresado textualmente, ‘es una firma dibujada’, y así lo ha recogido la prensa boliviana”, citó la ex ministra de Seguridad una nota del diario boliviano La Voz para desconocer la denuncia hecha el viernes pasado por el canciller de Bolivia, Rogelio Mayta.

Sin embargo, como informó PáginaI12, el Ministerio de Defensa de Bolivia, Edmundo Novillo, confirmó que tiene en su poder la carta original que el excomandante de la Fuerza Aérea Boliviana (FAB) Jorge Gonzalo Terceros Lara envió a la embajada argentina en La Paz para agradecer la cooperación del gobierno de Mauricio Macri con el golpe que estaba en marcha contra Evo Morales.

En su defensa, Bullrich insiste con el argumento de la falsedad de la carta de Terceros Lara y apunta conta el presidente Alberto Fernández al sostener que se “apresuró a pedir disculpas”, al indicar que “está fechada el 13 de noviembre de 2019; es decir, cuando el ex comandante de la Fuerza Aérea Boliviana, Jorge Gonzalo Terceros, ya había renunciado y mal podía entonces enviar en carácter oficial una nota de agradecimiento”. Y agrega que “la Fuerza Aérea no tiene relación alguna con actividades antidisturbios y resulta totalmente incoherente que la nota proceda de ese arma”.

Sin embargo, aunque la cúpula militar había puesto sus cargo a disposición del gobierno golpista de Jeanine Áñez el 12 de noviembre, no fue hasta el mismo 13 de noviembre cuando la presidenta de facto tomó juramento a los nuevos titulares de las fuerzas armadas. Mientras que el comandante de la Fuerza Aérea no solo cumplió las tareas que le correspondían a su fuerza si no que tuvo un rol central en la transición del gobierno constitucional de Evo Morales al gobierno de facto.

El golpe a Evo Morales

Respecto de esa transición, Bullrich comienza reconociendo que existió un “golpe de Estado”, algo que la gestión de Mauricio Macri negó durante su mandato, pero luego vuelve a poner la responsabilidad de lo ocurrido en Bolivia en el gobierno de Evo Morales.

“La renuncia del presidente Evo Morales, el 10 de noviembre de 2019, aumentó los disturbios que se estaban registrando ya en el Estado Plurinacional de Bolivia con motivo del intento del citado mandatario de una nueva reelección y las acusaciones de fraude electoral y posterior anulación de las elecciones”, describe Bullrich sobre esos días.

Las irregularidades en el envío de armas a Bolivia

La carta de Bullrich responde al informe que encargó la ministra de Seguridad Sabina Frederic en el que se encontraron diferencias entre los envíos de municiones autorizados por la Agencia Nacional de Materiales Controlados (Anmac) y los declarados al ingreso por la Policía Boliviana.

“Si se registró una diferencia entre el material autorizado por la ANMAC y lo registrado por la Policía de Bolivia -que según las actuales autoridades argentinas habrían constatado una cantidad menor- el acto administrativo que goza de presunción de legitimidad es el emanado de los órganos de la Administración local y habrá que investigar qué ocurrió en Bolivia respecto de las supuestas diferencias. Pero, una vez más, la rendición de cuentas se produjo durante vuestro gobierno y hace ya exactamente un año”, se despegó Bullrich sobre el material bélico autorizado durante su gestión.

Además, Bullrich señala que la evaluación del material bélico enviado bajo el argumento de un operativo de seguridad del Grupo Alacrán de la Gendarmería Nacional para proteger la Embajada argentina en Bolivia, y asistir en la custodio de periodistas y familiares del personal diplomático, se realizó durante el gobierno del Frente de Todos, por lo que le otorga la responsabilidad.

“Resultaría importante entonces que las actuales autoridades y no las anteriores respondan de qué modo controlaron las operaciones que se llevaban a cabo en Bolivia y el empleo adecuado del material, ya que desde el traslado de los gendarmes con el material autorizado transcurrió menos de un mes dentro del período restante de gestión del presidente Mauricio Macri, cuyo mandato finalizó el 10 de diciembre de 2019, y siete meses del gobierno que asumió ese mismo día; es decir, el suyo”, acusa la ex ministra de Seguridad, cuando lo que está siendo cuestionado es el rol que cumplió el gobierno de Juntos por el Cambio en los días del golpe.

La carta completa de Patricia BullrichEl informe afirma textualmente:

“En dichas instrucciones se emplearon la cantidad de SETENTA MIL 70.000cartuchos calibre 12,70 MM A/T.” (es decir,antidisturbios).Esto significa que el grupo especial de la Gendarmería Nacional regresó a la Argentina y produjo su informe cuando ya habían transcurrido siete meses devuestro gobierno.

Resultaría importante entonces que las actuales autoridades y no las anteriores respondan de qué modo controlaron las operaciones que se llevaban a cabo en Bolivia y el empleo adecuado del material, ya que desde el traslado de los gendarmes con el material autorizado transcurrió menos de un mes dentro del período restante de gestión del presidente Mauricio Macri, cuyo mandato finalizó el 10 de diciembre de 2019, y siete meses del gobierno que asumió ese mismo día; es decir, el suyo.

Por otro lado, desde el regreso del Grupo “Alacrán” y el informe producido por la Gendarmería respecto del material empleado, ha transcurrido nada menos que un año, también durante vuestra gestión.

Por tanto, las autoridades de vuestro gobierno tuvieron un año y siete meses para controlar a los efectivos que estaban prestando funciones en el Estado Plurinacional de Bolivia y después pedir cuentas del material empleado. Resulta asombroso que sólo ahora, ante una carta cuya autenticidad ha sido además desmentida por el supuesto autor, su gobierno se ocupe del asunto.

Debe aclararse además que la totalidad de las autoridades del gobierno del Sr.Evo Morales renunciaron entre el 11 y el 12 de noviembre de 2019. El último en hacerlo fue el ministro de Defensa. Este dato no se le puede pasar por alto austed, Sr. Presidente, ya que la carta a causa de la cual usted se apresuró a pedir disculpas está fechada el 13 de noviembre de 2019; es decir, cuando el ex comandante de la Fuerza Aérea Boliviana, Jorge Gonzalo Terceros, ya había renunciado y mal podía entonces enviar en carácter oficial una nota de agradecimiento. Todo ello sin contar con que la Fuerza Aérea no tiene relación alguna con actividades antidisturbios y resulta totalmente incoherente que la nota proceda de ese arma.

El abogado del Sr. Terceros ya ha desmentido la autoría de la carta y desconocido la firma que figura al pie que, según lo ha expresado textualmente, “es una firma dibujada”, y así lo ha recogido la prensa boliviana.9

La complejidad de la cuestión y el honor de la República exigían a usted una mayor diligencia antes de comprometer el honor de la nación pidiendo disculpas injustificadamente apenas le llegó la copia de una carta cuyo supuesto autor ni siquiera reconoce.

Pero aun en medio del dolor al que el pueblo argentino está sometido por el duelo de miles de muertes que no deberían haber ocurrido, por el pésimo manejo de una pandemia que la casi totalidad de los países han encarado de mejor manera, por la quiebra y la pobreza, usted se ha hecho tiempo para embarcarse en estas operaciones de desprestigio, sin valorar siquiera el daño que producía a la nación con su imprudente respuesta.

Cuando en pocos días este asunto termine de aclararse, como ya ha empezado a ocurrir, los argentinos habremos comprobado una vez más hasta qué punto usted ha degradado la institución presidencial y ha llenado a su nación de dolor y de vergüenza.

Página 12

Más notas sobre el tema